• Andrés Granje.

Es una pena, pero la muerte del guerrillero del EPP, Nimio Cardozo, la tercera baja en las filas del Ejercito del Pueblo Paraguayo, en los últimos dos meses, habla a las claras de la determinación radicalizada hasta la inmolación de estos fanáticos subversivos. Lo sucedido en Hugua Ñandú, en el primer departamento  de Concepción, muestra de manera inequívoca la determinación de los extremistas de no darse por detenido, matar o morir, es la premisa de estos marginales que comenzaron una campaña de terror con secuestros y muertes, que el país no se merece y nada hace suponer que van a dejar este camino, sus ultimas manifestaciones demuestran que persisten en la actitud de utilizar métodos violentos y barbaros para llegar a sus objetivos.

 

Nimio Cardozo fue el símbolo de la equivocación, igualmente sus compañeros, deben saber que no tienen futuro, deben presentir  las nulas  posibilidades  de llegar al objetivo de instalar en la patria un modelo de  estado socialista, ya perimido y anacrónico, el socialismo que conquista el mundo es democrático, incluyente y respetuoso de la paz y la armonía, persisten con la tozudez de la ignorancia a través de una de sus expresiones mas patética, el fanatismo. Lo único que  pueden hacer es teñir de sangre, luto y dolor  nuestro territorio.

 

No tienen respaldo popular, carecen de sustento político, cualquier analista les diría que no tienen futuro, que sus sueños libertarios por medio de la violencia y la lucha armada era valido hace cuarenta o cincuenta años, para combatir contra dictaduras férreas y antidemocráticas,  pero en la actualidad y como esta estructurada la región y el mundo, es imposible.

 

Creemos que las fuerzas de seguridad están haciendo un buen trabajo, tratar de desmantelar las células terroristas por medio de la persuasión y la entrega voluntaria de sus componentes, para que rindan cuenta de sus actos ante la justicia, siguiendo los pasos del debido proceso judicial, como debe ser, lamentablemente el determinismo ciego de esta gente no colabora con ese fin, entonces queda el único camino de la represión violenta y la muerte, como el caso de Nimio Cardozo y su triste final. No estamos de acuerdo igualmente con el clamor de cierta gente también extremistas, pero de ultraderecha, que claman porque la zona sea dinamitada o limpiada con bombas de napalm como mínimo, para liquidarlos como ratas, según sus expresiones,  a estos guerrilleros.

 

El marco democrático limita la acción del pueblo y del gobierno a no cometer excesos en nombre de la justicia, creemos que la posición del gobierno y del Ministro Filizzolla es la correcta, mostrarse firme en defensa de la paz y el orden, pero dentro de los límites de la ley, de la misma forma que se espera una vigorosa acción de la administración de justicia, de tal forma a resguardar con su actuación todo este proceso en el primer departamento. Por otra parte tampoco  deben demorar la política de acción social en la zona, terminando con las grandes asimetrías e inequidades, que han convertido a estos departamentos en los mas pobres y miserables del país, entonces ya no tendrán  motivos  o excusas los extremistas  para que  extiendan sus banderas de odio y violencia generando este ambiente de inseguridad y desconfianza  entre  paraguayos.

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.