• Juan Carlos Díaz Guerrero (PL)

La amenaza de sustitución del presidente paraguayo, Fernando Lugo, mediante juicio político se renovó una vez más en ciertos sectores de la derecha parlamentaria, que responsabilizan al mandatario de realizar cambios militares inconstitucionales.

Esta movida resurge con las declaraciones del vicepresidente de la República, Federico Franco, quien considera violatorio de la Carta Magna la decisión del Comandante en Jefe de acometer cambios en ese mando mientras se encontraba en el exterior.

Los reemplazos acontecieron entre el 2 y el 5 de octubre mientras el mandatario se restablecía de una trombosis en la vena cava superior en el hospital Sirio-Libanés, de Sao Paulo, Brasil.

 

Las expresiones de Franco fueron tomadas al pie de la letra por un pequeño grupo de parlamentarios opositores, al punto de convocarlo a una reunión con la mesa directiva de la Cámara de Diputados para esclarecer los hechos.

 

Este encuentro derivó en la convocatoria para hoy a una reunión extraordinaria en esa instancia legislativa a fin de debatir el polémico asunto.

 

Cita similar sostuvieron los comandantes de las tres armas, pero con los miembros de la Comisión de Defensa Nacional, Seguridad y Orden Interno.

 

Los altos oficiales estuvieron acompañados por el ministro de Defensa, Cecilio Pérez, quien fue autorizado por Lugo como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.

 

Pérez ratificó que no hubo nada anormal por cuanto se actúo conforme a la Ley 216 y descartó la violación de la Constitución, como quieren hacer ver el vicepresidente y un grupo de diputados.

 

Explicó que las movidas fueron de cargos menores, una atribución reconocida al Comandante de Fuerzas Militares, y se realizaron por orden verbal del gobernante.

 

El titular de dicha comisión, diputado Mario Morel, manifestó que los jefes militares cumplieron una orden verbal del presidente y no informaron al vicepresidente por "una cuestión de procedimiento".

 

Para el ministro del Interior, Rafael Filizzola, las órdenes verbales están permitidas dentro de los reglamentos y legislación vigentes en las Fuerzas Armadas.

 

Filizzola entiende que convertir esto en "una crisis política, en una crisis institucional, a nosotros por lo menos en el Consejo de Ministros, nos ha parecido exagerado y sobre todo injustificado".

 

En opinión del procurador general, Enrique García, la función de Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas "no se delega", según establece el artículo 238, numeral nueve, de la Constitución, referido a los deberes y atribuciones del presidente.

 

La ausencia temporaria lo que produce es reemplazo y no involucra la sustitución y la transferencia de prerrogativas presidenciales, según García.

 

Contradictoriamente, el artículo 227 de la Carta Magna señala que en caso de impedimento, ausencia temporal o vacancia definitiva del Jefe de Estado, el vicepresidente "lo sustituirá de inmediato con todas sus atribuciones".

 

Para la analista Milda Rivarola, la amenaza de la sustitución presidencial por medio del juicio político podría extenderse hasta el próximo año.

 

La también socióloga consideró que, después del último internamiento de Lugo en Brasil, se abandonó ese manejo privado del escenario y se habló públicamente de la sustitución por medio del juicio político.

 

En entrevista con la agencia IPParaguay, Rivarola señaló que las razones para un juicio político no importan porque existe la causal "de mal desempeño en las funciones".

 

Esa tesis, dijo, es política y no importa si existe o no argumento válido, al tratarse de una atribución parlamentaria adjudicada a sí mismo mediante la Constituyente, que echa a un presidente si lo quiere, y si tiene mayoría, procede.

 

La fórmula va más allá de lo jurídico, opinó, porque no importa que haya o no delito, sino que el Parlamento decide si hay mal desempeño y ejecuta la destitución del presidente, remarcó.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.