• ENTREVISTA A MARTÍN ALMADA.

DATOS

Martín Almada  nació el 30 de enero de 1937 en Puerto Sastre, en  Paraguay. 

Estudió  Pedagogía en la Universidad Nacional de Asunción. Obtuvo su licenciatura en 1963.

Fundó  con su esposa, la profesora Celestina Pérez de Almada, el Instituto Juan Bautista Alberdi,  en San Lorenzo.

En 1972 obtuvo una beca en la Universidad  de La Plata, para seguir  un doctorado en educación, allí fue apresado.

El paraguayo cuenta cómo se consolidó la represión y asegura que este plan aún continúa.

En 1975, una ola de persecución política y militar  a escritores, estudiantes y religiosos puso en zozobra a la población en  Paraguay, en donde cerca de 100.000 personas fueron secuestradas y torturadas.

A este proyecto, años más tarde se lo conoció como el Plan Cóndor, principal instrumento de persecución y muerte que usaron  los dictadores militares en el  Cono Sur (Argentina, Chile y Paraguay)  para amedrentar a los intelectuales de la época. 

 

  Martín Almada fue el descubridor de los archivos secretos del Plan Cóndor.  El premio Nobel Alternativo de la Paz cuenta sus odiseas en las cárceles paraguayas,  en donde fue torturado alrededor de tres  años y medio.

 

Han pasado 35 años  desde la consolidación del Plan Cóndor en los países del Cono Sur. ¿Qué le motiva  seguir adelante con estas investigaciones?

Es la primera vez que me hacen la pregunta, sensata, pues, según la prensa es algo que ya pasó y ya. Pero yo puedo asegurar que el cóndor sigue volando en Latinoamerica; tiene otra estrategia, pero el objetivo es el mismo.

 

¿Cuál es la estrategia ahora?

El objetivo es el mismo, en el Cóndor 1 había varias  cabezas visibles: Henry Kissinger, Secretario de Estado norteamericano, en Washington; Augusto  Pinochet, en Chile; Videla, en Argentina; Banser, en Bolivia. El trabajo era limpiar el ejército, la sociedad civil comunista y eso  dejó más de 100.000 víctimas. Esas víctimas del Cóndor 1 fueron dirigentes de la clase obrera, artistas, estudiantes, religiosos, dirigentes campesinos. La clase pensante se pintó de sangre, se tronchó un proceso en donde la clase intelectual  fue eliminada.  El Cóndor 2, en cambio, se  dirige  desde los EE.UU. a través de la Conferencia de Ejército Americano. El objetivo es el mismo, es decir,  mantener el pensamiento único. El objetivo es de explotación,  no quieren  que sigamos creciendo.

 

¿Cómo ese plan puede convertirse en un ejemplo para evitar abusos sobre los derechos humanos en países de la región?

EE.UU. sigue creando terroristas. Obama duplicó el presupuesto militar para el control. Yo me enteré del Cóndor 2 porque  encontré un documento secreto militar, en donde un coronel de Paraguay le escribió  a un coronel ecuatoriano, en 1997, y le dijo: “aquí le mando la lista de los subversivos  paraguayos  para que usted  haga la lista de los  de América Latina”. Es decir, que no es algo que ya pasó; el proceso continúa.

 

¿Cuál sería entonces la participación de Ecuador?

El documento secreto es la prueba que tenemos, estamos siguiendo la pista del proceso. A través de la justicia paraguaya se le pidió al coronel paraguayo  que declare.

 

“Yo no era comunista, sólo escribí un libro sobre reformas a la educación; sólo buscaba cambiarla, y por eso me encerraron.”

¿Lo hizo?

Sí,  pero ese coronel  se asustó bastante. Dijo que en  1995 en Bariloche se reunió Menem con Pinochet, y  en 1997 lo hicieron  en Quito. Se reunieron todos  los coroneles, inclusive participó un general prestigioso de su país,  que hoy incluso ejerce la política. Se reunieron en el cuartel Salinas, y el general ecuatoriano los recibió a todos ellos.

 

¿Qué tanto se avanzó  en esa reunión?

Tuvo dos objetivos esa reunión, lo hicieron bajo la consigna de demostrar que el ejército americano lucha por la democracia; pero lo que se  ocultó es  que los EE.UU. montarían  bases militares  en Colombia y Panamá, que hoy ya están ahí.

 

Pero, ¿ahora con la creación de Unasur y el  Alba no se ha parado estas vinculaciones?

No, todo lo contrario, con el  Alba y Unasur, si bien los pueblos se revelan, gracias a Cuba, Bolivia, Venezuela y Ecuador, y  ya no somos un patio  trasero de  EE.UU., el Cóndor 2 se fortalece. Se  firman convenios con Rusia y con China, que antes era impensable  para  EE.UU. A ellos les  preocupa el estado democrático de América Latina, la democracia no se pone por la fuerza.

 

¿La creación del  Sistema Único de Compensación Regional (Sucre) no es una herramienta que ayudará  a frenar la incursión de EE.UU. en Latinoamerica?

No, los EE.UU. no van a frenar nunca. Tienen  una base que se llama el Destino Manifiesto, en el cual  creen que están electos por Dios  para imponer su  sistema único; están locos. El Sucre ayuda,  integra fuerzas, pero el Cóndor 2 no se debilita.

