Andrés Granje

Las elecciones internas del Partido Colorado dejan mucho para la reflexión y el análisis, por un lado es incuestionable el triunfo de Lilian Samaniego, la interina en el cargo, se impuso según todos los informes con comodidad sobre Luís Castiglioni, quien aparecía primero en muchas de las encuestas realizadas a priori, que demuestra de paso la falta de seriedad de muchas encuestadoras, en realidad y mas allá de toda la implicancia y todas las lecturas que la victoria de Samaniego genera, en especial para determinar quien será el candidato del Partido en las generales del 2013, lo concreto e indiscutible es el triunfo de Samaniego, haciendo que por primera vez una mujer gane unas elecciones para presidente de la ANR.

Demuestra igualmente como el pueblo pocas veces se equivoca, pues si bien se puede argumentar que Samaniego contó con el apoyo importantísimo del respaldo económico de Horacio Cartes, que fue determinante para esta victoria, no se puede soslayar el hecho que Lilian es una dirigente confiable, ya que puso de pie nuevamente al Partido Colorado, lo organizó para las elecciones municipales, ganó municipios importantes incluido el mas trascendente, el de Asunción, para su hermano Arnaldo y otras cabeceras importantes de departamentos, aparte tuvo una política incluyente en la ANR, lo que finalmente dinamizó la actividad en ese partido vigorizando todos sus cuadros.

 

En tanto su adversario Luís Castiglioni puede ser catalogado como uno de los mariscales de la derrota en las elecciones del 2008, que terminó con la hegemonía de 60 años de esta nucleación, su andar sinuoso, sus alianzas y peleas con Nicanor no ofrecieron la tranquilidad o la confianza al electorado y aun cuando se cernía la sombra de que el advenedizo Cartes se adueñaran del partido y robusteciera sus candidaturas, los colorados mayoritariamente prefirieron a Lilian, es un justo castigo a los políticos poco serios en su comportamiento, creemos que muchísimos colegas de Castiglioni, de diferentes Partidos Políticos, de andar zigzagueantes deben poner las barbas en remojo, no se debe menospreciar la calidad de análisis de la gente, que por otra parte, esta hastiada de los oportunistas y logreros.

 

Aun cuando esta victoria pareciera dar luz verde a las pretensiones de Cartes, creemos que no debiera tener una actitud triunfalista en exceso los seguidores del empresario devenido a político, ya que no estaba en disputa la candidatura para las generales, aunque subyace la idea que no tendrá rival en las internas, cuidado, el pueblo puede brindar sorpresas, después si es el elegido por el partido Colorado, esta la otra gran prueba, las generales, allí dependerá también de la ingeniería que puede armar el oficialismo que hasta ahora es una bolsa de víboras ponzoñosas, sin atinar aun a preparar estrategias conjuntas y menos crear lazos de acercamiento entre todos los sectores con caudal electoral.

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.