Los halcones de Washington pueden disponer a su arbitrio de los datos de absolutamente todos los paraguayos.

El Gran Hermano, metáfora orwelliana inmortalizada para hacer referencia al Estado policial omnipresente, que todo lo vigila, todo lo ve, todo lo escucha. Se lo utiliza fundamentalmente con el fin de calificar a las dictaduras de corte comunista que no aceptan la existencia de la “prensa libre”. El Ingsoc, como símbolo de los partidos estalinistas, detentaría el monopolio de estas prácticas de espionaje. En la cúspide de lo impoluto, con un aura cuasicelestial, las “democracias liberales”. Respeto irrestricto a las libertades individuales, nula intervención del Estado en nuestras vidas.

 

La retórica liberal, en cambio, ha venido a ser duramente cuestionada por los hechos. Wikileaks, famoso ya por haber difundido datos sobre los crímenes de guerra que viene perpetrando EE.UU. en la guerra de Irak y Afganistán en sus ataques de terrorismo legalizado, dio a conocer información confidencial filtrada que da cuenta de las actividades de espionaje que fueron ordenadas desde EE.UU. a sus embajadas de varios países del mundo. A la de Asunción, en particular, se le dieron directivas precisas sobre el arrimo de información con respecto a los candidatos a la presidencia en las últimas elecciones generales de abril de 2008.

 

“Un despacho nombra a la entonces ministra de Educación, Blanca Ovelar, al ex vicepresidente Luis Alberto Castiglioni, al ex general Lino Oviedo y a Fernando Lugo, actual presidente. Recaba de los cuatro datos biométricos, huellas dactilares, fotografías, escáneres del iris, DNA ‘y otras singularidades’’’, reporta el diario El País de España. Ojos, estatura, antecedentes de corrupción, estado de salud, todo, sin dejar escapar minucia alguna.

 

El generalísimo Oviedo no se mostró muy molesto. El otrora símbolo “de la lucha intiimperialista” justificó la reponsabilidad que le toca a EE.UU. como potencia de velar por la seguridad del mundo, en especial de los tercermundistas que somos incapaces de cuidarnos por cuenta propia.

 

Esto nos recuerda a épocas que muchos considerábamos superadas cuando desde el Departamento de Estado informaban minuciosamente sobre los movimientos de su aliado y fiel soldado de Washington en su cruzada contra la “subversión”, Alfredo Stroessner. De lo que hacía este quedaba registrado hasta lo más mínimo. Que en una reunión en una estancia ensayaron partidas de ajedrez, que jugaron tiro al blanco con botellas y que luego pasaron a divertirse contando chistes verdes. Toda esta información puede ser cotejada en el libro “EE.UU. y el régimen militar paraguayo 1954-1959” de Aníbal Miranda.

 

Los que no podíamos evitar proferir algún gesto de fastidio al escuchar las trilladas arengas contra “el imperialismo yanqui y sus planes desestabilizadores en la región” corroboramos, finalmente, que no se trata de cosas del pasado, ya que podemos observar que la política exterior de los EE.UU. no se ha apeado de las viejas prácticas de la Guerra Fría. Esto valida en gran manera las sospechas sobre la activa participación de Washington en las intentonas golpistas y desestabilizadoras que tuvieron su foco en Venezuela, Bolivia y Ecuador.

 

En el caso de Paraguay cabe sostener que los recelos que abrigó el ex ministro de Defensa Luis Barreiro Spaini sobre la reunión de la embajadora de EE.UU. Liliana Ayalde con fuerzas políticas de la oposición, entre ellas el vicepresidente Federico Franco, en la que se habló de la posibilidad de un juicio político, no resultaron para nada infundados. La misiva que le valió el puesto por la presión de la prensa y los parlamentarios, que en bloque se encolumnaron a la posición de esta, no constituyó simplemente un acto irrespetuoso de las instancias diplomáticas. En efecto, albergar una reunión con espíritu destitucionista en la embajada de un país con abultada trayectoria en el ramo tampoco muestra mucho apego a los canales de relacionamiento institucional. Había que ponerle freno al intervensionismo del Norte. Bareiro Spaini cayó en el intento.

 

La información filtrada también da cuenta del seguimiento a la presidenta argentina, Cristina Fernández, entre otras cosas sobre el estado de su salud mental. Según reporta el diario Página 12, el Gobierno tomó con cierta sorna la noticia. Un diplomático innominado comentó que en EE.UU. le hicieron una pregunta parecida sobre Hugo Chávez. “A usted le parece que está bien de la cabeza”, sondeó un mister. A lo que el interrogado respondió. “En nuestro país pensamos que no está bien de la cabeza un presidente que bombardea países sin motivo”. Eran los tiempos de George Bush. Muchos tenemos, en contrapartida, una apreciación cualitativamente distinta sobre Obama.

 

Así también se inquiere sobre la construcción de mezquitas en la zona de la Triple Frontera, actividades terroristas, posible financiamiento a Hamás, Hezbolá y Al Qaeda y, lo más importante, la existencia de yacimientos hidrocarburíferos en el Chaco. Invariablemente aparecen relacionadas estas cuestiones: “terroristas árabes y petróleo”, la coartada perfecta para la guerra. Bajo la celada de investigar sobre actividades terroristas y brindar asistencia sanitaria a los pobres, misiones militares norteamericanas en nuestro país estarían realizando estudios de campo sobre recursos clave como el petróleo y el agua. Si los organismos de relaciones exteriores norteamericanos están sacando provecho de ese estatus abusando de los privilegios y la inmunidad que les confiere tal condición, no existen razones objetivas para proceder de distinto modo a como lo hicieron ellos mismos con los cinco cubanos presos acusados de espionaje, con el agravante de que se trata de misiones diplomáticas oficiales y acreditadas. Las evidencias son serias y formalmente el gobierno debe aclarar los hechos a los países afectados por estas actividades ilegales.

 

Hasta ahora, en cambio, los referentes del ejecutivo norteamericano han preferido echarle la culpa a los que difundieron tales noticias y no precisamente a quienes protagonizaron tales delitos, en teoría inaceptables en un país que se precia de ser en un Estado de derecho y una de las democracias más avanzadas. Esto amenaza con convertirse en un Water Gate que puede hacer tambalear a la administración de Obama, aunque difícilmente pueda llegar al extremo de llevarlo a la dimisión. Tampoco es responsabilidad exclusiva suya, puesto que esto es un legado del periodo republicano y los actuales funcionarios involucrados, como Hillary Clinton, pertenecen al viejo establishment que lo precede.

 

La secretaria de Estado condenó la publicación, a la que calificó de acción criminal, acusación que no hizo extensiva a los hechos informados. Página 12 cita las declaraciones de varios funcionarios. “Peter King, integrante del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, le reclamó al fiscal general que sume a Wikileaks a la lista de organizaciones terroristas. El fiscal general de los Estados Unidos, Eric Holder, advirtió que se había iniciado una pesquisa criminal por la fuga de información sensible”. Los republicanos piden la clausura del sitio de internet. La Casa Blanca imputa a la publicación el delito de poner en riesgo la causa de la democracia y los derechos humanos (?). Los periodistas de Wikilieaks están siendo indagados por la CIA. El portal de fugas está al borde de la clausura. Aunque no se llegue a concretar, la sola amenaza constituye una afrenta a las garantías constitucionales de ejercer el derecho a la comunicación. Delito sería ocultar los abusos que está cometiendo la máxima potencia militar y económica en su arrebato mesiánico por convertirse en policía del mundo. Esta es la libertad de prensa que tiene para ofrecernos la burocracia del capital.

 

Recordemos, finalmente, que los equipos del Departamento de Identificaciones de la Policía Nacional fueron “donados” por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), fachada democrática de la CIA, según denuncias que realizara Marcial Riquelme, fallecido investigador de los archivos desclasificados sobre la dictadura, en un encuentro con estudiantes de la Facultad de Filosofía. Los halcones de Washington pueden disponer a su arbitrio de los datos de absolutamente todos los paraguayos. Mientras tanto, tomo mis precauciones ante las telepantallas que acechan. Ten cuidado. El Gran Hermano nos vigila.

 

http://ea.com.py/the-big-brother/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+semanarioea+(E%3Fa)

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

REVELACIONES DE WIKILEAKS
CUBA Y VENEZUELA: “EL EJE DE LA MALICIA”
Tras “el eje del Mal” de George Bush, expresión para calificar a Irak-Irán y Corea del Norte, llega “el eje de la malicia”. De esta manera califica el embajador estadounidense en Caracas en un informe de enero de 2006 la alianza entre Hugo Chávez y Fidel Castro. Los telegramas divulgados por el sitio de Internet también revelan la inquietud de Estados Unidos por el rol militar de los cubanos en Venezuela.

En un informe de 2006, los estadounidenses informan sobre la existencia de un tránsito diario entre Cuba y Venezuela. Alrededor de 350 personas viajan en vuelos comerciales o militares por día sin pararse en la aduana de policía de fronteras.

Según el diario Le Monde, uno de los medios elegidos por WikiLeaks para filtrar los 250.000 documentos de la diplomacia estadounidense, aunque no está muy claro el rol militar de los cubanos, existen agentes que ocupan lugares antes ocupados por europeos o de otros países latinoamericanos.

“Los servicios secretos venezolanos figuran entre los más hostiles en la región a los Estados Unidos, pero carecen de profesionalismo, algo que les pueden aportar los servicios cubanos”, dice el documento que señala que los agentes reciben “adoctrinamiento político e instrucción operacional”, tanto en Cuba como en Venezuela.

Los agentes de inteligencia cubanos: línea directa con Chávez

“Los agentes cubanos de inteligencia tienen un acceso directo a Chávez y le proporcionan a menudo informes sin pasar por sus homólogos venezolanos”, señala uno de los documentos. Imposible, según la Embajada estadounidense en Caracas, de establecer el número exacto de agentes y los ministerios en los que trabajan, aunque destacan sobre todo el de Agricultura.

A Hugo Chávez lo califican de “imprevisible” y se preocupan por sus reacciones si Fidel Castro llegara a desaparecer. Cierto es que el mandatario es un “maestro táctico, opina el Embajador estadounidense, pero “es peor para gestionar las crisis”, dice en el informe que añade que el líder cubano es un “hábil manager de crisis”.

Los estadounidenses atribuyen a Castro, a quién consideran mentor de Chávez, los programas sociales en Venezuela, unas “misiones” para hacer subir la popularidad del presidente venezolano. Sobre todo hablan de “Barrio Adentro”, programa al que dedican varios informes y cuya calificación es severa: cuesta demasiado dinero, es ineficaz y no representa ninguna solución a largo plazo, dicen.

Los médicos cubanos: candidatos a la emigración

Además en un informe de 2009, afirman que según las confidencias de los doctores cubanos que trabajan en Venezuela, éstos son estrechamente vigilados por sus superiores, sus pasaportes son confiscados y sólo perciben una parte de su salario, el resto se queda bloqueado en Cuba como medida de seguridad, para que no les tiente la idea de no volver a la isla cuando se acabe el programa, al cabo de dos o tres años.

La deserción de los médicos cubanos en territorio venezolano es una realidad, según Estados Unidos que afirma en un mensaje de abril de 2010 que hay 739 candidatos a emigrar a Estados Unidos entre el personal de “Barrio Adentro”. Muchos, según este documento, han tenido que sobornar a la policía de fronteras para no ser librados a las autoridades de La Habana. Otros, prefieren atravesar la frontera hacia Colombia, según explica el diario Le Monde.

