La directora de la católica Fundación Kolping Paraguay fue despedida tras hacer públicas acusaciones de corrupción, que involucran a instituciones alemanas de cooperación para el desarrollo. Deutsche Welle indaga.

La directora ejecutiva de la católica Fundación Kolping en Paraguay, Brigitte Fuzellier, ha sido despedida a pocas semanas de presentar ante la opinión pública alemana graves acusaciones de corrupción, que involucran a una fundación y un ministerio de este país  – publicó este fin de semana el diario TAZ en Berlín.

Fuzellier formuló denuncias ante la justicia Paraguaya, y envió documentación a la Embajada de Alemania en Paraguay, al ministerio alemán de Cooperación y Desarrollo, así como al Parlamento alemán: la Asociación de Ayuda Social y al Desarrollo de la Obra Kolping (SEK), con sede en Colonia, así como autoridades del ministerio de Cooperación habrían controlado escasamente primero y luego quizás encubierto la malversación de millones de euros de donantes alemanes y europeos en un proyecto educativo en Paraguay, sostiene Fuzellier.

 

Cobros y pagos sin respaldo legal, apropiación de impuestos, falsos créditos, ausencia o falsificación de libros contables, edificación sobrefacturada de Centros Comunitarios de Formación y Producción y hasta su uso para instalar un burdel, habrían ocurrido en Paraguay según los corresponsales de las publicaciones alemanas TAZ y Der Spiegel en ese país. Ni la SEK de Colonia, ni el ministerio alemán de Cooperación, habrían reaccionado con transparencia a las denuncias, agregan la ex directora ejecutiva de Kolping Paraguay y los diarios alemanes.

 

El pasado mes de agosto el ministerio llevó a cabo una auditoría en Kolping Paraguay, pero los resultados probablemente no se harán públicos hasta mediados de octubre, dijo a Deustche Welle un vocero de la institución. Mientras tanto, la SEK suspendió el financiamiento a Kolping Paraguay y su directora fue despedida. Deutsche Welle conversó con Hubert Tintelott, vicepresidente de la SEK en Colonia, a su regreso de Paraguay.

 

¿Es cierto que la SEK interrumpió el financiamiento a Kolping Paraguay, antes del despido de su directora?

 

Para el año en curso existía un proyecto aprobado por el ministerio de Cooperación. Nosotros pagamos las cuotas mensuales puntualmente hasta hace poco. A petición del propio ministerio, dos colegas nuestros viajaron a Paraguay para investigar las acusaciones de corrupción, junto con los auditores del ministerio (N. de Deutsche Welle: Por la SEK viajaron a Paraguay el gerente en Colonia, Hans Droslhagen, y el asesor para América Latina, Peter Schwab, acusado por Fuzellier ante la justicia paraguaya). A nuestros colegas no se les permitió el acceso a las oficinas y por lo tanto tampoco información sobre el uso de los recursos entregados hasta ahora. Había fotos en la entrada del edificio, con la indicación que ellos no podían acceder a las instalaciones. O sea que no tenemos ninguna información sobre el empleo de los recursos de 2010. Ese fue el motivo para decidir parar las últimas dos cuotas del proyecto, cada una de 14.500 euros, hasta que recibamos información clara sobre cómo se han usado los recursos.

 

Pero, en información aparecida en la página web de la fundación paraguaya, la señora Fuzellier asegura que entregó un informe al ministerio e informó al SEK, específicamente a usted sobre ello...

 

No, ellos entregaron un informe a la embajada alemana (en Paraguay) pero nosotros no lo tenemos.

 

El diario TAZ  publica acusaciones de que la señora Fuzellier fue despedida bajo amenazas de la SEK a la junta directiva en Paraguay.

 

Yo estuve en las conversaciones y eso no es cierto, en absoluto. Viajé especialmente para mediar, para intentar buscar una solución conveniente entre la Asociación de Miembros de Kolping y ella; para saber si la asociación estaba de acuerdo con su oferta de cerrar el año y luego renunciar, pero ese no era el caso. La junta directiva nacional amenazó con renunciar en pleno y eso habría dañado al conjunto de la asociación. Por eso la SEK ayudó a encontrar el camino legal correcto, pero en ningún caso hicimos presión para que pasara (el despido).

