En el fútbol, el estímulo es el hermano del soborno

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.