20101114192423-corin2-1-.jpg


Sócrates y los jugadores del Corinthians desafiaban a la dictadura brasileña alentando a miles de hinchas  a animarse a vivir en democracia. 

Un ejemplo de dignidad toma estas páginas para anotar un gol desde la utopía que supo gambetear las garras de la opresión. La Democracia Corinthiana.

Transcurría el año 1981 y al igual que en el resto de Sudamérica, Brasil veía que su poder político estaba en manos de un régimen militar. Este gobierno se había instalado desde el año 1964 luego de derrocar al presidente Joao Golart, quien había llevado adelante medidas que beneficiaban al pueblo. Para este propósito los militares contaron con la invaluable ayuda de, cuando no, Estados Unidos.

El campeonato nacional brasilerao del año 81 sería utilizado por El Gobierno de Facto como un  dulce para saciar las ansias de libertad que comenzaban a crecer en gran parte de la población y que se acentuaban más aún a raíz de la crisis económica que azotaba al país. El campeonato contaba con 94 equipos. Entre estos habían jugadores de los equipos de los estados más pequeños que se alimentaban sólo a arroz y salían a la cancha con graves cuadros de disentería.

Equipos del Corinthians en diferentes años

En el ámbito deportivo, el Corinthians, equipo paulista conocido como O Timao, fundado el 1 de setiembre de 1910 y segundo equipo más popular de Brasil (después de Flamengo) con un aproximado de 25.000.000 de hinchas, estaba en crisis económica y deportiva: números rojos y eliminación del torneo paulista que terminó por ganar Sao Paulo. El club  instaura un método de asamblea interna permanente para conseguir un sistema de juego que los llevara al campeonato, luego de veinte años sin conseguir el título. Así mismo, todas las decisiones importantes del club se decidían colectivamente, y todos tenían derecho al voto.

Esta experiencia fue  conocida como Democracia Corinthiana, donde el director técnico, Atilson Monteiro Alves, un ex militante universitario y sociólogo era una especie de secretario de la puesta en marcha del debate colectivo promovido por Sócrates y las demás figuras del club, que se regía al estilo de una cooperativa. Otro de los jugadores destacados fue Wladimir, por entonces abanderado del Sindicato de Jugadores Paulistas y, aún hoy, militante de izquierda.

 

 

Afiche Corinthiano

Contragolpe a la dictadura

 

Esta novedad hizo mella en los pobladores paulistas y, forzados, en 1982 los militares debieron conceder elecciones para elegir Gobernador del Estado de San Pablo para el 15 de noviembre. Los jugadores del Timao (en gran parte impulsores de esta movida), salieron a la cancha con la inscripción “Día 15, vote”. El pueblo brasileño comenzó entonces a exigir elecciones directas, para que el Presidente sea elegido por ellos y no por un Parlamento.

La campaña se llamó “Direitas ja (Directas ya)”. Tuvo un vehículo formidable en los jugadores del Corinthians que exhibían sus símbolo amarillo en sus vinchas y hasta en sus botines, como hacían, entre otros, Sócrates, Vladimir y Walter Casagrande. Las camisetas del Timao comenzaron a lucir desde entonces el nombre con el que el mundo pasó a recordar esa experiencia: Democracia Corinthiana. “Lademocracia corinthiana estaba revolucionando el modo de gobernar a los clubes, y además era combustible para las masas que peleaban por derrumbar a la dictadura”, declaró Juca Kfouri, director de la revista deportiva Placar en ésa época, publicación que apoyó las propuestas del Corinthians.

Todos los sectores progresistas de Brasil adhirieron sus fuerzas en pos de este fin, y con el tiempo cada partido del Corinthians se parecía más a un “congreso de intelectuales”.  El día de la final del Campeonato Paulista de 1983 el Estadio Pacaembú explotaba, los jugadores blancos estaban nerviosos, sentían que una derrota suya podría ser tomada como una derrota del reclamo por la democracia. Resolvieron pues su angustia saliendo a la cancha con una enorme bandera que decía “Ganar o perder, pero siempre con democracia”. No hizo falta excusarse demasiado, el Corinthians fue Campeón. Ganó 1 a 0 con gol de Sócrates, quien luego fue transferido a Italia.

Voces de libertad y de coraje

“La verdad es que, en todo lo que se hace con conciencia y dedicación, se obtiene realización personal. No era por el dinero. Nosotros jugábamos con mucho placer, sobretodo porque sabíamos que estábamos contribuyendo de alguna forma, para la redemocratización del país”, contó alguna vez Wladimir, hablando de la democracia Corinthiana. “La democracia me hace aprender a respetar la diferencia sin jamás aceptar las desigualdades”.explicó también su compañero Biro-Biro, “Todos nos convertimos en ídolos de políticos, artistas e intelectuales; recibíamos cartas de apoyo venidas del mundo entero y eso hizo que comencemos a tener mas lectura sobre la realidad social y política del país; hablamos mucho, hasta en intervalos de los entrenamientos”  contó Casagrande.

En una entrevista que el periodista Andrés Bellos le hizo a Sócrates, éste recuerda: “Nosotros decidíamos todo por consenso. Eran cosas simples como, ¿a qué hora vamos a comer? Nosotros sugeríamos, digamos, tres opciones y votábamos. La decisión de la mayoría se aceptaba”.

En su libro escrito con el periodista Ricardo Gozzi, “Democracia Corinthiana: A Utopia em Jogo”, Sócrates dijo lo siguiente:  “Conseguimos probarle al público que cualquier sociedad puede y debe ser igualitaria. Que podemos desprendernos de nuestros poderes y privilegios en procura del bien común. Que debemos estimular que todos se cohesionen y que puedan participar activamente de los designios de sus vidas. Que la opresión no es imbatible. Que la unión es fundamental para superar los obstáculos difíciles. Que una comunidad solo puede fructificar si respeta la voluntad de la mayoría de sus integrantes. Que es posible darse las manos”.

http://ea.com.py/democracia-corinthiana-o-como-hacer-politica-jugando-futbol/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+semanarioea+(E%3Fa)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.