SARKOZY PRO AMERICANO PERO IMPREVISIBLE SEGÚN WASHINGTON
Los telegramas diplomáticos norteamericanos revelados por el portal Internet WikiLeaks destacan que Nicolás Sarkozy es “el más pro americano” de los jefes de Estado que ha tenido Francia, pero subrayan su carácter “impaciente e imprevisible”. La diplomacia francesa y el propio Sarkozy han calificado de “irresponsable” la publicación de esas informaciones.
El ministro francés de Asuntos Exteriores, Michele Alliot Marie ha calificado de “completamente irresponsable” la difusión por cinco grandes órganos de prensa internacionales, entre ellos Le Monde, y El País, de esos telegramas diplomáticos que “pueden fragilizar las relaciones internacionales y poner en peligro la vida de cierto número de personas”.

Los telegramas que se refieren a Sarkozy lo definen como “el presidente mas pro americano que Francia ha tenido desde la segunda guerra mundial, y revelan que en 2006, antes de su elección había examinado la posibilidad de enviar tropas francesas a Irak, en apoyo a la invasión del ejército estadounidense”.
Según WikiLeaks, el embajador de los Estados Unidos en Francia, Charles Rivkin, califica a Sarkozy como un hombre “pragmático, brillante, impaciente pero poco diplomático, innovador, encantados e imprevisible”.

Pero también utiliza el informe diplomático otros adjetivos para definir el carácter del Presidente, como por ejemplo: “impulsivo”, “autoritario” y "susceptible”. Las mismas fuentes diplomáticas se interrogaban en 2009 sobre el impacto que los supuestos "orígenes judíos" del Presidente francés podían tener en el tradicional equilibrio político con el mundo árabe.

Los telegramas evocan así mismo las repercusiones que la vida privada del jefe del Estado francés, y su divorcio podían tener en su ejercicio del poder y se hacen eco de los sondeos de opinión muy desfavorables en Francia a Nicolás Sarkozy.

En resumen un conjunto de análisis y reflexiones de la diplomacia americana, que generalmente están cubiertas por el secreto de las valijas diplomáticas, pero que por arte y magia de Internet se ven ahora expuestas a la luz en la plaza pública. París y Washington critican al unísono las informaciones difundidas por WikiLeaks, aunque descartan que puedan afectar a sus excelentes relaciones diplomáticas.


Fecha: 01/12/2010 08:33.


Anónimo

Wikileaks y la prensa profesional

Por Susana Oviedo

Un gran impacto está provocando a escala mundial la publicación de informaciones oficiales del Departamento de Estado de los Estados Unidos, gracias a una nunca vista filtración de datos, que se viabilizó a través de una plataforma especializada en ventilar informaciones secretas o delicadas, creada en forma de página web bajo el nombre de Wikileaks.

Las informaciones confirmaron lo que se siempre se supo: que Estados Unidos conoce con precisión qué sucede en la cocina y hasta la alcoba del poder de cualquier país del mundo. Aunque no es sino hasta ahora que se adquiere la real dimensión del nivel de detalle y precisión en que opera el "escaneo" que realiza el Gobierno norteamericano sobre cada rincón del planeta y de los líderes que gobiernan o sobresalen en estos lugares.

Estamos hablando de asuntos como la salud mental de una mandataria, lo que imaginamos solo es posible averiguar accediendo a la historia clínica de la persona que, por cierto, es un documento de carácter confidencial que solo maneja el o los médicos. O también de temas tan difíciles de probar en un país como Paraguay, como es la verdadera situación financiera de los políticos. ¿Cómo hicieron los norteamericanos para reunir estas informaciones así como los datos biométricos (huellas dactilares, imágenes faciales y el ADN), solicitados desde el Departamento de Estado a su Embajada en Paraguay?

Estamos ante informaciones que desbordan los informes que regularmente manejan los diplomáticos y que se obtienen mediante procedimientos aceptados en el mundo de las relaciones exteriores.

La "bomba" informativa que hizo estallar Wikileaks, a través de 5 periódicos de referencia del mundo, por la calidad profesional, no solo desnuda el sistema de control basado en aquello de que información es poder, sino de algo que revoluciona aún más el proceso metamorfósico que atraviesa la prensa desde que comenzó a potenciarse internet.

Confirma, entre otros aspectos, que el monopolio informativo ya no es de los periodistas y que la fuerza y extensión que puede cobrar una información alzada en la web es inconmensurable.

Asistimos y tratamos de comprender aún lo que algunos bautizaron ya como el "Cablegate", cuya peculiaridad es que la información no fue obtenida por los medios de comunicación y métodos tradicionales, sino que es producto de una filtración, propiciada por Wikileaks. El sitio web propugna que no se oculten datos de carácter gubernamental y otros que sean de interés público.

Para la propagación simultánea y el procesamiento de un volumen de 250 mil documentos, este sitio ciertamente precisó de grandes diarios del mundo, previendo que iba a sufrir ataques.

El curioso personaje que creó Wikileaks tiene 39 años y es muy crítico hacia los medios de comunicación. Anhela que la gente espere y demande material que exponga más a los poderes, "y un entorno comercial en que este tipo de exposición sea rentable, y un entorno legal en que esto esté protegido" (El País el 24/10/10).

El episodio provocado por su sitio web generó muchas dudas entre los periodistas de todo el mundo. Entre ellas, si los medios involucrados en la difusión no están haciendo solo de portavoces o si es legal lo que hace Wikileaks. Además de ¿qué sucede con la seguridad de Estado que alegan los gobiernos para negarse a proveer información o impedir la difusión de ciertos temas?

¿Deben permanecer ocultas informaciones como las que estamos conociendo ahora gracias a Wikileaks?

Y es que no estamos solo ante chismes que hacen a los asuntos domésticos de los países, sino frente a la revelación de los verdaderos recovecos de la política internacional.

A partir de esta "mayor filtración de la historia", habrá un antes y un después, no solo para la política internacional, sino para la prensa, que se ganó una poderosa fuente, y que está poniendo a prueba la ética.

Fecha: 01/12/2010 09:46.


Anónimo

Wikileaks, la gota incómoda


Katia Monteagudo (PL)

Desde el domingo Wikileaks tiene en jaque al Departamento de Estado norteamericano, y no pocos auguran semanas de intenso despliegue informativo por la filtración de los 250 mil informes de las embajadas estadounidenses en el mundo.

Durante varios días, los periódicos The New York Times, The Guardian, El País, Le Monde y Der Spigel, entre los más influyentes del planeta, han ido develando parte del contenido de los mensajes que hoy tienen de cabeza a la diplomacia de Estados Unidos.

Hillary Clinton, secretaria de Estado, de inmediato calificó este hecho como un ataque no solo a los intereses de la política exterior de su país, sino contra la comunidad internacional.

Los entendidos aseguran que los 1,6 gigabytes de archivos de textos filtrados, revelan una historia diplomática contemporánea sin precedente.

Estos documentos fueron sacados de la propia red cibernética de información del Departamento de Defensa, conocida como Siprnet, a la que tienen acceso más de dos millones de especialistas norteamericanos.

Por tal motivo, la fuerza armada estadounidense mantiene detenido desde hace siete meses al soldado Bradley Manning, de 22 años de edad, como sospechoso de bajar material clasificado sin autorización, mientras se desempeñaba como analista de inteligencia en una base militar en Iraq.

A Manning se le llevará a juicio militar el próximo año, bajo la sospecha de haberle facilitado a Wikileaks el video de un helicóptero militar que asesinó a varios civiles en Bagdad, incluidos dos reporteros de la Reuters, a lo que se añade haberle facilitado cientos de miles de documentos sobre las operaciones en Afganistán e Iraq.

También le atribuyen la copia de los nuevos informes que se exponen en los cinco medios escogidos para darlos a conocer de conjunto con este sitio, aunque Wikileaks permanece prácticamente bloqueado desde el pasado domingo.

Su acceso es denegado como consecuencia de un ataque cibernético de 10 gigabytes por segundo, equivalente -según expertos- a la acción simultánea de dos millones de computadoras.

No obstante, refieren analistas, estos nuevos datos han puesto en un estado de debate, alerta y consternación al gobierno de Estados Unidos, la comunidad internacional, la diplomacia y el ejercicio del periodismo en la era de Internet.

Cruda y claramente están mostradas las evidencias de las torturas, los disparos a mansalva contra civiles, los arreglos entre bambalinas para entorpecer la justicia, las presiones contra gobiernos, y hasta la manera de buscar pretextos para justificar guerras.

Y aunque las opiniones han ido desde la aprobación a la crítica de las acciones de Wikileaks y de su fundador, Julian Assange, la veracidad de los contenidos expuestos nadie ha podido negarla, y no resulta poco el forcejeo para conducir los debates hacia la legalidad del proceder del sitio, en vez de al análisis de los contenidos expuestos.

Sobre Assange, cuyo paradero se desconoce, pesa hoy una orden mundial de arresto, emitida por la INTERPOL, y se le investiga en los Estados Unidos, donde podría enfrentar cargos según la Ley de Espionaje.

Mientras se intenta descarrilar la verdadera polémica sobre los significados de estas pruebas documentales originales, varios análisis concuerdan e insisten en que los medios tradicionales ya perdieron el monopolio de la información que antes gozaban.

La filtración que hoy le da la vuelta al mundo, empezó a moverse mediante una memoria portátil del tamaño de un dedo, para luego pasar a una página web, y después a los cinco diarios escogidos. La radio y la televisión solo quedaron para comentar lo sucedido.

Pepe Escobar, autor de Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War, refiere que es saludable saber que en secreto el emperador (del Norte), ahora completamente desnudo, habla mal de sus amigos, aduladores y enemigos, y demuestra que para nada es amigo de la información democratizada.

A su juicio se vuelve a demostrar que la verdadera información está en Internet, y no en los medios corporativos globales.

"Los ciudadanos del globo deberían hacer el mejor uso para desenmascarar y ridiculizar al poder", expone Escobar en reciente artículo del sitio digital alternativo Rebelión.

Para Noam Chomsky, reconocido politólogo y académico estadounidense, no es nuevo usar las filtraciones para revelar pruebas documentales originales, y está convencido de que, mientras mayor sea la accesibilidad a la información con las modalidades electrónicas, habrá más casos similares a este.

A su entender lo que está haciendo Wikileaks es una forma legítima de periodismo, aunque cree que se tomarán medidas severas para bloquearlo. "Hay cosas en los cables que los gobiernos no quisieran que su propia población supiera", asegura.

Amy Davidson, editora de la revista The New Yorker, alerta que no faltarán voces para acusar a Assange y a sus colaboradores de espías y que se les incluya en la lista de combatientes enemigos.

Igual prevé que se le congelarán los activos de la organización y sus partidarios, además de aplicar sanciones financieras a las instituciones que colaboren con ella, y que se le imparta la orden al Cibercomando de Estados Unidos para que los asalten por la vía electrónica.

No serán pocas las acciones contra Wikileaks, la gota incómoda que tiene hoy patas arriba a la política exterior estadounidense. La cazaría de Assange y su equipo apenas está comenzando.

Fecha: 03/12/2010 06:06.


Anónimo

Tribunal Supremo sueco rechaza recurso de apelación de Assange

El Tribunal Supremo de Suecia rechazó hoy el recurso de apelación interpuesto por el fundador del portal de Internet Wikileaks, Julian Assange, contra la orden de arresto dictada contra él por supuesta violación y acoso sexual.

La fiscalía de Estocolmo había emitido la orden de detención contra Assange antes de que Wikileaks difundiera cientos de miles de documentos confidenciales de diplomáticos estadounidenses.

Assange, de 39 años, está acusado en Suecia de haber violado o acosado sexualmente a dos mujeres durante cinco encuentros en agosto pasado.

