Para justificar el ingreso de Hugo Chávez al Mercosur, tanto Fernando Lugo y sus seguidores como las autoridades partidarias del PLRA argumentan que “Chávez no es Venezuela”.

Paraguay sí era Stroessner como muy bien lo sufrimos en las costillas los paraguayos; y todo lo que en aquella época el país recibía, llámense créditos, reconocimientos, asientos en foros públicos, elogios o distinciones de cualquier índole, era para Stroessner y su camarilla, quienes los aprovechaban directa y personalmente para fortalecer su posición, en detrimento de la de sus opositores, amordazados, aplastados, perseguidos o arrojados al exilio.    

¿Que Venezuela no es Chávez? ¡Gran hipocresía de parte de los que esto afirman! Especialmente de los que conocieron y padecieron la tiranía stronista, y saben a ciencia cierta cómo los dictadores identifican al país entero con su liderazgo brutal. Tanto Fernando Lugo como los dirigentes liberales que sufrieron aquella época saben perfectamente bien que en un país donde rige regularmente el sistema democrático, el Estado no se identifica con su jefe circunstancial. Pero bajo las dictaduras es diferente, sucede totalmente lo contrario. Gobierno, partido y Fuerzas Armadas era la siniestra trilogía que el dictador Stroessner esgrimía para oprimir al Paraguay.    

Decir que en este momento Venezuela no es Hugo Chávez es lo mismo que decir que Cuba no es la familia Castro.    

¿Cómo en un foro regional pueden sentarse representantes de países democráticos y respetuosos de los derechos humanos a debatir sobre estos asuntos junto con representantes de los Castro, Chávez, etc.? ¿Vamos a incurrir una y otra vez en la cínica hipocresía del gobierno de Kirchner en la reciente XX Cumbre de Mandatarios de Mar del Plata, a la que no se invitó al gobierno de Honduras, cuestionándosele su legitimidad democrática, pero en cambio sí se invitó a los representantes de la tiranía castrista, que cumple nada menos que medio siglo de aplastar sistemáticamente los derechos políticos fundamentales del pueblo cubano?

En cuanto a los que falazmente siguen repitiendo que el ingreso de Venezuela al Mercosur es conveniente “económicamente” para nuestro país y para el Mercosur, habría que volver a preguntarles: ¿qué es lo que Chávez va a comprarnos si está dentro del Mercosur que no está ya comprando ahora sin necesidad de pertenecer al organismo? Ahí está el negociado de Petropar con PDVSA, por si alguien desea desmentirnos. ¿O es que el gorila caribeño está haciendo a personeros del Gobierno paraguayo “promesa$” secretas que la ciudadanía desconoce? Son los propios parlamentarios quienes hablan de la circulación de “maletines” con petrodólares. No lo inventamos nosotros.    

Chávez convirtió al Poder Legislativo de su país en el patio trasero de su palacio de gobierno, ya que moviéndoles como marioneta les hace aprobar a sus “legisladores” hasta las medidas más antidemocráticas. Chávez gobierna actualmente Venezuela por decreto; clausura medios de prensa, confisca empresas privadas, conculca los derechos económicos fundamentales, y bajo la acusación de “oligarcas al servicio del imperio”, el pulgar del tirano doblado hacia abajo significa que a sus víctimas no les cabe forma alguna para defenderse.    

Encima, Chávez se vincula con regímenes despóticos y provocadores, desarrollando con ellos proyectos hostiles, adquiriendo armas por valores astronómicos que retacea al muy necesario desarrollo de la cada vez más hambreada Venezuela, donde a pesar de las decenas de miles de millones de dólares en petróleo que explota, se están racionando alimentos. Chávez padece de visibles delirios mesiánicos y de ambiciones de hegemonía regional, y tal vez hasta mundial; quiere exportar su “revolución” al resto de América Latina, como intentaron hacer los Castro al principio de los años 60.    

No es admisible de ninguna manera que grupos como el Partido Tekojoja y otros que sufrieron la persecución stronista y hoy se autoubican a la izquierda del espectro político local estén bregando por el ingreso de Hugo Chávez al Mercosur, utilizando la mentira infantil de que “Chávez no es Venezuela”, así como también es difícil de entender que el Comité Político del PLRA se sume a esta estafa ideológica.    

