“Lo confuso se ha aclarado”, dice la socióloga refiriendose a las acciones de Lugo.

Pasó la borrachera electoral y las cosas en el gobierno de Fernando Lugo están mucho más claras. Es un gobierno “de tendencia neoliberal que favorece al agronegocio, con seguridad tipo Colombia”, nos dice Mariel Palau. La socióloga dice que el retiro del Partido Comunista es señal de mucho descontento en el “campo popular”.

“Lo confuso se ha ido aclarando”. Mariel Palau entiende que el alejamiento del Partido Comunista de las filas gubernistas es una muestra de que hay ya un análisis más maduro del rumbo que ha ido tomando el gobierno de Fernando Lugo. Sostiene que  las primeras grandes expectativas que rodeaban al gobierno fueron desgranando por el lado de la derechización del proceso político y que muy pronto temas fundamentales de los sectores populares como la reforma agraria quedaron flotando en una extensa telaraña de justificaciones.

 

Ella cree que la primera señal emitida con fuerza por el PC es síntoma de un serio malestar de varias organizaciones sociales con dicho rumbo. A criterio de Palau, el gobierno de Fernando Lugo, “acorralado por la derecha parlamentaria y sus grandes voceros mediáticos”, fue tomando el rumbo exacto para configurar un gobierno de clara tendencia neoliberal.

 

“Se va desdibujando la imagen del progresismo. Yo creo que hubo demasiadas expectativas. Estas expectativas fueron fruto más de la frustración que de un proyecto claramente transformador”, sentencia.

 

Se va aclarando el panorama

 

Al criterio de la socióloga, este es el tiempo en que van quedando más claro el modelo de desarrollo, el modelo de seguridad y de intereses dentro del Gobierno.

 

“El modelo económico es neoliberal, favorece al agronegocio y fue forzando un estilo de seguridad tipo Colombia”, resuelve.

 

En este escenario, los movimientos campesinos, por ejemplo, vuelven a plantear que las luchas en las calles son imprescindibles porque el enredo institucional así lo exige.

 

“El desafío claro pasa por retomar las luchas populares, pasa también por retomar la bandera de la reforma agraria, campo en el que no hay avance y ahora ya casi no se habla del tema tierra o si se lo hace es de forma muy desdibujada, desordenada”, asegura.

 

Mariel Palau nos dice que las banderas sociales levantadas por el gobierno de Fernando Lugo han quedado en el limbo porque las acciones y las resoluciones más importantes “siempre fueron de centro a la derecha”, por más que en el discurso primero hayan sido centrales.

 

En cuanto a la izquierda y su participación en el proceso político, ella dice que no hay una sola izquierda y que no toda izquierda se sumó al proyecto abierto en las elecciones de abril de 2009. “Allí, por ejemplo, está el Partido de los Trabajadores, que desde un principio se presentó como oposición al gobierno de Fernando Lugo”, comenta.

 

Bastión de la derecha

 

En este período, Palau establece que  el bastión de la derecha y sus grandes medios de comunicación fueron el Parlamento y  tampoco cree que haya habido voluntad real por superar esta campaña establecida para cerrar cualquier posibilidad de que el gobierno vire a la izquierda. En ese juego, “la izquierda quedó bastante sometida. Ahora esos nudos se están desatando. Hay signos claros en diferentes sectores”.

 

Este cerco y la falta de voluntad real del gobierno de sostenerse “en el movimiento popular” ha hecho que finalmente  se haya buscado “una gobernabililidad en el cuoteo, como en un mercado de cargos y prebendas”, nos dice en referencia a los acuerdos últimos establecidos en el Congreso.

 

Ella avizora un 2011 de acciones directas desde los movimientos organizados con agendas que no estén dictadas por el gobierno, “ni que sean solamente una respuesta ante la amenaza de golpe de la derecha”.

 

Ella cree que no es necesario que los partidos considerados de izquierda dejen  los espacios institucionales, sino que es hora de separar las aguas: “De retomar la disputa en las calles, en las ocupaciones, más allá de las negociaciones políticas institucionales”. Porque, según ella, está demostrada la línea. “Cuando se negocia en espacios institucionales por tierra, vivienda, salarios y otras demandas, hay que acompañar todo esto con la movilización. No se puede sentar a negociar reforma agraria, por ejemplo, sin la gente movilizada. Solamente hay respuesta cuando la gente presiona y se moviliza”, expresó.

 

De presiones, negociación y movilización

 

“Cuando se negocia en espacios institucionales por tierra, vivienda, salarios y otras demandas hay que acompañar todo esto con la movilización”, nos dice la socióloga Mariel Palau, como tratando de prefigurar el rumbo que debieran tomar las fuerzas consideradas de izquierda en su relación y participación con y en el gobierno de Fernando Lugo.

 

Ella, muy cercana al movimiento campesino, sentencia: “No se puede sentar a negociar reforma agraria, por ejemplo, sin la gente movilizada. Solamente hay respuesta cuando la gente presiona y se moviliza. Eso lo demuestra nuestra historia de luchas y reivindicaciones”.

 

Es un poco en la línea que había planteado el politólogo argentino Atilio Borón en su visita a Paraguay, al decir que “sin movilizaciones y presiones de los pueblos todo gobierno se derechiza”.

