Por Carolina Cuenca – carolina@uhora.com.py


En esta semana, 75 personas se tomaron la presión y la medida abdominal en uno de los pasillos de este diario. De cada diez, tres tenían la presión alta; y eso que no llegaron a inspeccionarse ni el 25% de los compañeros. Tal cual el reflejo de las estadísticas de nuestro país. No todos se controlan la presión. Y el 35% de los controlados sufren de hipertensión. ¿Más coincidencias con la realidad nacional? De los hipertensos, la mayoría no sabía que sufría de eso y tres amigos estaban con picos altísimos. ¡Lo mismo que en todo Paraguay!

El fenómeno no es solo local. La hipertensión es uno de los factores que ponen en riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares a millones de personas en el mundo. Estas son la mayor causa de muerte en el planeta.

Es una enfermedad silenciosa pero muy dañina. Afecta las actividades del corazón, cerebro, riñones, ojos. Y cada vez más jóvenes y niños la sufren.

Estas son las recomendaciones médicas contra la hipertensión, Después no diga que nadie le avisó: 1. Mantener un peso normal para la estatura y la edad. No es solo por estética, muchachos. 2. Aumentar el consumo de verduras y frutas, y, un aviso importante, ¡hay más opciones que la lechuga y el tomate para las ensaladas! 3. Limitar el consumo de sal, las grasas de animales y bebidas alcohólicas o estimulantes (café, té, etc.) A pesar de lo que digan en la publicidad y en la fila frente a la máquina de café, ¡en esta Redacción, por lo menos! 3. No fumar (señores parlamentarios: ¡no fumar!) 4. Consultar al médico. 5. Si ya está diagnosticada la hipertensión, hay que seguir el tratamiento siempre (¡también en cumpleaños y en vacaciones!) Dicen que un montón de pacientes saben pero... aplican la ley del ñembotavy para el tratamiento. 6. ¡Moverse! Sobre este punto, recomendaba la doctora Victoria Chaparro, de la Sociedad Paraguaya de Cardiología: caminar, caminar, caminar. 

Para cuidar a los niños se recomienda limitarles la permanencia frente a la tele y los videojuegos, y a jugar como antes: a la goma, a la cuerda, a la bici, a correr... Con los papás la cosa se pone dura: la clave es bajar del auto y de la moto, y caminar las 10 cuadras esas, las 5 y las 3 también... ¿Y a los maestros? A tomar en serio las clases de educación física y danza, que figuran en el programa oficial, pero todos los niños deben participar, especialmente los que tienen sobrepeso, o los buenos hábitos no se forman. También hay consejos para las autoridades: ¡necesitamos más espacios verdes y vías seguras para caminar! Agrego: ¿alguna vez los peatones tendremos algún respeto en este país? 

Es cierto, hay mucho que cambiar para mejorar, pero si no empezamos por tomar medidas concretas nosotros mismos, llevamos las de perder. 

Y en este tema no pesa que seamos del partido L o C, o de la clase social A o B. Aunque como los toros de Gibraltar, tapemos los ojos, para no mirar, la realidad palpita más rápido que nuestros deseos y se encarga de educarnos, por las buenas o por las malas. Y, luego, como decían los Enanitos verdes, "nuestro corazón sufre". 

Por cierto, el 26 de setiembre es el Día Mundial del Corazón, hagamos correr la voz.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.