Por Roque Arguello*

Formosa lleva por nombre una Provincia argentina ubicada en el nordeste de ella, fronteriza con la República del Paraguay, que por cierto, éste territorio les fuera arrancada en la contienda genocida de la Triple Alianza a los herederos del Dr. José Gaspar Rodríguez de Francia y de los López.

La Provincia de Formosa es una típica provincia subdesarrollada, sometida a los designios porteños, y que como tal pertenece a un proceso capitalista primitivo, anquilosado y casi feudal.

Estuve en el Pueblo de Laguna Naick Neck, localidad distintiva del interior formoseño: buena tierra para la siembra, habitada por gente laboriosa y fecunda que en el pasado conoció tiempos mejores. Fui a ver a los compañeros aborígenes que cortan la ruta 11 desde hace 50 días. Conversé con ellos y con su máximo líder, Félix Díaz, a quien le hice llegar el saludo de TECNICOOP. Les expresé que la lucha que ellos llevan a cabo es también la nuestra, y que se sintetiza en una sola palabra: Dignidad.

 

Me explicaron la situación concreta en que viven: pobreza estructural, discriminación, violación de derechos y hostigamiento permanente de grupos paramilitares y policiales. Les cortaron el suministro de agua y la represión, fundamentalmente a jóvenes, es moneda corriente.

 

Sus reclamos se basan en requerir la devolución de las tierras que les están despojando. La situación de la tierra es así, tienen 5300 hectáreas aproximadamente, de las cuales quedaron con 3000 has, aproximadamente, de esa cantidad alquilan a productores de la zona, quienes producen, tanto agricultura como ganadería y el resto el gobierno Provincial les quiere expropiar, vía fuerza.

 

Para ello, para el destierro, está en marcha la construcción del futuro Instituto Universitario de Formosa...... táctica de por medio claro, para ir empujándolos a que en el futuro desalojen bajo esa excusa ¿Quién puede discutir la creación de un Instituto Universitario en la zona?

 

Es en realidad la continuidad histórica de despojo iniciada con el descubrimiento y conquista de América por aquel naciente capitalismo y sus matanzas a los nativos, hoy los gobiernos son sensibles a los requerimientos de los agrobusines, pero ya no hay tierras disponibles... ¿dónde irán a parar los hermanos aborígenes?

 

Félix me informó que un sector (parcela) ya lo recuperaron. Me alegró.

 

La observación que hice, in situ, es que no tienen todavía una organización que sea capaz de impugnar las agresiones, que es lo que necesitan a mi criterio en forma urgente, para que al menos comience el respeto hacia ellos. No tienen ningún tipo de armas, no lo necesitan y no lo quieren.

 

Les propuse que hagan lo que hacen en el Paraguay los campesinos: convoquen a las personas de buena voluntad y expliquen su situación y sus proyectos productivos y sociales.

 

En ese sentido, les dije que tienen que abrirse, tomar contactos con los sectores que tienen el mismo problema, por ejemplo, los pequeños productores bananeros que están en un estado de desesperación y planteen sus puntos de vista como sector al gobierno a fin de construir una mesa de diálogo de solución integral y participativa.

 

Tuvieron la semana pasada la visita del Presidente del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo-INADI, Sr. Claudio Morgado, de quien obtuvieron el apoyo, por eso piensan estos hermanos que todavía no los reprimen.

 

El líder Félix Díaz estuvo en Buenos Aires y logró hablar con uno de los jueces de la Corte Suprema de Justicia. También podemos mencionar que el domingo pasado los visitaron los sacerdotes Francisco Nazar, Miguel Pezzuto y otros religiosos, quienes expidieron un comunicado que ayer los diarios reflejaron y que refiere sobre una nota enviada al Gobernador de la Provincia Dr. Gildo Insfrán.

 

Respecto a los bananeros, son productores pequeños, de entre tres, cinco y siete hectáreas, la producción este año fue buena. El precio (un crimen), de venta estuvo en principio entre 20 y 22 $ el cajón. En un cajón entran 20 a 23 docenas de banana, hoy el precio está en cinco pesos el cajón. En el mercado interno el precio está en 15 unidades por 3$, de las mas feas, datos que hará que tengas una idea de la explotación que realizan los intermediarios y la falta de una política de fomento agrícola gubernamental hacia el sector.

 

Aquí, sin la menor duda, la cooperativización es la respuesta a esta situación de freno al bienestar general y por ello, con sencillez y afecto les expresé a quienes me recibieron con respeto y calor humano.

 

Han creado una Asociación de Bananeros, muy incipiente por cierto, producto de la visita de D' Angelis de la Federación Agraria Argentina-FAA.

 

La posta de la reivindicación la han tomado los productores con mayor capacidad de siembra, y la actividad gremial se centra en una sola persona, el Sr. Pánfilo Ayala, quien tiene militancia radical, condición partidista que obstaculiza una mayor aceleración en el proceso de construcción de una organización de representación y defensa del sector.

 

Es mi informe al viento.

 

*Técnico en Cooperativismo y miembro fundador de TECNICOOP

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.