• Hector Fretes Barreto 

El documental paraguayo Cuchillo de Palo de Renate Costa, grata revelación en diversos festivales internacionales finalmente se presentó ante el público paraguayo. Un repleto auditorio del Juan de Salazar fue testigo de un importante paso para el crecimiento de la escena documental en nuestro país.

La obra muestra por un lado a un recio hombre de familia abatido por las circunstancias del divorcio, y con una postura bien definida en cada aspecto de su vida, del otro su única hija que desde niña quedó fascinada por uno de sus tíos, quien vivió una vida fuera de los estándares establecidos por la sociedad de la época y cuya muerte ameritaba desentrañar la historia del mismo.

Esa curiosidad lleva a la joven a recorrer varios puntos de la ciudad y conversar con todo aquel que pueda conocer algún dato sobre la engimática personalidad del tío, y por supuesto intentar rescatar algún testimonio de su padre, ferviente opositor a la conducta de su hermano

 

Cuchillo de Palo va mucho más allá de la curiosidad por la muerte de un familiar cercano, este es el punto de partida para describir un periodo de nuestra historia que continúa pisándonos los talones, la fobia hacia lo diferente sigue presente entre nosotros. Si bien actualmente esas demostraciones de intolerancia difieren mucho de las vividas en tiempo de la dictarura, sus efectos son altamente nocivos para aquellas personas que los sufren. Personas que al igual que todos nosotros tienen esperanzas y sueños por concretar y merecen todo el respeto como ciudadanos en igualdad de derechos y obligaciones.

 

Una vez finalizada la función Renate Costa conversó brevemente con E’a, y comentó sus espectativas para con el público paraguayo en general, “que si bien es cierto es un público más dificil espero que acudan a las salas para darse cuenta de que Cuchillo de Palo es un reflejo de nosotros mismos”.

 

Contó además los duros momentos vividos durante la filmación, por un lado conocer los tormentos sufridos por su tío y reflejar esos sucesos ante su padre. Asimismo sostuvo que esa necesidad de reivindicar la memoria del tio, está relacionada al divorcio de sus padres y como su mamá embarazada en una segunda unión, fue dejada de lado por la familia Costa, “ese hecho me relacionaba un poco con mi tío, y la relación de mi familia con él, ese fue el motor que me impulsó a investigar y realizar la película”.

 

Consultada sobre la posibilidad de cambio de la mentalidad paraguaya hacia las personas de conducta sexual difrerente, manifestó que existe una mayor aceptación, “si las generaciones cambian como las mentalidades no van a cambiar, todo depende de nosotros, nosotros decidimos querer crecer, cambiar un paradigma antiguo que nos hace sufrir como seres humanos, si bien el ser humano es un poco raro y elige sufrir, en el caso de Paraguay si la gente hoy tiene una mente mucho más abierta”.

 

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

Un galardón más
“Cuchillo de Palo” gana el premio al mejor documental en el Festival de cine en Lima
La obra de Renate Costa puso a Paraguay entre los países ganadores del XIV Encuentro Latinoamericano de Cine. El evento de cine se realizó en las instalaciones del Museo Pedro de Osma, en Barranco, Lima. El premio llega a un semana del estreno del documental en las salas paraguayas.
La lista oficial de premios es la siguiente:

Mejor Película de Ficción y Mejor Director, Hotel Atlántico de Suzana Amaral (Brasil).

Premio Especial del Jurado de Ficción: Agua Fría de Mar de Paz Fabrega (Costa Rica).

Mejor Actriz, María Onetto por Rompecabezas (Argentina).

Mejor Actor, Pascual Loayza por Zona Sur (Bolivia).

Mejor Guión, Daniel y Diego Vega por Octubre (Perú).

Mejor Fotografía, Pedro González Rubio por Alamar (México).

Primer Premio del Jurado a la Mejor Ópera Prima, Paraíso de Héctor Gálvez (Perú).

Mención Especial del Jurado Oficial, Viajo porque Necesito, Vuelvo porque te Amo de Marcelo Gomes y Karim Ainouz (Brasil).

Mejor Documental, Cuchillo de Palo de Renate Costa (Paraguay).

Mención Especial del Jurado Documental, Nostalgia de la Luz de Patricio Guzmán (Chile).

Premio de la Crítica Internacional a la Mejor Película, Paraíso de Héctor Gálvez (Perú).

Mención Especial del Jurado de la Crítica Internacional, Rompecabezas de Natalia Smirnoff (Argentina).

