• Carlos Rodríguez

Los desórdenes en la conducta sexual de Fernando Lugo no hacen que Blanca Ovelar o Lino Oviedo hubieran sido mejores opciones para dirigir los destinos del país. Es bueno tener presente este concepto a la hora en que la gente reacciona ante un nuevo descubrimiento de paternidad del Presidente y sostiene que “si lo hubiera sabido, no lo hubiera votado”. Pero, quiero abordar el otro lado del asunto y que me lleva a la pregunta: qué espera una mujer de un sacerdote.

Comparando lo que acontece con Lugo con lo que pasó con Bill Clinton y Monica Lewinsky, el escándalo en el norte estuvo a punto de tumbar al presidente pero, a tiempo hubo sectores de la sociedad norteamericana que se percataron que estaban por cometer un error.

Una cosa era la falta que Clinton había cometido con su esposa y otra su gestión presidencial que por cierto era excelente.

Clinton había reducido a puntos históricos la tasa de desempleo, desinflado la presión tributaria sobre los ciudadanos y catapultado la economía norteamericana a niveles exitosos.

El índice de bienestar general había subido y como si todo fuera poco, Clinton estaba reduciendo el descomunal déficit fiscal.

Los norteamericanos estaban a punto de tirar al bombo a uno de los mejores líderes por errores que sólo debían afectar su vínculo matrimonial.

 

Católicos desorientados

Es comprensible -en Paraguay- la desorientación que sobre todo los católicos enfrentan a veces y mezclan los planos de la espiritualidad, la religión y lo político.

Lo que queda claro es que Lugo no tenía condiciones para ser un predicador católico coherente. Hasta ahí.

Pero a esta altura de los acontecimientos sexuales de Lugo, ya no me preocupo tanto del Presidente de la República sino que de la mujer paraguaya.

 

Por qué buscar placer bajo la sotana

Qué factores hacen que una mujer se acerque con fines sexuales a un sacerdote. O si se acerca con fines espirituales qué factores desencadenan lo que es muy difícil de explicar.

Es raro, extremadamente raro que un hombre busque un vínculo pecaminoso con una monja. Si, se que es diferente porque una monja no ejerce una función que la ubique en posición de superioridad emocional sobre el común de los hombres.

No entiendo en qué momento se descompone la cosa como para que una mujer decida tener un hijo de un sacerdote, a sabiendas de que no podrá casarse y que no tendrá el sustento que un esposo pueda darle.

Si ustedes leen bien lo que estoy diciendo, es que estoy preocupado sobre todo por la irracionalidad de la mujer.

Y no me digan que soy machista por eso. Cordialmente aceptaría que me ubiquen en todo caso en la lista de los que se preguntan a veces: ¿quien entiende a las mujeres?

De Lugo ya me ocupé antes pero alguien tiene que sacudir a las damas y advertirles que los sacerdotes no son elegibles para perpetuar la especie humana o para simples escarceos placenteros.

Salvo que sean prostitutas. Ah!, bueno, en ese caso el sacerdote pasa a ser cliente y si paga el servicio, no hay nada que discutir.

Pero no le cabe este perfil a ninguna de las mujeres que aparecen en el horizonte sexual de Lugo. Y tampoco que todas son mujeres de escaso desarrollo intelectual, fáciles víctimas del verseo donjuanezco.

 

La estupidez humana

Paul Tabori en su libro “historia de la estupidez humana” cuenta que en la Europa monárquica, muchas familias veían con buenos ojos que sus niñas fueran hasta violadas por príncipes briosos e irresponsables debido a que “la sangre azul no mancha”.

Esas familias no lamentaban y por el contrario se enorgullecían de que los reyes faltaran al respeto a las señoritas porque así sus familias ganaban respetabilidad ¿Habrá sido así?

¿Será que las mujeres paraguayas creen efectivamente la estupidez de que acostarse con un sacerdote es recibir placer consagrado?

 

Me declaro absolutamente incompetente

Hay aspectos que no me cierran y me declaro absolutamente incapaz de desentrañarlos: A sabiendas de que un sacerdote hizo votos e implica una ruptura muy grande para él y para la mujer, un vinculo sexual, no le encuentro respuestas a qué pasa por la mente de una mujer que se somete a las bajas pasiones con un obispo.

Siento pena por las feligresas caídas en desgracia con un pa’i y creo que algo no les funciona bien. Si tienen la respuesta a mis dudas, por favor háganmela saber que les quedaré eternamente agradecido.

http://rescatar.blogspot.com/

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.