El criminal de guerra nazi Martin Bormann, oficialmente declarado muerto en 1945, vivió en Paraguay y Bolivia después de la guerra bajo la identidad de un religioso, afirmó un colaboracionista belga, Paul van Aerschodt, en una entrevista publicada el sábado por el diario belga Derniere Heure.

Condenado a muerte en Bélgica en 1946, Van Aerschodt, de 88 años vive en San Sebastián  (España) donde se hace llamar Pablo Simons, y donde fue entrevistado por el periodista Gilbert Dupont del diario belga.

Paul van Aerschot afirma haberse reunido con Martin Bormann “cuatro veces hacia 1950” en La Paz, donde se había refugiado en 1947 “gracias a una visa obtenida en pocos días gracias a la intervención de un padre claretiano, monseñor Antezana.

Sus declaraciones deberían reactivar la controversia sobre la muerte del alto dirigente nazi, consejero de Adolfo Hitler, oficialmente declarado muerto en 1945, y suministrar nuevos elementos sobre el apoyo de la Iglesia a los criminales nazis prófugos.

“Bormann venía del Paraguay. Preparaba con unos veinte oficiales un golpe de Estado para derrocar a Perón en Argentina”, relató.

Con el nombre de Agustín von Lembach, se hacía pasar por un padre rendentorista y llevaba sotana negra, lo que le divertía mucho”, agregó. Incluso “celebraba comuniones, matrimonios, funerales y administraba los últimos sacramentos”.

Paul van Aerschodt también frecuentó a otro criminal nazi, Klaus Barbie, detenido en Bolivia en 1983, juzgado en Francia en 1987 y muerto en Lyon en 1991.

El belga administraba un restaurante en La Paz, “El Corso”, y residía en el barrio Florida de la capital, donde recibió a los dos nazis.

Detenido al fin de la guerra por haber colaborado con los nazis, Paul van Aerschodt se fugó de la prisión de Charleroi en 1945 y llegó a España donde estuvo detenido en el campo para extranjeros de Miranda del Ebro.

Gracias a la ayuda de un religioso pudo partir a Bolivia a través de la Argentina donde vivió hasta 1964 antes de volver a España.

A pesar de haber sido condenado a muerte, Van Aerschodt trabajó para las Naciones Unidas de 1969 hasta fines de 1976. Bélgica prescribió la pena de muerte en 1976, lo que le permitió ir periódicamente a su país.

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

Papelón neonazi

Si bien no está prohibido, el NPD es observado por la constitución alemana.
Más de 60.000 e-mails internos del partido alemán de extrema Derecha (NPD) fueron filtrados a varios medios de prensa alemanes. Documentos del racismo y el caos reinante en el partido.

Los correos electrónicos, enviados entre marzo 2010 y enero 2011, incluían comunicaciones entre los líderes del NPD, así como indicaciones a las agrupaciones regionales, facturas, listas de miembros y contratos de préstamos. Dentro del partido se dice que esto fue obra de “proveedores criminales”. Pero, aún no está claro si la comunicación digital fue lanzada por un propio camarada desde la central del partido o si fue el resultado de una fuga de Internet.

Lo que sí está claro es que los e-mails documentan el racismo abierto del partido ultraderechista. Un alto funcionario del NPD bávaro, por ejemplo, emplea el ofensivot érmino “Kanacken” para describir a extranjeros, en especial aquellos de aspecto sureño. Un neonazi conocido de Aschaffenburg reflexiona sobre el “movimiento nacionalsocialista”.

Entre los medios alemanes que recibieron los correos se encuentran el diario “taz” y el semanario “Der Spiegel”, que verificaron la autenticidad de los mails. No obstante, el vocero de prensa del partido ultraderechista dijo que “los medios deberán demostrar ante tribunales el contenido de veracidad de las cartas, que posiblemente fueron manipuladas. Los abogados del NPD se valdrán de todas las posibilidades jurídicas para alcanzar el procesamiento penal de estas acciones criminales.”

Estrategia electoral

Los e-mails ponen al descubierto la estrategia electoral del NPD en 2011, concentrándose sobre todo en Sajonia-Anhalt, donde se elige un nuevo parlamento el próximo 20 de marzo. La extrema derecha apuesta a obtener finalmente más del cinco por ciento de los votos y acceder así al tercer parlamento de un Estado federado alemán.

Pero el camino hacia el parlamento es arduo y “sólo se podrá recorrer con éxito valiéndose de una batalla gigantesca de material informativo”, dice un correo electrónico del 12 de octubre de 2010. Por ahora los ultraderechistas no tienen un peso significativo en la política alemana y se debilitan con reproches mutuos y peleándose por pequeñeces.

“¡Cuidado! ¡Enemigo leyendo!”

En su página web el NPD reacciona a las recientes publicaciones de la prensa alemana exclamando “¡Cuidado! ¡Enemigo leyendo!” y presenta todo como una campaña para difamar y dividir al partido.

De hecho los correos electrónicos publicados dejan al descubierto los problemas internos del Partido Nacionaldemócrata de Alemania. Uno de ellos es la fusión con su antiguo competidor, la Unión del Pueblo Alemán (DVU), que si bien fue celebrada por el presidente del NPD, no contó con la aprobación de todos los simpatizantes. Pero sobre todo queda en claro que el partido lucha con su imagen pública. Actualmente el NPD oscila entre el apoyo declarado a neonazis violentos y el presentarse como un partido burgués, íntegro y ultraderechista.

Autora: Valeria Risi

Editora: Emilia Rojas-Sasse



Fecha: 15/03/2011 15:36.


Añadir un comentario



No será mostrado.