Las cajas de seguridad vaciadas de la empresa Maxton SA,  desnuda la cara oculta de la corrupción, los lugares en donde son guardados  dineros conseguidos de forma irregular, es como un paraíso donde reposa el dinero en forma segura, aunque, ocultos en estas bóvedas el dinero no gana intereses, si está tapado a miradas y preguntas indiscretas que pueden derivar luego  en investigaciones para saber si se trata de  enriquecimientos  repentinos, como la de muchos políticos  después de ejercer cargos públicos, por ejemplo, de otra forma la pregunta es porque no guardan en bancos  y financieras que también tienen ese servicio o en cajas  de ahorro que les darían intereses.

La información publicada en los diarios señala que “La empresa Maxton SA, cuya bóveda fue asaltada días atrás por una gavilla de delincuentes, fue allanada el año pasado por la fiscala anticorrupción Victoria Acuña. La agente buscó en aquel procedimiento parte de los  46 mil millones de guaraníes que fueron desembolsados por el Indert para la compra irregular de  5.742 hectáreas de tierra la empresa San Agustín, ligada al senador Jorge Oviedo Matto, mencionaron fuentes de la Unidad Anticorrupción. Para la Fiscalía, este es un dato llamativo, debido a que una de las víctimas del robo a Maxton SA es Rossana Paiva, quien en la bóveda tenía más de 160 mil dólares en una caja de seguridad. Se trata de la esposa de Luis Ortigoza, el ex titular del Indert que autorizó la cuestionada compra de tierras para el Estado”.

Si el tal Luis Ortega, utilizando la caja de seguridad  de la esposa   puede tener esa cantidad de dinero en  una empresa que no tiene licencia, según señalaron, para prestar este servicio, destinado a bancos de gran solvencia, es porque indudablemente algo tiene que ocultar, más todavía cuando está sospechado e investigado por la fiscalía y como el cuantos otros ex funcionarios públicos que lograron amasar fortunas con el robo al estado, desnuda la gran corrupción existente y la impunidad que rodea  estas acciones, que en este caso ganó espacio público solamente por el robo de la bóveda, de otra forma esto iba a seguir soterrado hasta que terminará  el juicio y allí puedan gozar libremente del dinero mal habido.

Es necesario que las autoridades económicas del país tanto del Banco Central como del Ministerio de Hacienda actúen con la celeridad requerida para evitar que proliferen casas clandestinas que presten este servicio, donde creemos la unidad vinculada a la lucha contra el lavado de dinero también debiera actuar para terminar con estas anomalías. Lo cierto es que estos hechos ratifican las aseveraciones desengañadas y profundamente amargas de tanta gente que  señalan que el Paraguay es el paraíso de los delincuentes, porque no se persigue, no se descubre y menos se castigan los delitos en contra del estado y de la sociedad.

 

Andrés Granje

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.