Primer Premio del Público, Contracorriente de Javier Fuentes León (Perú).

Segundo Premio del Público, José Martí: El Ojo del Canario de Fernando Pérez (Cuba).

Premio CONACINE a la Mejor Película Peruana, Octubre de Daniel y Diego Vega (Perú).

Cine Peruano en Construcción, Coliseo de Alejandro Rossi Velasco (Perú).

Premio Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica (APRECI) a la Mejor Película de Ficción en Competencia, Norteado de Rigoberto Perezcano (México).

Premio FX Design a la Película Peruana Mejor Votada por el Público, Contracorriente de Javier Fuentes León (Perú).

Premio TITRA a la Ópera Prima Peruana Mejor Votada por el Público, Contracorriente de Javier Fuentes de León (Perú).

Premio a la Película Peruana Mejor Votada Online, Contracorriente de Javier Fuentes León (Perú).

Fecha: 15/08/2010 12:52.


Anónimo

ELÍCULA DOCUMENTAL PARAGUAYA
Cuchillo de Palo, Renate de Oro
“¡Vos no entendés lo que es ser homosexual!”, le dice en una escena su padre cuando hablan de su tío Rodolfo Costa (más conocido como Héctor Torres, por las noches).
por Jorge Coronel

Entonces se miran, dialogan, y otra vez se miran. Comparten espacios y palabras que nunca se dijeron. Se trata de “Cuchillo de Palo”, primera película documental de Renate Costa que aborda la vida de su único tío que no quiso ser herrero como su abuelo, sino bailarín; y quien luego fuera víctima de la discriminación de su misma familia por ser homosexual.

Eran tiempos de dictadura. Luego de un crimen pasional en la década de los '80, su tío Rodolfo –junto a otros 107– fue incluido en la “Lista de Homosexuales o 108”, con arresto y torturas de por medio. La película, a su vez, nos remonta al caso en que intentaron desviar la atención de Gustavo Stroessner (“La Coronela”), por haber estado involucrado en los hechos, según testimonios de la misma película.

Don Costa, compañero de relato del viaje vuelta atrás, es el padre de Renate. Entrañable, aunque terco y fanático religioso, discute a su hija en cada sílaba que pueda entender la homosexualidad de su tío. Momentos que definen diferencias generacionales, pero que terminan uniéndolos, como cuando hablan de la separación de sus padres.

La frescura y espontaneidad de los diálogos hacen a “Cuchillo de Palo” muy sostenible. Tanto, que pareciera delineada y estudiada... Pero no. Simplemente son ella y su papá, y una serie de personajes audaces, tales como un alegre travesti emocionado –a quien Rodolfo le daba hormonas– o un amigo –cuya amistad, según él, “rayaba en el amor”–. También se destaca el recorrido con Manuel Cuenca por las calles de Asunción, y la tía religiosa preocupada por llegar temprano a la novena.

“Papi, ¿no te preguntás de repente qué estoy haciendo?”, le consulta la realizadora a su padre, como una niña más al jugar con su papá. Pero es así como ella –protagonista, al fin– elige desentrañar los misterios que la azota desde que, en un lejano invierno, encontraron el cuerpo de su tío en el suelo.

"Había gente agolpada frente a su esquina. La policía separaba a los curiosos. Mis parientes estaban ahí. Me pidieron que entrase y eligiese la ropa con la que se le iba a velar. Me acerqué a su ropero: estaba vacío", relata Renate en primera persona.

Una película documental que habla de homosexualidad desde su lado más crudo: desde el seno de una familia que vio a alguien morir de tristeza.

"Cuando pregunté de qué murió me dijeron: 'de tristeza'. Aquella respuesta contradecía todos mis recuerdos sobre su vida".

Aunque de tristeza nadie se muera… y de amor, tampoco, “Cuchillo de Palo” revela una historia personal que la sabe tornar universal. Y entonces Renate –sincera, valiente– nos remonta a su historia como a su vieja pandorga, como misión de vida dispuesta a volar.

Y si el cuchillo es de palo, esta vez, el relato es de oro.


“CUCHILLO DE PALO”
Guión y Dirección: Renate Costa
Género: Documental de Creación
Duración: 93 minutos
Estreno en Asunción: 20 de agosto de 2010.

Fecha: 15/08/2010 13:00.


