E’a ⋅

La elección de Dilma Rousseff en la presidencia seguirá la linea de acrecentar el predomino político, económico y comercial del Brasil sobre el Paraguay y sus demás vecinos de la región.

El Brasil va conviertiendose en un Estado Capitalista fuerte, con enormes recursos naturales, energéticos y económicos. Una construcción en la que los gobiernos de Fernando Enrique Cardozo y “Lula” Da Silva jugaron un papel crucial en los últimos 16 años.Hoy es la octava potencia mundial y proximamente ascenderá al quinto, según las proyecciones.

Desde esta perspectiva, el Estado brasileño desarrolla relaciones asimétricas con los demás países, principalmente con sus vecinos pequeños y fronterizos como Paraguay.

En los últimos años, las exportaciones paraguayas al Brasil llegaban a alrededor de 650 millones de dólares, cerca de una tercera parte de las exportadas a los países del Mercosur y aproximadamente el 17% de las enviadas a todo el mundo. Las exportaciones son, fundamentalmente, granos, materia prima.

Las importaciones paraguayas del Brasil alcnzan un 60% de todas las que importamos de los países del Mercosur y el 25% de lo que importamos de todo el mundo.

Las inversiones directas  brasileñas en el Paraguay son la primera o la segunda, según desde dónde se lo mire. Si tomamos los países del Mercosur, el Brasil es el primer inversor. Estas inversiones ascendieron en el 2008 a 17.463 millones de dólares, mientras que sólo en el primer trimestre de este 2010, la entrada de capitales brasileños al nuestro país ya alcanzaron 12.244 millones de dólares.

Si se toma a todo el mundo como origen de las inversioens en el Paraguay, los EE.UU. son el primer inversor.

Y el predomino brasileño en su relación de socio propietario del Paraguay sobre la represa hidroeléctrica Itaipú es enorme. Si bien formalmente el tratado para la construcción y administración de la Entidad Binacional es en paridad, en la realidad el Brasil se lleva casi toda la energia eléctrica producida por la represa, pagando una suma insignificante por la compra de la energía que le pertenece al Paraguay.

Otro aspecto económico relevante en la relación Brasil- Paraguay es la migración brasileña en este último: se calcula que alrededor de 250 mil brasileños e hijos/jas de estos viven en territorio paraguayo, los que se dedican fundamentalmente a la agricultura empresarial de la soja y a la gaandería. La economía que generan los brasileños en el Paraguay es funcional a la economía brasileña.

 

 

 

http://ea.com.py/relacion-paraguay-brasil-continuara-el-creciente-predomino-economico-y-comercial-del-brasil/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+semanarioea+(E%3Fa)

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

La prensa brasileña destaca elección de "la primera presidenta, obra de Lula"

La prensa brasileña destaca este lunes en sus portadas la elección por primera vez de una mujer como presidenta del país y subraya que el triunfo de Dilma Rousseff en los comicios del domingo es obra de Luiz Inácio Lula da Silva.


"La primera mujer elegida para presidir Brasil" es la frase que más se repite en los titulares de los diarios, que recuerdan que sin el apoyo decidido de Lula la candidatura y la victoria de Rousseff no habrían sido posibles.

Lula impuso a Rousseff en el PT como candidata presidencial y durante la campaña no escatimó esfuerzos para conseguir que su carisma y niveles de aceptación entre la población beneficiaran a su ex ministra de Minas y Energía y de la Presidencia.

"Lula elige a Dilma", titula "O Globo", uno de los diarios más importantes del país que incluye un cuaderno especial en el que se retrata la figura de la presidenta electa y se explica "Cómo Lula construyó a su candidata".

El rotativo también trae en su portada una cartilla recortable con el título "Cosas para reclamarle a Dilma", en la que se incluye un listado de las promesas realizadas por la candidata del PT a lo largo de la campaña.

"Folha de Sao Paulo", otro influyente diario nacional, también destaca el hecho de que Rousseff será la primera mujer que presida el país y presenta una lista de curiosidades sobre la presidenta electa, como su "pasado guerrillero", por su militancia en organizaciones clandestinas a comienzos de los años 70.

El diario paulista también especula sobre la composición del Gobierno que encabezará Rousseff a partir del 1 de enero de 2011 y los nombres que posiblemente figurarán en la nueva cartera de ministros, puesto que el PT encabeza una coalición de 10 partidos cuyo apoyo contribuyó a la victoria.

