Sr. Presidente, sin vacilación todos o mejor casi todos, mejor aun la generalidad de los Paraguayos, queremos y anhelamos un País socialmente mas justo, equitativo, inclusivo y con una lucha frontal a la pobreza.

No se olvide   Don Fernando, que este es un País eminentemente agropecuario, la pobreza se origina en el campo, por la falta de oportunidades, de políticas agropecuarias y agroindustriales claras y desarrollistas.

Los cinturones de pobreza de la capital están poblados por Paraguayos que migraron del interior, buscando alternativas para paliar el hambre.

Hambre ¿??? Presidente, en un país con tantas riquezas naturales ¿??, evidente algo no se inicio aun en su Gobierno y ese algo se llama REFORMA AGRARIA INTEGRAL.

Estimado Presidente, no sé si Usted está mal asesorado, o mantiene un círculo áulico, que no le deja ver la situación que tiene frente a sus ojos. Los reclamos de todos los sectores de la producción, son idénticos, todos tienen como base el factor tierra, luego el factor producción y le sigue el factor crédito.

Señor Presidente¡¡   nadie le revelo, que son esos los tres factores bases para la producción agropecuaria y el desarrollo integral ¿?

 

Le repito: TIERRA, TRABAJO y CAPITAL a los que el productor moderno hoy le suma ADMINISTRACION, son los factores básicos del desarrollo agropecuario.

Si son estos los reclamos, y los mismos son coincidentes con cada uno de los grupos, históricamente antagónicos, porque no darle una solución.

 

Presidente, la solución pasa por cinco puntos fundamentales:

(i) tener clara la película y definir la problemática;

(ii) conocida la problemática, definir las acciones para la solución;

(iii) definidas las acciones, dibujar la hoja de ruta con las metas y los objetivos;

(iv)voluntad política para iniciar las acciones coordinadas, y,

(v) capacidad de gestión y coordinación de las acciones del equipo. “No insista Sr. Presidente tratando de convencernos que la Reforma Agraria ya comenzó, porque Usted y sus Asesores saben que eso no es cierto, es un disfraz un artificio y hasta una forma de falsear los conceptos técnicos del desarrollo”.

 

Finalmente Señor Presidente, las actuales acciones aisladas y descoordinadas entre si, tales como: asistencialismos; subsidios; acciones mal denominadas de Reforma Agraria, de Desarrollo Rural y de Seguridad Alimentaria, no hacen más que alimentar con peligroso combustible a los grupos más vulnerables, quienes en breve amparados por mesiánicos nacionales o de afuera, intentaran solucionar sus problemas por las vías equivocadas, para algunos, pero largamente anheladas por otros.

 

Los coloquios vacíos y largos discursos ya no persuaden. Piense y medite aunque sea 10 minutos, que acciones coordinadas, claras, con metas y objetivos definidos, podrán tranquilizar los ánimos.

 

Dios quiera, que a vuestro equipo no le arrolle la soberbia, que apabullo a Gobiernos anteriores.

 

Con todo respeto,

Ing. Agr. José Vierci Casaccia.

C.I. 474254.

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.