La “Honorable Cámara de Diputados” dispuso un auto aumento de alrededor del 30% en las dietas de esa cámara con lo que cada diputado ganará a partir de enero del 2011, 35.800.000 guaraníes. Es el momento de inaugurar la figura del Referéndum para hacer una consulta popular en torno a lo que a todas luces constituye un abuso.

Nada aumentó 30% este año. Es cierto, no podemos decir que estamos ante un proceso de enriquecimiento ilícito de los parlamentarios porque la perversión radica en que el ajuste de sus dietas de un modo tan escandaloso, lo hacen legalmente.

Sin embargo, hay una indiscutible prostitución del sistema cuando un juez falla a su favor porque la Ley le autoriza y la Ley ha sido promulgada por el mismo juez.

 

Esto es el colmo. No es democrático. Lo democrático sería que la decisión sea endosada, revalidada, aceptada por la ciudadanía y el instrumento que puede lograr ese endoso legitimador de la decisión de los honorables, es un Referéndum.

El gobierno de Fernando Lugo nos debe esa porción de cambio que implica la participación ciudadana en la toma de decisiones y particularmente tenemos la intención de que esa oportunidad nos sea dada para que los propios parlamentarios puedan sentirse legitimados en sus decisiones.

No vale la pena en extendernos en argumentaciones sobre la necesidad de que el contribuyente se pronuncie.

Es tiempo de darle al proceso democrático paraguayo una nueva dimensión.

Que así sea.

Máxime teniendo en cuenta que el sistema condena a los Policías a prostituir su gestión con sueldos de hambre que están alrededor del millón de guaraníes mensuales y para más se les obliga a comprar sus armas, su uniforme con lo cual terminan ganando menos aún.

 

Publicado por el ciudadano Carloncho

http://rescatar.blogspot.com/

 

 

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

EL COLMO: LOS CIUDADANOS TENEMOS QUE CUIDARNOS DE NUESTROS PRIVILEGIADOS PARLAMENTARIOS
Salarios descomunales, liberaciones impositivas, gastos reservados que nadie sabe en que se invierten, fueros con los que más bien se protegen de ser investigados por chanchullos, litros y litros de combustibles y para completar el menú de reyes que se autoasignan, jubilaciones de privilegio. Con sólo 5 años aportan un pequeño porcentaje para que luego vivan hasta el final de sus días con millonarios subsidios pagados por todos los ciudadanos.

Son los parlamentarios paraguayos. Nos dicen que porque los elegimos para defender nuestros derechos (yo no estoy en condiciones de sustentar algo tan espectacular. No puedo asegurar que siempre estén defendiendo nuestros derechos) ellos se convierten en privilegiados porque simpelemente tienen el poder de ponerle la firma a injustificados presuntos resarcimientos.
Es una interpretación ventajista y acomodaticia de lo que en realidad es una responsabilidad y una carga que efectivamente merece ciertas consideraciones pero no esa escandalosa y ofensiva colección de regalos que se autoentregan a costillas de la ciudadanía.
Hoy se publicó que tras sólo 5 años de aporte, un legislador se jubila con 4.500.000 guaraníes mensuales, mientras que un hijo de vecino que trabaja en el sector privado, lo debe hacer durante 25 años para obtener una jubilación generalmente miserable y un funcionario público debe aportar durante 20 años.
Todos los días personas que trabajaron durante toda su vida deben formar largas colas ante las ventanillas a fin de que le reconozcan sus derechos mientras los parlamentarios olvidándose de esa gente que les paga el salario, prevé con lujo de detalles las prerrogativas dispendiosas para un ilegítimo disfrute que ofende la decencia.
Con estas actitudes soliviantan los ánimos más calmos y prudentes porque finalmente nos plantean la existencia de ciudadanos de primera clase que son ellos y el resto que vive de sus propios esfuerzos.

AGREGADO
Abogado laboralista dice que jubilación de
privilegio de los parlamentarios es inconstitucional
Léa el artículo publicado por UHora

Publicado por el ciudadano Carloncho

Fecha: 18/11/2010 05:05.


Añadir un comentario



No será mostrado.