Para quienes vinimos al mundo cuando Stroessner ocupó el sillón de López o después, el político colorado Epifanio Méndez Fleitas era una enigmática leyenda que ostentaba el título de principal y más temido enemigo de Stroessner. Si en el ambiente se sentía mayor control policíaco del habitual era “porque Epifanio andaba por la frontera”.

Ver en persona, en un encuentro de demócratas latinoamericanos realizado en Buenos Aires, al famoso Epifanio fue impactante para muchos, incluida la que escribe. Resultaba difícil sacar los ojos de ese hombre hasta entonces sin rostro, calvo, de bigotes, mirada suave, que se imponía sin mayor dificultad por su gran altura y elegancia.

 

Sumida en recuerdos de infancia, sobre las tantas veces escuchadas versiones sobre Epifanio, sentí sus manos sobre las mías y lo escuché decirme: “Soy un gran admirador de su abuelo Manuel Gondra, fue el más grande estadista que tuvimos”.

 

Epifanio Méndez Fleitas había nacido el 7 de abril de 1917 en San Solano, Compañía de San Pedro del Paraná, Departamento de Itapúa. Inició su exilio, del que ya no volvió en vida el 11 abril de 1956. En 1978 por decreto del gobierno militar fue expulsado de la Argentina y residió un tiempo en los Estados Unidos, esto hizo que el mismo se definiera como un “desterrado jo’a”. En 1982 viajó al Brasil para una reunión y fue también “invitado” a abandonar el país. El gobierno democrático de Raúl Alfonsín deroga el decreto de su expulsión y retorna a Buenos Aires en julio de 1984. El 27 de setiembre de ese año Epifanio Méndez invita a Domingo Laino a “conversar y almorzar”. En su departamento tiene lugar una interesante conversación que rebela el modo de pensar del controvertido político colorado sobre temas variados; y es más interesante aún porque se da poco tiempo antes de su fallecimiento y luego de un exilio sin fin, de 29 años.

 

EPIFANIO MENDEZ FLEITAS Y DOMINGO LAINO

 

“El Doctor Domingo Laino es patrimonio nacional y puede comprender perfectamente porque damos esta solemnidad a su visita”, fueron sus palabras al recibirnos en compañía de su esposa, Doña Fredesvinda Vall.

 

NECESIDAD DE ARMONIA ENTRE PARAGUAYOS

 

EMF: “Cuando tratamos de política nacional estamos todos comprendidos. No interesa el partido en el cual milite un compatriota. El país espera de nosotros una labor constructiva para muchos años y quizás para los siglos venideros. Mucho de los paraguayos consideramos un capital para nuestro tiempo la armonía entre todos los partidos, dentro de los partidos, y en fin, en nuestro país.”

 

DL: “Epifanio Méndez Fleitas con mucho agrado estoy aquí en su departamento a gozar de la gentileza de su esposa y de la suya que valoro mucho. Y me gustaría señalarle que coincido con usted: creo que todos somos paraguayos, de un país chico, donde hasta podríamos decir que somos una familia grande. De modo que en cuestiones políticas, mi caso es su caso y el suyo es mío. Usted tiene 29 años de exilio, quiere la democracia y la libertad para el Paraguay. Yo quiero lo mismo. Así que me atrevo a decirle hasta que estamos en el mismo camino.

 

 

 

SOBRE LOS PARTIDOS POLITICOS

 

DL: “Naturalmente están nuestros partidos, son dos partidos diferentes, tradicionales, hasta en eso se parece, verdad? Creo que usted hizo también un esfuerzo por mejorar la imagen de su partido en sentido de darle aditivos progresistas, cosa que nosotros también estamos haciendo dentro del liberalismo, para que puedan tener respuestas a las actuales nuevas situaciones que nos plantea la sociedad paraguaya.”

 

EMF: “¡Muy Bien! Tengo 29 años de exilio como consecuencia de querer presentar esa imagen mejorada de mi partido y no es que quiera la democracia porque tenga 29 años de exilio sino al revés, tengo 29 años de exilio porque hace mucho tiempo que quiero la democracia para nuestro país!”

 

SOBRE EL IMPERIALISMO

 

EMF: “Hay algo en usted Dr. Laino, ese valor, por supuesto que es valor ese desafiar al poder norteamericano, es un valor ese desafiar públicamente, pero me parece un poco imprudente; porque nosotros necesitamos llevar adelante llevar la lucha contra el régimen, y armándole con un argumento semejante podemos dificultar nuestra política, dificultar el avance hacia nuestro objetivo. Eso es todo lo que yo objetaría a su literatura corriente Dr. Laino, sobre todo por ser usted un factor  tan penetrante en la estima y en la emoción popular”.