El fundador de Wikileaks, de nacionalidad australiana, rechaza las acusaciones y asegura ser víctima de una conspiración orquestada desde Estados Unidos. Su abogado, Bjorn Hurting, se mostró decepcionado por la decisión y dijo a la radio sueca que está preparando el siguiente paso legal.

"Apenas puede entender las enormes proporciones que ha alcanzado este procedimiento en relación a los hechos", dijo Hurtig sobre su cliente. Además, señaló que en caso de que se le detenga, se opondrá a ser extraditado a Suecia.

Sobre Assange también pesa una orden internacional de búsqueda emitida por Interpol. Pero un portavoz de la policía en Estocolmo confirmó hoy una información del diario británico "Times" según la cual para que entre en vigor la orden internacional de captura hace falta que la fiscalía sueca aporte nuevos documentos. En un primer formulario faltó por señalar la pena máxima que amenazaría al australiano por todos los delitos que se le atribuyen, dijo el jefe de la superintendencia Tommy Kangasvieri a dpa.

"Sólo hemos formulado la acusación por violación, pero ahora lo haremos también por dos casos de coerción y acoso sexual", aseguró el portavoz, que atribuyó el problema a las diferencias entre los sistemas legales británico y sueco.


El fundador de Wikileaks se encuentra en el Reino Unido, dicen medios británicos

El fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, buscado internacionalmente por la Interpol, se encuentra en el Reino Unido, según informó hoy el diario británico "The Independent" en su página web. De acuerdo con el rotativo, Scotland Yard sabe dónde se aloja. El jefe de Wikileaks, de 39 años, es requerido por Suecia por una acusación de violación, por lo que se encuentra en la lista de la Interpol. De acuerdo con el "Independent", el australiano puso sus datos de contacto a disposición de la policía ya en octubre, tras su llegada al país.

Fecha: 03/12/2010 06:07.


Anónimo

Amy Goodman: ‘Necesitamos medios que cubran lo que sucede en el poder, no que lo encubran’

Lidia Fagale *
A su paso por la Argentina, la periodista que enfrenta a las corporaciones mediáticas de los Estados Unidos a través del programa radial Democracy Now!, dialogó con Tiempo Argentino sobre el papel de los medios en su país.

En pleno corazón del imperio estadounidense una mujer desafía a las grandes corporaciones mediáticas. Se llama Amy Goodman, es periodista, escritora, locutora y lidera Democracy Now! (Democracia ahora!), programa de radio que hoy se ha convertido en un movimiento cultural y político, dentro y fuera de los Estados Unidos.


Desde una vieja estación de bomberos, convertida en planta transmisora, en la ciudad de Nueva York, Goodman habla a ese inmenso nicho que dejan desatendido los principales noticieros.

Desde 1996 Democracy Now!, el informativo de guerra y paz, ha ido conquistando una audiencia que sigue diariamente sus emisiones con picos que han sobrepasado más de 3 millones de oyentes. Y ha conseguido articular una de las mayores redes de medios de comunicación pública de los Estados Unidos, llegando a más de 850 radios y canales de TV en el mundo. Se emite por Radio Pública Nacional, estaciones comunitarias y universitarias; canales de cable, PBS (televisión pública), televisión por satélite y como podcast por Internet, entre otros medios.


Su versión en español cumple cinco años. Y se financia mediante contribuciones de espectadores y fundaciones, sin aceptar anunciantes ni donaciones de corporaciones o gobiernos. La periodista ha recibido el premio a su trayectoria Right Livelihood Award, conocido como "el Premio Nobel Alternativo" por su trabajo para desarrollar un modelo innovador de verdadero periodismo político independiente de base que acerca a millones de personas las voces que son excluidas de los grandes medios.


No es casual que su presencia en Buenos Aires haya concitado la atención de jóvenes, periodistas, comunicadores o simples ciudadanos. La discusión en torno al papel de los medios en la sociedad argentina es hoy moneda corriente y ha dejado de ser una discusión corporativa o sólo para entendidos.


Más aún, la comunicación alternativa es para nuestro país un fenómeno que continúa expandiéndose desde 1985 y que, como en el resto de Latinoamérica, está asociada a las principales luchas populares que se han dado a lo largo de la historia y que han enfrentado y enfrentan, entre otros factores de poder, el monopolio informativo. Pero, ¿cómo se hace comunicación alternativa o contra hegemónica en medio del corazón del imperio? Ella lo hizo en el marco de los cinco años de Democracy Now! en español y participando en la Décima Conferencia Mundial de la Asociación Mundial de Radios Comunitarias y en la sede de la Unión de Trabajadores de Prensa de Buenos Aires, UTPBA, transmitida en vivo vía streaming para las radios y personas interesadas que no estuvieran en Buenos Aires. Tiempo Argentino entrevistó a esta mujer de 53 años, cuya osadía y pasión por el periodismo político se le nota hasta en el cuerpo.


- ¿Cuál es el principal desafío que enfrentas para quebrar la barrera del silencio en tu país?


- La amenaza más fuerte son los monopolios mediáticos hoy en los Estados Unidos. Esto limita la libertad de expresión y la posibilidad de una apertura para que se puedan escuchar todas las voces. Es en los medios de comunicación donde tenemos un debate con los demás. No podemos saber todo individualmente. Lo hacemos a través de los medios de comunicación. Es como si se tratara de la mesa de una cocina donde todos se sientan a su alrededor y, sin embargo, está controlada por unos pocos. Esos pocos determinan las decisiones que se toman, cuándo vamos a la guerra y cuándo no lo hacemos. Imagino la posibilidad de sentarnos todos a esa mesa que recorre el planeta, debatir y discutir los temas más importantes del día: la guerra y la paz, la vida y la muerte. Hacer menos perjudicial la situación de los hombres y mujeres en servicio, soldados de este país, que no pueden desarrollar estos debates en las bases militares y confían en nosotros, en la sociedad civil, para discutir y determinar si van a vivir o a morir, si serán enviados a asesinar, o si serán asesinados. Hacer menos que eso para Democracy Now! sería menoscabar a la sociedad democrática.


- Frente a la violencia simbólica, económica y militar de los Estados Unidos, ¿qué papel deberían cumplir los medios?


- Veo a los medios como la mayor fuerza para lograr la paz. No obstante, hoy se los usa para dar volumen a los tambores de la guerra. Estamos cansados de que se nos imponga como inevitable la masacre económica, y la violencia como modo de resolver los conflictos.


- Hablás de la necesidad de crear desde los medios una "estática crítica", sería interesante que desarrolles un poco más esta idea…


- No hace mucho escribí junto a mi hermano David Goodman, también periodista, un libro que se llama Static (Estática). Lo nombramos así porque -aun cuando actualmente tenemos tecnologías digitales- seguimos sufriendo interferencias; velos que nos impiden percibir nítidamente la realidad. Es hora de crear esas herramientas globales que amplifiquen las perspectivas de las bases. Porque no somos una mayoría silenciosa. Somos una mayoría silenciada. La razón de por qué hemos escrito este libro es que a pesar de la tecnología todavía estamos enfrentando ruido en el aire. Distorsiones, mentiras, cosas que producen una falta de información en los medios y eso está causando confusión en la realidad misma. Lo que los medios, deberían darnos es estática en otro sentido: una estática crítica, que cuestione y a la vez produzca una interferencia no deseada sobre el discurso dominante. Necesitamos medios que cubran lo que sucede en el nivel del poder, no que encubran al poder. Necesitamos medios que sean el cuarto poder, y no parte del poder del Estado. Necesitamos medios que cubran a los movimientos que crean la estática y hacen historia. Con más canales que nunca, la falta de diversidad de opinión es estremecedora. La libertad de prensa está consagrada en la Constitución, sin embargo nuestros medios actúan en gran medida como megáfono de quienes están en el poder. Mientras enfrentamos crisis sin precedentes -desde el calentamiento global hasta las guerras mundiales y la crisis económica mundial-, también veo que hay una oportunidad de cambio sin precedentes.


- ¿Esa oportunidad de cambio pasa por brindar mayor información o por aportar nuevas categorías de comprensión de la realidad?


- En Estados Unidos hay muy poca cobertura sobre las realidades de la guerra. Si la gente pudiera ver lo que está pasando en la guerra a nivel de la realidad, si pudiera ver los infantes que están en la guerra, en Afganistán o Irak, si ven a mujeres sin piernas o mutiladas, a los aviones que atacan sin tripulación, a los soldados que están muriendo, la respuesta de la población a la guerra sería otra. Los estadounidenses tenemos mucha compasión…


- ¿La crisis económica de los Estados Unidos ha beneficiado la actitud crítica de la población estadounidense frente al discurso mediático belicista, cuyas corporaciones están asociadas, en algunos casos, a la industria de las armas?


- Sí, colabora. Pero debemos abrir espacios para tener debates auténticos, donde se presenten alternativas para que la gente pueda tomar decisiones.


- ¿Democracia Now! es una remake, en un contexto sustancialmente distinto, del movimiento que se generó en la década de 1960 contra la guerra de Vietnam?


- Intentamos ser un medio sin fronteras, salimos en 900 emisoras y también por Internet, nos escuchan millones de ciudadanos. Damos voces a todos los pueblos del mundo. Sentimos que no estamos enfrentando la guerra solos. En otros puntos del planeta también lo están haciendo. La pregunta es de qué lado del rifle estamos viendo la realidad. Cuando los Estados Unidos se muestran únicamente desde la perspectiva de las corporaciones es muy, pero muy peligroso, porque no representan la mayoría de la población del país y esto causa polarización con el resto del mundo. Nosotros lo vemos desde la perspectiva desde el que va a tirar el tiro en Afganistán, en Iraq, ahora en Pakistán, de los que tienen la experiencia de la guerra. Nuestro trabajo es ir adonde está el silencio, para que esas percepciones puedan juntarse. Es una cuestión de seguridad nacional, porque cuando vemos el mundo proyectado hacia el interior de nuestro país, desde la perspectiva de esas mismas corporaciones mediáticas, nos pone en peligro. Por eso, Democracy Now! es más que un programa, es un movimiento. Un movimiento para la democracia mediática.


- Tu visita a la Argentina también incluyó la presentación de tu libro.


- Mi hermano David es coautor de este libro. Hablamos de gente que no pretende buscar líos, pero cuando se meten con ellos, se defienden. Por ejemplo, los bibliotecarios de los Estados Unidos. Cuando el FBI llegó a las bibliotecas para pedirles información sobre qué están leyendo sus lectores, ellos decidieron proteger la privacidad de éstos. Los científicos también denunciaron la idea del gobierno de ir sacando de las páginas web las palabras referidas al calentamiento global y lucharon férreamente contra eso. Lo mismo ocurrió en algunas escuelas, donde los niños utilizaron las palabras de soldados, sus cartas para hacer una obra de teatro. Cuando se conoció la directiva de censurar esta expresión, los teatros de Broadway invitaron a los alumnos a hacer lo que cualquier actor sueña, presentarse en el escenario de un teatro. Otro ejemplo es el del doctor Steven Reisner y otros psicólogos, quienes conformaron la Coalición por una Psicología Ética en contra de la participación de miembros de la Asociación Estadounidense de Psicología en interrogatorios agresivos. Se oponen al uso de psicólogos para supervisar interrogatorios abusivos realizados a presos de Guantánamo, de las prisiones secretas de la CIA o de cualquier otro lugar donde se alegue que la Convención de Ginebra es irrelevante. También quiero citar el movimiento que en este momento rechaza la presentación del libro de memorias de George Bush (h). La gente se presenta donde está hablando y traslada sus libros al sector "crímenes" en las librerías.


