20101115140623-20061122-corrupcion1-1-.jpg

 

  • Andrés Granje.

Hermes López Turlan, es una figura relativamente joven dentro del Partido Colorado, representa a una nueva hornada de dirigentes, tuvo militancia  en los feudos universitarios, llegó a ser Presidente del Centro de Estudiantes en la Facultad de Derecho de la Nacional, para estos comicios municipales se preparó para ser uno de los precandidatos en su Partido, lanzó el globo sonda, pero finalmente declinó su postulación ante al escaza aceptación del electorado y el nulo apoyo económico que recibiría de los expectables que bancan estas campañas, a cambio y como una prueba de buena voluntad por su paso al costado le consiguieron un cargo administrativo en la actual administración, lo que se pensaba iba a tener continuidad en el tiempo, ya que todo forma parte de un mismo paquete y el objetivo era uno solo asegurar el cargo de intendente para Arnaldo Samaniego.

 

El cargo de Administrador del Mercado Cuatro, el mas emblemático centro comercial  municipal del país, no es de lo mas relevante dentro de la estructura municipal, pero es una excelente plataforma para hacer un buen trabajo, proyectarse en las estructuras y forjarse de buenos  antecedentes de cara al futuro político.

 

Pero es aquí donde López Turlan defecciona de una manera radical, entró en la misma argolla deplorable de la corrupción, al exigir una coima a una propietaria de una casilla en el Mercado a su cargo, bajo la figura del chantaje, la mujer hizo la denuncia, el fiscal Eduardo Cazenave, montó un operativo con cámara oculta y documentaron fehacientemente el chantaje y el pago primeramente de la primera entrega de 10 millones de guaraníes y luego una segunda de 5 millones, cuando procedieron a la detención y a la comprobación del delito, el dinero entregado y fotocopiado antes, fue hallado en poder del Director del Centro de Abastecimiento.

 

Es una pena y nos duele cuando se descubren estos hechos, pues seguramente pecamos de ingenuos, pero siempre cuando vemos asomar gente joven en la administración pública en cargos de relevancia, nos inunda una luz de esperanza, tenemos la convicción que a partir de ese acontecimiento, pueda cambiar algo en el manejo de estas instituciones, que la juventud aportará idealismo y patriotismo a la gestión publica, tenemos siempre la peregrina convicción que puedan ser personas no contaminadas por el vicio de la corrupción y la felonía.

 

Lamentablemente estos hechos nos golpean y nos enfrentan con dureza a la triste realidad, finalmente gran parte de nuestros jóvenes, principalmente los que incursionan en política como López Turlan, tienen el germen de la corrupción enquistados en el alma y el cerebro y que servir con patriotismo a la sociedad desde sus cargos de funcionarios no figuran entre sus prioridades, es muy probable que López Turlan, pueda sortear las querellas judiciales que tendrán, después de todo es abogado y conoce como se maneja el mundillo criollo de la justicia, que tecla tocar y a que amigo o padrino recurrir para zafar, pero la decepción que genera en su partido y en la opinión publica en general es algo difícil de reparar o recuperar, finalmente se trata solamente de otro corrupto mas.

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.