PREPOTENCIA

Publicado: 03/11/2010 06:18 por jotaefeb en POLÍTICA: tapa lo urgente e importante

Andrés Granje

Que actitud mas miserable la del abogado y amigo personal del Presidente de la República Marcos Fariña, el mismo formó parte de una turba que atacó un destacamento de la Policía Caminera, de Mbocayaty, en el departamento del Guaira, cuyos efectivos  horas antes, habían demorado un vehículo que circulaba por la zona en contravención a las leyes de transito, se habla incluso que con anterioridad la turba integrada por simpatizantes del Partido Colorado, atacó el lugar y que luego de la intervención del abogado Fariña, que aspira ser Fiscal General del Estado, se presentó a competir por el cargo, cuatro  personas desconocidas atacaron  y destruyeron con palos el vehículo  particular del inspector interviniente Daniel Giménez, en una vandalismo inconcebible.

El abogado Fariña consultado por la prensa, señaló que estuvo en el local y que participó de los incidentes, en su descargo manifestó que salió en defensa de una mujer embarazada que fue violentada y agredida por el autoritarismo de los inspectores intervinientes, sin embargo toda la denuncia de Fariña fue hecha una vez que se conoció los excesos cometidos por el grupo que integraba el abogado. Inclusive los  datos sobre corrupción en el  puesto caminero, que proporcionó este personaje, tiene poco valor ahora, pues fue realizado mas como justificativo a una acción reprobable, antes que,  como denuncia concreta de irregularidades cometidas en el lugar.

Podemos presumir que si el incidente no hubiera sucedido jamás este rábula, hubiera realizado la denuncia de las irregularidades, como recaudaciones paralelas por multa y otras delicadezas, que señaló, demuestra la poca conciencia ciudadana de un individuo que, se supone, por sus estudios terciarios concluidos y por la profesión escogida debiera ser un celoso defensor del derecho y los procedimientos legales, mucho menos, recurrir, como lo hizo, a la violencia para zanjar cualquier situación conflictiva haciendo gala primero de una matonería ramplona e ignorante, luego  de un abuso de autoridad, insultando a funcionarios publicos, invocando el nombre del Presidente, en una acción que muestra cobardía y prepotencia sin par.

Por último si en estos incidentes menores, impúdicamente recurre a nombrar al Presidente de la República, según  afirmó el Inspector Giménez,  en lo que puede catalogarse cómo, tráfico de influencia, ¿que no hará en casos mas complicados o que pueda dejar mayores beneficios profesionales y económicos?. Estas son las pruebas que indican como el autoritarismo, el amiguismo y el mbarete, están aun presentes en los actos de la administración publica y se evidencia en gestos nimios, los que la practican son muy cercanos a los que nos prometieron que serían diferentes y lo peor es que los gérmenes de estos males están incubados en la mente y repercuten en las acciones de personas jóvenes generacionalmente como el abogado Marcos Fariña, debe ser aparte de la pena lógica, una preocupación para la sociedad.

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.