Al régimen del gorila venezolano hay que tenerlo lejos de las organizaciones y foros donde se exige que el valor democrático sea requisito primordial; aunque esto signifique “perder dinero”, que es, desde luego, lo único que Chávez puede ofrecer a cambio de que se le acepte en los clubes de gobiernos demócratas de Sudamérica. En el Mercosur existe una “cláusula democrática” que es más un adorno en su árbol de Navidad estatutario que una restricción verdadera. Si esta cláusula sirve realmente para algo, esta es la oportunidad para hacerla valer. Que se la invoque para impedir el ingreso a la organización de un dictador que ahora mismo está gobernando su país por decreto. ¿O se necesitan más pruebas que las que Hugo Chávez ya proporcionó para calificar como despótico y antidemocrático a su régimen?   

Lastimosamente, Venezuela es, hoy en día, Hugo Chávez. Meter a Chávez en el Mercosur significará darle voz y voto en las decisiones que afectan nuestro futuro. Con él adentro, no ganaremos un rico socio comercial, como repiten machaconamente los malintencionados bolivarianos; lo que tendremos será un tirano desequilibrado, “borracho de socialismo” como lúcidamente alguien lo describió recientemente, un autócrata mesiánico que extenderá tanto su poder y sus locuras, que podrá hasta debilitar nuestra posición en la región y, ¿quién no lo prevé?, en el mundo mismo.    

¿Eso es lo que queremos? ¿Tener a un siamés de Stroessner sentado a nuestro lado? Los legisladores, por lo menos los de pensamiento honesto, tienen que responderse a sí mismos estas preguntas antes de tomar la crucial determinación de permitir o no que Chávez ingrese al organismo de integración regional y, que con esto y su chequera, capture en sus manos los controles de mando del futuro de nuestro país.

 

http://www.abc.com.py/nota/chavez-si-es-venezuela-asi-como-stroessner-si-era-paraguay/

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

Mons. Porras advierte que "gobierno por decreto" solo acentuará división de Venezuela

REDACCIÓN CENTRAL, 16 Dic. 10 (ACI).-El primer Vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Mons. Baltazar Porras, indicó que para atender la emergencia de las lluvias no se necesita una Ley Habilitante –que permitiría al Presidente Hugo Chávez gobernar por decreto– y advirtió que la medida dividirá más el país.

El viernes 10, el mandatario pidió a la Asamblea Nacional aprobar una Ley Habilitante para gobernar por decreto durante doce meses y enfrentar la emergencia por las lluvias. Sin embargo, la oposición advirtió que el mandatario solo quiere acortar los espacios de libertad de sus críticos.

Mons. Porras declaró a ACI Prensa este 15 de diciembre que no se necesita este tipo de ley para "atender las necesidades de esta catástrofe". Advirtió que más bien "todo esto forma parte de una política que lamentablemente lo que hace es acentuar la división en el país y que por otra parte desconoce la voluntad popular manifestada" en las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre donde la oposición logró 67 escaños de 165.

Indicó que son "a todas luces medidas que se aprueban en forma exprés sin conocimiento por parte de la población, sin una discusión por parte de la Asamblea y lo que denota es un estrechamiento cada vez mayor de los pocos ámbitos de libertad y democracia que van quedando en el país".

Dijo que esto es visto con preocupación por la Iglesia y otros sectores "porque pareciera que vamos hacia el camino de una dictadura" que elimina las posibilidades de denuncia y de opinión, y que generará mayor violencia y corrupción.

En ese sentido, dijo que la compra de acciones de Globovisión por parte del Gobierno "forma parte de toda esta andanada que busca silenciar a los medios de comunicación", en este caso a uno de oposición.

Indicó que la libertad de expresión e información en Venezuela se están acortando. "No sabemos exactamente qué articulado será aprobado puesto que en estas últimas semanas son decenas de leyes que de un día para otro se aprueban y van penalizando cada vez más la conducta de la sociedad venezolana", señaló.

La Ley Habilitante fue aprobada en primera instancia el martes pasado y el oficialismo espera hacer lo mismo en segunda instancia hoy jueves 16.

