Candidatos a la Intendencia nos prometen trabajo y seguridad. Dos necesidades urgentes en la actualidad, pero ninguna de las dos entran en las posibilidades del que gane las Intendencia.

Hablemos, por ejemplo, desde la Municipalidad de Asunción.

A pesar de la exigencia de empleo que experimentamos los asuncenos, el darlo el próximo Intendente, como su aporte principal, no está a su alcance. Podrá cargar con 300 nuevos empleados a la ya sobrecargada Municipalidad, que aumentará el número de los que, desde hace años, sobran en ella.

¿Obras de calles y avenidas que solucionen el desempleo? Preguntamos con qué plata si la actual Municipalidad ya está superendeudada. Y, no nos engañen con promesas de fábricas y empresas, porque nada de ello estará a su alcance.

 

Además, si fuera un buen intendente, su principal mérito será ahorrar para poner en orden la economía deficitaria de la Municipalidad de la capital.

 

La otra promesa que escuchamos habla de la seguridad. Los grandes asaltos de los grandes delincuentes solamente la Policía nacional y la Justicia los pueden frenar. Y a los pequeños delincuentes, mientras no desaparezcan sus causas (falta de trabajo y desigualdades sociales), el intendente nuevo poco va a poder hacer más que llamar como todo ciudadano al 911.

 

Por favor, no nos engañen con promesas buenas, pero imposibles de realizar.

 

BUENOS DÍAS, PARAGUAY | Martes, 05 de Octubre de 2010

  • Por pa'i Oliva - oliva@rieder.net.py | 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.