Nos dieron casi medio millon de kilómetros cuadrados, intentaron acabar con nosotros en el vientre de nuestras madres pero no lo pudieron, sobrevivimos con una lengua de una tribu que no existe en un paìs lleno de un verde lujurioso contrastado con una lluvia generosa que hace que lo que sembremos se convierta en frutas y comida. Sin embargo somos injustamente pobres.
Marginados por el egoismo de unos pocos que deben sentirse muy mal con los 2 millones de pobres que solo han podido conseguir aumentar su seguridad personal y la altura de sus murallas.

Un pais de egoistas que cree que solo porque le va bien individualmente lo demas no importa. Una nación capaz de alimentar a 60 millones de seres humanos pero que la mitad de su población va a la cama sin haber comido nada.

Un pais lleno de energia cuyos vehículos deberian ser movidos a electricidad pero nos empeñamos en depender de un combustible fósil que no tenemos y que ademas es sucio, poluye y mata. Deforestamos millones de hectáreas por codicia y para cocinar nuestros alimentos para que la naturaleza implacable nos cobre en millones de damnificados, inundados y marginados.

Un país que dinamita el mármol para convertirlo en un producto 100 veces mas barato: la cal.

Paraguay que no puede reconocer aun que la educación que tiene no sirve para construir ningún futuro para nadie.

Un pais enfermo que se conforma con placebos y mentiras.
Paraguay te debemos tanto que es una pena no ser dignos de tanta belleza y tanto potencial.
No nos merecemos el paìs que vivimos.

Benjamin Fernandez Bogado

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.