Anónimo

MARCO ANTONIO MENDIETA AVILA

Las realizaciones cinematográficas en Paraguay deben crecer en cantidad y calidad. Me alegra mucho que nuestros compatriotas se metan de lleno en el cine, pero, tenemos que cuidar que lo que ponemos en pantalla define mucho el modo de pensar de las personas e influye violentamente en nuestros jóvenes. Que pena que pongan a la tía religiosa con ese tinte de santularia desfasada y que el gay es la pobre víctima de todo. Ciertamente el fanatismo religioso como la relativización de la moral sexual son igual de asquerosas.

Fecha: 15/08/2010 13:00.


Anónimo

HERMINIO IRRAZÁBAL BÁEZ

Apoyo a Renate en su pasión por el cine, pero me hubiera gustado que fuera un tema alternativo. La temática gay está dentro de los patrones actuales de comercialización y, por qué no decir, "ideológicos". Es cierto que a Paraguay -como país del 3° mundo- le vienen impuestos los gustos y corrientes foráneas, pero eso no significa que no podamos abrirnos paso con nuestra propia visión cultural. Renate, celebro contigo, pero ésta paso. Veré tu próxima producción si es que fomenta lo positivo y rescata los valores que tenemos como nación.

Fecha: 15/08/2010 13:01.


Anónimo



APRECIACIÓN ACERCA DEL FILME CUCHILLO DE PALO
Me dirijo a usted con relación a la publicación de fecha 5/08/10 sobre la película "Cuchillo de palo", de Renate Costa, estrenada el jueves 5 de este mes en Asunción.

Quisiera preguntarle, con todo respeto, a quien escribió el artículo, con qué argumentos califica dicho filme de "polémico" y con qué elementos cuenta para afirmar que Rodolfo Costa, sobre quien se basa el filme, "fue rechazado por su familia primero y por la sociedad en general después".

Le pido esta explicación, como familiar de Rodolfo primero, y como parte de la sociedad después; le solicito, asimismo, un poco más de cuidado en sus afirmaciones, a fin de que no fomente usted la polémica entre quienes no vieron la película.

Me parece acertado su título "Galardonado filme", porque es objetivo, fue lo que sucedió desde su estreno en Berlín; pero las afirmaciones que Ud. agrega y remarcó en el párrafo anterior no se ajustan a lo que los diferentes públicos, jurados y prensa han manifestado; de acuerdo con las publicaciones en general, y a lo que me consta por lo vivido en el Festival BAFICI, de Bs. As., nadie consideró de esa manera la película después de verla, que es el momento de poner los calificativos.
Le pregunto: ¿Usted vio el filme antes de realizar su comentario? Yo sí tuve el placer, en función privada primero y ayer en el Juan de Salazar; lamento no haber leído su nota antes del debate que se realizó al final de la película, porque iba a exponer la misma a consideración del público, quien de acuerdo con las diferentes manifestaciones quedó claro que pudo entender a cabalidad de qué se trata. Es un filme agudo, no polémico.
Le invito a ver la película, y si ya lo hizo, espero que pueda ajustar sus próximos comentarios a lo que la misma refleja.
Porque sería muy lamentable que, en su propia casa, el filme no reciba de la prensa local calificativos que se ajusten al guión, como sí pudo leerse en la prensa de los otros países donde se presentó.

Una muestra de ello es la siguiente publicación del Diario Clarín, en Bs. As.: "La cineasta regresa a su país, y confronta a su padre acerca de su tío, quien murió, y era un hombre homosexual. La anécdota sirve para descubrir el durísimo trato que recibieron de parte del Gobierno de Stroessner, combinado con secretos familiares. Íntimo y personal: un documental sencillo, prolijo y sumamente efectivo".

Diferente a lo que usted ha destacado, ¿no le parece?

Atentamente,

Gladys Torres Álvarez

C. I. 4.433.660

Fecha: 16/08/2010 16:07.


Anónimo

RENATE COSTA ESTREMECE CON LA PERSECUCIÓN CONTRA GAYS EN DICTADURA PARAGUAYA

En la película, de factura española y estrenada en la sección de Panorama, fuera de concurso, Costa se embarca en un trabajo de investigación para dar con las temibles listas policiales, que incluían el nombre de muchos homosexuales -entre ellos el de su tío-, al tiempo que ahonda en los secretos de su familia.

El misterio sobre la vida de Rodolfo Costa se va desenredando, en un primer momento, a través de los silencios y las medias frases de quienes lo conocieron hasta dar con un dato clave: fue uno de los gays incluidos entre la lista de los fatídicos "108", una cifra maldita que terminó borrada de las calles y de las matrículas.

