POR PELAO CARVALLO   

En la experiencia de alquilar, las inquilinas e inquilinos conocen historias injustas de todo tipo.

El mango siempre estuvo allí, venía con la casa y durante este verano, al dejar caer sus frutos destrozó el tejado. Las lluvias, más fuertes este año, encontraron poca resistencia en un tejado ya carcomido por la fruta y ramas caídas del árbol. Julieta, la inquilina, reclamó ante la Inmobiliaria pero no hay caso; según el contrato todo lo relacionado con árboles, plantas y jardinerías es responsabilidad de la inquilina. Sobre reparaciones de techos se puede conversar… pero es una situación especial, la inmobiliaria tendría que ir a ver y decidir.

Julieta ya ha escuchado eso antes, cuando reclamó por caños rotos, cables eléctricos que se incendian, sanitarios que se descomponen, pintura que se descascara y cae, humedad acumulada y mucho más. Siempre la misma respuesta: irán a ver y decidirán. Pero nunca han ido, ni siquiera cuando se alquiló: fue un acuerdo entre ella y el anterior inquilino que formalizaron ante la inmobiliaria. Sí no hubiese sido así, Cristian, el inquilino anterior, no hubiese recobrado la garantía depositada ante la inmobiliaria; de hecho, la garantía no la recuperó de la inmobiliaria, sino de Julieta.

 

Para Cristian y Julieta la posibilidad de no recuperar la garantía forma parte del conocimiento estándar de cualquier inquilina. Por más que la propiedad esté en iguales o mejores condiciones que cuando fue alquilada, el monto de garantía, bajo cualquier excusa o sin ellas, queda en manos de la inmobiliaria. Y cuando es directamente el dueño quien alquila, para este tema y otros, la situación es la misma.

 

Casas y departamentos pintados al agua sólo para que la pintura dure entre que una inquilina desocupe y otra habite la vivienda, sanitarios reparados con cinta adhesiva o con estanques y canillas de plástico del más barato, techos destrozados de los cuales no se avisa (la muestra de las viviendas nunca se ofrecen bajo tormenta), cuentas anteriores impagas, medidores robados, alcantarillas colapsadas, edificios no habilitados por la municipalidad, ascensores que no funcionan, pagos obligatorios a guardias privados son experiencias que forman parte del manual histórico de la inquilina asuncena.

 

Experiencia histórica que comprende la falta absoluta de derechos reconocidos tanto por el estado paraguayo, como a nivel departamental o municipal. Las pocas oficinas de derechos del consumidor del país no están habilitadas para atender problemas entre inmobiliarias e inquilinas. Por otra parte las inmobiliarias se dotan de abogados y matones para solucionar los conflictos en el peor de los casos y de sordera, paciencia e impunidad en la mayoría de ellos. Solas ante la ley y el mercado las inquilinas han de luchar por sobrevivir a la voracidad de las inmobiliarias y a la inseguridad de las viviendas.

 

Susana y Roque alquilaron una casa en altos y para acceder a ella hay que subir una escalinata de concreto que, poco a poco, ha ido perdiendo en uno de sus lados adquiriendo una fisonomía estrambótica y dificultando el acceso a las amistades mayores o con problemas de movilidad de quienes les visitan. Para la inmobiliaria que les alquila ese no es un problema. En el manual de sobrevivencia de las inquilinas, el primero de sus párrafos indica que -para dueños e inmobiliarias- cualquier cosa es alquilable, cualquier cuchitril es vivienda y las inquilinas han de acomodarse a cualquier cosa.

 

Prisciliano, un profesional asunceno de 30 años, desesperado tras divorciarse llegó a alquilar para vivienda un salón metálico de 2×3 cuyo cierre metálico era puerta y ventana única. Sólo podía estar ahí unas horas al día: literalmente, quedarse en ese salón más allá de las 9 de la mañana significaba arriesgarse a sufrir quemaduras de alto grado… ser horneado vivo… ¿el baño?: compartido. Prisciliano debía subir el cierre metálico, bajarlo por fuera, llavear, dar unos pasos, llamar a una puerta para poder acceder al baño al que tenía derecho.