De aprobarse, Chávez podrá legislar en materia de ordenación territorial, seguridad ciudadana y jurídica, desarrollo integral y uso de la tierra urbana y rural; infraestructura, transporte y servicios públicos; atención a las necesidades vitales que se han generado por la emergencia causada por las lluvias; vivienda y hábitat; financiera y tributaria; seguridad y defensa integral de la nación; cooperación internacional y sistema socio-económico de la nación.

Fecha: 19/12/2010 16:00.


Anónimo

La libertad es el bien de América

por Delfina Acosta

Cuando Fidel Castro trajo la revolución a Cuba, convencido, seguramente, de su causa, el escritor cubano Reynaldo Arenas se sumó a la “revuelta”, al griterío popular, ilusionado como miles de habitantes de la isla con poner fin a la era de Batista.

Pero Castro, al igual que todos los hombres que asumen un poder absoluto, terminó volviéndose en el verdugo del escritor, quien en su primera entrada a la prisión, donde (él lo sabía) sería torturado, consumió una enorme cantidad de alucinógenos para no terminar delatando a sus compañeros disidentes.

El poder absoluto corrompe al hombre y lo devuelve a su condición primigenia de barro.

Para mantenerse en el poder, un dictador –necesariamente– debe instalar un régimen de delatores.

El autor de “Antes que anochezca”, una novela autobiográfica, escribía, escribía, haciendo uso de las lamparillas del sol. Y debía esconder sus manuscritos en los lugares más insólitos para no ir a parar a prisión pues estaba marcado por Fidel.

Homosexual confeso, en una oportunidad declaró: Lo peor que te puede pasar en Cuba es ser escritor, homosexual y disidente.

Contrajo sida, superó, valga la ironía, dos intentos de suicidio, pero ya en los últimos tiempos de su existencia, con el sentimiento llagado por los horrores que presenció en las prisiones, y los que él sufrió, en carne propia, decidió poner fin a su vida, en 1990, en un departamento de Nueva York. Escribió una carta como pasaporte a un mundo mejor:

“Al pueblo cubano tanto en el exilio como en la isla los exhorto a que sigan luchando por la libertad. Mi mensaje no es un mensaje de derrota, sino de lucha y esperanza. Cuba será libre. Yo ya lo soy.”

Bien. Ahora tenemos un hombre que quiere hacer una nueva revolución. Se llama Hugo Chávez. Desde lejos me golpean las mentiras que dice a través de los medios televisivos. Se autoproclama el líder de Venezuela y quiere imponer la revolución bolivariana.

Lo que hace, el muy bravucón, es violar abiertamente los derechos a la libertad de los miles de venezolanos que ven cómo el cerco avanza sobre sus vidas y les va quitando lo que levantaron con trabajo, dignidad y compromiso familiar.

Hace poco recibí un mensaje electrónico de una amiga poetisa que vive en Venezuela.

En los primeros tiempos de nuestra relación la notaba fresca, amigable con los poetas, pues me enviaba entrevistas que hacía a los vates y otras actividades dignas de encomio. Hoy ella está hecha un montón de hojas secas. “Te van sacando de a poco, sin orden, las cosas. Te despojan de tus ilusiones, tus creencias, tu derecho a la libertad que es mi principal creencia”, me escribía.

Y no digo su nombre para no meterla en problemas.

Ojalá que nunca sea aceptado como miembro del Mercosur, Venezuela. ¿Qué puede aportar?

Los tiranos ya no tienen cabida sobre la faz de la Tierra.

La ocupación primera o preocupación de los Gobiernos de 2011 debe ser combatir desde todos los sitios posibles a los regímenes totalitarios.

Se cumpliría el sueño de Reynaldo Arenas si la libertad del ser humano, del hombre, sea el primer mandamiento de esta América nuestra.

Fecha: 05/01/2011 14:29.


Anónimo

¿Qué precio tiene el ingreso de Chávez al Mercosur?

Tal es la insistencia y la presión a los miembros del Congreso sobre el ya muy cansador tema de accederle el ingreso de Hugo Chávez al Mercosur, que hay que inferir que los precios que se ofrecen de soborno, así como los costos que el pueblo paraguayo va a tener que pagar si ese plan se lleva adelante, van a ser muy altos.