 

Sin embargo, usted había dicho hace un mes, en una entrevista a domradio.de, que difícilmente podría continuar trabajando con la señora Fuzellier.

 

Sí, eso lo indicamos también de forma clara en Paraguay y ellos dijeron que estaban de acuerdo y que por eso ofrecían retirarse al cerrar el año, tanto la señora Fuzellier como un tal señor Schilling, que fue quien inició la campaña mediática (sobre el caso).

 

Thomas von Schilling, colaborador de Fuzellier, es quien escribe al ministerio denunciando presiones del SEK sobre la junta directiva en Paraguay. Pero, ¿usted dice que existían desavenencias entre la señora Fuzellier y la junta?

 

Sí, y a eso se suma la situación de crisis económica en que se halla la fundación en estos momentos. Los salarios de los trabajadores no pueden ser pagados. Asumimos el mando el viernes y  estamos justamente enfrascados en registrar dónde se hallan los déficit financieros, que son unas cuantas veces mayores que la suma de 14.500 euros suspendidos por nosotros. Aquí estamos hablando de 100.000 euros y más.

 

¿Esa la razón fundamental del despido de Fuzellier?

 

Sí, los informes financieros no han sido presentados tampoco a la Asociación de Miembros de Kolping en Paraguay, que es una de las fuentes de financiamiento y tiene tanto como derecho nosotros a esas informaciones. De 2009 recibimos informes iniciales pero con muchas deficiencias. Debíamos tenerlos corregidos para marzo de 2010 y estamos en septiembre.

 

Existen lamentablemente muchas informaciones falsas. Por ejemplo, el asunto del burdel que el artículo de Spiegel afirma que funcionó en la localidad de Coronel Oviedo. Entretanto tenemos muchas informaciones y aclaraciones de la policía, de los vecinos, de los trabajadores (de la Casa Kolping allí), que afirman que no fue así. Que en aquel entonces se celebrara una gran fiesta de un club de fútbol, eso no lo negamos, pero eso no es un burdel.

 

Sin embargo, un reportero del prestigioso semanario alemán Spiegel estuvo en Paraguay y entrevistó a trabajadores de la fundación que afirman que existió tal burdel.

 

Eso es también lo que dice la señora Fuzellier, que fue el reportero de Spiegel quien lo descubrió. Puede ser que un vecino diga que hubo un burdel porque hubo una gran fiesta... Yo no sé cómo Spiegel obtuvo su información, pero nosotros no pudimos confirmar eso.

 

En su primera entrevista con Deutsche Welle hace un mes usted aseguró que la SEK esperaría por los resultados de la investigación del ministerio, antes de tomar decisiones...

 

Seguimos esperando que el ministerio tome partido frente a las acusaciones. Pero todavía no tenemos ninguna información, esperamos que llegue en las próximas semanas. No obstante, ese informe sólo se refiere al mandato del director ejecutivo acusado de corrupción (Máximo Samaniego, 2002-2007), la comprobación del ministerio no incluye el mandato de la señora Fuzelllier (2008-2010). Sobre este período no podemos decir nada todavía pero seguramente será investigado también. Yo pienso que nuestra auditoría, en los próximos días, revelará seguramente algunas sorpresas sobre el actual período de mandato (en Paraguay, bajo la dirección de la señor a Fuzellier).

 

“Aún no podemos evaluar definitivamente este caso”, dijo a TAZ el político de Los Verdes, Thilo Hoppe, vicepresidente de la Comisión para la Cooperación y el  Desarrollo en el Bundestag. “Pero los procedimientos huelen mal”, agregó. Deutsche Welle espera ofrecer, en las próximas semanas, información sobre los resultados de las investigaciones del departamento de Revisión Externa del ministerio federal de Cooperación y Desarrollo, en Alemania.

 

Entrevista: Rosa Muñoz Lima

Editor: Pablo Kummetz

 http://www.dw-world.de/dw/article/0,,6055036,00.html?maca=spa-newsletter_sp_Titulares-2358-txt-nl

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.