Por Dionisio Arce Jara (*) 
 (8/08/10) En un día como hoy, el 8 de agosto de 1967, el finado dictador Alfredo Stroessner asistía a la inauguración del “diario joven con fe en la patria”, según dice el viejo y gastado slogan de ABC Color.

El director de ABC Color, Aldo Zuccolillo, no perdió hoy la ocasión para alardear de nuevo de ser supuestamente uno de los grandes defensores de las libertades públicas, entre ellas la libertad de expresión.

El editorial dice: “En lo que a ABC Color se refiere, hoy cumplimos un aniversario más –el 43°– de firme, sostenido y orgulloso servicio a la libertad de opinión y de información. Fue un compromiso asumido desde el comienzo, que nos costó hasta la clausura por cinco duros años mantenerlo erguido pero que, finalmente, alcanzó firmeza inconmovible y que recibió, por esta constancia indoblegable ante las fuerzas políticas, la muy clara e indiscutible confianza pública de la que actualmente goza, y que agradecemos con toda humildad”.

Sin embargo, la “historia sincera del Paraguay contemporáneo”, editada en el 2004 por el periodista Nemesio Barreto Monzón bajo el título de “Periodismo y Servilismo” (1), saca a luz el pasado oscuro de las cabezas visibles de la prensa stronista: Zuccolillo y Humberto Rubín.

Barreto Monzón dice en su monografía, que publicamos con permiso del autor, que Zuccolillo fue y sigue siendo el más activo de la derecha reaccionaria del Paraguay, ya que luego de la caída de Stroessner continuaba defendiendo a las dictaduras como las de Augusto Pinochet.

Al contrario, sigue atacando a las dictaduras de izquierda, como en la época del stronismo, para dar a entender que solo en estos regímenes se violan los derechos humanos y la libertad de expresión. Los hermanos Castro, de Cuba; el presidente Hugo Chávez, de Venezuela; Evo Morales, de Bolivia; Rafael Correa, de Ecuador y Daniel Ortega, de Nicaragua, son ahora los enemigos de Zuccolillo.

 

Humberto Rubín, “el mendigo ingrato”

 

El periodista relata el caso del asesinato del capitán José Antonio Valiente, la visita del Almirante Emilio Massera, ex represor argentino, para el décimo aniversario de ABC Color, la inauguración por parte de Stroessner de las nuevas máquinas del diario, el ataque periodístico del diario contra el ex presidente de EE.UU. Jimmy Carter (por condenar la dictadura stronista), la relación de Zuccolillo con el ex director de la “técnica”, Antonio Campos Alum. Barreto Monzón cuenta también la historia del incendio de la Ferretería Americana y las sospechas sobre este siniestro.

La monografía de Barreto Monzón igualmente cuenta la “verdadera historia del mendigo ingrato”: Humberto Rubín. El colega dice que el director de Radio Ñandutí fue uno de los grandes defensores de Stroessner por intereses económicos. También señala que comenzó a atacar la dictadura por motivos particulares, ya que vio como un negocio la ayuda de organizaciones de EE.UU., que a partir de los años ’80 comenzó a cambiar de política con relación a los regímenes latinoamericanos.

El autor refresca la memoria del lector sobre el premio que otorgaba Rubín a los representes de la dictadura, llamado “Micrófono de Oro”, el beneficio que recibió del IBR no siendo sujeto de la reforma agraria (recibió 2.000 hectáreas de tierra), la historia del “animador de cumpleaños de Stroessner”, entre otros relatos.

El Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) había homenajeado el 10 de julio, en ocasión del 123 aniversario de este partido, al director de Radio Ñanduti y de ABC Color. Los conocidos empresarios-periodistas fueron pintados por los miembros de esta agrupación política como los paladines de la libertad de prensa y expresión, así como los grandes luchadores contra la dictadura del general Stroessner.

