Mientras el Ejecutivo recorta el 19 por ciento del dinero que el presupuesto de gastos de 2011 destina a los entes descentralizados y el 3 por ciento del que está asignado a las instituciones que dependen de él, siguen dándose molestas incoherencias en relación a esa medida. Una de ellas es la del canciller Héctor Lacognata quien obtiene ingresos de Itaipú y la Cancillería. Sus "explicaciones" son insuficientes.

La ingeniería de la violación de las leyes a nivel de Administración Pública encuentra respuestas para todos los casos. Hecha la ley, hecha la trampa. Nunca faltan dictámenes favorables a las transgresiones. Los que ofician como jueces y partes se encargan no solo de encontrar la manera "legal" de pasar por encima de las normas, sino que -cuando las circunstancias lo requieren- se encargan de justificar las transgresiones. 

El canciller Lacognata insiste en que al cobrar en Itaipú y en el Ministerio de Relaciones Exteriores no viola ninguna norma. Para avalar su posición exhibe dictámenes de los organismos del Estado a los que atañe su situación. 

No obstante, el ministro de Relaciones Exteriores sí viola la Ley 1.626 de la Función Pública. Para salvaguardar la "legalidad" total de los 70 millones que percibe mensualmente -59 millones de guaraníes de Itaipú; 11 millones de la Cancillería- alega que no cobra su sueldo de 5 millones como canciller. 

En el cuestionamiento a su actitud -avalada por el presidente de la República Fernando Lugo- no hay un error de concepto. Es muy claro que él optó por lo más jugoso en materia salarial. Hasta allí, todo bien. No renunció, sin embargo, a sus ingresos provenientes de gastos de representación, bonificaciones y gratificaciones de la Cancillería. 

La ley en la materia es muy clara: prohíbe al funcionario "percibir dos o más remuneraciones de organismos o entidades del Estado". Dice "remuneraciones", no salario. Y según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española remuneración es una retribución, es decir "recompensa o pago por algo".

El espíritu de la ley es que nadie reciba perciba "dos o más remuneraciones" bajo ningún concepto. Ni siquiera el que se disfrazare de legalidad al amparo de dictámenes que no hacen más que reflejar una complicidad corporativa. 

Es obvio que para mantener las apariencias, Lacognata no percibe sueldo de la Cancillería. No hace, sin embargo, lo mismo en relación a las remuneraciones que recibe de esa institución.

Aquí ni siquiera se menciona el lado ético del tema. Por esa vía, la situación empeora significativamente. El presidente Lugo había prometido ejercer el poder de manera diferente a la forma en que lo hicieron los colorados a lo largo de 60 años.

En cualquier país del mundo donde los funcionarios públicos tienen conciencia de la crisis que requiere sacrificios, los de alto rango son los primeros en renunciar a una porción de sus haberes. Aquí el Ejecutivo recorta los desembolsos de este año, pero permite que situaciones de esta naturaleza se sigan manteniendo para empañar su imagen.

Si Lacognata quiere ceñirse a la ley, debe renunciar a su remuneración en la Cancillería. Al fin de cuentas, en el monto que gana en Itaipú hay ya más de tres gastos de representación, bonificaciones y gratificaciones.

http://www.ultimahora.com/notas/404160-Lacognata-percibe-dos-remuneraciones-y-viola-la-Ley-de-la-Funcion-Publica

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo


Emilio Camacho -asesor juridico, Presidencia- revela que los gastos de representación son "salario" según los trinunales de la República


Camacho sostiene que su dictamen para el canciller simplemente transcribe que la Constitución prohíbe doble salario

Fecha: 17/02/2011 11:12.


Carlos Rodríguez

Lacognata pensó en la plata y se olvidó de vivir y al final va a tropezar con la misma piedra y dirá, la vida sigue igual

Fecha: 17/02/2011 11:14.


estela núñez acosta

Realmente me causa mucha pena q el Canciller defienda cobro "legal" y no ético. Mas xq fue un gran luchador social d Clínicas, en Dictadura

Fecha: 17/02/2011 11:59.


Dionisio Arce Jara

No te gustaría afiliarte al P-MAS?. Si sos de derecha no importa. Podés cambiar como Lacognata

Fecha: 17/02/2011 11:59.


