Andrés Granje

En el Partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos,(UNACE) que preside Lino Oviedo, surge una agria discusión entre sus congresistas, internas muy duras entre la hija Diputada de Oviedo, Fabiola y sus pares Oscar Tuma y Víctor Yambay, por apetencias de cargos, que los descendientes del militar retirado creen les pertenece, desnuda el trasfondo pérfido del un sistema feudal vigente en el partido, los rebeldes denunciaron que al presentar la candidatura en la lista ya firmaron un pagare por ochocientos millones de guaraníes que debe descontarse del sueldo de parlamentario, amortizando el pagares, señalaron que a pesar de entregar el dinero nunca le retornaron la parte de documento honrado, con lo cual la deuda nunca baja, aparte contaron el mecanismo autoritario cómo criban todos los proyectos que los parlamentarios del UNACE, presentan en el congreso, indefectiblemente se debe remitir copias al partido y Lino Oviedo debe autorizar la presentación a las cámaras del congreso.

Si lo primero es gansteril por donde se lo mire, una coacción ilegal para seguir obediente el deseo autoritario de Oviedo, acatando sus órdenes. Debe ser investigado en la justicia, el origen de estos documentos coercitivos y el chantaje que se hace con ellos, la segunda denuncia es mas grave pues se comete un acto anticonstitucional, en efecto, el artículo 201 de la constitución nacional señala que los parlamentarios “no estarán sujetos a mandatos imperativos”, lo que Oviedo hace ejerciendo el veto es un mandato imperativo, en estas condiciones nada bueno se puede esperar de estos parlamentarios, que no son libres y están sojuzgado a la voluntad soberana de su líder.

Pero esta situación se veía venir cuando se supo en el 2008 como Oviedo confeccionaba su lista de candidatos a parlamentarios, llenando la lista con parientes, hijo, hija, sobrino, menos antiguo en el ejército y algunos incondicionales seguidores. Con un cinismo rotundo y sin vueltas había manifestado en aquella ocasión, que prefería a sus parientes aun cuando podía ser atacado de nepotista, porque estaba cansado de las traiciones, en alusión a muchos parlamentarios que se cansaron una vez electos del despotismo del jefe y mudaron de carpas, Es decir a Oviedo no le interesa el país, no quiere calidad parlamentaria, hombres lucidos, con ideas innovadoras y brillantes, el se contenta con abyecto que incline la testuz sumisa como los bueyes, que sigan las ordenes como si estuvieran en un cuartel , así no se legisla para la felicidad de la gente.

Oviedo olvida que un partido político no es un negocio familiar o de amigos, creado para beneficiar al entorno y a la familia, el convirtió al UNACE en una maquina para acumular poder e influencia. Un partido político y sus dirigentes que llegan al parlamento, se deben y tienen que servir al pueblo, premisa y razón de ser de estas instituciones. Obviamente al ver la conformación de su lista ya era presagiable la calidad del trabajo parlamentario que iban a generar. Que paradoja para Oviedo, ni siquiera los que el creía sumisos y obedientes, capaces de soportar las imposiciones arbitrarias resistieron y ante de que se cumpla el tercer año, ya abandonan el barco. Es que por mas zopencos que sean sus elegidos ya no se admite en este tiempo la esclavitud y menos la parlamentaria.

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.