Federico Callizo

jueves, 18 de octubre de 2007

Empiezo por preguntarle si no està cansado de violar la Constitución Paraguaya tan alevosamente, como lo viene haciendo.

Primero se nos vino con la posibilidad de su reelección por caminos extraviados en abierta y flagrante falta a la  Carta Magna; de esa nos salvamos.

En segundo lugar, faltò a la Constitución  con el disparate mayùsculo de pretender a toda costa ser  presidente de su partido polìtico,  pero esta vez,  igualmente por vìas rebuscadas,  lo consiguió con la complicidad  manifiesta de cinco Ministros de la Corte Suprema de Justicia, cuyo juicio polìtico no sabemos realmente a donde fue a parar y còmo no siguió adelante.

 

Dejando por ahora de lado los usos y abusos de los dineros de la Itaipù y Yasyretà que hizo para lucimiento propio, en contra de los mecanismo propios para realizar obras que encara  el Estado. Ud. Presidente me dirà que es mejor gastar esos dineros en obras que  quedaràn  en beneficio del pueblo y no que vayan a parar a los bolsillos de los ladrones de guantes blancos que abundan en el paìs, y que han tenido oportunidad de utilizar ese dinero. Pero còmo si nunca se ha rendido cuenta  de ninguna inversiòn que hace la Itaipù o Yasyretà para esas obras; còmo puede saber el pueblo paraguayo la cantidad gastada efectivamente y la no gastada pero embolsada. Acaso que no ha visto el pueblo paraguayo la fiesta faraònica que uno de los directores de esas binacionales ofreciò creo a una hija. Y otras lindezas por el estilo  Pero dejemos esto en este estado.

 

La realidad es que deseo referirme al ùltimo gran zarpazo que va dar contra la Constituciòn de la Repùblica  del Paraguay. Dejemos tambièn quizà para otra ocasión convenir que Ud. siendo presidente de la Repùblica en estos ùltimos largos meses se dedicò a ser el jefe de campaña de su candidata a ocupar el cargo que Ud. Indefectiblemente el 15 a agosto del año pròximo. . Esto es tambièn atentar contra la Constitución. ( ver, leer y releer el  artìculo 237 de la CP).

 

 Pero vayamos a los ùltimo: Ud. se ha inscripto como Senador nª 1 de la lista que responde a su candidata  Doña Blanca Ovelar de Duarte. Y nuevamente de este modo ha faltado a la Constitución, pues esta no le autoriza a hacerlo. El constituyente instituyò para los presidentes que fueran electos democráticamente y no fueran sancionados con juicio politico, la distinción de la SENADURIA VITALICIA (conste que en la Constituyente votè en contra de esa norma). Hoy Ud.  rechaza sin ninguna delicadeza esa màxima distinción que se puede otorgar a un ciudadano que ha llegado democráticamente a la primera magistratura de la Naciòn. O es que cree que aùn siendo candidato a Senador regular en una lista podrà tambièn Ud. usufructuar dicho honor: el de ser senador vitalicio. La Constitución en ninguna de sus disposiciones le autoriza a candidatarse como senador, y Ud. como abogado que es sabrà muy bien que en materia de Derecho Pùblico lo que puede hacer un funcionario pùblico debe estar explícitamente enunciado. No porque no se le prohiba expresamente Ud. puede hacer cualquier cosa. Nuevamente le han llenado la cabeza de argumentaciones falaces concebidas en la mente de abogados y no abogados que con “mañas” no  podràn romper la rigidez de normas que hacen a la esencia misma del Derecho Pùblico. Es posible que el mecanismo para lograr el poder cueste lo que cueste  se encamine por otro lado: no se olvide  Ud. – y ya hubo casos-   que la Justicia Electoral en su màs alto nivel està en sus manos y màs aùn en sus manos està la Corte Suprema de Justicia, sino todos sus miembros de seguro  tiene asegurada la mayorìa necesaria para obtenerlo. Por esos caminos tortuosos si se puede conseguir hacer  decir a la Constitución lo que no dice en ningùn lado. Ademàs, como dice el diario Abc del dìa 17.10.07  en su Editorial el cargo de Senador normal, no el Vitalicio, le darà a Ud. inmunidad y segùn los casos agrego yo  tambièn impunidad.