"108 detenidos, maltratados, torturados, humillados por su condición de homosexuales", apunta Costa durante el metraje.

Tras el pase de su película, la cineasta explicó que fue sólo hacia el final del rodaje, en 2008, una vez perdió las elecciones el Partido Colorado (conservador), en el poder desde 1954, que cada vez más personas se animaron a ofrecer sus testimonios.

"El miedo a hablar quedó clavado en el pecho del país", apunta la realizadora en un momento de la cinta.

Cuando se planteó rodar el filme, hace ya cuatro años, dudaba de que su familia fuera a apoyarla a desvelar quién fue su tío, una figura trágica e incómoda, y uno de esos "secretos que todos callan pero todos saben". "Sólo mi padre me ayudó. Quizá porque soy su única hija o porque vio que no tenía otra alternativa", explicó.

Pedro Costa, padre de la cineasta, se convierte en el entrañable y a la vez testarudo portavoz de una familia que usó toda su capacidad oratoria para "enderezar" al hermano descarriado, según él, "en vano".

Rodolfo apareció muerto hace diez años, desnudo, en su piso, al que la familia prohibía a la cineasta y a sus primos acercarse y según la leyenda familiar, "murió de tristeza", un misterio que la cinta no quiere ni pretende resolver.

La cineasta recurre a los antiguos compañeros de parranda de su tío para recuperar la historia de un hombre diferente, con vocación de artista, que vivió atormentado por no herir a su familia y dividido entre el personaje que aparentaba ser en público y el alma sensible que fue entre sus allegados.

"Lo más duro para mí fue enseñarle a mi papá los documentos que demostraban que mi tío estuvo en la cárcel y lo que sufrió. Ahora ha visto el documental aquí en Berlín y le parece muy bien que lo haya hecho", explicó la realizadora.

El filme denuncia que la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-89), empleó en la década de los ochenta al colectivo homosexual como chivo expiatorio del asesinato de un niño al que, según varios de los entrevistados, mandó matar el propio hijo del dictador, que era secretamente gay.

"Cuchillo de palo" enfrenta además a dos generaciones, la de los padres, convencidos de lo "feo" y lo "sacrílego" de la homosexualidad -"lo natural es lo natural" y "el homosexual no es un varón en una indefinidad" dice su padre-, y la de los hijos, que descubren escandalizados los abusos que sufrió ese colectivo.

"Al principio del rodaje quería que mi padre me entendiera a mí pero al final comprendí que somos los hijos los que tenemos que entender a los padres, que vivieron cosas que no podemos imaginar y que fueron muy duras", señaló Costa, para quien "la doble moral y el cinismo de la dictadura son huellas muy difíciles de borrar".

La cineasta considera que va a ser "difícil" poder estrenar su película en Paraguay puesto que se dicen cosas "muy duras" del hijo de Stroessner. "Todos los días salimos en la prensa y los comentarios que deja la gente son duros", explicó.

"Cuchillo de Palo" se exhibió dentro de la sección de Panorama, que también ha proyectado durante el festival otras dos producciones españolas "El mal ajeno", de Oskar Santos, producida por Alejandro Amenábar, y "Nacidas para sufrir", de Miguel Albaladejo.

Fecha: 19/08/2010 18:29.


Anónimo

CUCHILLO DE PALO: “TODOS LOS HERMANOS ERAN HERREROS, PERO RODOLFO QUISO SER BAILARÍN”


Es uno de los mejores filmes en español que han podido verse en esta Berlinale: el documental “Cuchillo de palo”- un candidato al premio del público con cuya directora, la paraguaya Renate Costa, habló Deutsche Welle.


Renate Costa tenía 18 años cuando falleció su tío Rodolfo. El cadáver lo encontraron tendido en el suelo- desnudo. A la sobrina le correspondió la tarea de buscar algo de ropa que ponerle al inerte cuerpo. Pero el armario estaba vacío.


Cuchillo de palo, el documental que la paraguaya Renate Costa acaba de estrenar en Berlín, es el resultado de los esfuerzos por descifrar la desconocida vida de este pariente, y es, sin lugar a dudas, uno de los aspirantes con opciones a ganar el premio del público en la sección Panorama de la Berlinale.


DW: ¿Cómo se le ocurrió hacer esta película?


Renate Costa: El punto de partida fue la muerte de mi tío, su muerte de tristeza. Eso me hizo reflexionar sobre si la tristeza podía matar, sobre si alguien podía morirse de eso. ¿Uno está triste y deja de respirar… o qué sucede?