Barreto Monzón fue perseguido por la dictadura de Stroessner, por lo que fue obligado a vivir en el exilio en Suecia en la década de 1980. Actualmente trabaja como traductor de lenguas nórdicas. El periodista independiente también escribió: Las relaciones sueco-brasileñas en el siglo XIX” (Tra- ducción, 1989). “Días sangrientos en Paraguay” (Traducción, 1996). Autor de “Paraguay y sus vínculos con Suecia” (1992) y diversas monografías: “Documentos de la Emperatriz Amalia (1988) y “La CIA en Paraguay” (2006).

 --------

(1) Bajar archivo completo sobre “Periodismo y Servilismo"

 --------

(*) Periodista del Diario ABC Color y Secretario de Interior del SPP

 

Visite el BLOG del SPP para realizar un comentario o buscar informaciones

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

LA MALDICIÓN DE STROESSNER CAYÓ SOBRE ABC

Rubén Ayala Vera *

El diario ABC, es uno de los medios de información del país que en los últimos años del stronismo ha sufrido una de las embestidas más grotescas del dictador: La suspensión por tiempo indeterminado del diario. El argumento esgrimido por los personeros del régimen para su clausura el 22 de marzo de 1984 fue el que este diario era "un medio que subvertía el orden público, promoviendo el odio entre los paraguayos, la lucha de clases y el comunismo apátrida, poniendo en peligro la paz de la república y la estabilidad de las instituciones".

Es increíble, y yo diría que raya lo sobrenatural, misterioso y hasta tenebroso, cómo este medio que tanto luchó contra la intolerancia, el autoritarismo, las persecuciones, apresamientos, torturas y hasta muerte de personas cuyo único delito era pensar diferente o pretender un modelo de sociedad diferente al que el dictador y sus adulones querían e imponían a la sociedad paraguaya, hoy vea en toda manifestación o acción que no comulgue con su modelo de sociedad al marxismo, comunismo y la lucha de clases. Y lo satanice y lo considere la mayor herejía de nuestro tiempo. Es el fantasma del dictador que burlona e irónicamente se apodera de su propio refractario y lo convierte en él. No creo que ni a Kafka se le hubiera ocurrido tamaña sobrenatural metamorfosis. Esto es mucho más absurdo y esquizofrénico.



En estos últimos meses, el diario ABC persigue en forma implacable, absurda y mentirosa, (tratando de esconder esa persecución y animadversión con la farsa de estar informando "objetivamente") a toda idea, acción, organización y medio con quién no comulga o no representa su visión de mundo, y lo presenta con alucinada vehemencia como bases ideológicas de un estado de terror y violencia. ¿Recuerdan a Stroessner?

Por otra parte, es asombroso como un medio de información que defendió tanto la libertad de expresión y comunicación hoy persiga con tanta vehemencia esa misma libertad. Y me refiero a la persecución e intento de deslegitimación que viene haciendo en forma sistemática contra los medios comunitarios.



Comunicadores , dirigentes barriales, trabajadores, campesinos, estudiantes, mujeres, indígenas que venimos trabajando, apoyando y promoviendo el derecho universal y constitucional que tenemos todos y todas de comunicarnos, esto es, expresarnos, producir y difundir desde el sector que sea y a través del medio que podamos, nuestra propia información y mensaje. Hoy vemos con estupor e indignación como ABC trata de asustar a la ciudadanía diciendo que a través de estos medios se promueven el odio, la violencia, la lucha de clases, el marxismo y el comunismo.



Y no es que nos duela o lo veamos mal que nos llame marxistas o comunistas, en absoluto. Lo que lamentamos es, en primer lugar, la manipulación de la información, y, en segundo lugar, la descarada y peligrosa aversión contra todo proyecto, pensamiento, ideas que no sean de la simpatía del señor director del diario ABC. Y no es que critiquemos que el director de ABC tenga su propia ideología o modelo de sociedad que defienda y promueva a través de su medio, sino la mentira y la patraña de tratar de confundir a la opinión pública disfrazando su intención con el discurso de estar informado "objetivamente" y de constituirse él, y únicamente él en poseedor de la verdad y salvador de la patria. (Volvió el segundo reconstructor!!!)



