La Iglesia Santísima Trinidad cuenta con nueva iluminación artística producto de una gestión conjunta entre el grupo “Amigos de Trinidad” y el Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones. En el acto inaugural se dejó ver el frente del antiguo edificio que forma parte del patrimonio histórico del Paraguay

Aproximadamente a las 21:00 hs. se encendieron las farolas ubicadas estratégicamente en el frontal de la estructura, resaltando la grandeza de una obra del siglo antepasado. Erguida en tiempos de don Carlos Antonio López, primer presidente constitucional, fue elegida como 7mo. Tesoro del patrimonio Cultural Material de Asunción. Así lo expresa Gloria Torras del grupo de referencia.

El templo fue construido en el año 1854, bajo el diseño del italiano Alejandro Ravizza y fue empleada como capilla particular de la familia. De entre todas las estructuras de la época, es el edificio que cuenta con los mejores ornamentos. Compuesto por pinturas clásicas, el cielorraso de madera, los pilares y muros son los volúmenes mas vistos. Igualmente el altar y los lateras de las naves paralelas al corredor principal presentan piezas de gran atractivo en su combinación.

En la sacristía se pueden ver arreglos pero con algún deterioro observable a simple vista. Los retablos del periodo franciscano fueron traídos hasta nuestra capital por medio de carretas desde la localidad de Yaguarón. (Aunque en la época se consideraba a Trinidad un territorio vecino de Asunción.

A su muerte, el cuerpo del presidente López fue depositado en la misma iglesia y fue trasladado hasta el Panteón Nacional durante principios del Sigo XX.

La revitalización del entorno es la siguiente prioridad narra Gloria, recordando que el muro perimetral se encuentra en muy mal estado. No es parte del monumento pues fue construido en 1970 para delimitar la propiedad. Expedirá también una reducción de tarifa eléctrica para los edificios que están reconocidos bajo este status.

Hoy día en la estructura se puede notar el desgaste de la pintura que se realizó por completo durante el año 2008. También presenta daños en el piso ubicado en el umbral del pórtico principal. Esto, producto del ingreso de un montacargas que trasladó una campana que fuera bajada hace un año sin que hasta hoy se haya dado ninguna explicación convincente. Visto y resuelto que este tipo de problemas no se puede solucionar “arreglando” la grieta que presenta el cuerpo de aleación metálica, el objeto en cuestión permanece a la izquierda del acceso principal dentro del templo.

También se ha notado que los confesionarios fueron convertidos en exhibidores de santería. Alterados en su forma original, se les agregó un bloque de madera lustrada en la base, elevando el cubículo original. Se cambió la puerta original con un tramado traslúcido por un vidrio ordinario para dejar ver en su interior las imágenes de santos.

 

Por un lado ha causado sorpresa el conjunto de modificaciones y ante la consulta sobre si existe algún a autorización para tales efectos nadie aseguró tener una precisa.

Existe un proyecto presentado actualmente a la Dirección de Patrimonio del MOPC para colocar rejas de protección en reemplazo de la muralla, pero el mismo ha sido recortado al cuestionar la calidad de las rejas que se pensaba adquirir. El nuevo fue aprobado pero con rubro que cubriría la instalación de rejas parecidas a las que están en el perímetro del Jardín Botánico.

 

Oscar L. Boltes

Fuente: Agencia Jakueke

Comentarios  Ir a formulario



Aristides Mendoza

LA “NUEVA” CATEDRAL

Es muy reconfortante ver las nuevas lumínicas de La Catedral de Asunción. El frente del antiguo como histórico edificio religioso luce diferente y acaso espectacular desde hace una semana, cuando por motivo de los preparativos del Bicentenario, se instalaron luces panorámicas que, repito, le dan un aire diferente y a la vez nostálgico.

Según cuentan, ese mismo trabajo se está haciendo en forma acelerada en la iglesia de La Encarnación, de La Recoleta y el mítico Oratorio de La Asunción. De hecho cabe felicitar a quienes trabajan en este proyecto porque se deben preservar aquellos edificios que hacen inmortal a Asunción.

Igualmente hay trabajos muy delicados de restauración del viejo Palacio de Gobierno, que posiblemente sea el más costoso, como también el más necesario por restaurarse debido a su uso permanente.

Pero quiero volver a La Catedral para agregarle una opinión particular, que al final, es posible que sea de todo buen ciudadano. De nada servirá introducir mejoras en la principal iglesia católica del país si no se adoptan medidas de seguridad para los visitantes.

Tal como están las cosas, inútil es la pretensión de caminar por la noche en ese lugar para contemplar la nueva fisonomía lumínica del edificio, cuando es sabido que a medida que transcurre la noche esa zona es de lo delincuentes, y conste que se encuentra a metros del Cuartel Central de la Policía.

