SOBRE LA SEGURIDAD

Publicado: 21/11/2010 07:45 por jotaefeb en PAÍS: lo que nos quebranta

 

Ante la ola de asaltos que ha sufrido la ciudadanía en estos últimos días, quisiera hacer algunos comentarios sobre el tema de seguridad.

Seguridad versus comodidad. No se puede tener seguridad si no se hacen ciertos pequeños sacrificios a la comodidad. Efectivamente las medidas de seguridad imponen ciertos procedimientos que resultan en controles y restricciones tanto para los componentes de una empresa, como para sus clientes. Incomodidades que son vistas como que “molestarán al cliente” o provocarán quejas de los empleados. Pensando con realismo estas pequeñas incomodidades son infinitamente menores que las que produce  un siniestro, tanto durante el siniestro mismo como por sus secuelas posteriores. Es por eso importante concienciar tanto a empleados como a clientes del motivo de tales medidas. En un tiempo me tocó asesorar a un banco internacional, que ya no está en Paraguay, donde tanto sus empleados como clientes veían las medidas de seguridad como incómodas y antipáticas. Lo primero que hice fue dar una serie de conferencias a empleados y clientes habituales para explicarles el motivo de las mismas.

 

Después de eso se tuvo las plena colaboración de empleados y clientes, y desde luego, ningún siniestro.

 

Seguridad versus Economía. Decía Jhon Ruskin, filósofo inglés “Es contra la ley de los negocios pretender mucho dando poco. Normalmente el artículo adquirido no llena las expectativas y así se pierde todo, el dinero y el artículo”. Debe entenderse que la inversión en seguridad debe ser proporcional al riesgo y al valor de lo protegido. “No pretender obtener mucho por poco”.

 

Seguridad versus optimismo. En seguridad es saludable ser pesimista (esperar lo mejor pero prepararse para lo peor; la seguridad se planea en base a la peor hipótesis). Preguntarse “¿Puedo ser víctima de un siniestro?” La respuesta sensata y realista es sí . Y a continuación viene otra pregunta capital “¿qué oportunidades estoy dando?”. Al responder correctamente esta pregunta (que debe ser repetida periódicamente) se ha iniciado un planeamiento inteligente de seguridad.

 

Veamos ahora algunas facilidades que se dan a los delincuentes:

 

Todas las empresas que se respeten tienen su CCTV, pero nadie mira los monitores respectivos. He visto casos en que la sala de atención al cliente tiene cámaras en cada rincón, y también un guardia de seguridad, o dos. ¿No es más productivo poner a ese guardia en una sala de monitoreo segura desde donde a cubierto de cualquier asalto pueda ver lo que ocurre en la instalación y dar la alarma en tiempo oportuno? Debería tener también una cámara en la Tesorería y un dispositivo que le permita bloquear la caja fuerte en caso de alarma. En las  condiciones actuales el gasto en CCTV es muy poco productivo. Además de eso ¿Se ha pensado alguna vez qué sucedería si se produce un intercambio de disparos entre el guardia y los delincuentes?

 

Cajas fuertes: Las cajas fuertes están normalmente  ubicadas en una habitación común y corriente, cuyas puertas y cerraduras son endebles. El delincuente que siempre está bien informado va directamente a donde está aquella, es decir a la Tesorería. Mi recomendación es que esta dependencia tenga una puerta blindada, y ninguna abertura más, su propio baño y pasa bultos que permitan la entrega de valores y documentos sin abrir la puerta. La Tesorería debe ser zona de exclusión, es decir que nadie más que su personal puede entrar en la misma.

 

Ensayos o Zafarranchos de combate: Se deben programar ejercicios de reacción en caso de asaltos en los que participen empleados y guardias, se puede invitar también a clientes habituales a participar de tales ensayos (fuera de las horas de atención al cliente, desde luego). También las empresas de seguridad que cubren estos locales de alto riesgo (financieras, casas de Cambio, Cooperativas, Bancos, etc.) deben coordinar los citados ejercicios con la Policía del área a fin de conocer los tiempos de reacción, los puntos de bloqueo, etc. 

 

En mi experiencia en temas de seguridad, cuando proponía a algún cliente estas inversiones, insignificantes, en comparación con las probables pérdidas, estos me contestaban, “Pero el seguro cubre todo esto”. Yo les pregunto: “El seguro resucita muertos? ¿trata el trauma post siniestro? ¿ devuelve la confianza de los clientes? ¿Castiga o desalienta  a los delincuentes?

 

Finalmente, a las empresas que manejan grandes sumas de dinero, recuerden al filósofo ingles Ruskin en materia de inversiones de seguridad.

 

NORMAN E STARK C

Cnel. R. CIC 121706

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.