Con una gran foto de la presidenta electa que ocupa la mitad de la portada, el diario "O Estado de Sao Paulo" anuncia la conquista de Rousseff pero titula: "La victoria de Lula".

Pese al triunfo de la candidata del PT, que consiguió más de 55 millones de votos, los diarios también apuntan que el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) fue el que ganó más gobernaciones, con un total de ocho, entre ellas las de Sao Paulo y Minas Gerais, los mayores colegios electorales del país.

Así, la prensa destaca que el PT y su principal aliado, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), tendrán en la próxima legislatura la mayoría en la Cámara de los Diputados y en el Senado, pero los opositores del PSDB gobernarán estados en los que vive el 53% del electorado nacional.

Los diarios especulan igualmente sobre el futuro político del candidato derrotado, José Serra, de 68 años y miembro del PSDB, que perdió por segunda vez en unas elecciones presidenciales tras fracasar en los comicios de 2002 frente a Lula.

En ese sentido, "Folha de Sao Paulo" anuncia que Serra "se prepara para el exilio de la post-elección" y que será el ex gobernador del estado de Minas Gerais, Aecio Neves, quien tome las riendas del PSDB con vistas a los comicios presidenciales de 2014.

Fecha: 02/11/2010 08:11.


Anónimo

BRASIL OPTA POR LA CONTINUIDAD
Los pronósticos acertaron: la favorita de Lula, Dilma Rousseff, se convertirá en la primera presidenta de Brasil. Los brasileños esperan que continúe la línea de su antecesor en materia de política económica y social.

Los brasileños optaron por la continuidad. Dilma Rousseff, la candidata del Partido de los Trabajadores (PT), obtuvo este domingo el 56 por ciento de los votos válidos, superando ampliamente al candidato conservador José Serra. La hija de un inmigrante búlgaro, que en los años 70 luchó contra la dictadura militar, asumirá en enero de 2011 la presidencia del quinto país más grande el mundo.

Su principal tarea será la de proseguir con la política de crecimiento de su antecesor, que este año posiblemente arroje un crecimiento del PIB de más de un 7 por ciento. Se prevé incluso que en los próximos años Brasil llegue a convertirse en la quita potencia económica mundial.

“Dilma fue elegida claramente como la candidata de la continuidad y ha asumido también el papel de proseguir con la actual política de gobierno”, indica el antiguo director de la Fundación Heinrich Böll (allegada al partido alemán de Los Verdes) en Río de Janeiro, Thomas Fatheuer.

Exitosa política social

También se espera que la nueva presidenta continúe con la política social de Lula, entre cuyos principales elementos se cuenta el programa Bolsa Familiar. Éste otorga un subsidio de hasta 90 euros al mes a cerca de 12 mil familias de escasos recursos.

Programas sociales como ése y la buena situación económica del país abrieron en los últimos años a muchos brasileños una vía para salir de la pobreza. De acuerdo con un estudio de la fundación Getulio Vargas, 29 millones de personas forman ahora parte de una nueva clase media. Para muchos electores, el progreso social fue un factor determinante a la hora de votar, según indican analistas como el politólogo David Fleischer, de la Universidad de Brasilia. “En gran medida votaron por Dilma porque el gobierno de Lula fue exitoso”, afirma, y explica: “Más de 20 millones de personas salieron de la pobreza y esa gente quiere mantener la nueva situación que ha alcanzado”.

Dilma no habría resultado electa sin el respaldo de Lula, que goza de una popularidad de más del 80 por ciento. La nueva presidenta, en cambio, no es demasiado conocida: se sabe que luchó contra la dictadura militar, que estuvo presa y fue torturada. Cuando salió de prisión en 1972, abandonó la lucha armada. Se sabe también que en 2009 tuvo cáncer.

“Lula fue siempre más que el PT”

Dilma Rousseff ingresó al Partido de los Trabajadores en 2001. Por ese entonces era ministra de Energía del Estado de Rio Grande do Sul. La misma cartera ocupó a partir de 2002 en el gabinete de Lula. En 2005 se convirtió en jefa del gabinete.

Su relativamente tardía incorporación al PT, que tiene una fuerte estructura interna, plantea interrogantes acerca del sustento que tendrá en el partido. David Fleischer considera que “no tendrá el mismo poder que Lula para imponer sus ideas dentro del partido. Lula siempre fue más grande que el PT”.

