COMPRO PAÍS EN OFERTA

Publicado: 27/01/2011 06:37 por jotaefeb en PAÍS: lo que nos quebranta

 

por Ilde Silvero

La honra no se vende ni se alquila, decía un líder político tradicional. Correligionario, queremos ayudarte, pero para eso vos también tenés que ayudarnos con tu voto, ofrecía seductoramente un comerciante recién ingresado al circo partidario. Podrán comprar muchos convencionales, pero jamás a dos tercios de los acreditados, reflexionaba un analista experto en paraguayología. Todos terminan inclinándose ante el billete verde, es solo cuestión de precio, ironizaba un veterano luchador de causas perdidas. Esto sí es el cambio, proclamaba eufórico un dirigente del interior cuyo bolsillo se llenó abruptamente. Péa piko la bicentenario, murmuró una chipera frente al local partidario.   

Hace 200 años, los héroes de la independencia pensaron en soberanía y libertad, pero ni se les ocurrió que un día llegaría un poderoso señor llamado Dinero que pondría todas las cosas patas arriba. Por lo que estamos viendo, en el Paraguay del siglo XXI no interesa si partidariamente sos colorado, liberal, socialista, comunista, o de cualquier otro movimiento. Lo único que realmente importa es el tamaño de tus recursos económicos y cuánto es lo que estás dispuesto a “invertir” para obtener el cargo político que estás deseando.   

 

El sistema de poner plata para obtener cargos públicos no es nuevo; hace rato lo vienen practicando algunos políticos. Así se explica que existan personajes bastante ignorantes o payasescos en el Congreso, por ejemplo. Lo novedoso es que un señor de gran fortuna se meta de pronto en el partido más grande del país, en un par de meses cambia los artículos del estatuto que le impiden postularse a cargos públicos y ahora apunta directamente al sillón presidencial de los López. Como tiene aún muchos fondos disponibles, la jefatura de Estado de 2013 ya tiene nombre.   

 

Si miramos nuestro continente, nos encontramos con el gran poder de las mafias narcotraficantes en México, las zonas liberadas en manos de las FARC en Colombia, los sistemas autoritarios y personalistas de los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia y, ahora, el principal partido de Paraguay literalmente es comprado por un empresario. ¿Qué tienen en común estas distintas realidades? Que surgen y se consolidan nuevas metodologías para controlar el poder, fuera de los mecanismos democráticos habituales en la civilización occidental.   

 

Nuestras naciones están experimentando un notable cambio en sus regímenes políticos, dejando atrás los grandes ideales de los próceres de la independencia, los sueños de Bolívar y San Martín, así como las ideologías humanitarias y libertarias de grandes estadistas para dar lugar a narcotraficantes, guerrilleros, dictadores y personajes que encaran la política como un negocio rentable.   

 

Es difícil pronosticar hacia dónde va nuestra sufrida América Latina. Es una incógnita el rumbo que tomará Paraguay a partir del 2013. ¿Las instituciones públicas pasarán a administrarse como empresas particulares? ¿Los ideales partidarios serán sustituidos por objetivos estratégicos de marketing? ¿La libre empresa eliminará la pobreza y la miseria de millones de compatriotas, algo que hasta ahora los partidos políticos no pudieron hacer?

 

Tenemos que hacernos estas preguntas, a fin de evitar que nos encontremos con desagradables sorpresas.  

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.