Escribe Andrea Machain desde Paraguay, especial para la BBC

Geográficamente, la región de la Triple Frontera es una de las más bellas de Sudamérica. Las Cataratas del Iguazú, un complejo sistema de cascadas con más de 250 saltos localizadas en un parque nacional de fabulosa vegetación, son patrimonio de la humanidad declarado por la UNESCO.

Allí se encuentra una de las mayores represas del mundo, Itaipú, y tres ciudades. Foz do Iguazú, en Brasil, Ciudad del Este en Paraguay y Puerto Iguazú, en Argentina.

Perfil demográfico

Existe una gran comunidad de origen árabe. Esta se calcula entre 15 y 25 mil, en su mayoría libaneses y sirios, dedicados al comercio. Los primeros árabes se establecieron en la región hace 35 años y son quienes le han proporcionado identidad en muchos aspectos.

 

Hoy han echado raíces y crían a sus hijos como paraguayos o brasileños. Se caracterizan por ser trabajadores dedicados y con habilidades excepcionales para el comercio y lo que se conoce como trading (el manejo de precios y condiciones comerciales internacionales).

 

Una gran parte de los árabes inmigrantes viven en el lado brasileño pero tienen sus comercios en Ciudad del Este por lo que cada mañana al comenzar el día y cada tarde, hay un éxodo sobre el Puente de la Amistad que une ambas ciudades.

 

En Foz existe una Mezquita, en Ciudad del Este hay dos. En una de ellas funciona el colegio árabe. Dos imanes (uno en Foz y otro en Ciudad del Este) se encargan de guiar a la comunidad musulmana.

 

Se calcula que entre un 40% y un 50% de los comerciantes más pequeños de origen árabe emigró a la ciudad brasileña de San Pablo el año pasado.

 

Según los registros de la Municipalidad, solamente en los primeros seis meses de este año cerraron unos 600 comercios. Los grandes resisten, aguardando tiempos mejores.

 

Desde Taiwán y China - También vive allí una gran comunidad de 5.000 personas originaria de Taiwán (la mayoría budista) y en menor medida de China continental que incluye algunas temidas "tríadas", pequeños clanes que se mueven en la ilegalidad.

 

Desde India y más - Existe un grupo de unas 150 familias de India, cientos de inmigrantes alemanes y japoneses y sus descendientes.

 

Croatas, mennonitas de origen alemán, ruso y canadiense habitan las colonias agrícolas de la región y algunos se han afincado en la ciudad.

 

Además han emigrado allí indígenas maká (provenientes de Mariano Roque Alonso, en las cercanías de Asunción, la capital paraguaya).

 

Viven allí también una mayoría de brasileños ("brasiguayos") y paraguayos llegados de otras regiones del país.

 

La zona

 

Foz do Iguazú y Ciudad del Este, están unidas a través del Puente de la Amistad (1965) de 552,4 metros de largo y 78 metros de altura, que cruza el río Paraná, uno de los más caudalosos del continente. Entre ambas, no superan los 600 mil habitantes, la mayoría inmigrantes.

 

Cuenta con una población flotante considerable: dos millones de turistas visitan anualmente la región y alrededor de 50 mil trabajadores se trasladan a diario desde ciudades aledañas.

 

Puerto Iguazú, en Argentina, está más alejada, y es en comparación, mucho más pequeña.

 

Los ingresos

 

 

 

La aduana de Ciudad del Este representa el 60% de los ingresos por aduanas de Paraguay y su movimiento equivale al 30% del presupuesto anual del país. Autoridades paraguayas reconocen que solo un 30% de lo recaudado entra a las arcas del Estado

 

La principal fuente de ingresos de las tres ciudades es el turismo. Foz do Iguazú y Puerto Iguazu se benefician directamente de los visitantes de las Cataratas que se hospedan en ambas ciudades. Solamente Foz do Iguazú cuenta con 23 mil camas.

La aduana de Ciudad del Este representa el 60% de los ingresos por aduanas de Paraguay y su movimiento equivale al 30% del presupuesto anual del país. Autoridades paraguayas reconocen que solo un 30% de lo recaudado entra a las arcas del Estado.

 

Ciudad del Este, con 1.000 camas, se convirtió en una "ciudad-centro comercial" o shopping como se le dice localmente, dedicada al comercio minorista para los turistas y los "compristas", pequeños comerciantes (también conocidas como "sacoleiros"), de Brasil Argentina y Paraguay que surten allí a sus negocios. Taxis y "motoqueiros" se dedican a transportar a quienes cruzan el puente.

 

Se trata de una de las regiones con mayor dinamismo en Paraguay. En Ciudad del Este se concentra el 20% de la actividad comercial y el 60% del comercio exterior de Paraguay.

 

Se realiza allí un importante comercio de distribución, incluyendo operaciones de trading (compra de artículos en un tercer país y su colocación directa en el mercado de consumo en los países del MERCOSUR, sin que pasen por Ciudad del Este en términos físicos).

 

En su mejor momento, a mediados de la década pasada, Ciudad del Este llegó a recibir la visita de unos 9 millones de personas al año. De ellos, solo 900 mil visitaban las cataratas. En la actualidad la región se presenta principalmente como un lugar de turismo ecológico.

 

Irónicamente, mientras Foz de Iguazú iba creciendo para convertirse en una ciudad pulcra y ordenada, siguiendo el modelo de Curitiba, Ciudad del Este, crecía desordenadamente.

 

Vendedores informales coparon sus espacios verdes. Las avenidas arboladas y los parques que antes le dieron el nombre de "Ciudad Jardín" se vieron remplazados por precarias construcciones de madera que se convirtieron en casetas de venta.

 

Ilegalidad vs. informalidad

 

Si bien una gran proporción de la actividad comercial se desarrolla en la informalidad (50-50), no todos son negocios informales se hacen al margen de la ley.

 

Tiendas de lujo venden artículos suntuosos con una presentación similar a lo que ofrecen los mejores centros comerciales de Nueva York, París o Londres.

 

Las tiendas especializadas en artículos electrónicos ofrecen lo último en tecnología, a precios muy competitivos dentro de la región.

 

Ciudad del Este, es conocida también por la venta de artículos de "segunda línea", muchas veces un eufemismo para hablar de marcas falsificadas o "pirateadas". En ocasiones, se trata de artículos reacondicionados o defectuosos rechazados en las fábricas, importados legalmente. El delito se produce cuando se venden al público como si fueran de primera calidad.

 

La piratería o falsificación ocasiona una pérdida estimada de US0 millones al año.

 

La ciudad fue invadida por los "mesiteros", vendedores callejeros que se dedican a la venta de baratijas o de artículos falsificados como discos compactos y mercaderías baratas. Este fenómeno contribuyó a volver la ciudad todavía menos atractiva.

 

En el último año se han redoblado los esfuerzos para "reconvertir", ordenar, y limpiar la ciudad y el resultado de los esfuerzos es visible, aunque todavía queda mucho por hacer. De 8.000 mesiteros a mediados de los años 1990, sólo quedan 2.000.

 

Como en muchas ciudades fronterizas se realiza el contrabando. Desde el contrabando hormiga de aquellos que tiran atados de cigarrillos al río y lo rescatan en la otra orilla hasta el movimiento de grandes contenedores.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.