Señor director: Apelando a su generosidad, ruego a usted haga llegar estas inquietudes a las autoridades nacionales, al intendente de la Ciudad de Asunción recientemente electo, a la Setama, y sean extendidas a las demás autoridades involucradas en el tema transporte público de pasajeros.

Es triste la política de muerte desatada nuevamente, por la implementación de los mortales molinetes en los transportes públicos, servicio público que debe ser cumplido por autobuses para personas y no por camiones de carga mal acondicionados.

Existen varias leyes creo que no las conocen ni quienes presumiblemente las estudiaron y sancionaron. Leyes que amparan los derechos fundamentales del hombre, del ciudadano, del impedido, del anciano, del niño, de la embarazada, del hombre como creatura de Dios.

 

No entiendo con qué criterios se volvieron a implementar, y ¡en todas las líneas de transporte!, salvo excepciones.

 

Los medios de prensa se han hecho eco reiteradas veces de la insatisfacción de todo el pueblo en cuanto al pésimo servicio que brindan, el estado calamitoso de los vehículos, el mal trato que reciben los pasajeros, etcétera.

 

Pero, quisiera puntualizar lo humillante, deprimente, infamante, vergonzante y ofensivo, contra toda dignidad humana que siguen siendo. ¡Es que los empresarios del transporte madres no tienen! Ni esposas, ni abuelos cuyos cuerpos no pueden ya empujar el armatoste o hijos pequeños que se arrastran como perros y personas mayores impedidas que deben levantar la pierna para cruzar la barra del único asiento disponible antes del molinete, al lado del conductor y sin ninguna seguridad!

 

Además, la altura de las escaleras es inaudita. Y lo peor de todo es que se les ha concedido aumento de pasaje sin renovar sus flotas en nada. Algunos coches tienen dos asientos incómodos para impedidos, antes del molinete. Otros, apenas uno, y otros más ninguno y aún algunos hay que a impedidos, ¡no llevan! Que de ellos se haga jabón...

 

Más triste es ver esto en varios colectivos que llevan impedidos al Instituto de Previsión Social (IPS) que son los que tendrían que contar con todas las ventajas para esta parte de la población a la que tienen el honor de servir.

 

¿Qué clase de sociedad tenemos?, ¿qué valores estamos transmitiendo a nuestros hijos?

 

En Asunción, casi el 80% de la población apela al transporte público de pasajeros (colectivos) a la hora de movilizarse, ¿y en el interior?

 

Me pregunto con semejante sistema de transporte público ¿se está honrando a la familia y a nuestros mayores?

 

En el caso específico de los molinetes ¿por qué los usan? ¿por seguridad? Quieren asegurar la recaudación de los delincuentes o,... es por controlar recaudación de los choferes?

 

Que sus patrones les dejen de robar y les den una vida digna y otros serán los resultados.

 

En este país, por todos los costados hacemos agua y no podemos avanzar.

 

Lastimosamente seguimos siendo los más corruptos, con nuestra cultura de falta de respeto y educación y falta de amor y consideración al más débil y necesitado... así el hombre, destruye el puente que él deberá cruzar!

 

 

 

Atentamente,

 

Diana Martínez Jara

 

CINº 283.778

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.