- Estos "héroes anónimos", ¿qué están demandando?


- Lo que veo es hambre de voces independientes. Nadie habría pensando que este programa, con sólo un docena de radios comunitarias, iba a tener tanto éxito. El interés de la juventud por aprender la historia de estos movimientos viene del hecho de la información que brindamos en nuestras coberturas. Los movimientos hoy no llegan a ser vistos por los medios corporativos, pero a pesar de esto, los jóvenes entienden lo que es auténtico cuando lo ven. Mi respuesta es a la prensa corporativa, y mi pregunta es por qué van a los supuestos expertos que no saben nada, que saben tan poco de tanto. Constantemente estamos escuchando al pequeño círculo de expertos de Washington. Y con eso pretenden explicarnos el mundo a nosotros. Es cierto que mucha gente ve la FOX o la CNN y piensa que se está informando. Pero muchos otros ya no dan crédito a lo que ven. La televisión en gran parte ofrece la versión del miedo, de la amenaza, de la catástrofe y de la oficialidad. Con tanta repetición y tanto melodrama, la gente se hace inmune a sus efectos. Hay mucha sed de información veraz en mi país y los medios han llegado a su máxima decadencia.


- ¿Y los periodistas?


- A esta altura ya no se trata de hacer un "llamamiento profesional", sino de la necesidad espiritual de volvernos periodistas en serio. En una coyuntura como esta, decir la verdad equivale a salvar vida.


30 de noviembre 2010.


* Tiempo Argentino

Fecha: 03/12/2010 06:12.


Anónimo

EL ESPÍA QUE VINO DEL CALOR Y DEL FRÍO
por Jesús Ruiz Nestosa
Finalmente la realidad termina copiando a la ficción. En este preciso instante en que más que una moda es una pasión desbordante por la llamada “novela negra”, por las tramas policiacas; en este momento en que se reivindican autores de hace más de cien años o se descubren otros que pasaron injustamente desapercibidos en su época; en este momento, digo, como para rivalizar con lo puramente ficticio, nos sorprende la realidad con toneladas –literalmente– de papeles pertenecientes a archivos secretos de los Estados Unidos de Norteamérica.

Tal fue la sensación que ha causado en el mundo entero el chismorreo a nivel diplomático, con observaciones hechas al margen de todo protocolo, opiniones sobre algunos jefes de Estado y las dudas sobre su salud mental, tanto fue el revuelo, que la NASA convocó a una reunión de prensa para informar que habían encontrado vida en otro planeta. Ordenando las diferentes partes de este informe, en realidad lo que descubrieron los científicos es vida en las aguas putrefactas y contaminadas de un río de California. ¡Imagínense lo que se podría encontrar en las aguas del arroyo Mburicao!

A la luz de todas estas publicaciones, se me ocurre que se podría escribir un “best-seller” con influencias de Sherlock Holmes, Edgar Allan Poe (no se olviden de “Los crímenes de la calle Morgue”) y, finalmente, de Ian Flemming, cuyo agente James Bond, después de los últimos recortes hechos por el Primer Ministro británico, quedó reducido nada más que a un 0,07%. ¡Ah, y también con un toque del famoso humorista español Gila y sus conversaciones telefónicas. Digamos que es algo así:

“Hola... ¿Está el presidente? Pues dígale que viene el espía. Sí, el espía, que no se escucha muy bien por el ruido que hay en la calle. Sí, espero, pero que se dé prisa. Dígale también que se ocupe de esconder todo aquello que no quiere que yo vea y sobre lo cual debo informar. Que lo ponga todo abajo de la alfombra, sí, todo, incluyendo a los niños”.

“Dígale que se vista con una camisa de mangas cortas que debo quitarle una muestra de sangre, pues mis jefes quieren saber su ADN. A ver si me escucha bien. Le he dicho ADN, que no he dicho nada de la ANR. ¿Usted cree que no? Pues haberlo dicho que habría problemas con esto de la muestra de sangre. Que no, que no me es igual la su guardaespaldas por más que esto sea lo que se acostumbra en estos casos. Tiene que ser la suya. Si la cosa se va a poner tan difícil hubiéramos tomado nuestras precauciones, porque yo soy un espía de segunda en ascenso. En este caso hubiera venido uno del seleccionado para que le tome también la impresión de los ojos”.

“¿Que tengo que esperar todavía? ¿Le ha dicho usted quién soy y que no le da ni frío ni calor porque está sentado en su jacuzzi comiendo pastelitos con cerveza? Mire que aquí en la calle las condiciones no son muy favorables para estar de pie mientras el guardia me mira con mala cara. Ya le he hecho un par de fotos y cuando iba a romperme la cámara le expliqué que era el espía y que estaba trabajando. Me dijo que entonces no había problemas, que él, por una suma a convenir, me podía tener al tanto de quién entra y quién sale durante el día; una tarifa más cara incluye el horario nocturno porque es el más sabroso”.

“Dígale que me permita entrar para echar nada más que una miradita de modo que justifique el viático que me están pagando por hacer este trabajo extra y así puedo regresar a mi oficina. Agradézcale por ofrecerme su coche con chófer, pero mi oficina queda aquí muy cerca, digamos que en la esquina. Es que allí tengo que estudiar un informe que me mandaron de Buenos Aires. Es la primera vez que veo un electroencefalograma en 3D. Los espías, o, mejor dicho los médicos, es que estamos en todas partes, dicen que es la única manera de saber, con cierta proximidad, cómo funciona el cerebro sobre el cual debo informar”.

“¿Cómo dice? ¿He escuchado bien? Pues claro que sí, hombre. Voy a buscar mi traje de baño y ya haremos el informe mientras nos refrescamos en el jacuzzi. Por lo visto que en este país tienen un concepto muy alto de lo que es el trabajo de un espía”.

Fecha: 06/12/2010 08:52.


Anónimo

LA PRENSA OPINA

Fecha: 07/12/2010 07:59.


Anónimo

EL INFORME OPPENHEIMER
EE.UU. podría aplaudir a WikiLeaks

por Andrés Oppenheimer

La secretaria de Estado Hillary Clinton probablemente se equivocó al denunciar la publicación de los 250.000 cables diplomáticos por WikiLeaks como “un ataque contra Estados Unidos”: a corto plazo, las revelaciones perjudicarán a la diplomacia estadounidense, pero a largo plazo puede que ayuden a mejorar la imagen de Estados Unidos en el mundo.

Si lo que hemos visto durante la primera semana de revelaciones es la parte más jugosa de esta filtración masiva de cables diplomáticos, indudablemente hará más difícil la vida de los diplomáticos estadounidenses en las próximas semanas y meses.

El gobierno del presidente Obama va a recibir golpes de todos lados.

Los aliados de Estados Unidos se van a sentir traicionados. Gobernantes como el rey Abdullah de Arabia Saudita, quien según los cables confidenciales instó reiteradamente a Washington a atacar Irán y destruir su programa nuclear, le van a preguntar a Obama: ¿Cómo podemos confiar en ustedes si nuestras conversaciones secretas terminan en las primeras planas de todos los periódicos del mundo?

Los adversarios de Estados Unidos, a su vez, usarán cualquier crítica en los cables para acusar a Washington de estar metiéndose en sus asuntos internos. El presidente venezolano, Hugo Chávez, ya está denunciando los cables que aluden a los esfuerzos estadounidenses para contrarrestar la influencia de Venezuela en la región, aun cuando los documentos no respaldan sus acusaciones de que Washington estaría tratando de desestabilizar su gobierno.

Y en Estados Unidos, la derecha embestirá contra Obama por no respaldar a las fuerzas conservadoras en países como Honduras, donde el año pasado los militares depusieron al ex presidente populista Manuel Zelaya.

Así, durante los próximos meses, Estados Unidos recibirá una paliza. Una nueva encuesta realizada por Latinobarómetro en 18 países latinoamericanos revela que Obama –junto con el presidente de Brasil– es el líder extranjero más popular en la región, con un 73 por ciento de aprobación cada uno. No sería raro que las cifras de Obama caigan en la próxima encuesta.

Sin embargo, dentro de uno o dos años, cuando los cables diplomáticos de WikiLeaks desaparezcan de los titulares y pasen al mundo de los historiadores, quizás sirvan para desarmar algunas de las teorías conspirativas que proliferan en el mundo.

Los grandes titulares de hoy, como la pregunta formulada por Clinton a su embajada en Buenos Aires sobre la salud mental de la presidenta Cristina Kirchner, pasarán a la historia como fascinantes pies de página. Pero, como cualquier diplomático de cualquier país puede atestiguar, ese tipo de preguntas especulativas abundan en el tráfico de notas diplomáticas de cualquier embajada.

Pero hasta el momento en que escribo estas líneas, el cuarto de millón de cables revelados por WikiLeaks no sustentan ninguna de las más extravagantes teorías conspirativas que circulan en el internet, como que el ex presidente George W. Bush –y no Al Qaeda– fue responsable de los ataques del 11 de setiembre del 2001, o que el principal objetivo de la desastrosa invasión estadounidense a Irak fue apoderarse de las reservas petroleras de ese país, o que los diplomáticos estadounidenses en Latinoamérica están conspirando en secreto con políticos opositores para deponer a gobiernos izquierdistas.

En los cables de WikiLeaks se menciona 696 veces la palabra “Chávez”, pero el líder venezolano debe estar decepcionado por el hecho de que, hasta ahora, no ha aparecido nada que pruebe sus constantes denuncias de que Washington está conspirando junto con la oposición venezolana para deponerlo.

De hecho, los cables demuestran que la diplomacia de Obama ha tomado partido por la democracia, aun cuando eso implicó apoyar a líderes populistas antiestadounidenses como Zelaya.

Contrariamente a los deseos de la comunidad empresaria y los conservadores en Honduras, el embajador estadounidense en Tegugicalpa, Hugo Lloréns, informó a Washington en un cable confidencial del 28 de junio del 2009 que “el golpe militar contra Zelaya fue claramente ilegal, y la asunción de (Roberto) Micheletti como [presidente interino’ fue totalmente ilegítima”.

Mi opinión: Todavía es muy temprano para dar un veredicto final, porque falta examinar miles de cables, y aun podrían surgir evidencias de que Estados Unidos está volviendo a sus prácticas más oscuras del pasado en algún país del mundo. Y también hay que tener en cuenta que hay otros cables de la CIA y otros organismos de inteligencia que no están incluidos en el paquete divulgado por WikiLeaks.

Pero si los próximos cables de WikiLeaks no revelan algo más explosivo, el solo hecho de que un cuarto de millón de notas diplomáticas confidenciales no contengan referencias que respalden las teorías conspirativas más delirantes debería restarles seriedad a estas últimas, al menos entre las personas razonables.

Paradójicamente, los WikiLeaks podrían ayudar a restaurar la imagen de Estados Unidos a largo plazo.

Fecha: 07/12/2010 08:42.


Anónimo

El espía que vino del calor y del frío
por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA. Finalmente la realidad termina copiando a la ficción. En este preciso instante en que más que una moda es una pasión desbordante por la llamada “novela negra”, por las tramas policiacas; en este momento en que se reivindican autores de hace más de cien años o se descubren otros que pasaron injustamente desapercibidos en su época; en este momento, digo, como para rivalizar con lo puramente ficticio, nos sorprende la realidad con toneladas –literalmente– de papeles pertenecientes a archivos secretos de los Estados Unidos de Norteamérica.