Por otra parte, ABC viene criticando tenazmente al Gobierno el hecho de dar a los medios alternativos y en especial a las Radios Comunitarias un simbólico apoyo de sostenimiento. Y esta crítica fundamenta en que los medios comunitarios son "ilegales" y "piratas" porque no tiene el reconocimiento de CONATEL. Esto es una gran mentira ya que la mayoría de las radios comunitarias, las verdaderas, por que las hay también las de los políticos, comerciantes y embusteros, tienen hace años sus carpetas en CONATEL y debido la indefinición se ha acordado una autorización transitoria.



Mientras tanto, es bueno recordar a ABC que el acceso a los medios, y en particular al espectro radioeléctrico, no tiene por qué ser propiedad exclusiva de las empresas comerciales de información. Por otra parte, no pueden los medios comerciales intentar confundir a la opinión pública con el sofisma de que la única libertad de expresión, la única "legal" es la de los medios comerciales o empresariales que acceden a ella por el simple hecho de disponer de suficiente dinero. No compartimos la teoría anacrónica de que la comunicación sea una mercancía a licitar, y acceden a ella, y se hacen dueños de la libertad de expresión, porque tienen dinero para pagar. Creemos y estamos seguros que la comunicación es ante todo un Derecho.



Tampoco se puede pretender confundir a la opinión pública diciendo que cuando los medios alternativos exigimos a los gobiernos el derecho de las comunidades y organizaciones sociales la gestión, programación y control de los medios de comunicación comunitario, y que cuando pedimos el reconocimiento y apoyo del Estado, ya que nos consideramos como espacios de apoyo a la educación y desarrollo local (No buscamos el lucro como los medios comerciales ni hacemos un negocio de la comunicación) se considere esto como parte de un plan propagandístico o peor aún un "plan marxistas y de lucha de clases"; sin embargo, cuando se subsidia por años a los medios comerciales, como se hizo siempre en este país, eso sí es "democrático, occidental y cristiano".



Integro una mesa de trabajo de medios de comunicación alternativos y comunitarios que desde inicio de año venimos discutiendo, analizando, socializando una nueva propuesta de Reglamentación para las Radios Comunitarias. A principios del mes de octubre entregamos esa propuesta a CONATEL, estamos trabajando con ellos en este momento el proceso a seguir para el estudio y aprobación de esa nueva reglamentación. Nuestro objetivo con este nuevo reglamento es el de "lograr la democratización de la comunicación para favorecer la libertad de expresión y contribuir al desarrollo de nuestras comunidades"



Los medios comunitarios y alternativos en general es (transcribo los principios de la nueva propuesta de reglamentación que hemos presentado a la CONATEL) la de "ejercer los derechos de información, de comunicación y la libertad de expresión, y promover los intereses y la participación de una comunidad geográfica o de intereses comunes, a través de la transmisión de programas de carácter social, cultural, educativos, artísticos e informativos. Prestar servicios que contribuyan al mejoramiento de las condiciones de vida de la ciudadanía. Promover la solidaridad social, fomentar una ciudadanía responsable y solidaria, comprometida con la construcción de una sociedad con justicia social y política. Propiciar el desarrollo socioeconómico y el mejoramiento de la calidad de vida de la gente en el marco de una cultura pluralista y multiétnica. Promover una comunicación comprometida con la sociedad. Incentivar el libre ejercicio de manifestación del pensamiento de expresión, información y participación de la sociedad civil en el quehacer de la emisora".



En cuanto a la sustentabilidad, la nueva reglamentación habla del derecho a "asegurar su sustentabilidad económica, independencia y desarrollo, a cuyos efectos podrán obtener recursos, entre otras fuentes, de donaciones, aportes solidarios, auspicios, patrocinios y publicidad comercial o estatal, de acuerdo a las normas vigentes" con la única exigencia de que "La totalidad de los recursos que obtengan por y para este servicio, deberán ser invertidos en el funcionamiento y en mejoras en la prestación del mismo y en el desarrollo de los objetivos del medio comunitario".