Anónimo

Indignante falta de ética en el ambiente político del país

El ministro de Relaciones Exteriores de la República, Héctor Lacognata, es también uno de los seis integrantes del Consejo de Administración de la entidad binacional Itaipú.

Logró el cargo de consejero de Itaipú no por ser ministro de Relaciones Exteriores sino porque, según el Art. 8º del Anexo “A” del Tratado, de los seis consejeros paraguayos que deben ser nombrados por el Gobierno paraguayo, uno debe “ser propuesto por el Ministerio de Relaciones Exteriores”. ¿Se propuso a sí mismo el canciller Lacognata? No nos consta, pero es presumible que así haya ocurrido, pues mediaban 59 millones de motivos.

Ocurre sin embargo que la Constitución Nacional quiere que los funcionarios públicos se dediquen exclusivamente a su función y por ello su art. 105 les prohíbe percibir más de un sueldo o remuneración simultáneamente, sin más excepción de los que provengan del ejercicio de la docencia.

Esta norma, al parecer, no fue recordada por el canciller Lacognata, que recién ahora optó por percibir su remuneración como consejero de Itaipú de unos 59 millones de guaraníes y abandonar la de 8 millones de la de ministro del Poder Ejecutivo; mas no así otros rubros adicionales a la remuneración como ministro.

El Dr. Lacognata alega que cuenta con dictámenes jurídicos favorables y es absolutamente posible que así sea, pero el espíritu de la Constitución nos sigue pareciendo adverso. Como ministro de Relaciones Exteriores, él no tenía más derecho (Anexo A, art. 8º inc. a) que el de proponer uno de los consejeros de Itaipú; no a sí mismo.

El Consejo de Administración de Itaipú no parecería tener demasiado trabajo. Sus reuniones ordinarias se producen solo cada dos meses (Anexo A, art. 10, del Tratado de Itaipú), aunque también puede ser convocado en cualquier momento a reunión extraordinaria. Sus deberes, sin embargo, son delicados y si los consejeros se los tomaran en serio, les deberían merecer ser atendidos con inteligencia, conocimientos y constante dedicación. Esta última exigencia parecería incompatible con la dedicación que el Sr. Lacognata tiene que poner en su labor como ministro de Relaciones Exteriores de la República.

La opción a la que llegó finalmente el canciller nacional de no cobrar su remuneración como ministro del Ejecutivo para no faltar al art. 105 de la Constitución que le veda percibir más de un sueldo o remuneración, obedece claramente a los montos respectivos: la de ministro, 8 millones; la de Itaipú, 59 millones.

Así anda, sin embargo, la actuación de los políticos en el país. Los altos cargos públicos tienen, en general, remuneraciones muy bajas. Los de más alto sueldo son actualmente los integrantes del Congreso, que se autofijaron el de unos 24 millones. El Presidente de la República tiene 15 millones. Los ministros de la Corte Suprema, unos 10 millones.

Pero todos esos altos cargos conllevan cantidad de ingresos más. Los legisladores, cuyos anteriores sueldos tampoco eran muy altos, elevaron los suyos disminuyendo el monto de otros rubros que también percibían y que no tenían carácter de salario; esto así, probablemente, porque la jubilación que también han llegado a fijarse se basa exclusivamente en el rubro de su remuneración salarial.

Las altísimas remuneraciones de Itaipú, tal vez, se explican en el Brasil, pues ese país es el que realmente necesita contar con directores y consejeros muy competentes y dedicados; personas que destacaron en el ámbito de la energética y en la visión de lo que Itaipú significa para la vida económica de su país. Este enfoque de la Itaipú Binacional no lo tuvo ni lo tiene el Paraguay en ninguna de las dos grandes hidroeléctricas binacionales.

El mal ejemplo del Dr. Héctor Lacognata de despreciar su remuneración como ministro del Poder Ejecutivo a cambio de la cuantiosa de la de consejero de Itaipú, no es sino una muestra más de la indignante falta de ética en la que se vienen desenvolviendo ya demasiadas figuras de la vida política del país.

