Andrés Granje.

La información conocida en la fecha y publicada en varios medios locales señala que:

El diputado liberal Salyn Buzarquis confirmó que en algunos días más presentará a la Cámara un proyecto de ley para recortar en un 50%, es decir unos 1,7 billones de guaraníes,  todos los gastos que considera  superfluos previstos en el presupuesto 2011.

Entre los fondos que serán recortados están los destinados a pasajes, viáticos, transferencia, compra de vehículos, maquinarias y herramientas,  bonificaciones y gastos de ceremonial.

La idea de recortar los gastos superfluos en  el presupuesto 2011 tiene como objetivo central implementar a nivel nacional el proyecto “Una computadora por niño”. Detalló que de acuerdo con cálculos preliminares el programa necesita unos 200 millones de dólares para ser extendido a todo el país.

 

La noticia es atractiva y esperanzadora, de hecho eliminar  gastos prescindibles del presupuesto y sustituirlos  por computadoras  para los escolares, no genera ningún tipo de dudas sobre lo que más conviene al país. Sin embargo y el mismo Diputado Liberal Salyn Buzarquis, lo afirma, tendrán que luchar y mucho para finalmente conseguir  la aprobación de las Cámaras del congreso, ya que la medida tocará intereses de Ministerio en rubros muy sensibles para ellos, también de las organizaciones no gubernamentales, ya avizoramos las marchas y contramarchas que el proyecto recorte presupuestario generará cuando se estudie en el parlamento.

 

El Proyecto de recorte presentado mueve también a preguntarnos,  porque en su momento y cuando se trataba el tema  en la Comisión Bicameral de Presupuesto y luego en plenaria de  ambas Cámaras del Congreso, no se percataron de lo cargado que estaban estos rubros y cuan perniciosos pudieron resultar para la administración publica. La ligereza con que se estudia el presupuesto, alarma, cuando tendría que ser la preocupación mas sería de los parlamentarios. Si en el  momento en que se trataba el presupuesto no tuvieron las agallas, siempre en actitud populista se doblegan ante los reclamos de las masas que se juntan en la plaza del congreso, no creemos que ahora cambien de actitud los parlamentarios, ya que se supone será aun mayor la  presión de los gremios.

 

Por eso si bien es aplaudible el proyecto de Buzarquis, por aquello que “nunca es tarde cuando la dicha es buena”, sin embargo muestra la poca vocación publica de nuestros representantes legislativo, la ligereza con que tratan los temas mas importantes para la república y como luego deben volver sobre lo andado tratando de corregir errores, cuando toda esa energía y ese tiempo hubieran  utilizados para otras cuestiones importantes  para la nación. Esta comprobación de la fragilidad con que encaran  los temas esenciales, marca el bajo nivel y la mediocridad de nuestras instituciones, por eso  tenemos una democracia maquillada, imperfecta y sin contenido.

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.