Yo no creo en fantasmas, almas en penas, trasmutaciones, hechizos o maldiciones. Pero, últimamente cuando miro la tapa, los editoriales y tratamiento que el diario ABC hace de la información con el perimido argumento de la ³democracia sin comunismo² un extraño escalofrió y temblor recorre todo mi cuerpo, y me pregunto ¿no será que Stroessner en un conjuro y acuerdo con los más oscuros y temibles demonios vuelva en estos nuevos tiempos convertido en director de periódico?!!! Vade retro Satanás



Ojala Monseñor Rolón que demostró coraje, valentía y compromiso con nuestra patria al desafiar tantas veces a la dictadura, como aquella vez que celebró aquella misa por la reapertura del Diario ABC Color, pueda ayudarnos de nuevo hoy a hacer una misa por este mismo medio, pero esta vez para exorcizarlo y lograr así que el temible fantasma stronista sucumba para siempre y deje a nuestra patria finalmente crecer justa, libre, tolerante y en paz. Amén.





* Comunicador Social. Integrante de la Mesa de Medios alternativos y comunitarios

Fecha: 09/08/2010 15:56.


Anónimo

Estimado Señor Zuccolillo:

Esta misiva tiene por objeto atraer su atención sobre una reflexión personal que tiene en cuenta, por una parte, la búsqueda de la verdad como objetivo del ejercicio y derecho del oficio periodístico y por otra - permítame ser honesto - el uso y el abuso que Vd. hace desde su Diario de ese oficio.

En principio, déjeme recordarle un hecho: el dictador Alfredo Stroessner está muerto. Su perseguidor y el de cientos de miles de compatriotas está muerto y bien muerto. Vd., como muchos de nosotros, pero no todos, ha tenido la suerte y/o la valentía de sobrevivir a la larga pesadilla del poder absoluto que el dictador quiso perpetuar. También ha tenido la suerte de ver aquello que se gestaba en nuestros anhelos de libertad y en nuestras labores de resistencia durante aquella pesadilla, vale decir una democracia amplia y representativa, que finalmente vio la luz en la Candelaria de 1989. Ese sueño, al concretarse y cruzar el umbral de la noche al día, empezó a caminar y conocerse poco a poco en sus graves limitaciones, en la precariedad de sus pasos en pos de su fortaleza institucional y de su destino de justicia y pan para todos. Ése es el sueño que aspiramos como hijos e hijas de la patria paraguaya, y que llamamos estado social de derecho.







Pero volvamos al dictador muerto, y en este caso algo que no existe pero no por ello parece estar menos presente: su fantasma. Sí, señor Zuccolillo, porque si algo o mejor alguien que a Vd. le persigue, es la maldición del dictador fallecido. No creo que cuando el finado Stroessner clausuró su Diario ante los abusos que el dictador cometía y que Vd. denunció haya mascullado alguna maldición, cuyo poder y hálito seguiría persiguiéndolo a Vd. después de su muerte. Pero de la manera que Vd. actúa, así parece ser. No sólo se siente usted perseguido, sino que el dictador muerto logró envenenarle el alma con sus propios miedos y adversarios, reales o imaginarios. El muerto perpetúa en sus víctimas un deseo de venganza insatisfecho. No soy sicoanalista pero puedo leer que la izquierda, por decir una palabra de múltiple connotaciones prácticas e ideológicas, tiene en la línea editorial de su Diario el lugar que en la retórica del dictador muerto ocupaba el comunismo. ¿No fue acaso Vd. acusado de comunista por los medios oficiales del estronismo? Hoy, de una manera quizá inconsciente, Vd. una de las víctimas de los atropellos de un régimen autoritario, se ha dejado ganar por este conjuro post mortem. Critica y juzga sin necesidad de comprobación previa y razonada a todo aquel que asome la cabeza por la izquierda o proclame ideas progresistas, ya sea desde el gobierno o desde las organizaciones sociales y políticas. En ese proceso se da, a mi juicio, una metamorfosis trágica de la historia: los perseguidos se vuelven perseguidores.