El último rumor apunta a que uno de los integrantes de la terna elevada al Poder Ejecutivo para cubrir la vacancia en el Ministerio Público, Germán Torres, sería nombrado por Fernando Lugo a cambio de que los parlamentarios colorados voten por la admisión de Hugo Chávez.

Cabe aquí recordar cuál es el tramposo origen de la terna que integra el candidato Torres. La misma nació como resultado de una maniobra del senador Juan Carlos Galaverna -quien públicamente se jactó de su astucia-, que tuvo por objetivo imponer que las tres opciones fueran personas del Partido Colorado, pretendiendo, de esta manera, atar las manos al Presidente de la República y no dejarle más recurso que nombrar a uno de ellos.

Los esbirros que se envían al Consejo de la Magistratura con el pernicioso régimen de cuoteo partidario se encargaron de ejecutar el plan de Galaverna y, dejando de lado a excelentes y acreditados candidatos, impusieron tres nombres de personas de méritos desconocidos, de entre los cuales se esperaba surgiera, indefectiblemente, el próximo fiscal general del Estado, personaje que tendrá que ser, a no dudarlo, muy fiel a los dictados del senador maniobrero y del sector que lo impusiera en el cargo.

Se aguardaba que, ante semejante desvergonzada burla de la Constitución y la ética, el jefe del Ejecutivo iba a responder de un modo inmediato, enérgico y eficaz. Se esperaba -por lo visto ingenuamente- que, ante la prepotente imposición con que los miembros del Consejo de la Magistratura le desafiaban, Fernando Lugo iba a plantarse, a gritarles a la cara lo que la Constitución establece: que quien debe elegir al titular del Ministerio Público es él, con el correspondiente acuerdo del Senado; y que, no habiendo ese organismo cumplido con su obligación de seleccionar a los más aptos, descarriando su proceder con evidente sectarismo, se veía en la necesidad de desestimar la terna íntegra. Podría, incluso, haber impulsado el juicio político para los falseadores de la democracia.

Pero transcurrieron los días y las semanas, Lugo no se manifestó ante tamaña afrenta a su autoridad legítima. ¿Se amilanó? ¿Se asustó? ¿O más bien “se le prendió la lamparita” y vio, en la grotesca maniobra de Galaverna y sus secuaces del Consejo de la Magistratura, una magnífica oportunidad para negociar algo que para él tiene mucho más utilidad que el simple cargo de fiscal general del Estado? ¿Y qué podría ser eso? Surge ahora el rumor de que el trueque propuesto tras bambalinas es el colorado Germán Torres para el Ministerio Público y Hugo Chávez para el Mercosur. Una ganga para Lugo y los bolivarianos que lo circundan.

Los parlamentarios colorados desmienten el rumor. Fernando Lugo hace lo propio, agrega que “ni piensa” negociar con los colorados y que se tomará su tiempo para analizar la terna fraudulenta que le remitieron. Cosa francamente muy rara es esta, en que una artimaña tan viciada legal y moralmente merezca tanta meditación de parte del Presidente de la República.

De Lugo todavía se espera que se yerga en defensa de su autoridad, que sea claro y definitivo, que su respuesta a la maniobra de Galaverna y sus secuaces del Consejo de la Magistratura se exprese en un NO grande, categórico, dicho con fortaleza constitucional y con convicción política sustentada en la ética. Ningún mandadero de un grupo partidario debería ocupar uno de los más altos cargos del Estado por la vía de la prepotencia o la astucia, porque, como bien se sabe, de esta eventualidad se derivarían gravísimos resultados para el futuro democrático del país.

Pero si ocurriera que el presidente Lugo, cometiendo una vergonzosa renuncia a sus fueros y dignidad, admitiera la terna fraudulenta y designara a uno de sus miembros, la ciudadanía ya podría ir calculando cuál sería el precio que se pagaría por ello. Por ejemplo, Hugo Chávez en el Mercosur, decidiendo, con voz y voto, el futuro de nuestro país en la región y en el mundo.

Fecha: 05/01/2011 14:30.


