El éxito de la campaña iniciada en el Brasil, más específicamente en el Estado de Paraná cuando era gobernador Jaime Lerner y Presidente del Brasil Fernando Enrique Cardoso, denominado “de la ruta a la escuela”, consistió en la cesta básica que se entregaba a los padres de los niños que eran rescatados de mendigar en la calle, como un aporte del gobierno estadual, hacia las familias con carencias económicas, si estas enviaban a sus hijos en la escuela, si no tenía una asistencia optima la cesta era suspendida automáticamente.

El chico recibía en la escuela alimentos ya que era de doble escolaridad,  con el almuerzo y la merienda se aseguraba que los menores estén bien alimentados, de tal forma que tuvieran un aprovechamiento integro de las horas clases desplegadas. Los alimentos eran en su gran mayoría producidos en el estado, especialmente las hortalizas, legumbres y frutas, tanto para la alimentación diaria de los alumnos como para la cesta entregada a los familiares.

Este sistema tenía además un componente muy importante para la comunidad rural, ya que el estado adquiría a un precio un poco menor los productos descartados para la venta en los grandes supermercados. Almacenados en grandes cámaras frigoríficos eran repartidos luego durante todo el año, por este medio el estado regulaba el mercado y no dejaba que los agricultores tuvieran perdidas de su producción.

Por eso es altamente satisfactorio saber que la Cámara de Diputados, haya aprobado el proyecto de ley presentado por José Ledesma y Mario Soto Estigarribia para que la banana sea un componente más de la merienda escolar, argumentaron que es un alimento muy nutritivo, casi sin contraindicaciones y además con una abundante producción en varios departamentos de la región oriental, lo que puede ayudar igualmente a muchos labriegos dedicados a su producción. Esperemos que la Cámara de Senadores igualmente de la sanción favorable para que se convierta en  ley.

Sería bueno igualmente que otros rubros agrícolas integren la merienda familiar, dietas en base a maíz y maní, que igualmente son nutritivos, aparte de otras  frutas como  naranjas, mandarinas, pomelos, aguacates, guayabas, sandias, melón, que aparte de deliciosos son nacionales y en las comunidades agrícolas abundan, inclusive hay épocas del año, donde estas frutas llegan a pudrirse  por abundancia en los mercados municipales.

Si se pudiera concretar el doble turno con almuerzo incluido en las escuelas nacionales sería lo ideal, principalmente en las escuelas de  zonas marginales, entonces el aprovechamiento sería total y la contención de los menores igual, pues se apartarían del riesgo de la calle a tan temprana edad, de malas influencias y relaciones peligrosas, tendrían alimento asegurado, la ingesta de nutrientes bien dosificados darán a los menores vigor y vivacidad terminando incluso con la apatía o el cretinismo tan común en los niños mal alimentados, así podremos revertir en un futuro cercano la ola de violencia y delincuencia que lamentablemente se engendran en los jóvenes y adolescentes en muchos casos por las dramáticas y tristes experiencias de infancias miserables y traumáticas.


Andrés Granje

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.