Tal fue la sensación que ha causado en el mundo entero el chismorreo a nivel diplomático, con observaciones hechas al margen de todo protocolo, opiniones sobre algunos jefes de Estado y las dudas sobre su salud mental, tanto fue el revuelo, que la NASA convocó a una reunión de prensa para informar que habían encontrado vida en otro planeta. Ordenando las diferentes partes de este informe, en realidad lo que descubrieron los científicos es vida en las aguas putrefactas y contaminadas de un río de California. ¡Imagínense lo que se podría encontrar en las aguas del arroyo Mburicao!

A la luz de todas estas publicaciones, se me ocurre que se podría escribir un “best-seller” con influencias de Sherlock Holmes, Edgar Allan Poe (no se olviden de “Los crímenes de la calle Morgue”) y, finalmente, de Ian Flemming, cuyo agente James Bond, después de los últimos recortes hechos por el Primer Ministro británico, quedó reducido nada más que a un 0,07%. ¡Ah, y también con un toque del famoso humorista español Gila y sus conversaciones telefónicas. Digamos que es algo así:

“Hola... ¿Está el presidente? Pues dígale que viene el espía. Sí, el espía, que no se escucha muy bien por el ruido que hay en la calle. Sí, espero, pero que se dé prisa. Dígale también que se ocupe de esconder todo aquello que no quiere que yo vea y sobre lo cual debo informar. Que lo ponga todo abajo de la alfombra, sí, todo, incluyendo a los niños”.

“Dígale que se vista con una camisa de mangas cortas que debo quitarle una muestra de sangre, pues mis jefes quieren saber su ADN. A ver si me escucha bien. Le he dicho ADN, que no he dicho nada de la ANR. ¿Usted cree que no? Pues haberlo dicho que habría problemas con esto de la muestra de sangre. Que no, que no me es igual la su guardaespaldas por más que esto sea lo que se acostumbra en estos casos. Tiene que ser la suya. Si la cosa se va a poner tan difícil hubiéramos tomado nuestras precauciones, porque yo soy un espía de segunda en ascenso. En este caso hubiera venido uno del seleccionado para que le tome también la impresión de los ojos”.

“¿Que tengo que esperar todavía? ¿Le ha dicho usted quién soy y que no le da ni frío ni calor porque está sentado en su jacuzzi comiendo pastelitos con cerveza? Mire que aquí en la calle las condiciones no son muy favorables para estar de pie mientras el guardia me mira con mala cara. Ya le he hecho un par de fotos y cuando iba a romperme la cámara le expliqué que era el espía y que estaba trabajando. Me dijo que entonces no había problemas, que él, por una suma a convenir, me podía tener al tanto de quién entra y quién sale durante el día; una tarifa más cara incluye el horario nocturno porque es el más sabroso”.

“Dígale que me permita entrar para echar nada más que una miradita de modo que justifique el viático que me están pagando por hacer este trabajo extra y así puedo regresar a mi oficina. Agradézcale por ofrecerme su coche con chófer, pero mi oficina queda aquí muy cerca, digamos que en la esquina. Es que allí tengo que estudiar un informe que me mandaron de Buenos Aires. Es la primera vez que veo un electroencefalograma en 3D. Los espías, o, mejor dicho los médicos, es que estamos en todas partes, dicen que es la única manera de saber, con cierta proximidad, cómo funciona el cerebro sobre el cual debo informar”.

“¿Cómo dice? ¿He escuchado bien? Pues claro que sí, hombre. Voy a buscar mi traje de baño y ya haremos el informe mientras nos refrescamos en el jacuzzi. Por lo visto que en este país tienen un concepto muy alto de lo que es el trabajo de un espía”.

jruiznestosa@gmail.com
6 de Diciembre de 2010

Fecha: 07/12/2010 08:43.


Anónimo

El mayor “reality show”
por Danilo Arbilla.

El australiano Julian Paul Assange, director del sitio WikiLeaks, en un abrir y cerrar de ojos ha creado el mayor “reality show” a nivel universal, en el que participan cientos y miles de ricos y famosos y todos, absolutamente todos los poderosos del mundo, hayan sido sus poderes, famas y riquezas bien o mal habidas, que en eso no se hace asco alguno.

Y ahí van todos tras el joven Assange, a quien quieren apresar por permitirnos al resto de los mortales y en particular a los ciudadanos estadounidenses, que son los que pagan los sueldos de los funcionarios del Departamento de Estado, informarnos de temas que nos atañen a todos. En todo caso si quieren detener a alguien que sea al funcionario del Departamento de Estado que filtró los documentos y, ya de paso, ajusten las medidas de seguridad para que no les pase otra vez y al mismo tiempo agradezcan a WikiLeaks que indirectamente les advirtió sobre el problema que tenían en materia de “filtraciones”. Si el interés es meter preso a Assange podría buscársele por el lado del no pago de los derechos de autor a la gran mayoría del cuerpo diplomático de EE.UU., protagonistas de este sainete, de este gran reality show en el que la prensa escrita, quizás sin cotejar mucho y con pocos reparos, también se ha involucrado con demasiado entusiasmo y espacio de más.

Que los documentos son “jugosos” es innegable, como también lo es la torpeza de la diplomacia estadounidense. Torpeza que es peligrosa con resultados perjudiciales generalmente para “los otros”. Ahora, en lo esencial no agregan nada novedoso. Quien hace medio siglo leyó “Una nación de borregos” (A nation of sheep), de William J. Lederer, tuvo claro cómo se manejan las gentes del Departamento de Estado. Cada tanto además aparecía un libro, un informe periodístico, alguna investigación del Congreso, dando pautas sobre cómo son las cosas.

Cuando el presidente Franklin D. Roosevelt dijo que Anastasio Somoza García “es un hijo de perra, pero es nuestro hijo de perra” fue en respuesta a un informe diplomático sobre la situación imperante en Nicaragua en esos momentos. ¿Cuántos diferentes informes habrá habido sobre las múltiples tareas que cumplió Noriega en los distintos cargos que ejerció en Panamá? ¿Qué habrá informado Valenzuela sobre su visita a Ortega, con quien EE.UU. está tan contento, por su lucha contra el narcotráfico? Yo recuerdo en 1999, en Washington, que el entonces embajador de EE.UU. en Venezuela, John Maisto, se “molestó” por las preguntas “duras” que hacíamos a un joven Hugo Chávez. Estos documentos no muestran cosas diferentes. Siempre ha sido más o menos así. Se sabían a cuentagotas y ahora se muestran todas juntas y 10 ó 20 años antes. Le “queman” el libro que más de un funcionario iba a escribir en su retiro, en alguna playa del Caribe o Sudamérica. Da lugar a que Fidel, Evo o Correa aprovechen para decir sus acostumbradas tonterías y pone a los estadounidenses desnudos en el escenario, todos a la vez. Como aquella vieja obra, ¡Oh, Calcuta!

Todo muy lamentable, muy triste, los documentos, su contenido, las aclaraciones, las disculpas.

Es preocupante, pero no gravísimo. El show muestra y nos habla del nivel, de la estatura de los dirigentes, y en función de ellos son sus cancilleres y embajadores, pero aún puede ser peor si la prensa se distrae con el ruido y el título fácil. Pueden volver las redadas, como las hubo, tapadas por noticias con más gancho; más de uno encumbrado por “las disculpas” puede sentirse fortalecido y avanzar contra la gente, esto es contra sus derechos. Por eso la prensa, que siempre es la última reserva, no es bueno que distraiga.

A veces puede que si uno se concentra demasiado en la ventana mirando los fuegos artificiales, le desvalijen la casa por la puerta de entrada.
6 de Diciembre de 2010

Fecha: 07/12/2010 08:44.


. Un foro sueco divulgó que Ardin es experta en acoso sexual y diestra en malas artes “de supresión anti-masculina”. Una vez que dictaba una conferencia, un estudiante varón de la audiencia sólo miraba sus notas en vez de observarla fijamente mientras hablaba. Anna Ardin lo denunció por acoso sexual. Dijo que el estudiante la discriminó por ser mujer y reclamó por supuesto uso masculino de “técnicas maestras de supresión”, pues el joven que la ignoró la hizo sentirse invisible. Tan pronto como el estudiante se enteró de su denuncia, la buscó para disculparse y explicarse. La respuesta de Anna Ardin fue acusarlo de nuevo por acoso sexual y volvió a aludir la “técnica maestra de supresión”, añadiendo esta vez sensaciones de menosprecio.

Aparentemente, Ardin está involucrada con un grupo Social Demócrata “Cristiano”. La iglesia sueca tiene una escasa y preciosa dotación de clérigos de sexo masculino: Muy pocas parejas suecas mujer-varón se casan hoy en día por la iglesia, o en absoluto llegan a casarse. Sin embargo, la mayoría de las parejas gay se sienten orgullosas de saberse “marido y mujer” por la iglesia. Ésta es una de las buenas noticias para los suecos ricos: las iglesias abandonadas venden sus propiedades (disfrutadas antaño por la comunidad) que ahora están cercadas y aprovechadas por la última ola de privatización, ¡gracias a la social democracia sueca!

La segunda acusadora, Sofía Wilen, de 26 años, es amiga de Anna. En el vídeo de una rueda de prensa de Assange puede verse a las mujeres juntas (10). Los asistentes a la conferencia se maravillaron de su agradable comportamiento como fans. Aunque las estrellas del rock utilizan muchachas que morirían por lograr el sexo, es mucho menos común observarlas en el duro campo del periodismo político. Según su propia confesión, Sofía trabajó duro para llevar a Assange a la cama. También fue la primera en quejarse a la policía. Ella es poco conocida y sus motivos son vagos. ¿Por qué una mujer joven -que comparte su vida con el artista norteamericano Seth Benson- buscó una aventura política tan sórdida?

En su divertida novela “Mi único y verdadero amor”, el brillante escritor israelí Gilad Atzmon describe cómo los servicios secretos emplean féminas jóvenes como trampas de miel. ¿Es ésta la situación? Quizás no es más que otro caso de búsqueda de dinero. La nueva legislación en Suecia, y en todas partes de Europa, ha hecho extremadamente vulnerables a los hombres a timos de extorsión de esta clase. Una joven mujer sueca (se omite su nombre), de 26 años, tuvo éxito en ganar más de un millón de dólares durante unas vacaciones en Grecia, según un reporte del Daily Telegraph. Se quejó de haber sido violada. Arrestaron a cuatro hombres cuyos nombres fueron divulgados y sus trabajos resultaron comprometidos, pero la chica regresó a casa millonaria y la protección de su identidad preservó su seguridad. Su éxito llama a la imitación: según un informe de la UE, Suecia tiene 20 veces más denuncias de violación que las generadas por los apasionados italianos. Y la mayoría omite la denuncia y adiós…

La violación es un crimen horrible y no debe ser estirada para abarcar delitos menores de poca importancia y faltas morales (como no hacer una llamada por teléfono al día siguiente). Cuando le preguntaron al abogado denunciante por qué las jóvenes mujeres no estaban seguras si las violaron, contestó de forma reveladora: “No son abogados”. La violación -como el asesinato- es un crimen que no requiere a ningún abogado para entenderlo. La violación es un crimen capital: si se prueba que las acusaciones de violación son falsas, ciertamente después el denunciante debe ser encausado por difamación criminal.

En cuanto a Julian Assange, lo necesitamos. Sea casto o mujeriego, necesitamos a nuestro Capitán Neo para destapar las actividades secretas de nuestros gobiernos detrás de Matrix. Por nuestros propios motivos, todos debemos hacer nuestra parte para protegerlo por igual de los servicios secretos y las feministas pro castración. (Israel Shamir se puede contactar en adam@israelshamir.net).

