• Benjamín Fernandez Bogado

El Gobierno paraguayo ha acogido como refugiado político a Mario Cossío, gobernador del departamento boliviano de Tarija, quien debe responder ante jueces de su país por acusaciones de corrupción durante su Gobierno.

Luego de un intenso pulso político y mediático, la Comisión Nacional de los Refugiados (CONARE) del Paraguay otorgó ayer por unanimidad la condición de refugiado político al gobernador de Tarija (Bolivia) , Mario Cossío. El año pasado, tras que, mediante orden judicial, se le conminara a presentarse para responder por cargos de corrupción en el ejercicio de su cargo, Cossío ingresó a Paraguay. Tanto el gobernante como la oposición califican la acusación como de persecución política, y opinan que “la instrumentalización de la justicia” no garantizaba un juicio justo. El gobierno de Morales intentó vanamente convencer a los miembros de la CONARE paraguaya de que los cargos contra el gobernador se basan en hechos objetivos sobre los cuales éste debería responder ante los jueces bolivianos.

Tanto el Partido Liberal Radical Auténtico, principal fuerza de la coalición con la que gobierna Fernando Lugo, como gran parte de la prensa asuncena se encargaron de persuadir a la opinión pública paraguaya de que Cossío era un perseguido político y que el Paraguay debería otorgarle asilo, tal como lo hizo, en 1820, el dictador Jose Gaspar Rodríguez de Francia al líder y libertador uruguayo Jose Gervasio Artigas. Argumentos contrarios a la posición legalista de Morales se esgrimieron en la prensa, y en los momentos políticos en que Mario Cossío era recibido como perseguido por el vicepresidente paraguayo, Federico Franco, y era condecorado como ‘Visitante ilustre’ por su homólogo del Departamento Central (el más poblado del país), Carlos Amarilla.

 

En un intento de persuadir a los miembros de la CONARE, en la primera semana de enero el Gobierno boliviano envió a Asunción a su ministra de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Nardi Suxo. La titular tuvo un fuerte enfrentamiento verbal con la senadora Zulma Gómez, integrante de la Comisión, sobre los antecedentes de Mario Cossío, quien se ha erigido en un referente opositor al gobierno de Morales en temas políticos, sociales y económicos. Luego de una presencia mediática constante, Cossío fue conminado en los últimos días a restringir sus comentarios políticos sobre el Gobierno de su país.

Observadores de la política regional creen que el tono de las palabras del Ejecutivo boliviano en relación a la condición de Cossío demostraba una preocupación seria por no convertir al Gobernador de Tarija en el primer perseguido político de Evo Morales, ya que fue elegido para el cargo y suspendido en funciones en un departamento fuertemente crítico al Presidente boliviano.

 

La decisión de CONARE, tomada por unanimidad, fue comunicada ayer al político boliviano, quien agradeció el gesto de Paraguay ante lo que calificó de una persecución política. A pesar de lo que se afirmó públicamente, las relaciones entre Lugo y Morales han quedado enfriadas, lo que ha forzado al mandatario paraguayo a afirmar que no era parte del grupo integrado por Morales, Chávez, Correa y Ortega, sino que su gobierno seguía “colocado en el medio como la boca de entrada de un poncho”.

 

http://www.rnw.nl/espanol/article/paraguay-concede-refugio-politico-a-gobernador-de-departamento-boliviano

 

Comentarios  Ir a formulario



Samuel Acosta

La contracara del caso Cossío

Periódico boliviano tiene registro de varios casos de corrupción atribuidos a Cossío

Un sector importante de la prensa paraguaya y políticos de marcada tendencia de derecha presentó a Mario Cossío, como una víctima del gobierno del presidente boliviano Evo Morales. Visitó los estudios de Radio Viva el Director Ejecutivo del diario “El Nacional”, Rafael Sagárnaga, quien relató una serie de investigaciones que hizo este medio de comunicación del vecino país y que descubrió con documentos varios hechos de corrupción que involucran al polémico político, hoy con asilo en Paraguay.

En Cossío hay una llamativa masificación de casos de corrupción, es más, es una de las figuras políticas que más escándalos de irregularidades en su gestión tiene en Bolivia. Todo esto le produjo un grave descaste en su imagen, pese a que en Paraguay fue presentado por varios medios como una persona perseguida y con perfil de presidenciable.

La realidad – siguió contando Sagárnaga durante el programa “Café para Dos” – es que antes de que Cossío parta hacia Paraguay las masas en Tarija que en un tiempo lo apoyaron, que llenaban plazas y hasta estadios, fueron desapareciendo. Tal es así, que en la esquina de la gobernación apenas había unas 70 personas apoyándolo antes de su partida hacia Asunción.


El destituido gobernador de Tarija, Mario Cossío en Paraguay.

Fecha: 21/01/2011 06:46.


Añadir un comentario



No será mostrado.