Por otro lado, también empecé a preguntarme por qué. Por qué me prohibían entrar a casa de mi tío. Por qué era raro hablar con él. Por qué habían barreras en la relación entre ese tío y sus sobrinos.


¿Cuándo murió su tío?


Hace 10 años, en invierno. Pero, en realidad, fue un proceso, como una luz que se fue apagando. Cada vez era más difícil hablar con él- se empezó a encerrar, a aislar.


¿Y cuánto tiempo le llevó realizar la película?


Yo me fui a Barcelona para hacer un máster en documental de creación y por aquel entonces ya sabía que quería hacer una película sobre mi tío. Sabía que había muchos mitos alrededor de su vida: sobre cuál era su nombre- si se llamaba Rodolfo, si se llamaba Héctor-, sobre si eran ciertas algunas cosas o se las inventaba…


Pero me faltaba el cómo contar la historia; el cómo acercarme a la gente- y ése fue un proceso que trabajé en Barcelona, que me llevó dos años de preparación, más los dos años del rodaje.


¿Qué opinó su familia de la idea?


Ni siquiera nosotros conocíamos muy bien la historia de mi tío. Yo les dije que sentía que tenía una deuda pendiente con él y que quería hacer una película sobre los mitos de su vida, de su muerte. Y al principio me decían ‘pero, ¿estás segura de que querés hacer una película sobre Rodolfo? ¿No sería mejor coger a un actor y cambiarle el nombre, y que no sea totalmente Rodolfo?'. En fin, tenían un poco de reparo porque, claro, estoy tocando un tema familiar que no sólo me afecta a mí, sino a todos mis parientes.

La directora paraguaya Renate Costa.


No debió de ser nada fácil…


No. Es difícil porque, al final, es mi punto de vista. Es mi forma de ver la historia de mi tío y mi forma de hablar con mi papá sobre Rodolfo. Probablemente, para otra gente de la familia, mi verdad no sea su verdad. Es una película muy personal e incluso algo autobiográfica porque yo cuento mis recuerdos con él.


Y habla de la relación con su padre…


Sí. La película va ganando una dimensión personal gracias a la relación con mi padre, y una política por todo el tema de la dictadura de Stroessner…


¿Cómo reaccionó su padre cuando vio la película?


Se la enseñé por primera vez aquí, en Berlín, y tuvimos que verla en tres partes. Fue duro para él, ¡claro que fue duro! Porque ésta no es sólo la historia de mi tío, también es la historia de mi papá como hijo- él fue hijo de herrero, su papá le enseñó todo lo que sabe, todos sus hermanos son herreros, y Rodolfo era el único que quiso ser bailarín, el único diferente. Fueron muchos sentimientos encontrados. Pero es súper importante que hayamos podido hablar del tema.


En las conversaciones que Usted mantiene con su padre a lo largo del documental, él nunca rechaza a su hermano, pero no acepta su homosexualidad. ¿Ha cambiado de opinión después de ver el filme?


Él no sólo no rechaza a su hermano, sino que culpa a los amigos. Para mi familia, mi tío era homosexual porque sus amigos lo corrompían.


Pero lo que piensa mi padre es lo que aparece en el filme, y eso no cambió. También es una realidad muy dura la que ellos vivieron bajo la dictadura de Stroessner- yo entiendo por qué piensa así, mucha gente piensa así.


Quizás el mayor cambio fue que, ahora, él valora el hecho de que se hable de eso. Y nuestra relación también cambió- al menos, se ha convertido en una relación.


“Hay gente que me escribió para asegurarse de que no iba a revelar su identidad” ¡Siga leyendo!”



En la película hay personas que no muestran su rostro y el otro día contaba que hubo muchas más que ni siquiera quisieron aparecer anónimamente…


Sí. Incluso gente que me concedió entrevistas de audio, cuando se enteró de que la película venía a Berlín, me mandó mails para asegurarse de que no iba a revelar su identidad. Todavía están preocupados. No tanto los jóvenes, pero sí quienes estuvieron en las listas y que ahora, 20 años después, se enfrentan otra vez al tema. Hoy tienen unos 50 años; algunos han formado una familia; su trabajo les gusta. Aún les da miedo perder sus empleos, sus amistades… Y no sólo eso- el volver a recordar, el volver a hablar les cuesta mucho.


¿Cuál es la situación hoy por hoy de los homosexuales en Paraguay?