Fecha: 17/02/2011 13:56.


ftbas

Una verdad insoslayable es que la falta de ética no es solo de la clase política sino que ha permeado a todos los actores de la sociedad, sean éstos privados o públicos. Los docentes,que deber ser ejemplo de vida a imitar, no logran acceder a los minimos requerimientos académicos para enseñar. La vida privada de muchos de ellos tampoco es para imitar..... Y la lista sigue.... Solo me refiero a quienes deber ser espejo donde mirar.... Religiosos, personas destacadas en alguna profesion u oficio, etc. etc.

Fecha: 17/02/2011 13:57.


victorf_21

A mi esto no me parece tan simple.- Me parece que ya es hora de que los paraguayos dejemos de ser ilusos y conformistas y soportar calladamente la corrupciòn, el robo y el saqueo a los que somos sometidos permanentemente por todos los gobiernos.- Ahora vino Lugo con sus falsas promesas sobre Itaipù, reforma agraria, honestidad, austeridad, lucha contra la corrupciòn, CAMBIO pero nada.- DONDE ESTÀ EL CAMBIO? Este Sr. primero defraudò a la Iglesia y a la Fè cristiana y luego estafò a toda la ciudadanìa que lo votò por sus grandes promesas de cambio.- Hizo su campaña acusando a Nicanor de violar la Constituciòn y ahora ellos la violan permamentemente como en el caso de Lacognata.- Y nosotros los ciudadànos, engañados, burlados, estafados vamos a quedarnos callados una vez màs? No vamos a revelarnos ante tanta calamidad que este Gobierno nos trajo con sus mentiras, falsas promesas, inoperancia e incapacidad total?

Fecha: 17/02/2011 13:59.


Anónimo

Canciller Lacognata viola la Constitución con dos cargos
Héctor Lacognata viola la Constitución al ejercer los cargos de ministro de Relaciones Exteriores y representante de la Cancillería en Itaipú, simultáneamente, señaló ayer el reconocido jurista Jorge Darío Cristaldo. Advirtió además que en el reglamento interno de la binacional no está previsto el cargo para el que lo nombró el presidente Fernando Lugo.

Fecha: 17/02/2011 14:36.


Anónimo

LOS SUELDOS DEL MINISTRO LACOGNATA.


Andrés Granje
Se suele considera como común, sucede casi siempre, que el joven revolucionario y vanguardista a los 20 o 25 años se convierta después en un hombre conservador y acomodaticio a los 40, gozando de las bondades del sistema que combatió de joven, pero existen individuos que de ser jóvenes idealistas en su vida de estudiante universitario con el discurrir de los años pisotean los postulados de decencia y transparencia por lo que decían luchar, esta abdicación de principios se constituye en un fiasco, un fraude, una derrota como ser humano , genera también, una sensación de frustración y amargura a la gente que cronológicamente conoció de esas luchas y que de alguna manera acompañó esas manifestaciones, queremos referirnos específicamente a muchos dirigentes jóvenes que lucharon contra el régimen de Stroessner desde la Facultad de Medicina y de su hospital escuela.



Es el caso especifico del medico Héctor Lacognata, devenido a Ministro de Relaciones Exteriores del gobierno de Fernando Lugo, antiguo dirigente gremial de los médicos de clínicas, esa pléyade interesante de bisoños dirigentes surgidos en el fragor de la lucha y que apuntalaron la tarea de denuncia y resistencia a la represión de la dictadura stronista y que tenía como líder a Carlos Filizzola, ahora como canciller nacional Lacognata quiere seguir el triste camino de otro dirigente de su camada Silvio Ferreira, que como Ministro de Justicia del gobierno de González Macchi, fue acusado y condenado por malversar a su favor, presupuesto destinado al sistema penitenciario nacional.
La denuncia con prueba incluida, contra Lacognata es contundente, el debiera dar la cara y explicar a la ciudadanía si en verdad percibe dos salarios, uno como canciller y otro como asesor de La Binacional Itaipú, sus alegatos no son convincentes, el tímidamente casi a la defensiva señala que solo percibe un salario, que renunció al sueldo de Ministro de siete millones, para quedarse con la dieta de asesor de Itaipu que es de casi sesenta millones de guaraníes, lo que tampoco es muy etico, pues el mayor tiempo de sus actividades desarrolla como canciller y es el salario que le corresponde, otro argumento como defensa que se le escucho decir a algunos colaboradores cercanos fue, que la entidad Binacional Itaipu es una binacional autárquica y no una institución publica, con lo que señalan no puede ser señalado como un transgresor de la ley del funcionariado publico, que solamente permite tener un solo salario de la administración publica.
Sin embargo esta rebuscada defensa no convence a nadie, todos sabemos que en verdad el Ministro cobra los dos sueldos o en última instancia optó por el más lucrativo impúdicamente en contra de toda convención moral o ética, haciendo trizas del respeto y del buen nombre que su pasado de dirigente gremial le granjeo en la opinión publica, tampoco le importó, por eso la trapisonda, el efecto demoledor que estas imposturas tiene en la sociedad, principalmente en la gente principista y noble de sentimientos y acciones que es mayoría, a pesar de lo que digan los inocuos, estas acciones de angurria, o gula desmedida por hacerse del dinero publico actúa como mazazos de Mike Tyson, sobre el ánimo de la gente honrada y trunca la esperanza de avanzar hacia un país mejor.