Trabajo no le faltará a la nueva presidenta. Pese a los avances en el plano social, todavía hay muchos brasileños que viven en la pobreza. Otro desafío será el desarrollo de la infraestructura. Para ello, requerirá de todas sus capacidades administrativas.

A diferencia de Lula, sin embargo, Dilma Rousseff no es particularmente carismática. Y eso podría influir también en la imagen de Brasil en el exterior. “Lula no es sólo un político, es una especie de superestrella”, afirma Thomas Fatheuer, destacando su poder de convocatoria y su capacidad de movilizar simpatías y promocionar a Brasil. “Esa no será la fortaleza de Dilma”, opina.

Autor: Alexandre Schossler/ Emilia Rojas
Editora: Claudia Herrera Pahl

Fecha: 02/11/2010 08:14.


Anónimo

EL PT CONTINÚA SU HEGEMONÍA EN EL BRASIL CON LA ELECCIÓN DE DILMA
E’a ⋅

La linea política pragmática, liberal, con un Estado fuerte que interviene en la economía y en los problemas sociales, y que desarrolla una geopolítica de expansión del PT, seguirá firme.

Los casi 56 millones de votos depositados ayer en las elecciones presidenciales del Brasil por la candidata del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, aseguraron a esta agrupación su hegemonia política en el gigante país del sur, que gobierna la adminsitración central del Estado brasileño desde 2002, con la primera elección de Luis Inacio “Lula” Da Silva.

Luego de haber sido derrotado en tres ocasiones en competencias electorales para la presidencia, “Lula” ganó los comicios en el 2002 gracias a una estratetgia de articulación con varios partidos de izquierda, centro y centro derecha y de cambio de discurso, al dejar de lado las “radicales” posiciones de clase que pregonaba el PT. Con su victoria, el PT cambió esencialmente con relación a la imagen que la sociedad y los demás sectores políticos brasileños tenía de él. El viejo discurso marxista petista recibió su certificado de defunción

Durante sus 8 años de gobierno, Lula y el PT desarrollaron tres lineas políticas muy claras: enorme apoyo económico del Estado a las empresas brasileñas, principalmente a las trasnacionales, una fuerte política de asistencia social a los pobres y una ejecución de una articulación política liderada por el PT en el Congreso, en las gobernaciones y los municipios del país.

En política exterior, Lula desarrolló quizas una de las más inteligentes políticas desarrolladas por gobiernos brasileños: trancó, en alianza con Néstor Kirchner, la firma del ALCA entre los países de Latinoamérica y los EE.UU., expandió las empresas trasnacionales brasileñas en toda la región y entró a jugar de igual a igual en política exterior con los Estados Centrales Capitalistas. Brasil es hoy vista como una potencia económica y, muy pronto seguramente, militar en el mundo.

La elección de Dilma Rousseff, apadrinada por la alta popularidad del saliente presidente brasileño, asegura la continuidad de las políticas del PT, una linea pragmática, liberal, con un sentido nacionald de la economía, y un Estado fuerte en la intervención de los asuntos económicos y sociales del país.


RELACIÓN PARAGUAY-BRASIL: CONTINUARÁ EL CRECIENTE PREDOMINO ECONÓMICO Y COMERCIAL BRASILEÑO
E’a ⋅

La elección de Dilma Rousseff en la presidencia seguirá la linea de acrecentar el predomino político, económico y comercial del Brasil sobre el Paraguay y sus demás vecinos de la región.

El Brasil va conviertiendose en un Estado Capitalista fuerte, con enormes recursos naturales, energéticos y económicos. Una construcción en la que los gobiernos de Fernando Enrique Cardozo y “Lula” Da Silva jugaron un papel crucial en los últimos 16 años.Hoy es la octava potencia mundial y proximamente ascenderá al quinto, según las proyecciones.

Desde esta perspectiva, el Estado brasileño desarrolla relaciones asimétricas con los demás países, principalmente con sus vecinos pequeños y fronterizos como Paraguay.

En los últimos años, las exportaciones paraguayas al Brasil llegaban a alrededor de 650 millones de dólares, cerca de una tercera parte de las exportadas a los países del Mercosur y aproximadamente el 17% de las enviadas a todo el mundo. Las exportaciones son, fundamentalmente, granos, materia prima.