Algunos de ellos me decían que lo más difícil es la familia- hay gente que tiene 50 años y nunca les contó a sus padres que es homosexual. Viven solos, como solteros, pero no pueden tener una pareja estable, no pueden mudarse a vivir con la persona a la que quieren porque aún no lo han reconocido ante su familia. Esa generación está todavía marcada por la herencia de la dictadura.


Usted pertenece a una nueva generación de paraguayos, ¿siente que es su responsabilidad hablar de estos temas?


Yo creo que sí que tenemos la responsabilidad de entender a nuestros padres. Ellos vivieron ya de todo. La vida para ellos fue dura. Siempre queremos que nos entiendan a nosotros, pero nosotros somos los que tenemos la mente más libre, más abierta. Yo creo que mi padre no tiene la responsabilidad de entenderme a mí, sino que yo tengo la responsabilidad de entenderlo a él, porque para mí es mucho más fácil.


¿Y cómo han reaccionado a la película las personas a las que entrevista, las que le ayudaron a descubrir más sobre la vida de su tío?


Todavía no la han visto, pero tengo muchas ganas. ¡Esto en Paraguay va a ser una fiesta!


¿Cuándo va poder verse el filme en Paraguay?


Esperamos que en 2010, con un poco de suerte ya durante esta primera mitad del año. Aún estamos buscando distribuidores- es que la película se terminó el viernes pasado y se estrenó este miércoles. Después de la locura que significa hacer un festival tan grande como éste, estar en Panorama… vamos a sentarnos a planificar cómo cumplir con las deudas pendientes: estrenar en Paraguay y en Cataluña, donde está todo nuestro equipo.


Al final, ¿qué había pasado con la ropa de su tío?


No lo sé. Es una incógnita. Yo tenía la ilusión de encontrarme con trajes de baile, con camisas de rumba, con sus ropas de colores… pero no había nada. Yo creo que él sabía que se iba a morir. Quizás lo tenía planeado; tal vez lo regaló todo… No lo sé… Es muy raro. La única explicación que le encuentro es que él mismo se fue vaciando, y el reflejo de eso es su armario vacío.


Autora: Luna Bolívar Manaut


Editor: Enrique López

Fecha: 19/08/2010 18:31.


Anónimo

UNA CIUDAD DE ESPALDAS
por Sergio Ferreira
“Cuchillo de palo” es un acto de coraje. Una descarnada confrontación con una realidad que ha atravesado la vida de la directora Renate Costa. Ella parte de una cuestión particular, para tratar un tema que afecta a toda la sociedad paraguaya: la manera en como la dictadura nos ha silenciado.

Inicialmente, “Cuchillo de palo” es un documental sobre su tío homosexual, fallecido en circunstancias no aclaradas o no dichas. Pero a partir de eso, Costa trata el tema de la represión a la homosexualidad durante la dictadura stronista, y la relación padre-hija. El filme va bordeando estos temas, siendo incisivo en algunos momentos y tangencial en otros, pero siempre descarnado. A veces más que un documental parece un “reality”, lo que no lo convierte en un producto soez, sino en algo visceral.

El filme cuenta un tema que poco se ha tratado a la hora de revisar las atrocidades del régimen dictatorial, que es la represión a los homosexuales, de la que poco y nada se habla. La brutal redada a los gais y travestis en busca del supuesto asesino del niño Palmieri, a comienzos de los 80, y la realización de una ignominiosa lista es algo casi olvidado entre los vejámenes cometidos por el gobierno de Alfredo Stroessner.

Costa va indagando, hasta de manera inocente, sobre su tío, su familia y la represión a los homosexuales. Nunca llega a aclarar completamente la muerte del tío, pero sí evidencia lo quebrada que ha quedado la familia. El anillo matrimonial de su padre, roto en la palabra Costa es más que elocuente. Utiliza la cámara, el cine como interpretación de su realidad. Parece una cuestión de tinte personal, pero la función especular del cine se evidencia en este filme. Cuántas historias calladas hay en nuestra sociedad, historias que han calado profundamente en nosotros y han condicionado nuestro modo de vivir y de ser. Al comienzo, Costa repite la típica frase de que Asunción es una ciudad que da espalda al río. Pero es así: esta es una sociedad que rehúye a tratar su propia realidad sin darse cuenta de que está condicionada por esta misma.
27 de Agosto de 2010

Fecha: 08/09/2010 15:23.


Añadir un comentario



No será mostrado.