Notas:
1) Counter Pounch, Americ'as Best Political Newsletter, edited by Alexander Cockburn y Jeffrey St.Clair, http://www.counterpunch.org/shamir09142010.html
Para más información sobre la cubano-sueca Anna Cardin leer a Jean-Guy Allard en http://contrainjerencia.com/index.php/?p=2730#more-2730
2) http://news.cnet.com/8301-31001_3-20015878-261.html
3) La “Fiesta del Té” expresa a la ultraderecha del partido Republicano, que ya de suyo es hiper derechista.
4) Philip Burnett Franklin Agee (1935-2008) fue un ex agente de la CIA que en 1975 se hizo célebre al publicar el libro "Inside the Company: CIA Diary", donde relató sus experiencias en la agencia desde que ingresó en 1957 y prestó sus servicios en Washington, Ecuador, Uruguay y México. Se retiró en 1968 y se convirtió en un denunciante de los métodos de la CIA. Murió en Cuba en 2008.
5) William Scott Ritter, Jr., nacido en 1961, en Florida, fue el principal inspector de armas de Naciones Unidas en Iraq en 1991-1998 y después criticó la política exterior de EEUU en Oriente Medio. Antes de la invasión sostuvo públicamente que Iraq no poseía armas atómicas y después fue una figura popular como conferencista anti guerra. Fue arrestado en 2001 y acusado de dos cargos de explotación sexual de menores. Una tercera acusación aguarda juicio.
6) http://www.google.com/hostednews/afp/article/ALeqM5hw8tO6zK5sQ4tShRWA1TdquuNmLA
7) http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=1315
8) http://machetera.wordpress.com/2009/11/17/oh-what-a-not-so-tangled-web-we-weave/
9) http://machetera.wordpress.com/2010/03/26/luis-posada-carriles-and-ladies-in-white-go-out-on-a-limb-in-miami/
10) http://www.youtube.com/watch?v=qWh1Mk2_GVg#t=03m42s

Fecha: 07/12/2010 15:59.


Anónimo

Wikileaks: Detrás del “escándalo sexual” contra Assange, una “colaboradora” cubana de la CIA



Jean-Guy Allard

Detrás del pretendido escándalo sexual con el cual se intenta desacreditar al dueño del sitio web Wikileaks cuyas revelaciones siguen asustando el Departamento de Estado, se encuentra una “colaboradora” cubana de la CIA, vinculada a Carlos Alberto Montaner, que se hizo conocer en el pasado por su activismo “anticastrista”.

Según los cables que reportan el asunto ocurrido en Suecia, Ardin sería la “demandante oficial” de Assange con su amiga Sofía Wilden quién fue supuestamente la primera en quejarse del “abuso” con la policía.

La demanda, algo extraña pero aparentemente conforme a la legislación sueca, consiste en el delito de haber practicado sexo sin condón, y haber tenido dos encuentros amorosos en una misma semana con cada una de las presuntas víctimas.

Después de su salida de Cuba, Anna Cardin se hizo conocer por su literatura vitriólica en sitios web financiados por la USAID y controlados por la CIA, tales como Misceláneas de Cuba, propiedad del cubano Alexis Gainza Solenzal.

De colaboradora de Gainza y de la inteligencia USA, Ardín se metamorfoseó en “experta” en medios de comunicaciones suecos tales como Dagens Nyheter y SVT. Se involucró luego en figura del gobernante partido Social-Demócrata.

En el 2007, fundó el club "gay" Queer-klubb Feber de Gotland, una isla sueca situada a 60 kilómetros de la costa, refugio de la llamada farándula.

Nacido en La Habana, Alexis Gainza, el mentor de Ardín, reside en Suecia desde 1991 (en Estocolmo, desde 1993) y se encontró un mercado lucrativo en el mundo escandinavo de la desinformación.

Detiene la franquicia para este territorio de la Unión Liberal Cubana del viejo agente Carlos Alberto Montaner, terrorista prófugo de la justicia cubana.

Gainza se vincula también a la alemana "Sociedad Internacional para los Derechos Humanos" más conocida por sus siglas en alemán IGFM - Internationale Gesellschaft für Menschenrechte (IGFM). Con conocidos lazos con la inteligencia alemana y norteamericana, la IGFM mantuvo en sus filas a ex nazis, tanto juristas como Ludwig Martin como también ex militares como Dieter von Glahn.

El actual portavoz y presidente de la IGFM, Martin Lessenthin, colabora estrechamente con el partido golpista venezolano Primero Justicia del terrorista Alejandro Peña Esclusa.

Primero Justicia es el socio principal en Venezuela del Instituto Republicano Internacional, organización de extrema derecha subsidiada a golpe de millones por la Nacional Endowment for Democracy.

La noticia del supuesto escándalo de Assange apareció primero en la revista Newsweek, el 25 de agosto a unos días de una filtración de documentos que afectó al Pentágono.

Fecha: 07/12/2010 16:00.


Anónimo

Wikileaks
Álvaro Cuadra (especial para ARGENPRESS.info)

La filtración de material reservado de la diplomacia estadounidense a través de Internet es un hecho de la mayor trascendencia, susceptible de ser analizado desde un punto de vista político y cultural. Se trata, según los entendidos, de un hecho histórico que desclasifica antes de tiempo una serie de documentos relativos a la actividad diplomática que despliega la primera potencia mundial en los más diversos rincones del orbe.

Desde un punto de vista político, se pone en evidencia que la era de la globalización no ha alterado el actuar de los gobiernos del mundo. Tal como se ha dicho con crudeza, la arena política - a nivel nacional o internacional – es la confrontación por todos los medios de fuerzas e intereses. Cada gobierno, acaso todos, en la medida de sus capacidades, cuentan con un séquito de funcionarios, militares, diplomáticos y agentes que hacen el “trabajo sucio” para lograr los objetivos dispuestos por el poder. Estados Unidos es el caso ejemplar, pero no el único. En pocas palabras, Wikileaks nos viene a mostrar que existe, y siempre ha existido, el “lado B” de la política, un hecho que la mayoría de los medios oculta.

En estas cloacas del mundo político se juega el poder y el sometimiento de gobiernos y pueblos enteros. El diccionario básico de este mundo incluye términos tales como: chantaje, asesinato, bloqueos, intervenciones militares, presiones económicas, espionaje, coimas y un largo etcétera. Este tipo de actividades se hacen más sensibles en las llamadas cuestiones estratégicas que dicen relación, hoy por hoy, con el petróleo, la venta de armas, el manejo de grandes medios de comunicación, la alta tecnología y, desde luego, el flujo de capitales y mercancías alrededor de todo el planeta.

Desde un punto de vista cultural, llama la atención que no estamos ante una filtración de cartas o documentos impresos sino de bases de datos digitales. El poder se administra a través de redes digitalizadas que instituyen un nuevo “lenguaje de equivalencia”. Dicho lenguaje era la escritura, de modo que el ejercicio del poder o su impugnación se hacían desde la palabra escrita, cartas y edictos, discursos y manifiestos. Esto era cierto tanto para los delegados de los Imperios Coloniales como para los próceres independentistas, todos formados en universidades europeas. En la actualidad, cualquier pretensión de resistencia ante los poderes del mundo exige manejar los nuevos lenguajes digitales.

Es lícito sospechar que los antecedentes expuestos por Wikileaks, constituyen, apenas, la punta de un iceberg mucho más contaminado y tenebroso. De aquí se pueden colegir dos lecturas posibles: desde una mirada escéptica y cínica, habría que repetir con el filósofo que la historia avanza, de manera ineluctable, pisando las florecillas al borde del camino. Sin embargo, este episodio puede ser entendido en un sentido democrático, en cuanto insta a los ciudadanos del mundo a exigir de sus gobiernos una mayor transparencia y responsabilidad en el manejo de las cuestiones nacionales e internacionales.

Fecha: 07/12/2010 16:00.


Anónimo

Espionaje yanqui es intolerable

Lugo debe romper relaciones diplomáticas con EE.UU

Si bien para nadie es desconocido que los EE.UU, al igual que otras potencias imperialistas, poseen una poderosa y perversa red de espionaje en todo el orbe y que la utilizan al servicio de mantener su dominación, los miles de documentos e informaciones secretas filtradas por el sitio Wikileaks no pueden sino causar el repudio y la condena de todas y todos aquellos que defendemos la soberanía y el principio inviolable de la autodeterminación de los pueblos. Un principio que los partidos y políticos de nuestra burguesía doméstica hace mucho ha vendido y olvidado.

¡Hasta el ADN!

Como es sabido, según un documento secreto del Departamento de Estado, fechado el 24 de marzo de 2008, los gringos ordenaron a su embajada en Asunción el espionaje a los principales candidatos a presidente, entre ellos Fernando Lugo, Lino Oviedo, Luis Castiglioni y Blanca Ovelar.

Entre las informaciones que los espías debían conseguir se hallaban, además de cuentas de correo, contraseñas, registros de fax y actividad de llamadas telefónicas (fecha, hora, números de quien llamó y quien recibió la llamada), agendas telefónicas, números de celular, direcciones de IP (internet protocol), “datos biométricos, huellas dactilares, fotografías, escáneres del iris, ADN y otras singularidades”.

Importaba además cuáles eran las fuentes de financiamiento de las campañas electorales y “las relaciones de Paraguay con Cuba, Venezuela, China, Taiwán y Rusia”. Pero esto no es todo, tan siquiera lo más importante.

Pyragüereato al servicio de la rapiña

Los norteamericanos, en verdad, desde hace décadas han puesto sus ojos en nuestros recursos naturales. Es así que, en el mismo cable filtrado, se solicitan datos sobre “la existencia de yacimientos de hidrocarburos en la región del Chaco paraguayo, el narcotráfico y la construcción de mezquitas en el país latinoamericano”.

Lo de los recursos energéticos del Chaco no es algo nuevo. La sed de petróleo de los yanquis ya estuvo detrás de la Guerra del Chaco, cuando propiciaron la matanza de decenas de miles de paraguayos y bolivianos en aras de las ganancias de la Standard Oil of New Jersey de los Rockefeller.

Indignante sumisión a los yanquis

Lino Oviedo llegó a justificar completamente el espionaje yanqui diciendo incluso que, como potencia mundial, tiene la “obligación” de proceder de esa forma. A Blanca Ovelar le pareció “fantástico” que “hurguen” en su vida privada. Y el “compañero” Lugo dijo que esto no va “afectar las relaciones” con los EE.UU y que va a “investigar” si los hechos constituyen “una intromisión en los asuntos internos” ¿Pidieron el escaneo de su iris e indagaron sobre la existencia de hidrocarburos en el Chaco y a Lugo no le queda claro sobre si esto es o no una “una intromisión en los asuntos internos”?

Otros dicen que “cualquier país” haría o hace este tipo de actos ¿Acaso es tan sólo imaginable que un embajador paraguayo, boliviano, peruano o haitiano, en plenas elecciones en EE.UU, pida el ADN y el escaneo del iris de Obama o Hillary Clinton o de cualquier presidenciable yanqui?

Condenamos injerencia extranjera en asuntos internos

Desde el Partido de los Trabajadores (PT) condenamos estos actos de espionaje como violaciones flagrantes a la soberanía nacional y como intromisiones directas en asuntos internos del Paraguay y de otros países soberanos.

La inteligencia imperialista siempre ha actuado con el único propósito de apoyar y perfeccionar el saqueo a los recursos naturales y la represión a los movimientos sociales que luchan contra la recolonización de continente americano.