 

En la experiencia de alquilar, las inquilinas conocen historias y viviendas de este tipo por cientos: departamentitos de planta alta con escaleras tan estrechas que una persona muy alta o muy gruesa lo tiene imposible para entrar en ellos. Departamentos donde el ideal es que la inquilina casi no pase en casa o, al contrario, no salga de casa más allá de las 8 de la noche y no llegue antes de las 6 de la tarde y por las mañanas que salga desde las 5 y 30 y hasta las diez. Ojalá sin visitas y por supuesto nada de fiestas ni compañías. Casas viejas sin mantenimiento alguno, que se caen a pedazos. En todos los casos y casas las inmobiliarias son una oficina destinada a recaudar dinero y dar un comprobante a cambio. Para nada más existen. En la práctica, las inmobiliarias estafan a los propietarios dejando arruinarse las viviendas en alquiler y bajo su administración y depredan a las inquilinas con alzas desproporcionadas y comisiones por gastos administrativos. Uno de los trabajos de las inmobiliarias es preparar los contratos de alquiler. Lo de preparar es un decir: nada más deben cambiar ciertos datos en contratos-tipos de varías páginas que estipulan con detalle que la inmobiliaria no es responsable de nada y que los gastos correrán todos a cuenta de las inquilinas, quienes en su calidad de tales, por ejemplo, ni siquiera pueden conseguir líneas en Copaco puesto que Copaco sólo considera cliente potencial al propietario de la vivienda donde se instalará la línea.

 

Los precios de los alquileres no se fundan en la realidad sino en el deseo. Fabiana alquiló un departamentito hace tres años a guaraníes 250.000. Al poco tiempo se mudó de ciudad y este año, al volver, intentó alquilarlo. Imposible, el alquiler alcanzaba los guaraníes 500.000. Un alza del 100 por ciento en tres años, que supera ampliamente el IPC acumulado en el período. Libre mercado o más bien, libre especulación sin lógica alguna. Según el barrio, según el humor de la inmobiliaria o las pretensiones del propietario, las alzas son siempre desproporcionadas respecto a cualquier indicador económico racional. Tal vez hay un solo indicador que funciona: Si la posible inquilina es extranjera y según su acento y nacionalidad los precios tenderán a ser doble o triplemente altos respecto a lo que cobrarían a una nacional. Para ello las inmobiliarias se amparan en la total ausencia de protección a los derechos de las inquilinas. Esta ausencia de protección se debe, en parte, a que en el Congreso son todos propietarios y ninguna es inquilina.

 

Hoy, algo de esto parece empezar a cambiar: algunas inquilinas comienzan a asociarse para obtener derechos y apoyarse mutuamente. Vecinos de Asunción de toda clase comienzan a oponerse a la fiebre especulativa propiciada por la intendencia y el gobierno bajo la excusa del Bicentenario y Asunción Capital. Algunas casas abandonadas comienzan a ser okupadas para resolver la ausencia de viviendas y la falta de espacios culturales. La inquina contra las inquilinas no persistirá más que lo que las inquilinas, organizadas, permitan que persista.

 

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

Enfoques cooperativos;
Hoy: Auscultando el porvenir cooperativo.


Por José Yorg, el cooperario.

Qué dudas cabe,si ante nuestros ojos se levantan los ultimos estentoreos de un orden mundial agonizante,es la gran calamidad del pasado que resiste dar paso al mundo cooperativo.

Los gérmenes del porvenir cooperativo que fueran sembrados en el año de 1844 en el vientre de la Inglaterra revolucionaria industrial,hoy ya se visualizan fortalecidos y nos adelantan una cosecha segura,pletórica de buenafortuna colectiva.

La injusticia social establecida ficticiamente a traves de un orden social corporizado en estamentos estaduales perpetuadores de desigualdades de oportunidades, son abiertamente cuestionados en su raiz,ya no sirven a un mundo sediento de paz,armonia y equidad.Queremos un mundo donde la especie humana sea el reflejo de sí misma y no de las bestias.

Saludamos la agonía de un órden social seníl que ya dio todo de sí y que ahora la humanidad reclama su superacion hacia un estadio superior donde el hambre,el analfabetismo,la injusticia y todas las tragedias sean estudiadas en libros de historia antigua.

Estamos auscultando el porvenir cooperativo,el porvenir cercano de sociedades construidas sobre la base del buen vivir,del esfuerzo propio y la ayuda mutua,sabiendo que corremos el riesgo de que se nos atribuya tener pensamientos provenientes de una fiebre alocada de idealismo,pero respondemos a eso que basta mirar la realidad tal y cual se nos presenta y preguntarnos cual es el remedio a tanta calamidad.

¿Qué hacer ante tanta inseguridad- cuya raiz se encuentra en la pobreza extrema-,qué hacer contra las pasiones violentas y guerreras, qué hacer contra la sordera reaccionaria de los decisores politicos?

Por ello es que nos mantenemos fieles en los afanes de promoción y educación cooperativa,ya que ellos son los elementos valiosos en el impulso de esa renovación moral que los jovenes anhelan y que encontraran en los valores y principios cooperativos la guia necesaria para tal proesa.

