POLÉMICA. LA "EX" DE CAMERON RECORRIÓ LA TRIPLE FRONTERA

GUILLERMO ZAPIOLA

Las autoridades de Paraguay y Argentina no parecen particularmente felices por la idea de la directora Kathryn Bigelow de rodar un film de acción en la Triple Frontera. Temen que añada una dosis de mala fama a la región.

La ex esposa de James Cameron, realizadora, entre otros films, de títulos como el sugestivo relato vampírico Cuando cae la oscuridad (1987), los policiales Testigo fatal (1990) y Punto de quiebra (1991) y el asunto levemente futurista Días extraños (1995), y que derrotó a su ex esposo (que competía con Avatar), obteniendo los Oscar a mejor film y mejor dirección con su trabajo ambientado en Irak Vivir al límite (2008), estuvo a mediados de septiembre en la ciudad brasileña de Foz de Iguazú, cerca de las cataratas, en compañía del guionista Mark Boal, buscando escenarios para su próximo proyecto, titulado Sleeping dogs. Los nombres de Will Smith, Christian Bale y Javier Bardem han sonado como posibles protagonistas del film, aunque no hay aún nada completamente seguro.

 

De hecho hoy ni siquiera parece totalmente seguro que la película vaya a ser rodada en la zona, porque Bigelow no está haciendo por cierto nada para ganarse la confianza de las autoridades locales. Hay una vieja polémica en torno a la Triple Frontera, que fue calificada como centro de "células dormidas" del terrorismo luego de los atentados islámicos del 11 de septiembre.

 

 

Lo único demostrable es que hay un número importante de comerciantes árabes en la zona, El propio Departamento de Estado norteamericano admite en sus informes anuales que no se ha detectado allí actividad terrorista, aunque se afirma que habría grupos que apoyan en forma colateral a movimientos extremistas islámicos proporcionándoles falsa documentación paraguaya, obtenida a través de funcionarios consulares venales. Puede ser una leyenda urbana, claro.

 

Sea como sea, la idea de un film de acción sobre actividad terrorista en la zona no entusiasma particularmente a los gobiernos de la región, que se muestran remisos a apoyar la producción. La ministra paraguaya de Turismo, Liz Crámer, ha dicho que la película "podría dañar aún más la imagen" de la Triple Frontera, reafirmando la idea (por cierto nada nueva) de que allí las leyes son laxas y el contrabando fácil.

 

Los productores de Sleeping dogs están anunciando el comienzo del rodaje para comienzos del 2011, aunque si siguen los "trancazos" bien pueden elegir otro lugar para hacerlo. Al fin y al cabo, Steven Seagal pudo rodar en Bulgaria una película que presuntamente transcurría en el Uruguay.

 

El País Digital

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.