Es elocuente la imagen del taxi montado sobre el separador asesino (tomada en la madrugada del sábado 5). Lo mandó colocar Roberto Cárdenas sobre Cacique Lambaré, y sólo sirve para ocasionar accidentes.

Su disfuncionalidad es más que evidente! Esa avenida es muy angosta, y encima le colocaron una mole de hormigón armado que impide adelantamientos en uno y otro sentido.

El Intendente no tiene por qué saber de construcciones ni urbanismo, pero tiene la obligación de delegar las funciones técnicas a profesionales con la cualificación apropiada. Y no lo ha hecho:

Los responsables técnicos de las obras absurdas de Lambaré, 1) son tan obsecuentes que no se animan a señalarle sus disparates al Intendente, o 2) son ignorantes. Pero ninguna de las hipótesis los exime de culpa por las construcciones asesinas que materializaron.

 

Los frecuentes accidentes sobre Cacique incriminan tanto al Intendente como a  los directores de Desarrollo urbano y Obras, que además de ser imputados por el Ministerio Público, deben ser investigados en materia de antecedentes académicos y habilitación legal para ejercer las profesiones de arquitecto e ingeniero del área civil, respectivamente.

 

Ing. Alejandro Méndez Mazó

Director Ejecutivo

Fundación Lambaré

Primer Premio Concurso de los Pueblos

 

Enviado desde mi dispositivo  BlackBerry® proveído por Tigo.

 

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

RESPUESTA A CRÍTICAS A OBRAS SOBRE CACIQUE

Señor director: Tengo el agrado de dirigirme a usted con relación a una opinión titulada: "Críticas de obras sobre Cacique", inserta en ese diario, en su edición del martes 8 de febrero de 2011, página 25, Sección Opinión Pública, a fin de manifestar cuanto sigue:

En verdad la foto es elocuente, como afirma el firmante del artículo de marras. Nos muestra, sin lugar a duda alguna, que: a) el auto, de pequeño porte, no podía haber llegado nunca hasta el punto si no venía a una velocidad muy superior a los 50 km/h permitido sobre la avenida (Infracción 1); b) tampoco pudo haber llegado allí, si no se hubiese introducido, con todo o parte de su volumen, en el carril que no le correspondía (Infracción 2) y c) el horario en el que fue tomada la foto según el artículo -madrugada de un sábado, cuando es de suponer que las calles están casi vacías- sugiere, sin afirmarlo obviamente, que el conductor no estaba en su mejor forma para esta tarea (¿cansancio, quizás? Otro motivo, tal vez) (Infracción 3). Podemos afirmar contra lo aseverado por el lector y sin temor a equivocarnos, que quien circula a velocidad permitida dentro de su carril, más aun si mantiene toda su aptitud de conducción, no va a sufrir accidentes con tanta frecuencia, y menos todavía, estos parecen evitables. No comparto el calificativo de asesino que endilga al separador ni tampoco con que solo sirva para ocasionar accidentes. Las estadísticas no registran, desgraciadamente, para nuestro caso, los accidentes evitados, lo que mucho hubiera hablado a favor de la argumentación para colocar el separador. Lo que sí nos dice la experiencia es que los accidentes, especialmente los ocurridos durante las madrugadas de los fines de semana, disminuyeron en cantidad y en gravedad desde que se iniciaron estas obras, cuyo objetivo es justamente ese. Una visita técnica a la Ruta 2, demuestra la utilidad que tiene el separador en el objetivo de evitar accidentes. Por lo tanto, para emitir opiniones, lo ideal es tener conocimiento técnico adecuado.

Sin otro particular, le saludo con mi mayor consideración.

Ing. Carlos Mendieta

Director de Obras

Fecha: 11/02/2011 10:13.


Añadir un comentario



No será mostrado.