El lunes 14 de febrero se estrenará el documental “Che Valle” (Canto de Mi Tierra) dirigido por Sofía Paoli Thorne.

El estreno se realizará en el Auditorio Manuel de Falla del Centro Cultual de España (Herrera 834 c/ Tacuary) a partir de las 20 hs con acceso libre y gratuito.

 “Che Valle” busca devolver el sentimiento de identidad nacional por medio del rescate de figuras históricas de la música paraguaya. Son cuatro capítulos que serán dedicados a músicos de la talla de Agustín Barrios (Mangoré), Efrén Echeverría (Kamba’i), el acordeonista Sinforiano Orrego, y la agrupación Almakampestre. Este lunes 14 se basará en Mangoré y Almakampestre, mientras que la proyección de Sinforiano Orrego y Efrén Echeverría se realizará el lunes 21 de febrero a la misma hora y lugar.

 

Sofía refiere que no solo se mostrará al músico protagonista de un determinado capítulo, también se destacan las vivencias, paisajes y costumbres del Paraguay. Con la intención de rescatar no solamente nuestra música sino también nuestra forma de hablar y nuestras formas de pensar.

 

La idea surge de la necesidad de documentar en televisión las características que nos representan como paraguayos, en el año 2009 se realizó un primer programa piloto que nos sirvió para salir adelante con el proyecto. En ese momento la producción entrevistó al grupo Evolución de la ciudad de Itauguá, quienes además de demostrar su talento musical también expusieron una faceta solidaria en su comunidad.

 

La idea inicial consistía en una serie de 24 capítulos y ser estrenados en su totalidad, sin embargo la falta de financiación truncó esa posibilidad (por el momento). Sara Paoli destacó de igual manera el apoyo de mucha gente y confía en terminar el ciclo de 24 capítulos. “Por ahora pretendemos realizar 12 y cerrar el ciclo. Para ello estamos esperando la aprobación del FONDEC. Hemos enviado también la solicitud a la secretaria de la cultura pero no respondieron”. Sostuvo Sofía Paoli

 

Por otra parte estos materiales pueden ser difundidos por cualquier medio audiovisual, ya sea cable, canal comunitario o bien vía web.

 

Ficha técnica

 

Dirección: Sofía Paoli Thorne

 

Producción: Juan Carlos Lucas; Carlos Guerrero

 

Música Original: Alejo Jiménez

Comentarios  Ir a formulario



Atilio Olaizola

EFRÉN ETCHEVERRÍA

Muy lindo es el homenaje en vida que se le está brindando a don Efrén Etcheverría, tal vez el más importante guitarrista paraguayo después de Agustín “Mangoré” Barrios. Ya en silla de ruedas por una avanzada diabetes, el artista también se presta y asiste a las invitaciones, toda vez que su salud lo permite.

Y lo que es más admirable, “Kamba'i” también toca sus famosos “Ryguasu kokore” y “Jagu'i karé” como en sus mejores tiempos, aún cuando a veces le falsean sus dedos. Pero aquí lo importante es su voluntad y excelente ánimo de enfrentar la adversidad haciendo lo que tanto a él le gustó, ya cuando está por sus 80 años.

Felicito a las personas, a las organizaciones que se esmeran en promover actos culturales en homenaje y con presencia del mismo Etcheverría. Como él no hay dos, porque según los entendidos, Agustín Barrios tenía un estilo propio y “Kamba'i” el suyo, el estilo doble o la rajeada y punteada simultánea que es una virtud natural propio de un prodigio del arte. Además, Barrios por la circunstancia que se diga, se fue del país y se radicó en El Salvador donde falleció, en tanto este insigne luqueño sigue en su casa de Campo Grande, tomada por los raudales cada vez que llueve.

Rajear y puntear la guitarra, al mismo tiempo, ya muchos hacen ahora. La alumna más sobresaliente quizás sea Tania Ramos, quien inclusive se preocupó en escribir sobre el tema. Pero hay una cosa bien clara, todos los que hacen igual que don Efrén, aprendieron de don Efrén. Él es el gran maestro y me place que se les brinde todo tipo de homenaje ahora que está todavía con vida y compartiendo con todos nosotros ese su inigualable estilo.

Pero quiero redondear la nota solicitando que al mismo tiempo de admirar sus dotes de gran guitarrista, miramos el lado humano de este señor, que según su incansable esposa (no es necesario decir su nombre) hay veces que no tienen nada ni para comer, porque lo poco que recibe se va todo para la compra de medicamentos, porque el tratamiento de diabetes –que se va complicando– tiene su elevado costo.

Así que tocar un poco el bolsillo cada vez que nos recordamos de don Efrén Etcheverría, no solo será un acto de justicia a un artista paraguayo ciento por ciento, sino a un ser humano que durante su vida hizo honor a la solidaridad, entusiasmó y asombró a generaciones con su única pero máxima virtud: tocar la guitarra como ninguno otro.






Fecha: 16/02/2011 10:29.


Añadir un comentario



No será mostrado.