El dictador muerto y su espectro cobran vida en los actos de otros que como Vd., desean adquirir la suma de poderes, sea los de las relativamente endebles y enfermas instituciones estatales que aún no se han instaurado con eficiencia y justicia en el país, sea el poder cada vez más incontrolable y despótico de los medios de la comunicación. Porque información es poder y, en el Paraguay de hoy, su Diario casi llega al monopolio del mismo. Y como todo poder, tiene una base material clara. ¿Se siente Vd. perseguido por proclamas liberales (y hasta neoliberales) como la reforma agraria o el ordenamiento territorial, rural y urbano? Si no estoy mal informado, una de las fuentes de su considerable fortuna deriva de la compra y venta de bienes inmobiliarios. Muchos de esos bienes han sido adquiridos por Vd. y fraccionados para ser vendidos a miles de compatriotas de escasos recursos. ¿No pueden otros de igual condición aspirar también a un mínimo bienestar, un pedazo de tierra, un techo, un trabajo, educación y salud para sus hijos? ¿Es que la manifestación pública u organizada de esas aspiraciones se han constituido en el fruto de la preocupación de Vd., en la amenaza constante a sus riquezas, que difícilmente disminuyan un ápice antes del término de su propia vida? Ninguna de las propuestas o proyectos sociales en curso proclaman la confiscación de esos bienes, sino pretenden construir medios alternativos e institucionales de acceso a ellos. Pero el objeto de esta sucinta comunicación no es el de discutir reformas y proyectos de país; para eso podría servir su Diario, para conducir la libre discusión de ideas y la factibilidad de su aplicación. La prensa no debe manifestar para perseguir adversarios o propagar el miedo a la diferencia ideológica, uno de los métodos de subyugación que más hábilmente ha utilizado el dictador muerto.

Mientras pierda Vd. el sueño por temores y paranoias análogas a las que aquejaban al difunto, seguirá ejecutando el pacto trágico de los “enemigos fieles”, quienes repiten ad infinitum los males que les fueron infligidos a fin traspasarlos a las nuevas generaciones.

Me permito sugerirle, señor Zuccolillo, que de un modo u otro, deje Vd. esta predisposición, disfrute con su familia y sus amigos de lo que ya tiene, y permita con un poco menos de mezquindad que otros puedan alcanzar una ínfima parte de algo similar. Asimismo, no anule ni menoscabe el derecho a la información veraz y objetiva, ni escatime esfuerzos para que los periodistas que trabajan en su Diario puedan recabar, investigar y discutir en profundidad las causas últimas de los problemas sociales e institucionales que nos aquejan, presentando así, equitativamente, las perspectivas de la totalidad de los actores sociales y políticos. Acaso pueda Vd. abolir de tal modo una de las herencias nefastas del dictador muerto: el miedo a la palabra; una palabra que él nos sustrajo a Vd. y a muchos. Podría así dibujarse también un país y cielo nuevos para aquellos y aquellas compatriotas que tan trabajosamente lo ansían y lo merecen.



Atentamente,



Rodrigo Villagra Carron

C.I. Nº 1.439.706







Señor

Aldo Zuccolillo

Director del Diario ABC

PRESENTE

Fecha: 10/08/2010 15:12.


Anónimo

BREVE RESEÑA DE UN CAZADOR DE COMUNISTAS

Julio Benegas ⋅ Noviembre 14, 2009

ABC color, lugar donde trabajo, es un actor fundamental en este proceso político paraguayo. Su director, Aldo Zucolillo Moscarda, ha acumulado suficiente poder para escribir el manual de la derecha paraguaya. Ha acumulado, entre otras cosas, el patrimonio de la libertad de expresión. Y tiene un alto sentido de oportunidad.



