Para hoy está previsto el retorno del presidente Lugo de una extensa excursión por el exterior. No resulta sencillo explicarse ni aclarar a la opinión pública por qué  el titular del Poder Ejecutivo tuvo que dedicar 12 días completos para visitar tan solo dos países: Vietnam y Taiwán, a un promedio de seis días por destino. En este sentido, su viaje se asemejó más a una “gira pastoral” que a los traslados cortos en el tiempo, pero intensos en actividad, que generalmente realizan los jefes de Estado.    

En esta ocasión, las agendas desarrolladas por el Presidente en ambos países asiáticos no tuvieron mayor relevancia, ni se puede decir que el resultado de la gira tenga alguna incidencia directa en el desarrollo económico y social del Paraguay. Tanto en Hanoi como en Taipei, el Mandatario realizó sendos recorridos por sitios históricos, mantuvo encuentros “de cortesía” con autoridades locales y líderes de partidos políticos, y hasta tuvo tiempo para visitar diversos museos y lugares turísticos.    

Por lo demás, las estadías en aquellos países estuvieron plagadas de anuncios rimbombantes, como aquel acerca de que Vietnam “estaría interesado” en invertir 100 millones de dólares en el sector de las telecomunicaciones, o que inversores taiwaneses “tienen interés” en comprar “carne de cabra y jatrofa” al Paraguay, productos en los cuales actualmente nuestro mercado no es precisamente abundante, ni mucho menos.    

Tampoco faltaron en esta oportunidad las declaraciones infortunadas y fuera de lugar por parte de nuestro presidente, como la frase estampada en el libro de visitas de un museo vietnamita, en el que Lugo aseveró que en los Estados Unidos “a los criminales de guerra se les llama héroes”, infligiendo de esta manera un insulto innecesario hacia un país con el cual debiéramos mantener las relaciones más cordiales posibles, promoviendo así el necesario incremento de nuestro intercambio comercial.    

Mientras todos estos despropósitos se sustanciaban, aquí, en el Paraguay, una serie de graves problemas de índoles económica y social se sucedían, sin que el necesario liderazgo de un presidente consustanciado con las necesidades de su gente fuera ejercido para encararlos y darles solución.    

Entre ellos, cabe hacer especial referencia a las invasiones de tierras en el norte del país, la inseguridad reinante a lo largo y ancho del territorio nacional, el incremento del precio del gasoíl, el anunciado aumento del pasaje y todas las derivaciones que ello tendrá en términos inflacionarios para nuestra economía, así como la situación de alarma producida a raíz del imparable aumento de los casos de dengue, por no mencionar sino algunos de los más relevantes y de urgente solución.    

Es cierto, el país tenía en la figura del doctor Federico Franco a un presidente en ejercicio, pero no es igual, y el propio Fernando Lugo bien lo sabe, entre otras cosas, porque él mismo se ha dedicado personalmente a minar la autoridad del Vicepresidente de la República, como sucedió en setiembre último, cuando se produjeron cambios en la cúpula militar sin que se le informara de ello a quien en ese momento fungía como comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas.    

Ahora mismo, incluso, en ausencia de Lugo, el presidente de Petróleos Paraguayos (Petropar), ingeniero Juan Alberto González Meyer, dispuso el aumento del precio del gasoíl sin informar de ello al presidente en funciones, algo inaudito en cualquier país que se precie de ser mínimamente respetuoso de la vigencia de su institucionalidad republicana. Ante el Congreso, el titular de esa empresa estatal y sus asesores hasta tuvieron el tupé de afirmar que ellos no tenían por qué informar a nadie, y que si, en todo caso, debían hacerlo, era a través del Ministerio de Industria y Comercio; desplante este que hasta no hace poco tiempo  bien les hubiera costado sus propios puestos, pero que en la era del gobierno “del cambio” es indiferente reaccionar.    

Es de esperar que, así como prometió cuando anunció la superación de la enfermedad que lo aquejaba a fines del año pasado, ahora a su regreso el presidente Lugo dedique cada día de lo que resta de su mandato a trabajar incesantemente por el pueblo; ese pueblo que lo votó para que diera respuestas sabias y concretas a los problemas que lo aquejan.

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

Paraguay: Lugo regresa tras gira por Asia

-- El presidente paraguayo Fernando Lugo y su comitiva, arribarán regresarán hoy viernes a Asunción procedentes de Taiwán.

El mandatario cumple así su gira por Vietnam y Taiwán donde se sentaron bases para atraer inversiones asiáticas al país, consignó el portal de la Información Pública del Paraguay (IPP), y agregó que el arribo de Lugo está previsto en el Espigón Presidencial del Aeropuerto Internacional "Silvio Pettirossi".

El mandatario paraguayo desarrolló casi dos semanas de intensas actividades, primeramente en la República de Vietnam, donde realizó contacto con numerosos grupos de inversores que podrían radicar sus empresas en nuestro país. Posteriormente, se trasladó a Taiwán, donde cumplió igual actividad, acompañado de los ministros de Industria y Comercio Francisco Rivas, de Agricultura y Ganadería Enzo Cardozo y el canciller nacional Héctor Lacognata.

En ambos países se han sentado bases para que empresas de esta región asiática puedan realizar inversiones en nuestro país y al mismo tiempo, estos gobiernos comprometieron aumentar la adquisición de nuestros productos principalmente de los rubros agrícolas y ganaderos. En su última actividad oficial, el Jefe de Estado se reunió con los becarios paraguayos en Taiwán, así como con los compatriotas residentes en ese lejano país.

Fecha: 18/03/2011 09:10.


Añadir un comentario



No será mostrado.