UNIVERSIDAD DEL DELITO

Publicado: 20/09/2010 09:21 por jotaefeb en PAÍS: lo que nos quebranta

  • Andrés Granje

Que las instituciones penitenciarias en el país no cumplen con su papel  de reeducar marginales no es ninguna novedad, pero lo mas grave es que aparte de no cumplir con su función primordial, sirva  los reclusorios como centros donde se incuban nuevas practicas delictivas que luego son aplicadas para sumar mayor intranquilidad e inseguridad a la población, esto es atroz y es lo que viene sucediendo en el Paraguay.

Sabido es que desde Tacumbú funcionaba o funciona aun, nada hace presumir que haya acabado, un sistema  vinculado con el robo de vehículos  y la devolución a sus propietarios previo pago de rescate. Este operativo jamás puede realizarse sin que  estén involucrados los  guardias y autoridades del penal, cuando se desato el escándalo comenzaron una investigación que prometieron sería  rigurosa pero al poco tiempo cesó, nunca se supo si hubo castigo efectivo para los que cometían el delito.

 

Cuando creíamos que nada de los que se genera en el penal de Tacumbú  pudiera asombrarnos ya, quedamos en un estado de shock cuando nos enteramos que la cárcel mayor de la república, era utilizado por sus pensionistas para producir películas y materiales pornográficos con menores de edad que luego son alzados y comercializados en internet e internamente en el penal, por la complejidad que requiere materializar el hecho, esta claro que mas de media docena de funcionarios deben estar involucrados en el ilícito.

 

Las lagrimas vertidas por la fiscal del menor Teresa Martínez ante las cámaras de televisión  dimensionando el daño que se ocasionaba desde el penal a la sociedad, son las lagrimas que vertimos todos los ciudadanos de bien que nos sentimos defraudados profundamente  por una administración de justicia ruin y miserable, que permite que este estado de cosas continúe en el país, también debe el gobierno crear un nuevo sistema penal mucho mas seguro.

 

Como hecho positivo queda la rápida intervención de las autoridades, la separación inmediata del Director del Penal Julio Acevedo, quien debe ser investigado igualmente que los guardias, si la purga debe ser total, no deben dudar las autoridades de dar este paso, lo que no se puede permitir es que hechos tan grave, delitos tan canalla como la pornografía infantil se realice en el país  y para mas nada menos que en la misma cárcel mayor.

 

Seriamos muy ingenuos si pensáramos que este es un hecho aislado de un grupo de ocurrentes e ingeniosos delincuentes, sucede, porque las instituciones están totalmente permeabilizadas por la corrupción, especialmente las vinculadas a la justicia, en nuestras cárceles los delincuentes están de paso como en una posada, las medidas sustitutivas y las  prisiones domiciliarias, han relajado totalmente el orden penitenciario, entonces también los funcionarios, tanto los superiores, como los de menor jerarquía, aprovechan el cambalache para sacar beneficios, participando en turbios negocios con los internos.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.