La influencia de la diplomacia de los EE.UU, cuyas garras están incrustadas en todo el planeta, en nuestra historia política ha sido siempre nefasta; siempre complotada en golpes fascistas y sustentando sanguinarias dictaduras militares. Ya durante el genocidio que implicó la Guerra Grande (1864-1870) el diplomático estadounidense residente en Asunción, Charles Washburn, sostuvo que “Por su torpeza y ceguera junto con otros pecados, el pueblo paraguayo merece el completo exterminio que lo espera. El mundo tendrá justo motivo para congratularse cuando no haya en él una sola persona que hable el endiablado idioma guaraní”.

En nuestros días, el imperialismo norteamericano, hegemónico a nivel mundial, ejerce una férrea dominación económica, política y militar en nuestro país y el resto de América Latina. Sus diplomáticos están al servicio del saqueo de nuestros recursos que efectúan sus empresas y de velar por el pago puntual de la deuda externa. En esta tarea, cuentan con el apoyo inestimable de políticos, tanto del gobierno como de la oposición y de empresarios locales, conformados con ser simples socios menores de las potencias centrales.

Exigimos al gobierno de Fernando Lugo la ruptura de relaciones con los EE.UU. ante tamaña afrenta a la soberanía nacional y que éste exija que los EE.UU. retiren e identifiquen a todos sus espías y a los paraguayos que les brindaron información. Exigimos asimismo, que el gobierno cancele todas las operaciones militares y civiles disfrazadas de “misiones humanitarias”, cuyo único objetivo es seguir espiando y preparar las condiciones para rapiñar nuestros recursos naturales y energéticos.

¡No a la injerencia imperialista en asuntos internos nacionales!
¡Defendamos la soberanía nacional!
¡Fueras yanquis del Paraguay y de América Latina!
¡Por una segunda revolución, por una segunda y definitiva independencia!

Comité Ejecutivo Nacional
Asunción, 4 de diciembre de 2010

Fecha: 08/12/2010 07:37.


Anónimo

¿Cuál es el verdadero propósito de Wikileaks?

Homar Garcés (especial para ARGENPRESS.info)

Entre las informaciones recientes de mayor impacto mediático se halla, sin duda, las revelaciones hechas por el portal WikiLeaks sobre documentos clasificados de Estados Unidos.

Haciendo alusión a su nombre en español, filtraciones rápidas o fugas rápidas, esta organización mediática internacional sin fines de lucro e integrada por “periodistas, programadores de software, ingenieros de redes, matemáticos y otros”, le ha asestado un golpe demoledor al Departamento de Estado, al Pentágono y a las agencias de seguridad estadounidenses al revelar algunos detalles ocultos sobre su participación en las invasiones a Afganistán e Iraq y las labores de espionaje realizadas por su cuerpo diplomático a todo lo largo y ancho de nuestro planeta. En sí, tal portal no ha dado a conocer algo que ya no se supiera antes y que ha sido corroborado por algunos documentos desclasificados por las mismas autoridades estadounidenses, como la instigación y financiamiento de Estados Unidos para que se derrocara al Presidente Salvador Allende, además de otros hechos que dan cuenta del régimen de este país como un Estado terrorista de marca mayor.

Todo esto ha contribuido a desarmar el andamio construido y reforzado por el régimen gringo desde la implosión de su contraparte imperialista, la Unión Soviética, para conservar e incrementar su presencia hegemónica a nivel mundial, cosa que le facilitó incursionar junto a sus aliados en Afganistán e Iraq, sin que el resto de los gobiernos protestara exitosamente, a pesar de la violación descarada del derecho internacional. Sólo habrá gente en los mismos Estados Unidos y Europa que, sugestionada por los grandes medios informativos, siga creyendo que todo ello es parte de una conspiración contra el mundo libre, cristiano y occidental. Sin embargo, algo que ha de resaltarse es, justamente, el papel que cumplen los diferentes medios de comunicación en el moldeamiento de la opinión pública, haciéndola permeable a los intereses de gobiernos y corporaciones transnacionales, aún en contra de los intereses y los derechos de los ciudadanos. Ésta sería una de las consecuencias de las revelaciones de WikiLeaks. De ahí el interés de algunos Estados de iniciar una cacería en contra de Julian Assange, el fundador y director de WikiLeaks, acusándolo de delitos no relacionados con su actividad, además de la suspensión del portal en Internet, pues consideran que vulnera su seguridad, a tal extremo que un columnista neoconservador de The Washington Times pidió tratarlo “de la misma manera que tratamos a otros objetivos terroristas de alto valor: matándolo”.

Ahora, nadie pone en duda la veracidad de estas revelaciones, lo que suscita suspicacia es su propósito, precisamente en momentos cuando el gobierno de Barack Obama y el mundo capitalista en general atraviesan uno de sus peores momentos y requieren controlar el avance de sus opositores. Otro tanto son los canales utilizados: The New York Times, El País, Le Monde, Der Spiegel y The Guardian, los cuales han publicado sólo aquello que sus editores juzgaron importantes para el público. ¿Tendría, acaso, un propósito similar al de Osama Bin Laden y Al Qaeda, los cuales resurgen cuando Estados Unidos necesita reforzar su lucha “antiterrorista” mundial? Si detallamos lo destapado por WikiLeaks, sólo resaltaría la hipocresía de los gobiernos de Estados Unidos y de otras naciones al presentarse como paladines de la democracia, pero en modo alguno tiende a cambiar las relaciones de poder existentes. Uno de sus efectos deseables es que se imponga un control social que funcione de abajo hacia arriba, lo cual tendría su repercusión en la responsabilidad de los diversos medios de difusión, acercándonos a la verdad de las cosas, aunque hayan intentos exitosos por diluirla y distorsionarla.

Fecha: 09/12/2010 16:17.


Anónimo

La delincuencia internacional (Estados Unidos-Reino Unido) asesina la verdad destruyendo Wikileaks


Pedro Echeverría (especial para ARGENPRESS.info)

1. Julián Assange, director de Wikileaks -que en los últimos meses ha desnudado con miles de denuncias al imperialismo yanqui y las burguesías nacionales- acaba de ser encarcelado en Reino Unido con el fin de destruirlo y frenar su enorme tarea. El pretexto usado para encarcelarlo es intrascendente cuando el mundo sabe la causa fundamental de ponerlo tras las rejas: por dar a conocer en el orbe todas las maniobras que el imperio realiza para mantener engañado y dominado al mundo. Assange no fue “engañado” por las dos putas de la CIA sino que su encarcelamiento estaba determinado y cualquier pretexto era válido para el imperio. ¿Por qué a la gente le encanta perderse tontamente en la particularidad cuando lo esencial está a la vista? Cuando el imperio o las burguesías “nacionales” determinan reprimir, encarcelar, asesinar a alguien encargan a sus agentes, consejeros y abogados cumplir la acción sin importar las formas.

2. La realidad es que no es posible que los Estados Unidos sigan actuando como “Policía Mundial”; no pueden seguir sometiendo al mundo a su antojo sin que nosotros no podamos hacer nada. Hemos visto muchas veces que cuando los yanquis necesitan apropiarse de petróleo y riquezas, o vender armas para poner en movimiento sus grandes fábricas, deciden y buscan cualquier pretexto para hacerlo. Han colocado en todo el mundo aparatos de espionaje, tienen informe de todos los movimientos políticos y económicos de cada país, cuentan con organismos muy especializados para determinar sus políticas y no existen obstáculos serios que les impida actuar de acuerdo a sus intereses. En nuestro pasado, presente y, parece que en nuestro futuro como seres humanos, no se vislumbra cuando tendremos la fuerza suficiente para oponernos efectivamente a su calidad de delincuentes internacionales todopoderosos.

3. Nunca la delincuencia organizada –bien organizada y secreta- ha estado abajo (en el pueblo) sino siempre arriba; la delincuencia, la corrupción, los fraudes van siempre de arriba –de los altos niveles del gobierno, de los empresarios, del imperialismo, del clero, hacia abajo, entre los empleados y los sectores miserables y desempleados. La llamada “transparencia” como política de Estado es un engaño para imbéciles porque como dice el insulso Alonso Lujambio, ex funcionario de Transparencia en México, opinando de Likilik y justificando la represión: “hay documentos muy privados que el Estado determina que sólo deben darse a conocer entre 25 años”. Imagine nada más esa tontería cuando se habla de transparencia. ¿No debe saberse acaso que Estados Unidos considera tonto al gobierno mexicano, que sus funcionarios y el empresariado están penetrados por el narco, que busca invadir Venezuela y que usa a Colombia como base militar?

4. Imagínense que tuviéramos que esperar 25 años para conocer el espionaje telefónico de Nixon que lo obligó a renunciar; el sexo oral de Clinton con Lawinski que debilitó a los “Demócratas”; la autodestrucción bushiana de la Torres Gemelas para justificar la invasión a Afganistán e Irak; el golpe de Estado en Honduras asesorado por Estados Unidos; que el avión de Mouriño fue derribado y que Calderón anda arrastrándose pidiendo apoyo económico y militar al gobierno de Obama. De eso y mucho más debemos enterarnos para trazar nuestras estrategias políticas. ¿Por qué ayer en Cancún -después de caminar más de 17 kilómetros por alrededor de más de tres mil manifestantes contra la cumbre del “Cambio Climático”- los organizadores realizaron su mitin a tres kilómetros de los militares que bloqueaban la carretera pudiendo hacerlo a una cuadra? ¿Qué arreglos secretos hubo entre dirigentes de Vía Campesina y el gobierno de Calderón?

5. El periodismo de investigación –como Wikileaks- sirve precisamente para denunciar lo que gobierno, empresarios y políticos buscan tapar para que la población no se entere y permanezca sumisa, oprimida o mediatizada. La política es pública o no es política. Lo que interesa no es lo que se puede ver o conocer, sino precisamente lo que se esconde. Los dirigentes priístas y panistas en México negocian todo, siempre todo; si están siempre dispuestos a negociar a sus hermanas y hasta a la mamá, ¿qué problema tienen para negociar el aumento del IVA, los votos para la privatización de la electricidad y el petróleo a cambio de dos o tres gubernaturas, senadurías y diputaciones? Por eso cuando se habla de democracia electoral, de elecciones y de votos, me da risa y me carcajeo; al pobre elector lo manipulan fácilmente por la televisión, el “estado de las encuestas” y con regalos. No conoce a los candidatos ni partidos, pero vota por ellos.

6. Wikileaks está despertando, abriéndole lo ojos y la mente a gran parte de la población mundial. Inmediatamente se ve cuando nuestros enemigos saltan, hacen declaraciones y demuestran quien realmente les preocupa. ¿Por qué toda la clase imperial, política y empresarial del mundo se ha unido para condenar a Wikileaks? Porque está cuestionando todas sus bases de dominación. Pareciera que a Aquiles, el de los pies ligeros, se le ha encontrado su tendón más débil: que el mundo conozca de manera directa los secretos de los Estados Unidos en las guerras, la producción y venta de armas, los acuerdos entre gobierno para saquear riquezas. Pero también que los pueblos conozcan cómo funcionan sus burguesías, como entregan a sus riquezas al imperio y cómo realizan sus negocios para continuar su dominación. Wikileaks ha emprendido una gran batalla mundial, pero también en pequeños países y pueblos se da continuidad a su ejemplo contaminador.

7. Mi Cartel de la Plaza de Mérida, después de 16 años de renovarlo cada semana con textos anarco-zapatistas, al fin fue secuestrado y parece definitivo – lo más seguro que por las órdenes- de la señora Gobernadora Ivone Ortega –enloquecida políticamente por el precandidato presidencial Peña Nieto. Cuando apareció el Cartel desde la primera semana de 1994, junto con la rebelión del EZLN, fue respetado durante los periodos de gobierno de Dulce Sauri, Federico Granja, Víctor Cervera y Patricio Patrón; sin embargo Ivone Ortega –a quien le puse una amplia carta pública el domingo y lunes últimos de noviembre que mandó arrancar en horas de la madrugada- no responde. ¿Qué hacer? ¿Quedarme con los brazos cruzados sin usar por lo menos la denuncia pública? Por ese motivo, y mil más, puedo apreciar la enorme labor de Wikileaks, mentarle la madre al poder del imperio y de la burguesía mexicana y exigir la excarcelación inmediata de Assange.