 

DL: “Bueno, sobre mi desafío al poder norteamericano no creo haberlo hecho y si estamos en una predica antiimperialista es porque así lo establece el ideario-programa de nuestro partido, que ideológicamente está en contra de todo tipo de imperialismo. Fiel a ese principio yo hago mi predica, que inclusive es correcta porque creo que como latinoamericanos deberíamos ocuparnos de ese problema, señalando desde luego que la postura es con todos los imperialismos, no con uno solo. Ahora, a veces existe uno que nos afecta más, por ejemplo en el caso de la situación de Stroessner. De cualquier modo, Don Epifanio, tomo nota de lo que me ha dicho”.

 

UNIDAD Y NO AGRESION

 

DL: “Nosotros estamos en la No-Violencia Activa. No agredir, tampoco de palabra. La agresión se puede hacer no solamente con armas, sino también con palabras. Yo estoy de acuerdo con tratar de que no solamente dentro de los partidos sino dentro de toda la familia paraguaya, lleguemos a acuerdos. Es difícil a veces coincidir plenamente en líneas políticas e ideológicas, porque es natural que como demócratas aceptemos la discrepancia, pero que eso se lleve a cabo dentro de unas reglas de juego limpio; no se pide la desaparición de las discrepancias, porque entonces estaríamos intentando uniformar las mentes!”

 

EMF: “Creo que en eso coincidimos, yo también pienso lo mismo. En tal caso seríamos stronistas y ni siquiera Stroessner pudo uniformar nuestras mentes! Y en la política muchas veces juega un papel muy significativo la buena voluntad. Hay que encontrar entonces el mejor modo posible, el‘savoir faire’[1] de los franceses para encontrar un camino que nos conduzca a un franqueamiento, a un sinceramiento”.

 

DL: “Yo creo también que los paraguayos deberíamos tener nuestra propia visión sobre la solución de nuestros problemas. La solidaridad es natural entre demócratas pero no podemos cifrar esperanzas en otros; mi partido es eminentemente nacionalista en ese sentido”.

 

EMF: “Además, un pleito entre correligionarios llega a la familia y a los seguidores. Por eso a mi me parece que nuestras diferencias debemos solucionarlas antes de volver al Paraguay. Cuando vayamos debemos ir ya con nuestros cuestionarios limpios para una tarea común y pienso que nosotros siempre vamos a estar en la misma línea aunque sea en campos opuestos!”

 

DL: “Muy cierto, no olvidar que estamos siempre entre paraguayos.”

 

EMF: “Claro que yo voy a procurar que el Partido Colorado gane las próximas elecciones democráticas. Pero si es que no ganamos nosotros, yo prefiero que gane usted, Doctor Laino!”

 

DL: “Muy amable, Don Epifanio”.

 

SOBRE EL PERSONALISMO Y LOS LIDERAZGOS

 

EMF: “Yo no veo en usted ese personalismo del que hablan. Una imputación que durante mucho tiempo me han hecho a mí también. Lo que usted tiene es conciencia del prestigio popular del que goza y no lo oculta: está bien, es una forma objetiva de actuar. Vamos a suponer que no tenga la mayoría partidaria, pero tiene una gruesa masa que lo apoya, extraordinariamente importante para el Partido Liberal Radical Auténtico. Además, nunca podemos escapar del personalismo, todos somos en alguna medida personalistas, un poco narcisistas, nos consideramos a nosotros mismos muy valiosos!”

 

DL: “Esa cuestión, don Epifanio, la plantean quienes no están de acuerdo con nosotros. Yo pregunto: ¿hubiera ganado las elecciones el Partido Radical sin la figura de Raúl Alfonsín?”

 

EMF: “O en los Estados Unidos, el partido Republicano estaría en esta posición si no hubiera aparecido un Reagan, que le ganó nada menos que a Carter!”.

 

DL: “Además, las ideas están en las cabezas de las personas. Si uno las sigue, es por sus ideas, por su conducta, por sus ideales. No es nada denigrante. Líderes tienen todas las sociedades, todos los pueblos. No podemos desprendernos de las personas, porque somos humanos!”

 

EMF: “Y más que eso, desgraciados los pueblos que no tienen lideres! Desde luego es muy difícil poner vallas a la gente que hace elogios de buena fe, en un encomio ardiente digamos! Eso es propio de la masas populares y hay que dejar que siquiera de ese gusto gocen, porque ni siquiera las gracias a veces le damos luego de los mayores sacrificios que hacen!”.