Las importaciones paraguayas del Brasil alcnzan un 60% de todas las que importamos de los países del Mercosur y el 25% de lo que importamos de todo el mundo.

Las inversiones directas brasileñas en el Paraguay son la primera o la segunda, según desde dónde se lo mire. Si tomamos los países del Mercosur, el Brasil es el primer inversor. Estas inversiones ascendieron en el 2008 a 17.463 millones de dólares, mientras que sólo en el primer trimestre de este 2010, la entrada de capitales brasileños al nuestro país ya alcanzaron 12.244 millones de dólares.

Si se toma a todo el mundo como origen de las inversioens en el Paraguay, los EE.UU. son el primer inversor.

Y el predomino brasileño en su relación de socio propietario del Paraguay sobre la represa hidroeléctrica Itaipú es enorme. Si bien formalmente el tratado para la construcción y administración de la Entidad Binacional es en paridad, en la realidad el Brasil se lleva casi toda la energia eléctrica producida por la represa, pagando una suma insignificante por la compra de la energía que le pertenece al Paraguay.

Otro aspecto económico relevante en la relación Brasil- Paraguay es la migración brasileña en este último: se calcula que alrededor de 250 mil brasileños e hijos/jas de estos viven en territorio paraguayo, los que se dedican fundamentalmente a la agricultura empresarial de la soja y a la gaandería. La economía que generan los brasileños en el Paraguay es funcional a la economía brasileña.
http://ea.com.py/relacion-paraguay-brasil-continuara-el-creciente-predomino-economico-y-comercial-del-brasil/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+semanarioea+(E%3Fa)

Fecha: 02/11/2010 08:15.


Anónimo

DESAFÍOS PARA LA PRESIDENTA DILMA ROUSSEFF
Leonardo Boff *
Celebramos alegremente la victoria de Dilma Rousseff. Y no dejamos de alegrarnos también por la derrota de José Serra, que no mereció ganar esta elección, dado el nivel indecente de su campaña, aunque los excesos se hayan dado en ambos lados. Los obispos conservadores que, a contravía de la CNBB, se colocaron fuera del juego democrático, y que manipularon la cuestión de la descriminalización del aborto, movilizando incluso al Papa en Roma, así como los pastores evangélicos rabiosamente partidarizados, han quedado desmoralizados.
Post festum, cabe una reflexión distanciada de lo que podrá ser el gobierno de Dilma Rousseff. Nos adherimos a la tesis de aquellos analistas que han visto en el gobierno Lula una transición de paradigma: de un Estado privatizador, inspirado en los dogmas neoliberales, hacia un Estado republicano, que ha puesto lo social en su centro, para atender las demandas de la población más desposeída. Toda transición tiene un lado de continuidad y otro de ruptura. La continuidad ha sido el mantenimiento del proyecto macro-económico, para servir de base a la estabilidad política y exorcizar los fantasmas del sistema. Y la ruptura ha sido la inauguración de sustantivas políticas sociales destinadas a la integración de millones de brasileños pobres, bien representadas por la «Bolsa Familia», entre otras. No se puede negar que, en parte, esta transición se ha dado, pues, efectivamente, Lula ha incorporado socialmente una franja entera de la población a una situación de decencia. Pero, desde el comienzo, los analistas apuntaban el desequilibrio entre el proyecto económico y el proyecto social. Mientras aquél recibe del Estado algunos miles de millones de reales por año, en forma de intereses, éste, el social, tiene que contentarse con mucho menos.

No obstante esta disparidad, el foso entre ricos y pobres ha disminuido, lo que le ha granjeado a Lula una extraordinaria aceptación.
Ahora se plantea la cuestión: ¿profundizará la Presidenta la transición, desplazando el acento en favor de lo social, donde están las mayorías, o mantendrá el desequilibrio en favor de lo económico, de tipo monetarista, con las contradicciones denunciadas por los movimientos sociales y por lo mejor de la inteligencia brasileña?
* Teólogo, filósofo e escritor

Fecha: 02/11/2010 08:16.


Anónimo

VICTORIA DE ROUSSEFF EN BRASIL REFORZARÁ ESTABILIDAD REGIONAL
Edgardo Loguercio (XINHUA)
La elección de la candidata oficialista Dilma Rousseff como sucesora de Luiz Inácio Lula da Silva en la presidencia de Brasil debe reforzar la estabilidad en América del Sur y mantener la buena relación con Estados Unidos, a pesar de las divergencias entre los dos países en varios temas de la agenda mundial.