En el momento de mayor consenso con el dictador Alfredo Stroessner apoyó su política de extinción de los comunistas y de toda la representación popular que generara peligro al orden económico instalado. Es así como la matanza de Caaguazú durante la dictadura aparece en crónicas policiales como enfrentamiento. Y basta con mirar el enfoque sacrosanto del periódico en los 70 sobre el gobierno de Alfredo Stroessner. En los ochenta entra en crisis con el régimen. No es una cuestión de principios. Es una cuestión de visión de negocios. Un sector de empresarios que se había forrado durante la dictadura stronista ya no podía crecer. El techo del régimen se había vuelto muy duro. Podía crecer un sector ligado sustancialmente a la triangulación, todo tipo de mercaderías incluido autos, cigarrillos y coca.



Ese sector, del que puede distinguirse a empresarios industriales como Guillermo Caballero Vargas, necesitaba mover el avispero. Además, EE.UU., que había utilizado su Doctrina de la Seguridad Nacional para contrarrestar los procesos populares, habían virado. Esta vuelta de tuerca era “democrática”. Los estados gendarmes ya no eran funcionales a los centros de poder. Las trasnacionales ya habían acumulado lo suficiente para imponerse a nivel planetario. Aldo Zucolillo, Humberto Rubín y varios otros empresarios, en esta época, entran en crisis con el régimen. En este período se acercan a los contestatarios: una incipiente central sindical y un movimiento estudiantil principalmente de clase media. Era ya el período flaco de la “democracia sin comunismo”. Ya no mataban. Ya lo habían hecho suficiente. En este período, ABC Color y Radio Ñanduti lideran simbólicamente la contestación. Esgrimían el derecho a la palabra. El derecho a decir. Un derecho que el régimen clausuró como la mayoría de los derechos fundamentales. Muchos de los que tenían mucho que decir ya no estaban. Las escuelas populares de artes política y ciencia se habían folclorizado lo suficiente, hasta lo caricaturesco. La sociedad ya había sufrido bastante escarnio. Una superestructura se había apoderado de la subjetividad de millones. El miedo había mutado -en muchos casos- en servilismo como mecanismo de defensa. “No te metas”. “Para qué”. “Si te metés y no ganás dinero, sos un tonto”.



Llegaba el reino de la palabra. Sobre la muerte y la opresión de nuestro pueblo, llegaba el reino de la palabra. ABC Color y Radio Ñanduti se catapultan en este trono. Son, desde dicha perspectiva, genuinos representantes de ese tiempo. Decir, luego de un oscuro y cómplice silencio, era demasiado importante. Con ese sustrato reinarían durante dos décadas sobre la cabeza de miles de dirigentes políticos y sociales, construyendo una opinión pública que en Paraguay parece más bien un estado de ánimo que un termómetro social. En este período acumulan el patrimonio intangible de la libertad de expresión. Hacen suyo una propiedad común: el derecho de expresarse libremente a través de la palabra. Con el patrimonio de la palabra libre, Aldo Zucolillo ahora asume el derecho, sustancial, de defender un “orden democrático” creado por los intereses que lo subordinan, cohesionados principalmente en el latifundio. El orden que defiende, sustancialmente, es el orden económico stronista.



Ahora, con aquellos patrimonios intangibles, inapelables todavía, aunque muy abstractos y quiméricos para la gran mayoría de la nuestra población y sobre todo muy alejados de la realidad objetiva y concreta, cierra un ciclo. Con un discurso stronista, que anula, encasilla, margina y discrimina a los zurdos aprieta todo alrededor para distraer al proceso político de su máxima necesidad: discutir a fondo las bases económicas del orden: latifundio, agroexportación, importación y reexportación. No debe sorprender a nadie esta historia. Su relación con el régimen de Alfredo Stroessner entró en crisis recién en los 80, cuando los dictados del nuevo orden señalaban apertura de mercados y cierre de los estados gendarmes. Cosas parecidas ocurren en todo el continente donde existan universos sociales que necesitan un nuevo modelo de representación política, comunicacional y económica. Hay que tomar a Aldo Zucolillo, ABC Color, y demás medios, como actores fundamentales en esta historia. Y como tales, nombrarlos, así: nombre, apellido, empresas… El poder de la hegemonía cuenta con el miedo y con la subordinación subjetiva a su poder. Buena parte de nuestra liberación como organizaciones sociales pasa por develar con absoluta claridad los intereses que están en juego detrás de los emporios mediáticos, los personajes que sostienen esos intereses y no intentar, ni por asomo, transar con ellos, salvo que nuestro juego, claro está, sea cuidar “la imagen”. Otra cosa, muy distinta, es el oficio periodístico. Esta renacerá permanentemente desde sus esencias, tan sencillas y dignas como cualquier oficio.