Anónimo

Reaccionarios y burgueses

por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA. Cada vez que escucho que alguien, para descalificar a una persona, utiliza términos tales como “burgués, fascista, reaccionario”, siento como si el tiempo se detuviese y la maquinaria que lo mueve hacia adelante comienza a girar en sentido inverso. Diez, veinte, treinta años atrás se aparecen como fantasmas de los que no podemos desprendernos. Estas fueron las primeras reacciones ante las declaraciones del gobierno de Evo Morales a raíz de la persecución de que es objeto Mario Cossío Cortez, ex gobernador del departamento boliviano de Tarija. No estoy muy seguro de decir “ex gobernador”, ya que una persona, que ganó el cargo en elecciones libres con más del 50% de los votos a su favor, no puede ser destituido así como así, con base en unas acusaciones difíciles de entender. Sobre todo cuando la denuncia contra Cossío proviene de un político afín a Morales que acaba de ser nombrado secretario del Departamento de Transparencia.

Los motivos son transparentes: Cossío no pertenece a la línea política de Evo Morales y su Movimiento al Socialismo (MAS) goza de una enorme popularidad en Tarija, uno de los departamentos que se oponen a Morales, ganó cinco elecciones consecutivas, fue miembro del Comité Cívico, prefecto, diputado y dos veces gobernador. En las últimas elecciones ganó por cien mil votos, lo que significa más del cincuenta por ciento del electorado de Tarija. Producida su vacancia, fue sustituido, como era de esperar, por un fiel seguidor a Morales, Lindo Condori, dirigente del MAS local, quien ante los 100.000 votos de Cossío obtuvo ¡1.500!

Una de las irregularidades cometidas en el defenestramiento del gobernador es que la Asamblea departamental, dominada por partidarios de Morales, sostuvo que por el simple hecho de estar imputado por la ley el gobernador puede ser destituido, cuando en realidad lo que se exige es una sentencia firme y ejecutoriada de los tribunales correspondientes. Cossío, que era considerado como “burgués” y “reaccionario” en los círculos del Palacio del Quemado de La Paz, había cometido el peor de los errores que podía cometer: sin agitar al viento proclamas marxistas, sin ataques al capitalismo ni al imperialismo colonialista, llevó adelante programas sociales consiguiendo un gran éxito en la salud pública y la educación, cosa que los del MAS a la luz de Marx, Lenin, Stalin, Fidel Castro y Chávez no han logrado aún hacer.

Es notable cómo los dictadores, ya sean de derechas, ya sean de izquierdas, se parecen todos: utilizan el mismo lenguaje, los mismos términos, los mismos métodos, las mismas técnicas para desacreditar a las personas y dejar fuera de juego a sus enemigos políticos más peligrosos. Los más peligrosos son aquellos que mayor posibilidad tienen de hacerles sombra en alguna futura elección. Si alguien lo duda que le pregunte a Vladimir Putin sobre Mijail Jodorkovski, que acaba de ser condenado por un tribunal de Moscú a catorce años de cárcel y hay que esperar lo que dirá el juez que tiene pendiente otro juicio que involucra al ex magnate ruso del petróleo. Esto asegurará que esté en la cárcel y no pueda presentarse a las elecciones de 2012 para disputarle el puesto a Putin. Lo mismo viene haciendo Hugo Chávez en Venezuela, quien aparentemente respeta el resultado de las elecciones, pero muestra una habilidad sorprendente para convertir cualquier fracaso en triunfo modificando las leyes a su antojo como cuando prohibió que el intendente electo de Caracas, enemigo político suyo, entrara al centro de la ciudad.

La ventaja que tiene Morales es que habla poco, es muy callado, todo lo contrario de su colega bolivariano venezolano que es un bocaza, lo que hace que nada de lo que haga pase desapercibido. En tanto, nuestro vecino va tejiendo con mucha habilidad su dictadura “socialista del siglo XXI” y nosotros miramos el espectáculo como desde un balcón de honor. Hay que preguntarle a Colombia cómo se siente con sus vecinos: Ecuador y Venezuela, cuyos territorios sirven de “nicho” o “santuario” a los criminales de las FARC. ¿Será Bolivia, con el tiempo, “nicho” o “santuario” para los criminales del EPP? Habría que preguntárselo a Lugo o a Rafael Filizzola, que están más interesados en conseguir los programas informáticos para espiar a sus enemigos en lugar de tomar las cosas en serio, por más que les llamen “reaccionarios” y “burgueses”.