Fecha: 28/03/2011 11:26.


Anónimo

LACOGNATA ASESOR.
Andrés Granje
El ex Canciller Héctor Lacognata fue reasignado como asesor de la Presidencia de la República en un puesto cercano al Secretario General de la Presidencia, Miguel López Perito, el mismo fue defenestrado como Ministro de Relaciones Exteriores luego del escándalo del doble salario que se asignó siendo secretario de estado, por una parte su sueldo como canciller y por la otra su dieta como asesor de Itaipu affaire que concluyo con su destitución. El nombramiento es como un premio, como una reivindicación inmerecida que se constituye en burla a la ciudadanía, pues es volverlo a la vida publica de una manera triunfal antes de que se cumpla un mes de sus destitución, estas son las practicas que creíamos ya para siempre perimidas de nuestra política criolla y que sin embargo esta cada vez mas vigente.
Si Lugo o López Perito, desean contar con Lacognata, si tienen algún compromiso político o personal de darle empleo al personaje o si consideran imprescindible su presencia en el gabinete como asesor, debiera seguir el concejo de Eligio Ayala siendo Ministro de Hacienda quien contestó a José P. Guggiari, Presidente de la Republica entonces, al pie de la nota en la que este le solicitaba la contratación de una persona, que si quería un secretario mas lo pague de su bolsillo, porque el estado no tenía dinero para hacer frente a ese gasto, en este caso el estado, es decir el pueblo, no tiene porque pagar el salario que debe ser muy elevado del asesor Presidencial.
También muestra la falta de ética de Lacognata, como se nos despinto el muchacho, de aquel altivo luchador en contra de la dictadura stronista en su tiempo de estudiante y médico residente en el hospital de clínicas a este acomodado burócrata que no da puntada sin hilos, acopiando cuantos salarios pueden lograr dentro del entorno palaciego. El mejor consejo que podemos darle al médico es que en todo caso sería mejor que retorne a la medicina en un país tan descuidado en lo sanitario, siempre habrá pacientes, mas en los sectores pobres a los que pueden atender y gratis o cobrando precios populares, lo que sería como una expiación a su impostura como funcionario publico.
Lamentablemente el entorno y el propio presidente Fernando Lugo, generan estas imposturas y luego se quejan por lo que consideran un hostigamiento de la prensa, en verdad las crónicas reflejan una realidad generada por el oficialismo. Determinaciones que quizás no constituyan hechos delictivos, pero si altamente inconvenientes para la imagen que proyecta a la ciudadanía, ya que demuestra mucha soberbia y despreocupación ante la opinión publica, con una insolencia ramplona del "ña manda" frase acuñada en la época de los gobiernos colorados, que sintetiza la soberbia y altanería de la clase gobernante ante la humildad del pueblo, que tanto se les critico a los gobiernos de antaño y que ahora los socialistas en el poder están haciendo derroche de la misma prepotencia reeditando ese tiempo con todas sus mañas y sus vicios.

Fecha: 01/04/2011 10:46.


Añadir un comentario



No será mostrado.