Por favor, señor Presidente de la Repùblica del Paraguay, trate de hacer lo mejor que pueda como lo que es PRESIDENTE DE LA REPUBLICA en el  corto periodo que le resta de su cargo, y evite estos dislates a los que nos tiene acostumbrados que solo le serviràn para mayor desprestigio, y para confundir a nuestro querido pueblo paraguayo.    No se olvide que Ud. ha jurado por Dios y por la Patria cumplir y hacer cumplir la Constitución hasta el ùltimo mìnuto de su mandato presidencial.

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario



Andrés Granje.

NICANOR ARREMETE CON TODO



No da tregua Nicanor a los actores políticos, principalmente a los parlamentarios, tanto los que están a favor de que sea admitido en el cuerpo de senadores activos, como los que piensan que debiera conformarse con su cargo de Senador vitalicio, que también es de mucha honra, sin embargo el no ceja, mas después del fallo de la Corte Suprema de Justicia, que dictaminó a favor de su juramento como senador activo.

Vaya a saber con que poderosos argumentos, significa esta expresión en términos políticos, a cambio de que promesas, finalmente Nicanor consiguió el apoyo del sector vanguardista de su partido, es decir el Castiglionista, que la semana pasada le hizo el vacio a sus ansias de ser Senador de la Republica. Cual fue la promesa o el acuerdo a que llegaron ambos grupos hasta hace poco irreconciliables culpándose uno a otros de la derrota del coloradismo y ahora nuevamente acordando cosas, que en esencia no está mal si se realizan sobre la base de los intereses superiores del Partido Colorado.
Ahora bien, ¿porque tanto empeño del ex Presidente Colorado para asumir el cargo de Parlamentario?,¿ que cree, podrá realizar desde su curul en la Cámara Alta?. Que mayor honor que el haber sido Presidente de la Republica?, que sepamos el Dr. Duarte Frutos no está pasando penurias económicas, es decir no es una cuestión ni siquiera por falta de dinero que quiere este cargo, piensa, seguramente, lo que la ciudadanía ve, que su posición de líder, muy en entredicho en los últimos tiempos, está en riesgo, quizás, por eso quiere el cargo de Senador, con voz y voto, con la peregrina idea que es el camino para volver a ser el tendota partidario.
Es una pena y una equivocación, su liderazgo jamás se vera fortalecido solamente por ocupar de forma incorrecta, legal pero no legitima, una banca en el congreso, al contrario cada vez que se lo vea sentado en la plenaria se recordará como pisoteando la constitución nacional e ingresando por el ventanal de la lista sabana, en contra de lo que dice la carta magna de la república ganó la senaduría.
Es también un retroceso al proceso democrático en curso, tiene solamente precedentes en el robo que se le hizo a Argaña en las elecciones internas del Partido colorado en Diciembre del año 1997. Las asonadas golpistas de Lino Oviedo, el atentado que costo la muerte del vicepresidente Argaña en el 99. Que felizmente derivó en el marzo Paraguayo, igualmente la decisión de Nicanor Duarte de candidatarse para presidente del Partido Colorado, siendo Titular del Ejecutivo, que marcó el comienzo de la caída de su liderazgo. Es hora de desterrar de nuestra cultura o incultura, el mbarete, el pokaré y otras practicas tan nocivas que hacen al folklore de hacer política en Paraguay, también la perimida actitud de soberbia y de madamas de los caciques de la política criolla del siglo pasado quienes pensaban que podrían colocarse por encima de la constitución y las leyes de la republica

Fecha: 22/03/2011 14:58.


Añadir un comentario



No será mostrado.