Fecha: 05/01/2011 14:34.


Anónimo

Paraguay: sigue drama de desaparecidos en dictadura de Stroessner
1 de Febrero de 2011 •

Más de veinte años después del fin de la dictadura de Alfredo Stroessner, aún no se sabe de 377 desaparecidos, y millones de hectáreas siguen en manos de colaboradores de ese régimen que de adueñaron de fincas ilegalmente, dijo Najeeb Amado, secretario general del Partido Comunista Paraguayo.
Stroessner gobernó con mano de hierro entre 1954 y 1989. Falleció el 2006 en Brasilia, donde vivía exiliado tras su caída.
"A 22 años de aquel suceso (de la dictadura) continúan desaparecidas 377 personas y los bienes públicos malhabidos en poder de sus ex servidores siguen sin recuperarse", dijo Najeeb en una entrevista con The Associated Press AP.
"Es asombroso cómo los actuales poderes del Estado, la fiscalía y el Poder Judicial, no actúan para dar justicia a los familiares de los 377 desaparecidos, según el informe final de la Comisión Verdad y Justicia que en 2008 fue presentado por monseñor Mario Melanio Medina, director de ese organismo", explicó Amado.
Recordó que "durante la dictadura miles de opositores de todos los sectores fueron perseguidos, apresados ilegalmente, torturados y varios perdieron la vida en dependencias policiales sin que sepamos dónde están sepultados sus cuerpos. El año pasado se encontraron restos óseos en el patio de un cuartel de policía pero aún no se conoce de quienes serían".
José Rodríguez, líder de una organización de campesinos sin tierra del norteño departamento de San Pedro, el más pobre del país, indicó que "de acuerdo con nuestras evaluaciones, unas ocho millones de hectáreas de terrenos están en poder de ex colaboradores del régimen de Stroessner, quienes se adueñaron ilegalmente de las propiedades rurales sin ser beneficiarios de la reforma agraria. La justicia no hace nada por recuperarlas".
Sobre el punto, Amado opinó que "se necesita una enorme organización nacional aglutinadora de líderes sociales y de derechos humanos para reclamar con fuerza a los poderes del Estado una acción firme no sólo para recuperar las tierras sino para castigar a sus responsables".
Héctor Cardozo, ex director de la oficina estatal Instituto de Desarrollo y la Tierra, había explicado que "muchos terrenos fueron recuperados judicialmente pero miles (en poder de ex funcionarios civiles y militares retirados de alta graduación) son fincas productivas o ya fueron vendidas a terceros y es una situación compleja como para expropiarlas o comprarlas".
Rodolfo Aseretto, abogado de la organización no gubernamental Comité de Iglesias que reúne a representantes de instituciones religiosas protestantes, informó que la Comisión Verdad y Justicia "encontró en sus investigaciones de más de diez años que 18.772 personas fueron víctimas de torturas durante el régimen de Stroessner".
"Pero unos 128.077 individuos sufrieron la violación de sus derechos humanos; unas 33.000 personas fueron obligadas al exilio político y 2.800 funcionarios estatales (policías y militares) fueron aparentemente responsables de la violación de los derechos humanos", añadió.
Aseretto aclaró que "sólo ocho casos por tortura y muerte en dependencias policiales cumplieron totalmente el proceso judicial dictándose sentencia contra ocho ex policías, pero tenemos 2.800 presuntos sospechosos que no están procesados porque la fiscalía no impulsó ningún expediente".
Martín Almada, activista de los derechos humanos, dijo a la AP que "llevo adelante desde hace más de diez años un pleito por la muerte de mi esposa Celestina Pérez. Ella falleció por tortura sicológica porque los policías le dijeron que yo había muerto en el calabozo donde estuve preso ilegalmente por mi militancia opositora en 1976. Sin embargo, decenas de cómplices de Stroessner continúan libres, sin proceso".
Stroessner fue derrocado el 3 de febrero de 1989 por un cruento golpe militar liderado por su entonces consuegro, el general Andrés Rodríguez.

Fecha: 02/02/2011 20:16.


Anónimo

chavez esta mas loco que nunca!!!!!!!!

Fecha: 20/06/2011 13:34.


Añadir un comentario



No será mostrado.