Fecha: 09/12/2010 16:18.


, el Tribunal Supremo de Estados Unidos dijo que “solamente una prensa libre y sin trabas puede sacar a la luz con eficacia el engaño del gobierno”. La tormenta que arremolina alrededor de WikiLeaks refuerza hoy la necesidad de defender el derecho de todos los medios informativos de revelar la verdad.
* Fuente: The Australian - The heart of the nation
http://blogs.theaustralian.news.com.au/mediadiary/index.php/australianmedi

Notas:
1) Alude la campaña en la península de Gallipolli, en el Imperio Otomano, en 1915/1916, durante la Primer Guerra Mundial.
2) Se refiere a la investigación judicial de Tony Fitzgerald QC (1987–1989) sobre el gobierno de Queensland que abatió la espectacular corrupción que infectó a la policía y a otras ramas del poder en el único estado de Australia con un sistema legislativo unicameral, el Parlamento de Queensland.

Fecha: 09/12/2010 16:19.


Anónimo

Wikileaks: El embajador que difama a Ortega y Chávez encubrió narcotráfico en Honduras


Jean-Guy Allard

Robert J. Callahan, el ex embajador norteamericano en Nicaragua, que pretende vincular a los presidentes progresistas Hugo Chávez y Daniel Ortega al narcotráfico, estaba de brazo derecho del criminal de guerra John Negroponte en Honduras cuando la CIA traficaba cocaína a favor de la Contra nicaragüense manejada desde Tegucigalpa.

Callahan, profundamente implicado en las operaciones de desinformación, una parte fundamental de la guerra sucia desencadenada contra los Sandinistas al poder en Managua, se encontraba en Tegucigalpa con el cargo de agregado cultural y de prensa en Honduras – en claro, responsable de las “operaciones psicológicas”.

En este periodo, actúó en apoyo a nada menos que Otto Reich, el cubano-austriaco-americano que es, luego de abandonar la USAID, director del desastroso Office of Public Diplomacy (OPD), la unidad secreta de guerra sicológica y de intoxicación mediática que maneja Oliver North, desde el Consejo de Seguridad Nacional.

El periodista norteamericano Gary Webb explicó detalladamente en sus celebres reportajes publicados en Mercury News de San José, California, como en aquella época la CIA vendió toneladas de cocaína en Estados Unidos con la complicidad del cartel de Medillin durante esos años para regalarle las ganancias a la llamada “Contra”. Gary Webb apareció muerto en 2004.

Uno de los actores de estas operaciones era el terrorista Luis Posada Carriles, connotado agente de la CIA, que desde la base aerea salvadoreña manejaba sus actividades de trafico hasta que estalle el escándalo Iran-Contra con el derribo en Nicaragua de su piloto Eugene Hassenfuss el 5 de octubre de 1986.

El funcionario Callahan trabajo en Honduras precisamente cuando este país seguía sofocado bajo la bota yanqui y que el país estaba convertido en portaviones imperial, apoyado en el orden interno por escuadrones de la muerte.

Callahan estaba en la representación “diplomática” cuando se crea el Batallón 316 exterminó a cientos de hondureños; tiene que haberse enterado del caso del sacerdote jesuita estadounidense James Carney, desaparecido por los militares en 1983; en cuanto a todos los negocios sucios que rodeaban la embajada…no es por nada que muchos esbiros de los escuadrones de la muerte residen hoy en Estados Unidos.

En el Congreso de la nación ocupada, el diputado Roberto Micheletti – era ya el discípulo servil de la embajada - pretendió convertir este foro en Asamblea constituyente para mantener al poder el presidente pro-americano Suazo Córdova, implicado hasta el cuello… en el narcotráfico.

En 1985, Negroponte terminó con esta asignación y su fiel Callahan fue desplazado hacia Londres como “Asistente de la oficina de prensa” de la embajada para seguir con sus mismas operaciones de encubrimiento desde el continente europeo.

Después de unos puestos que lo asimilan a la llamada “comunidad de inteligencia” Callahan fue llamado a trabajar en Iraq por el mismo Negroponte como jefe de relaciones públicas. Un trabajo que ejecutó de manera singular: un día su convoy, escoltado por los mercenarios de Blackwater, abrió el fuego contra un taxi y mató a un pasajero de 19 años, Yas Ali Mohammed Yassiri.

Nombrado en 2006 Director de Asuntos Públicos en la oficina del Director de Inteligencia Nacional en Washington, George W. Bush lo pasó a Managua en el 2008 como embajador, donde sustuyó a otro controvertido embajador yanqui en Managua, Paul Trivelli.

El poco diplomático Callahan acusó poco después al gobierno de Daniel Ortega Saavedra de “atentar contra la democracia nicaragüense y la Carta Democrática de la OEA”, lo que le valió un rechazo general.

En septiembre, el embajador se retiró precipitadamente de un acto de celebración del 31 Aniversario del Ejército de Nicaragua cuando el presidente Ortega calificó a los representantes de las agencias de inteligencia de Estados Unidos de “estrategas de la maldad”. Ortega subrayó como estas agencias tienen planes contingentes “para todo, para invadir, para dar golpe de Estado”, y pasan por encima del Congreso y del Presidente de EEUU.

Ahí escribió su nota “revelada” por Wikileaks. Con todo el talento de un redactor de propaganda y especialista de la desinformación imperial.

El reportero de El Paìs ahora se encarga ahora, desde España y bajo la firma de un reportero bien conectado a la extrema derecha, de difundir sus ataques.

En el Congreso de la nación ocupada, el diputado Roberto Micheletti – era ya el discípulo servil de la embajada - pretendió convertir este foro en Asamblea constituyente para mantener al poder el presidente pro-americano Suazo Córdova, implicado hasta el cuello… en el narcotráfico.

En 1985, cuando fue desplazado hacia Londres como “Asistente de la oficina de prensa” en la embajada para seguir con sus mismas operaciones desde el continente europeo.

Después de unos puestos que lo asimilan a la llamada “comunidad de inteligencia” Callahan fue llamado a trabajar en Iraq por el mismo Negroponte como jefe de relaciones públicas. Un trabajo que ejecutó de manera singular: un día su convoy, escoltado por los mercenarios de Blackwater, abrió el fuego contra un taxi y mató a un pasajero de 19 años, Yas Ali Mohammed Yassiri.

Nombrado en 2006 Director de Asuntos Públicos en la oficina del Director de Inteligencia Nacional en Washington, George W. Bush lo pasó a Managua en el 2008 como embajador, donde sustuyó a otro controvertido embajador yanqui en Managua, Paul Trivelli.

El poco diplomático Callahan acusó poco después al gobierno de Daniel Ortega Saavedra de “atentar contra la democracia nicaragüense y la Carta Democrática de la OEA”, lo que le valió un rechazo general.

En septiembre último, el embajador se retiró precipitadamente de un acto de celebración del 31 Aniversario del Ejército de Nicaragua cuando el presidente Ortega calificó a los representantes de las agencias de inteligencia de Estados Unidos de “estrategas de la maldad”. Ortega subrayó como estas agencias tienen planes contingentes “para todo, para invadir, para dar golpe de Estado”, y pasan por encima del Congreso y del Presidente de EEUU.

Ahí escribió su nota “revelada” por Wikileaks. Con todo el talento de un redactor de propaganda y especialista de la desinformación imperial.

El reportero de El País ahora se encarga ahora, desde España y bajo la firma de un reportero bien conectado a la extrema derecha, de difundir sus ataques.

Fecha: 09/12/2010 16:20.


Anónimo

México: Exhibidos por Wikileaks


Eduardo Ibarra Aguirre

Ya puede usted dormir tranquilo después del categórico desmentido que formuló el vocero del gabinete de seguridad nacional: “el Estado mexicano está plenamente vigente y en control del territorio”, para desmentir las “visiones parciales, inexactas y descontextualizadas”, de los primeros reportes sobre México, Estados Unidos y la guerra contra el crimen organizado, dados a conocer por Wikileaks, de un total de 2 mil 800 que provocan insomnio al grupo gobernante.

Sólo a Alejandro Poiré y a la secretaria de Relaciones Exteriores se les ocurre batallar por lo imposible: tapar el sol con un dedo para poner a buen resguardo las políticas ilegales e irresponsables que frente al narcotráfico puso en juego Felipe Calderón para legitimarse en Los Pinos, la creciente subordinación de su gobierno a la Casa Blanca –incluso frente a Venezuela y los procesos emancipadores de América del Sur--, además del protagonismo creciente del aparato militar, diplomático y de espionaje estadunidense en México.

Pareciera que el académico venido a vocero no digiere que la labor de divulgación de documentos, reportes y cables --a cargo del portal que fundó el australiano Julian Assange--, es suficiente para que analistas, académicos y periodistas les brinden el contexto necesario. Pero desde que entraron en circulación prueban lo que medio mundo sabe y todos padecen del desacreditado y hegemónico imperio en pronunciado repliegue.

Los papeles también aportan testimonios invaluables pero parciales, como toda labor diplomática o de espionaje individual, que servirán para documentar la cada día más baja calificación ciudadana del gobierno de Calderón Hinojosa que recorre su penúltimo año en medio de un baño de sangre sin precedente acaso desde la Revolución mexicana, la inseguridad pública fuera de control en regiones completas de la tercera parte de las entidades federativas, un desastre en materia de derechos humanos, disputas burocráticas por la guerra y el suculento botín que conlleva --amén de la inminente por julio de 2012--, los poderes fácticos desbordados y los imperiales moviéndose en el país como Pedro por su casa, entre otros resultados que no pueden subestimarse frente los saldos positivos en materias como vivienda, salud e infraestructura.

Poiré Romero jura y perjura que “el Estado fuerte y eficaz en todo el país, recaudará en el año 2010, 1.3 millones de millones de pesos, dato superior al del año anterior en medio punto porcentual del PIB”. ¡Excelente! Pero otra tarea básica de cualquier Estado, incluidos los bananeros, es garantizar la vida y los bienes de los habitantes. Y esto lo entiende cualquiera, incluido el vocero, pero le tocó la ingrata tarea de tragar sapos.

La abundante información que está divulgando Wikileaks, aparte de lo que dispongan los jueces suecos --bajo la presión decidida y decisiva del Departamento de Estado y la Oficina Oval-- sobre su naturaleza lícita o ilícita, resulta una aportación para hacer realidad el derecho de los ciudadanos de la aldea global a estar informados de lo que legal e ilegalmente hacen los gobernantes y los diplomáticos de Estados Unidos para intervenir abierta y soterradamente en defensa de sus mezquinos intereses en muchos confines de la Tierra.

A los mexicanos les brinda una radiografía, tomada por funcionarios de la embajada estadunidense en el Distrito Federal y en otras latitudes, sobre lo que todos deberían saber acerca de sus autoridades. Por ejemplo, que “Felipe Calderón admitió que habría cometido un error de cálculo sobre la profundidad y amplitud de la corrupción y también sobre la penetrante influencia del narcotráfico en México, que estaba más allá de toda comprensión”. Reconocimiento que aquí y en otros espacios se avizoró.

Fecha: 09/12/2010 16:21.


Añadir un comentario



No será mostrado.