http://ea.com.py/breve-resena-de-un-cazador-de-comunistas/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+semanarioea+(E%3Fa)

Fecha: 11/08/2010 15:03.


Anónimo

BUSCA AUSPICIANTES PARA BLANQUEAR PÁGINAS AMARILLAS: CHESTER SWANN

La benemérita Sociedad Interamericana de Prensa anda muy preocupada por el avance de controles más estrictos a sus “informaciones” y monopolios mediáticos. Y ello es muy natural, tratándose de empresas que venden sus páginas a tanto el centímetro y se preocupan más del rating publicitario que de emitir información veraz, contrastada y objetiva.

Todos ellos —esos patrones empresarios que no periodistas— buscan réditos crematísticos y alegan, abogan, claman por la libertad de prensa cuando lo que realmente quieren es libertad de empresa. Y les recuerdo a estos amos de la opinión pública, que la libertad exige responsabilidad. Nada más y nada menos. El público compra diarios, ve televisión y revistas para informarse, pero a ellos les importan más los anunciantes. “Sí —dijo uno de ellos— los medios on-line son una buena opción, pero tienen poca rentabilidad…”.

Quien estas líneas borronea, busca información, pero no ignora que las informaciones que realmente interesarían al público son negadas de sus páginas. Tampoco los telediarios anuncian quiénes nos están sacudiendo las soberanías nacionales ni cuáles son las reales intenciones de los globalizadores. Esos tipos que trafican con nuestras esperanzas, nos roban nuestros recursos, nos venden armas para matarnos entre nosotros y manipulan cadenas informativas; para volvernos más imbéciles y completar la tarea “educativa” del gobierno.

Nunca, en más de treinta años que vengo investigando sucesos, se ha mencionado a la Comisión Trilateral, al C.F.R., al Instituto Tavistock, al MI5, al Jason Group, al Club Bilderberg y a otras entidades muy secretas, que actúan por encima de gobiernos y soberanías para imponer una futura esclavitud feudal sobre el planeta. La prensa agrupada en la S.I.P. se especializa en escándalos de braguetas y alcobas prohibidas, pavada social, deportes espectáculo, fabricar terroristas a la carta, denostar contra gobiernos progresistas y llevar agua a los molinos de Rockefeller, Morgan, Rothschild y otros señores de la guerra económica.

A lo sumo se ocupan de los hipócritas postulados de la ONU; del inocuo Informe Goldstone, de las chambonadas de ciertos políticos y poco más. Somos muy pocos los que recabamos información contrastada en medios fuera del alcance de las masas, sea en publicaciones dirigidas, como Dissent, Arbusters, Mother Jones, New Republic, Le Monde Diplomatique, VoltaireNet.org, en Internet y algunos documentales clandestinos que fueron radiados de youtube por orden de arriba y ser políticamente incorrectos (Zeitgeist, The final Cut, Addendum y otros).

Información es poder, y la S.I.P. lo sabe. Entonces, la retacea a las masas para evitar que piensen por sí mismas. Prefiere idiotizarlas con programas pedorros de TV alienante, con escandaletes de prensa amarilla, y promocionar las bondades del neoliberalismo, con “opiniones” de tipo Grondona, Neustadt u otros escribas mercenarios de la pluma. Ahora que la Kirschner obtuvo una Ley de Medios se rascan (sic) las vestiduras, claman al cielo y tocan a rebato. Ahora, el nuevo enemigo en el Paraguay son las radios comunitarias y los medios alternativos como “E’a”, la revista “Acción Popular” y algunos bloggers hartos de ser usados por los patrones de los diarios.