 

POR JULIO BENEGAS

(Publicado en el diario ABC Color)

 

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

El PT califica de “auspicioso” el alejamiento del PC del Gobierno de Lugo

El Partido de los Trabajadores considera que el Partido Comunista ha dado un paso político importante.

Mediante un comunicado, el PT expresa su apoyo a la iniciativa del PC y espera que sea el comienzo de una articulación real de la izquierda paraguaya para hacer oposición al gobierno de Lugo-PLRA.

La postura institucional del Partido de los Trabajadores ha sido crítica con el Gobierno desde la asunción de Fernando Lugo a la presidencia de la República, sosteniendo que la política luguista denominada de “poncho juru”, de aparente conciliación de clases, provocaría perjuicios políticos graves a las conciencias, organizaciones y luchas por los intereses del pueblo trabajador

“El gobierno Lugo-PLRA viene prestando, en efecto, inestimables servicios a la burguesía y el imperialismo aplicando un programa neoliberal y agudamente represivo. Por ello el Partido de los Trabajadores convoca a los demás movimientos de izquierda a tomar postura en contra el paquete privatista de Lugo-PLRA, contra la criminalización de las luchas sociales, el terrorismo de Estado y contra la persecución sindical y demás derechos de los trabajadores, entre otros asuntos urgentes de la clase trabajadora de la ciudad y del campo”., expresa el comunicado.

Fecha: 25/12/2010 07:31.


Tranquilino Duarte

EL INCORRECTO MENSAJE DE FIN DE AÑO DEL PRESIDENTE LUGO
Tranquilino Duarte
Doctor en Derecho y Ciencias Sociales
Residente en la ciudad de Montevideo - Uruguay

El actual Presidente de la República del Paraguay, en su mensaje de Fin de Año, pretende lucirse con méritos ajenos, agregando su “inocultable aversión y resentimiento hacia el sector productivo privado”.-
Surge del mismo que mediante su gobierno aumentó la productividad agroganadera y forestal, lo que no es exacto.-
Indudablemente que su gobierno no ha hecho nada, para que haya aumentado esa productividad, mientras los diversos Entes comerciales e industriales del Estado fracasan por ineficientes.-
Aquel aumento se debió exclusivamente a la iniciativa privada de los empresarios y de sus trabajadores, que supieron elaborar, cosechar y colocar sus productos primarios en el mercado internacional, a tal punto que Paraguay está actualmente en el octavo lugar entre los países exportadores de carne en el planeta.-
La crisis económica que sacudió a los Estados, no logró detener el crecimiento del campo paraguayo, que cerró 2010. La misma no pudo impedir la demanda mundial de sus productos primarios ni el aumento de sus precios en el mercado agropecuario internacional.-
Por consiguiente, pese a la ineptitud del Presidente de la República Fernando Lugo, el Paraguay está posicionado para seguir este año 2011 y hacer frente a una demanda mundial de productos primarios alimenticios.-
El 2010 Paraguay cerró con un record en las exportaciones de productos primarios, sin que el Presidente Lugo haya contribuido en obtener ese resultado.-
Toda esta bonanza, en definitiva, se debe, además, a que los valores de los productos primarios se han elevado y los valores de los productos industrializados han disminuido, a causa de la libre competencia internacional entre los Estados industrializados.-
En síntesis, con la colocación segura de todos los productos primarios en el exterior, dentro de un mercado internacional ávido por la competencia que eleva los valores, no cabe la menor duda que, al margen de la ineptitud del Presidente Lugo, aquellos productores están en inmejorables condiciones para seguir de igual manera en el corto y mediano plazo.-
Hoy, Paraguay está en una situación privilegiada, pues el planeta va a cosas mas reales como los alimentos. Esta realidad va más allá de la desorganizada política interna creada por Lugo, que parecería no saber donde está ubicado, naturalmente hoy mas preocupado por debilitar nuestro sistema de gobierno, democrático, representativo, participativo y pluralista, para sustituirlo por otro demagógico, populista y totalitario, similar al del dictador venezolano Hugo Chávez.-
Esto permite, que aunque Lugo siga cometiendo desaciertos, éste intente disimular su incapacidad con la actividad de los empresarios y los trabajadores del campo.-
Por lo demás, su ineptitud hace que no tenga idoneidad para administrar esa prosperidad que permite ingresos tributarios al erario público para desarrollar políticas sociales, elevando proyectos de ley al Poder Legislativo, en materia de vivienda, seguridad, salud y educación pública que, en definitiva, han de beneficiar a todo el pueblo paraguayo.-
De manera que otra vez miente para mantenerse en el cargo de Presidente, como mintió para que el electorado le postulara como candidato, a fin de desempeñar esa función.-
Políticamente, desde el vamos, Lugo arrancó muy mal, con la firma de mas de una decena de Tratados con el actual dictador venezolano para luego encajonarlos por varios meses, en lugar de someterlos a consideración del Congreso, como debió hacerlo para su aprobación o rechazo, como lo ordena la Constitución Nacional. De ahí en adelante, la seguidilla de desaciertos que son de pública notoriedad, demostrativos de su ineptitud y falta de idoneidad para cumplir las funciones de Presidente de la República del Paraguay.-
En definitiva tenemos un Presidente que habla mucho y no hace nada.-

Fecha: 25/01/2011 08:02.


Añadir un comentario



No será mostrado.