•  El Chango de Orán

Mi abuelo me contaba que en sobresalientes páginas de nuestra historia, precisamente durante la Guerra del Paraguay y el Chaco (1932-1935), no existían suficiente tecnología y armamentos, lo que dio lugar a que eran armas de uso cotidiano, para lucha fraticida: garrotes, machetes, hachas, flechas, alambre de púas, agua caliente, gomeras, etc.

Todo ocurrió para el mes de agosto de 1933, quedando el tendal de muertos y heridos en los montes de la región señalada.

Durante la Guerra del Chaco, los bolivianos movilizaron 250.000 hombres, aproximadamente. De estos, murieron cerca de 55.000 y 12.250 fueron hechos prisioneros. Paraguay sucumbió ante los efectos de una severa crisis económica y una sucesión de golpes de estado y dictaduras, que culminaron con la dictadura de Alfredo Stroessner, de 1954 a 1989.

 

Esta guerra fue la más grande y sangrienta que se libró en América durante el siglo XX.

 

Años después de concluido el conflicto, se descubrió que no existían más yacimientos petrolíferos, aparte de los que ya se habían descubierto en la precordillera boliviana del Chaco.

 

El 27 de abril de 2009, 74 años después de finalizado el enfrentamiento bélico, los presidentes Evo Morales y Fernando Lugo de Paraguay firmaron en Buenos Aires el acuerdo definitivo de límites territoriales del Chaco Boreal.

 

Con anterioridad, después de largas negociaciones, el tratado para terminar la guerra fue firmado en la Argentina el 21 de julio de 1938, siendo canciller de nuestro país Carlos Saavedra Lamas quien había convocado a una conferencia de paz en Buenos Aires, obteniendo por su encomiable intervención el Premio Nobel de la Paz 1936.

 

Uno de los medicamentos utilizados, aún por consejo médico, para curar a los heridos, era la caña Ombú con ruda, con cuatro ramitos y siete hojas cada uno, queriéndose expresar que las 7 hojas les podría vivir 7 vidas, como los gatos, con mucha energía con solo beber media copa (o solo mojarse los labios) de la citada caña con ruda.

 

Esta es la famosa leyenda de la caña Ombú, cuyo origen viene de aquella terrible contienda bélica, recordándose ineludiblemente cada primer día de agosto de cada año.

 

El autor de este artículo es El Chango de Orán (Valentín Oficial), alumno del Taller Escuela Mariano Moreno (TEMM), de Periodismo y Comunicación.

http://www.laautenticadefensa.com.ar/noticias.php?sid=77448