¡La especie humana enfrenta el serio riesgo de extinción,siendo la propia naturaleza herida quien nos alerta de ello!

La cooperación no se impondrá por la fuerza, no ha de buscar un camino de extorsión ni de capitulación para instalar entre los hombres y mujeres su esquema de relaciones productivas armónicas y equitativas,la cooperación tendrá su advenimiento anunciado por medio del arco iris,despues de la tormenta y la noche más oscura que haya conocido la humanidad: el capitalismo.

¡En la fraternidad, un abrazo cooperativo!

Fecha: 09/03/2011 09:58.


Anónimo

“Laureles compartidos” por repunte económico.

La Fundación Getulio Vargas del Brasil puso a Chile, Uruguay y Paraguay, en ese orden, como los tres países con mejor clima de negocios en América Latina. Esto, sumado al crecimiento económico del 14,5% el año pasado, sitúa a nuestro país en una posición internacional inmejorable. Para el economista Ricardo Rodríguez Silvero, el gobierno ni el sector privado pueden atribuirse toda la gloria, son ambos de manera compartida, responsables del actual clima de bonanza.


Chile con 8 puntos, Uruguay con 7,9 y Paraguay 7,5 lideran en el último trimestre el ranking de mejor clima de negocios según publicó ayer el Centro Brasileño de Estudios Económicos Fundación Getulio Vargas y la Universidad de Munich, Alemania. A nivel de América Latina, la cifra se sitúa en un porcentaje de 5,8 puntos, unos dos puntos por debajo de la proyección de 6 puntos, del año pasado.




DEBERES BIEN HECHOS



Una de las claves para este repunte económico que se está produciendo en Paraguay se fundamenta en la celeridad para el registro de empresas, el aumento de la competencia en el sector privado y la simplificación de trámites para la exportación. “Esto en gran parte es mérito del gobierno y del sector privado local. No es común ver noticias positivas de Paraguay a nivel internacional, sin embargo, en el clima de negocios a nivel formal con el crecimiento que hemos tenido el año pasado ha sido extraordinariamente bueno”, resaltó el economista en entrevista con Radio Viva.



Señaló además el buen desempeño de la política monetaria, cambiaria y crediticia que es mérito del Banco Central del Paraguay al igual que la excelente administración en lo que tiene que ver con política fiscal de manos del Ministerio de Hacienda. A esto se tiene que sumar la capacidad de acción de las empresas que hoy son más rápidas y certeras en los diagnósticos, y resolución de conflictos. “Todo esto hace que hayamos mejorado la percepción del clima de negocios en relación con otros países en América Latina”, resaltó Silvero.



LOS BIENES




Paraguay es hoy bien visto como país exportador de productos alimenticios. En 2010 tuvo una excelente producción de soja y carne vacuna. Además en los últimos años se ha visto a nivel local un verdadero “boom” en el ámbito de crecimiento de supermercados, aumento de clientes de telefonía móvil y el sector de la construcción.


Al ser tantos los sectores que están creciendo, los inversores internacionales comenzaron a fijar sus ojos sobre el Paraguay. A esto debe sumarse la seguridad jurídica que ofrece el país.



PULSEADA CON ARGENTINA



En 2010 Paraguay también le ganó a la Argentina la pulsea por venta de carne a nivel internacional. El país vecino exportó apenas 1 de cada 10 kilos de carne que produjo, haciendo que nuestro país lo supere según un informe de la Cámara de Industria de la Carne de Argentina, publicado en el diario Clarín.




El mejoramiento genético de la carne paraguaya en la última década derivó a un mejor producto final, esto hizo que el sabor de este alimento se encuentre a estas alturas al mismo nivel que la de Argentina y Uruguay. “Hemos progresado mucho, es indiscutible”, remarcó Silvero.


LO QUE FALTA



El Paraguay cojea. Por un lado, la economía pisa fuerte. Pero sigue siendo un país sin justicia social, es decir, en los sectores populares no se sienten los beneficios que traen todas estas cifras y que solo lo disfrutan hasta el momento las clases altas. “Estamos hablamos de más de un millón de compatriotas viviendo en situación de pobreza, eso hace que desgraciadamente estas alegrías al anunciar hechos tan positivos y bonitos, se decaigan al fijarnos en gente que vive en la miseria, que no tiene para comer ni vestirse”, enfatizó el economista.

Por: Samuel Acosta

Fuente: Agencia Jakueke

Fecha: 09/03/2011 11:10.


Añadir un comentario



No será mostrado.