CONSUMO DE BEBIDAS

Publicado: 01/09/2014 09:15 por jotaefeb en CULTURA: lo que nos falta

Es increíble el alto grado de alcoholismo que existe en el país, que se evidencia los fines de semana donde desde el viernes a la noche y los días sábados y domingos se pierden los estribos y el consumo es masivo y descontrolado,  dejando un saldo altamente negativo  que se refleja en accidentes de tránsito, algunos gravísimos con saldos mortales que llenan de luto a las familias paraguayas, o personas que quedan con lesiones delicadas que requieren de mucho tiempo de recuperación y mucha erogación económica que siempre es un perjuicio tremendo para el estado que debe correr con estos gastos tanto para los primeros auxilios como para la rehabilitación de los pacientes  y también los gastos que deben soportar las familias de los afectados.

 

Los más perjudicados quizás sean los motociclistas,  en los fines de semanas siempre existe un elevado número de fallecidos en accidente de biciclos, en el año mas del cincuenta por ciento de los accidentes son protagonizados por motociclistas,  frutos en su gran mayoría  de la imprudencia y el alcohol,  lo que debe llevar a repensar todo el sistema de locomoción, comenzando  en la forma de examinar si los motociclistas están capacitados para manejar estos rodados y habilitar vías especiales de circulación para los vehículos de dos ruedas. Aparte tenemos que hablar de  otros incidentes que se puede fácilmente achacar al consumo desmedido de bebidas espirituosas, como las peleas y reyertas, ya sean familiares o entre amigos que comienzan en armonía una reunión y terminan peleados en gresca donde aparecen armas blancas y de fuegos con el resultado de muertos y heridos.

 

A esto hay que agregarle las peleas entre barras bravas de los clubes de fútbol en donde al alcohol hay que sumarle el consumo de drogas, como el crack y la marihuana,  que enardecen a los jóvenes y que les llevan a cometer tropelías de todo tipo haciendo la vida imposible no solamente a sus circunstanciales adversarios, sino a toda la ciudadanía  y perjuicios terribles contra los bienes de terceros y hasta la integridad física de inocentes que no participan de las grescas,  que ligan de rebote, delitos que no   son sancionados por la justicia, pues sus autores se escudan en la mayoría de los casos en el anonimato que da la muchedumbre.

 

Todo esto es indicativo de lo mal que estamos como sociedad, el excesivo consumo de bebidas es signo elocuente de la falta de educación cívica evidente de la población especialmente de la más joven que es cierto tampoco tiene espejos en donde mirarse. Se trata de jóvenes  sin horizontes, con pocas expectativas,  con los estudios truncados en muchos casos, que les lleva  a  una situación de desesperanza   que conduce irremediablemente  al alcohol. Desde las esferas del poder se ofrece poco igualmente a los jóvenes, la falta de empleos y oportunidades hacen que muchos integrantes de  la juventud tengan solamente dos opciones o quedarse y sumarse a la borrachera  diaria  o salir al exterior buscando un futuro mejor.

 

Andrés Granje

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.