 

DL: “El hecho de que uno pueda captar simpatías es una cuestión del manejo de causales que se relacionan con la formación, con la naturaleza propia de cada persona. Que algunos lo logren con mayor énfasis no es culpa de ellos!”

 

EMF: “Por supuesto. Sobre todo en un país como el nuestro donde la gente se fía de la persona con la que se identifica; son como una garantía, en guaraní se dice: ‘che jeroviaha’ y viene de antiguo, está en la raíz de nuestra cultura. En alguna medida el sufragio universal está fundado en esta capacidad de identificación de la gente con, alguien de su preferencia. Y en nuestro país es muy importante porque, cuánto tiempo hemos estado sin líderes? Y ahora se le llama líder a uno que no vale nada. No merece siquiera el saludo de la gente, que es Stroessner!”.

 

DL: “Esta bien eso! Un líder que tiene que usar un aparato represivo para mantenerse en el poder!”

 

SOBRE LOS MITOS

 

EMF: Usted sabe, Doctor Laino, que las masas tienen la mitología, que es invalorable. Ese mito Laino es una cosa ya hecha, que el PLRA puede explotar. Yo suelo decir a mis correligionarios sobre el mito ese del Epifanismo, que es infinitamente más valioso que Epifanio! Epifanio es un pobre tipo, además ahora, en pleno declive de salud!”

 

DL: “Yo, sin embargo, lo veo muy fuerte!”

 

EMF: “Bueno, de todas maneras la persona es menos importante que el mito, que no tiene fronteras. Es como los extra terrestres, atraviesa paredes, llega a las conciencias, produce efectos increíbles e imprevisibles. Por eso desechar el empleo de ese mito que ellos llaman Laino,sería perjudicial para su partido. Yo suelo decir lo propio a mis correligionarios, es una tontería querer aparecer como anti-Epifanista, una cosa que corre por si misma y que el propio régimen ha contribuido a consolidar!”.

 

DL: “Exacto”.

 

FINAL DE LA ENTREVISTA

 

EMF: “Bueno, Doctor Laino, hemos tenido un encuentro abierto, franco, sincero, afectuoso y fraterno, como el que debemos tener alguna vez todos los paraguayos”.

 

DL: “Don Epifanio, muchas gracias por su invitación”.

 

EMF: “Y ahora, parece que se nos hizo tarde para el almuerzo pero nosotros somos como los antiguos cristianos, no comemos sino como un rito de homenaje a quien debemos el ser!”.

 

Es posible que esta nota genere recuerdos, reviva emociones y tal vez rencores. Eso sucede siempre con los hombres polémicos. El exilio es uno de los peores castigos de la humanidad. Como dijera una vez Carlos Villagra Marsal: “es como arrancar un árbol y tirarlo muy lejos con sus raíces al viento” son suficientes para comprender, aunque a veces no se comparta, el modo de pensar de uno de los pocos paraguayos que pasó a ser mito, aún antes de haber muerto.

 

Su preocupación central sobre la armonía entre correligionarios y paraguayos nos parece especialmente oportuna de mencionar en estos tiempos nada tranquilos que viven los colorados.

 

Epifanio Méndez Fleitas falleció en Buenos Aires, a los 68 años, el viernes 22 de Noviembre de 1985, “Día de la Música” (22 años después del viernes 22 de noviembre en que fuera asesinado John F. Kennedy). Hablaron ante sus restos que descansan, por ahora, en el cementerio de la Chacarita, políticos de todos los partidos: Luis Alfonso Resck, Arnaldo Valdovinos, Domingo Laino y otros.

 

Quines lo acompañaron hasta su penúltima morada, llevaban pañuelos blancos como símbolo de paz y unidad y lo hicieron al son de sus propias creaciones: “Che jazmín”, “Che mbo’e harépe”, “Amangy jave”

 

El Congreso Nacional ha votado la repatriación de sus restos. Pronto regresará a su patria a descansar entre los suyos. Considero que es para mí, como liberal radical auténtica, una emocionante satisfacción haber dado a conocer algo sobre los últimos pensamientos de tan especial político colorado; y espero que cuando retorne, volvamos a acompañar su descanso al son de sus músicas, sin distinciones de ninguna clase.

Rafaela Guanes

Fuente: CONVERSACIONES EN EL EXILIO – Rafaela Guanes – Revista Ñe’êngatu – N 167 – Junio/Julio 2010, pág. 16-18.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.