20101217103742-r0dc21o2f3vste5s7ezej9x3a10rp3w-amuf3u2u5r2u4mrxu4gfbsioj8etbz3-1-.jpeg


Más allá de las discusiones estériles para tratar de encontrar culpables por el hecho de que no se haya construido antes la línea de transmisión de 500 kV desde Itaipú a Villa Hayes, el Gobierno deber priorizar de manera absoluta esta obra. Sin ella, la ciudadanía va a sufrir los patéticos cortes de energía en el verano y -peor aún- la economía nacional, según advierten, perderá una inmensa cantidad de dinero con la consecuente desaceleración del crecimiento que se registra este año.

De acuerdo a lo señalado por la Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco), un retraso en el montaje de dicha línea de transmisión podría representar una pérdida de unos 400 millones de dólares.

La economía está creciendo y hay un fuerte aumento de la demanda de la energía. Este año el PIB se estima que crecerá en más del 9 por ciento y el año próximo en aproximadamente un 4 por ciento. La demanda de energía podría superar el verano próximo ya los 2.000 MW poniendo en aprietos al sistema eléctrico. Si no tenemos lista la línea de 500 kV, el crecimiento se puede desacelerar entre 1 por ciento y 2 por ciento, lo que puede significar dejar de producir bienes y servicios por valores de entre 200 millones de dólares y 400 millones de dólares, según lo afirmado por el ingeniero Francisco Griñó, vocero de Capaco, durante un encuentro en la Unión Industrial Paraguaya (UIP) en el que se analizó la problemática energética en el Paraguay.

Griñó
advirtió que el fisco también sufriría un déficit con una desaceleración del
crecimiento en 2 por ciento, ya que si se considera que la presión tributaria
ronda el 12 por ciento, dejará de recaudar alrededor de 48 millones de dólares
por cada año de retraso en la construcción de la línea.



 



El
empresario recordó que entre el 2004 y el 2010 la demanda de energía eléctrica
aumentó un 54 por ciento llegando a 1.887 MW, y que el crecimiento de la
demanda industrial pasó del 20 por ciento al 26 por ciento de los
requerimientos totales. Agregó que hay muchas viviendas en construcción y que
con la terminación de estas aumentará el consumo privado de energía eléctrica.
"Si la línea de 500 kV no está lista para el 2012, no vamos a tener
energía confiable para enfrentar la demanda y la economía tendrá un serio
cuello de botella", aseveró. Desde luego que estas observaciones no deben
ser tomadas en un sentido apocalíptico, pero son muy oportunas para hacer que
las autoridades gubernamentales las consideren una prioridad impostergable.



 



El tiempo
perdido solo se podrá recuperar con trabajo denodado y un consenso político
maduro que supere cualquier obstáculo coyuntural. El bien común debe estar por
encima de cualquier mezquindad.



 



La Cámara Paraguaya de la Construcción (Capaco)
lanzó la voz de alerta y, tratándose de un gremio compuesto no solo por
empresarios, sino también por técnicos que hablan con fundamentos, hay que
tener muy en cuenta sus expresiones: la economía del Paraguay perdería unos 400
millones de dólares por año si la línea de transmisión de 500 kV, que unirá
Itaipú con Villa Hayes, no entra en funcionamiento en el 2012. Esta obra debe
ser, entonces, prioridad absoluta para el Gobierno.



 



http://www.ultimahora.com/notas/387268-La-construccion-de-la-linea-de-500-kV-debe-ser-para-el-Gobierno-prioridad-absoluta



 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.