La política exterior brasileña no debe sufrir grandes modificaciones con el nuevo gobierno, y ratificará la prioridad dada a los vínculos con sus vecinos de América del Sur, dijo el secretario de Relaciones Internacionales del Partido de los Trabajadores (PT), Valter Pomar, en vísperas de la elección.

"La política externa del gobierno Dilma será orientada por los mismos principios de la política externa del gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva. En la práctica, significa que una de las prioridades será la integración latinoamericana, en particular de América del Sur", dijo Pomar.

Para el PT, el protagonismo global de Brasil está fuertemente vinculado a su actuación regional y la integración con sus vecinos es al mismo tiempo importante para el éxito del proyecto petista en el ámbito nacional, considerando que, en el actual escenario de inestabilidad mundial, los bloques regionales son esenciales.

"El éxito en la lucha contra la injerencia externa y la constitución de un bloque fuertemente activo en el escenario internacional depende, en el límite, de una política sustentable y continuada de reducción de las desigualdades y asimetrías regionales", señala el documento de referencia sobre política internacional del PT.

Por esa razón, Brasil debe invertir en el desarrollo de sus vecinos más pobres, tomando en cuenta que detenta casi mitad del territorio, la población y el Producto Interno Bruto (PIB) de América del Sur.

Bajo ese prisma deben ser entendidas las negociaciones hechas con Bolivia por el gas y con Paraguay por la energía eléctrica de la planta de Itaipú, así como la disposición para negociar del gobierno brasileño con Argentina y Venezuela, entre otros.

"Brasil hizo una opción clara. No quiere ser un país próspero en medio a un conjunto de países pobres y desesperanzados en cuanto a su futuro. Altivez no es compatible con la solidaridad. Y la solidaridad también sirve al interés nacional", afirmó en un artículo sobre la política exterior el coordinador de la campaña de Rousseff, Marco Aurelio García.

La importancia dada a los países vecinos puede resultar incluso en la actuación de Lula da Silva en los asuntos regionales, ya que el presidente anticipó que ayudar a América Latina y Africa están entre sus prioridades para después de entregar el poder.

Un punto importante que estará en la agenda en el futuro próximo es la posible conclusión del proceso de adhesión como miembro pleno de Venezuela al Mercado Común del Sur (Mercosur), que sólo depende de la aprobación del Congreso paraguayo.

Si ese proceso se completa, se reforzará el papel conciliador de Brasil con relación al gobierno de Hugo Chávez, quien expresó públicamente su preferencia por la victoria de Rousseff por "continuar en la misma senda de la unidad suramericana y la liberación de nuestro pueblo".

La relación con Estados Unidos, por otra parte, debe continuar en los moldes actuales, de una alianza estratégica en que el país sudamericano se reserva autonomía decisoria.

"La relación de Brasil con Estados Unidos está definida por el principio de convivencia respetuosa, sin subordinación de ningún tipo", explicó Pomar.

En el último período, los dos países presentaron divergencias en temas importantes, como la crisis desatada por el golpe de Estado en Honduras, el acuerdos militar estadounidense con Colombia para el establecimiento de tropas en este país, los pedidos brasileños para Washington levante el embargo a Cuba, y especialmente la posición de Brasil frente a Irán.

Por iniciativa de Lula da Silva, un acuerdo fue firmado en Teherán en abril, con la participación de Turquía, para buscar una solución negociada a la polémica del programa nuclear iraní, pero la propuesta fue abortada por la aprobación en el Consejo de Seguridad de sanciones contra Irán a instancias de Estados Unidos.

En materia comercial también surgieron recientemente tensiones por los subsidios estadounidenses al algodón, que podrían haber resultado en represalias económicas por parte de Brasil, superadas tras un acuerdo provisional, así como por las altas tasas aplicadas por Washington a la importación de etanol brasileño.

A pesar de esas diferencias, el gigante sudamericano continúa siendo un aliado fundamental en la región para los Estados Unidos, que reconoce su papel estabilizador en un continente donde no faltan críticos al vecino del norte.

Fecha: 02/11/2010 08:16.


Añadir un comentario



No será mostrado.