Hay tantas historias de despojos violentos en dicha manzana, que es un desperdicio tanta belleza instalada si es que no se puede apreciar con tranquilidad. Allí, frente a La Catedral, todo el día se nota la presencia de la gente del “bajo”, y no es precisamente estar en contra de la gente humilde, sino de aquellos que vienen allí para hacer su golpe. Cuando llega la noche, la situación se agrava porque son más los “golpistas” que llegan y en su mayoría están volados.

Creo que el trabajo de la Comisión del Bicentenario se tiene que preocupar no solamente por mejorar el panorama edilicio de Asunción, sino al mismo tiempo preocuparse por dar seguridad a la gente que visita lugares históricos. Incluso, imagino que a medida que llega el mes de mayo, muchos turistas llegarán al Paraguay por ese atractivo especial de los 200 años de la Independencia. Sería, entonces, muy lamentable que a esa gente se los asalte o se los deje a merced de los delincuentes que rondan ese lugar. Es tiempo de adecuarse a la nueva situación, porque esa zona de Asunción es muy peligrosa, ya no es como antes. Muchas gracias.

Fecha: 18/02/2011 12:03.


Anónimo

La iglesia de Trinidad ahora también resplandece

La iglesia de Trinidad, así como La Catedral de Asunción, ahora tiene una iluminación especial, en conmemoración del Bicentenario de la Independencia de Paraguay.

Con la presencia de vecinos e invitados, se habilitó este miércoles el sistema de lumínica artística del templo de la Santísima Trinidad, en el barrio asunceno del mismo nombre.

Al acto asistieron los ministros Efraín Alegre, de Obras Públicas; Ticio Escobar, de Cultura, la directora ejecutiva de la Comisión Bicentenario, Margarita Morselli, y otras autoridades relacionadas con el programa del Bicentenario.

El arquitecto Gustavo Glavinich, de Obras Públicas, explicó que en total fueron colocados 101 focos que cubren el frente y los dos costados del templo.

"La inversión alcanzó 103 millones de guaraníes y el tiempo de duración de la obra fueron 40 días, ya que también se realizaron otros trabajos", agregó.

Mencionó que desde el año pasado se viene trabajando en el templo, por ejemplo en el arreglo del techo, y que posteriormente se seguirá embelleciendo este edificio, "que sin dudas, es uno de los más hermosos de Asunción", dijo.

Por su parte, el viceministro de Obras Públicas, Andrés Rivarola, explicó que esta obra forma parte del programa que se tiene con relación al Bicentenario.

"Ya estuvimos en la Catedral, ahora aquí y más adelante estaremos en la iglesia de la Recoleta, así como en el edificio del Correo y la Casa de la Independencia", indicó.

EMOCIÓN. Un momento emotivo provocó el encendido de los potentes reflectores. Cuando las luces envolvieron al antiguo templo, los presentes lo celebraron con aplausos.

Los vecinos señalaron que es necesario que de ahora en más el cuidado y la reparación del edificio sean "permanentes".

En otro momento, el ministro Efraín Alegre señaló que todas las inversiones que se hacen tienen el objetivo de que los pobladores de la zona, vecinos y turistas, y asuncenos en general puedan apreciar la calidad de estos templos que forman parte de nuestra historia.

UNA MARAVILLA. El templo de la Santísima Trinidad, es una de las siete maravillas de Asunción.

La lumínica artística dará realce a la construcción de este monumento nacional y religioso construido en 1846 por el italiano Alejandro Ravizza, bajo el gobierno de Doncarlos Antonio López.

La bella fachada de la iglesia de Trinidad irradia con los proyectores en piso, que iluminan los relieves tipo pilares, así como en la base de la torre del campanario.

Los vértices, la cúpula y las molduras del campanario también proyectarán las luces especiales que fueron instaladas en estos lugares estratégicos de la arquitectura de la época de Don Carlos Antonio López.

Las molduras de los arcos del frontis del recinto sagrado dispondrán de artefactos tipo regletas que alumbrarán la fachada. En tanto, unas imitaciones de los faroles que cuelgan en el interior de la iglesia serán colocadas en las galerías laterales y en la posterior para deleite de los visitantes.

La inversión de este trabajo artístico fue de G. 103.531.500, pagados a la Empresa Almapi SRL, que instaló estas luces especiales en 40 días. Estos trabajos de revalorización los emprende el Ministerio de Obras Públicas por el Bicentenario.

Fecha: 18/02/2011 17:47.


Añadir un comentario



No será mostrado.