Y si la S.I.P. —o sus asociados— creen que el dinero es el principal objetivo, será mejor que se dediquen directamente a la usura empresarial. El conocimiento NO se vende. Se comparte.



Carta ciudadana desde el Paraguay (248)

Luque, Paraguay, 12 de noviembre de 2009.





t;

Para completar, transcribo in extenso una opinión del periodista Ernesto Martinchuk.







PERIODISMO BASURA. LOS CIUDADANOS ENGORDAN CON LAS `NOTICIAS CHATARRA`. ‘



ESCRIBE ERNESTO MARTINCHUK EN PÁGINA 12

CRITICA CIERTA PRÁCTICA PERIODÍSTICA A LA QUE CALIFICA DE “PERIODISMO BASURA”.







Las personas creemos estar informadas por la sobredosis de noticias que recibimos diariamente –hoy se lee en un día lo que en el siglo XVIII se tardaba casi una vida–, pero, en realidad, se reciben las coberturas que los grandes medios desean difundir. ¿Existe una diabólica agenda que pauta cada día “Noticias Basura”, que se difunden significativamente en los grandes medios de todos los países?



La palabra “infotretenimiento” (infotainment) comenzó a ser utilizada en los ’80 por el académico Carl Jensen, quien agregó que las “Noticias basura son bocadillos azucarados pero nada nutritivos para el consumidor”.



Los ciudadanos “engordan” alimentándose con “comida chatarra”, porque es más barata, y la gente es forzada a consumir “noticias basura”, que aumentan su obesidad cultural y mental en vez de informarlas en forma veraz.



Hoy no nos asombran los periodistas que incursionan en el mundo de la publicidad o del espectáculo. Suelen “vendernos” desde un seguro hasta un yogurt. El segmento policial está auspiciado por la publicidad de puertas blindadas. Pareciera que la calle de la “empresa periodística” y el “periodismo” se ha convertido en una avenida de doble mano.



El “Periodismo Basura” presenta historias que abordan asuntos importantes manipulando historias, trivializándolas o personalizándolas, para, a menudo, derivar en un relato divorciado de los criterios de interés general original.

Por otra parte, asistimos a un nuevo fenómeno: todos los noticieros apelan a las imágenes existentes en YouTube sin chequear, muchas veces, si son reales o armadas. Es significativo el tiempo que en los noticiarios de televisión destinan a banalidades sensacionalistas, en vez de ofrecer noticias que hacen al desarrollo tecnológico, la nanotecnología, la cultura, la educación, la salud, el desarraigo, la migración interna, la planificación urbana o rural, el agua, las fuentes de energía, la minería o problemas que hacen a la calidad de vida vigentes en el país todo. Nos han enseñado a vivir el presente sin proyectarnos hacia el futuro como personas y país. La clase dirigente también, los empresarios y muchos destacados periodistas sólo se ocupan de salvaguardar sus intereses.



Nuestros adolescentes saben más de héroes y “patriotas” extranjeros, se promocionan artistas, festividades y costumbres de otros países mucho más que las de carácter nacional. Como dice mi amigo Jorge Alessandrini: “... en nuestro país a los próceres se los homenajea pero no se los honra...”.



Si una democracia depende en buena medida de la calidad de las formas de comunicación que la hacen posible, es necesario rehabilitar la vida pública, llenando el presente de palabras y actos que permitan imaginar horizontes nuevos dado que faltan propuestas y sobran escándalos en el estéril panorama intelectual de los medios.







Por Ernesto Martinchuk - Periodista. Docente en la Escuela de Periodismo Círculo de la Prensa.

Fuente: Página 12

Más información. www.pagina12.com.ar


Fecha: 11/08/2010 15:04.


Añadir un comentario



No será mostrado.