835.000 de ellos viven en áreas rurales. Con un retrazo de un año, la Dirección General de Encuesta, Estadistica y Censo (DGEEC) difundió ayer a través de su pagina web institucional los resultados de la última encuesta de hogares, los cuales reflejaron la situación económica y social del país año pasado.

Los números arrojados consignan que existen en el país 2.191.000 personas viviendo en la pobreza. De este total, 1.175.000 personas viven en la extrema pobreza o indigencia.

Lo más alarmante de estos números es que 835 indigentes sobreviven en las zonas rurales del país, lo cual equivale al 71% del total de pobres extremos.

La medida para definir la pobreza extrema es el no poder acceder a una canasta básica de alimentos, estimada en las zonas urbanas en 288.000 guaraníes, mientras que en las zonas rurales es de 205.000 gs.

http://ea.com.py/1-175-000-personas-sobreviven-en-la-extrema-pobreza-segun-encuesta-de-hogares-2009/?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed:+semanarioea+(E%3Fa)

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

“CRECIMIENTO” ECONÓMICO DE 14,8% EN EL 2010, PERO CON POBREZA
POR E’A ⋅
El porcentaje de “crecimiento” es histórico.
Sin embargo, los resultados no se compadecen con los sectores desfavorecidos del país.
Actualmente 1 de cada 2 habitantes de zonas rurales vive en situación de pobreza. Esto equivale a que la mitad de la población rural (un 35% de la población nacional de 6.300.000 vive en zonas rurales) se encuentra dentro de la franja de pobreza, es decir cerca de 1.200.000 personas. El 32% de los pobres extremos vive en el campo, según datos de la Dirección General de Encuesta, Estadísticas y Censos.

Según Germán Rojas, presidente del Banco Sudameris, “es normal” que el crecimiento no se sienta en los bolsillos de la mayoría. Rojas afirma que falta aún mucho tiempo para que el repunte económico alcance a todos los niveles de la sociedad. No obstante, el banquero celebró que el 2010 sea “un excelente año para el sector bancario y financiero”, donde se han generado ganancias de 230 millones de dólares.

El Presidente de la República también se mostró satisfecho con los indicadores económicos, y anunció un plan para convertir dicho crecimiento en desarrollo mediante el Proyecto de Innovación Estructural del Poder Ejecutivo. Para el Ministro de Obras Públicas Efraín Alegre el crecimiento “se debe al esfuerzo, sacrificio y trabajo que realizamos todos juntos”. Refirió además que durante este año se ha superado a Brasil y Argentina en materia de crecimiento económico.

Por su parte, el Monseñor Mario Melanio Medina sostiene que el crecimiento de la macroeconomía “no llega a la gente pobre generando una sensación de desesperanza”, prueba de ello es, agregó, el éxodo masivo de compatriotas al exterior en busca de mejores condiciones laborales. El sacerdote recomendó una mayor atención al problema social que vive nuestro país, para evitar la desintegración familiar a causa de la migración.


Fecha: 28/12/2010 17:09.


Anónimo

LA DESIGUALDAD ECONÓMICA AUMENTA EN ESTE PARAGUAY QUE CRECE COMO NUNCA
POR LUIS ROJAS VILLAGRA
Si la microeconomía de los grandes anda bien, la de los pequeños anda mal.
La economía paraguaya crecerá en el 2010 según el BCP un 14,5 %. Es la tasa de crecimiento más elevada que se ha registrado desde que este indicador se empezó a medir hace cerca de 60 años en el país. El 53 % de esta expansión corresponde al sector agropecuario, un 11 % al sector industrial, el 30 % a los servicios (comercio, finanzas, telecomunicaciones), y un 6 % al aumento de los ingresos públicos.

Los segmentos de mayor crecimiento en este año son la agricultura, con 47 % de expansión, la ganadería con 8,5 %, la producción de carne con 10,5 %, las bebidas y tabaco con 9,5 %, las construcciones con 13 % y el comercio con 11 %, además del sector financiero.

Pero este inédito crecimiento económico no será muy prolongado, dadas las estimaciones del propio Banco Central, que ya prevee un modesto crecimiento del PIB para el 2011, de aproximadamente el 4 %, pronóstico al cual se adhieren varias consultoras privadas. Pero más allá del crecimiento, hay en general conciencia de que este crecimiento no impactará significativamente en la mayoría de la población, la que está en situación de pobreza, que trabaja en la informalidad y precariedad, y que en su conjunto representan a más de la mitad de los habitantes del Paraguay.

Y no es como algunos señalan que crece la macroeconomía pero no la microeconomía. La macroeconomía este año crece, como señala las estadísticas citadas más arriba, mientras que la microeconomía de algunos también crece (sojeros, gananderos, importadores, bancos, etc.) a la par que la microeconomía de otros se estanca, o crece anémicamento, o directamente decrece (pequeños agricultores, vendedores informales, obreros y empleados, despenseros, trabajadores domésticos, cuentapropistas y changadores en general).

El creciminiento del PIB es el crecimiento de aquellos que en nuestro país concentran de forma excluyente la mayor parte de los recursos productivos: la tierra, el agua, el capital y los créditos productivos. Crecen, y en grande, porque poseen la absoluta mayoría de las tierras productivas del país, y por ser los beneficiarios del mayor caudal de créditos tanto privados como públicos. La mayoría de la población no sentirá, o sentirá muy efímeramente esta bonanza, como gotitas que caen, para después verse en la misma situación de hace tantos años. Y no crecen principalmente porque no acceden a los factores productivos monopolizados por el sector que si crece, o acceden solo a cuenta gotas.

Pero algo es innegable, este crecimiento económico hará que aumente la desigualdad económica y social dentro de nuestra sociedad, entre sus miembros ricos y sus miembros pobres. Y esto sencillamente porque los que están creciendo hoy, son los que ayer ya tenían la mayor parte de las tierras, el capital y los mayores ingresos en el país, mientras que los que ayer estaban en el subempleo y en la pobreza, son los que hoy no están vinculados al crecimiento o solo perciben algunas monedas del mismo.

Si la microeconomía de los grandes anda bien, y la de los pequeños anda mal, la brecha entre unos y otros sin dudas se ensanchará. Con un modelo económico primario y excluyente que no genera empleos y concentra los recursos productivos, al que se suma un Estado ausente en su papel de redistribuidor, pues no cobra impuestos a quiénes debería por sus altos ingresos y por tanto no tiene con que invertir en aquellos que no tienen, el Paraguay del 2011 será aún más desigual y polarizado que este buen 2010, que se va sin IRP, sin Reforma Agraria, y con tantas promesas no hechas realidad. Feliz 2011.

Fecha: 28/12/2010 17:09.


Añadir un comentario



No será mostrado.