Arrecian las criticas en contra del Instituto de Previsión Social (IPS), desde todos los niveles, sin embargo es justo dar un poco de luz a esta nueva administración para ver cual es el camino que recorre buscando brindar un mejor servicio a la ciudadanía, en este caso a  los asegurados,  que es el fin ultimo de cualquier institución publica. 

Hay  turbulencias, informaciones contrapuestas, rumores y desmentidos con relación a los que se va a hacer y en especial lo que vaya a pasar con la extensa planilla del personal de la institución, tanto los vestidos de blanco, como los administrativos, creemos que todo esto obedece a que las autoridades no supieron comunicar lo que pensaba hacer , lo que debe ser subsanado en  breve tiempo para que  la población paraguaya y en especial los asegurados sepan realmente lo que piensan realizar las autoridades del ente.

Manejar el Instituto de Previsión Social nunca fue fácil, ustedes saben que desde la alborada democrática siempre fue un nido de conflictos, a la interna que se genera con la aparición como hongos de sindicatos, cada uno de ellos pugnando por conseguir la mejor tajada para su membrecía olvidándose de los asegurados,  se le debe sumar los grupos de intereses empresariales que ven con gula la posibilidad de hincar los incisivos en tan sabroso manjar, la del seguro medico y la del servicio jubilatorio, el lobby y la presión que ejercen estos grupos no facilita precisamente el normal desarrollo de una institución que sigue siendo el mejor sistema de seguro medico y jubilatorio vigente en el país.

Sin embargo debemos  reconocer que en el IPS, desde la época del Presidente Stroessner siempre hubo  mala administración y la dilapidación de recursos de la institución en operaciones financieras y salvatajes económicos que no beneficiaron  a los asegurados y si a sectores políticos y empresariales, amigos del poder de turno, que repercutieron  negativamente y resto posibilidades de mayores prestaciones y desarrollo para los asegurados, obreros y patrones que son finalmente los dueños de la institución.

Estos sectores políticos se adueñaron de los recursos del ente y lo utilizaron para fines que nada tiene que ver con los específicos, aunque se sabe que  para sobrevivir el IPS, necesita que el dinero de los asegurados se multiplique, para cumplir con la jubilación obligatoria, pero esa inversión debe ser hecha sobre bases seguras y firmes con avales irreprochables como contrapartida, no sobre la base de albures financieros para beneficiar a amigos, en operaciones que siempre resultaron con perdidas  onerosas para la institución, como el caso de los prestamos sin mayores garantías a transportistas y empresarios locales que nunca pagaron sus deudas.

Por eso creemos que a la administración del Señor Roig hay que darle un tiempo para ver cuan eficaz son las medidas que propone y como puede ayudar a un mejor servicio medico a los asegurados, que es el mayor déficit que tiene actualmente la institución. El calvario de tener que esperar mucho tiempo para tener una consulta con los médicos o realizarse algún estudio de laboratorio, es causa de la galopante corrupción que también se enquistó en la institución y que tiene que se ser desarmada totalmente mas pronto que tarde en el IPS.


Andrés Granje

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.