 

Entonces, cómo se puede llegar a debilitarlo?

Movilizando  a los dormidos,  a través de la educación.

 

¿De qué manera,  el hecho de encontrar los archivos del Plan Cóndor, en 1992, le ayudó a consolidar una verdad que por muchos años estuvo al descubierto pero que jamás nadie se atrevió a revelarla?

Me llevó 15 años de investigación. A mí me echaron de Paraguay; las investigaciones las consolidé  en París. Luego de 15 años me presenté a la justicia paraguaya y logramos rescatar una tonelada de documentos acerca de la historia de represión de Paraguay, desde 1929 a 1989. Allí perseguían anarquistas, comunistas, socialistas. Es la historia de la represión en Paraguay. Por otro lado, el hallazgo reflejó a  la guerra fría entre Este y Oeste, en el Plan Cóndor  hubo antecedentes nazis, inclusive hallamos negociado en  la venta de armas.

 

¿Qué significó Alfredo Stroessner -en esa época presidente de Paraguay-  en un país  que estaba construyendo su democracia? ¿Los rezagos no se ven actualmente?

Sí,  Stroessner  se fue, pero dejó el método infernal. La segunda piel de Paraguay es el miedo, eso se instaló. Él tuvo como aliado a los EE.UU., quienes lo usaron y luego lo echaron.  Ahora tenemos un gobierno progresista de Lugo, pero aún los rezagos siguen.

 

¿Se puede hablar de democracia en Paraguay?

No, lo que tenemos son elecciones cada cinco años, pero la infraestructura que se marcó en esa época,  siguió.

 

En 1981 Ecuador vivió una época de represión similar, en el gobierno de León Febres Cordero. ¿Se podría decir que  hubo alguna  vinculación de Ecuador con el Plan  Cóndor, ya desde esa época?

Salvo  el documento que se halló en 1997, a  Ecuador jamás se le vinculó con el Plan Cóndor; pero la CIA, en Washington, sí. Cada tiempo, esta entidad  libera piezas documentales. Allí me enteré que Ecuador fue el último país que integró el Plan Cóndor. Usted mismo indicó cómo se manifestó el proceso.

 

¿Cuál fue el papel de la Comisión de la Verdad frente a estos hechos para impedir que se cometan nuevos abusos?

La Comisión de la Verdad nació  como voluntad de algunos países. Alfonsín, presidente de Argentina, luego de la dictadura,    lo instaló. En Paraguay fue el resultado de la presión popular. Se aprobó la ley, el gobierno liberó fondos, pero gracias a los gobiernos de  Francia y Suiza se investigó. En el 2008 se entregaron  informes,  pero siempre siguió truncado por intereses de fiscales y defensores del pueblo. No hubo   voluntad política.

 

 

¿Cómo avanza el proceso?

El descubrimiento permitió que se indemnice a las víctimas, hacer acciones internacionales. Aportamos con  la detención de Pinochet.

 

¿Usted demandó particularmente a Stroessner, y tras su muerte, a su familia?

Sí, yo realice denuncias por la muerte de mi esposa y mi propia tortura. Soy abogado litigante, integrante del Comité Interamericano de Justicia. Al parecer alguien influyente en la justicia, pero no avanzo nada.   Comencé el juicio en  1986, pero no hay ni un solo detenido, hasta ahora. 

 

¿De qué manera marcó su vida el hecho de estar recluido por tres años y medio en una cárcel?

Mi vida cambió, yo antes de caer preso era una persona miedosa, no me comprometía mucho; pero estando adentro me destruyeron físicamente, pero salí fuerte.

 

¿Cómo era la vida en una de esas cárceles?

La vida no transcurre, estaba en un espacio sin tiempo. Permanecí tres años y medio, no más, pero estuve en una celda con gente que estuvo 10 y 15 años. Yo no era comunista, sólo escribí un libro sobre reformas a la educación, sólo buscaba cambiarla, y por eso me encerraron.

 

¿Cómo salió?

Hice 30 días de huelga de hambre. Las organizaciones de derechos humanos me apoyaron; fui extraditado de mi país.     

 

¿Cómo falleció  su esposa?

Fui interrogado por militares de Uruguay, Paraguay, Argentina, Brasil y presentado como  Osama Bin Laden, en   un tribunal de la  inquisición, de la edad media.  Me torturaron, arrancaron las uñas, me ponían  energía  en mis genitales y  a mi esposa le llamaban y hacían escuchar; le mandaban mi ropa con sangre. Le dijeron  que estaba muerto y  le  dio un infarto cardíaco.

 

María Elena Vaca

mvaca@telegrafo.com.ec

Quito

 

Comentarios  Ir a formulario



Anónimo

COMO LLEGAMOS A LAS TUMBAS NN

Antonio Palazón Ibieta

Mis queridos amigos y amigas, cada vez que avanzo más en años comprendo menos la actitud de ciertas personas que dicen ser “luchadores/as sociales”, o mejor, individuos o grupos que se auto califican como “Defensores de los DDHH”, pero en su proceder distan mucho de ser merecedor de ese pomposo titulo por lo que pretenden ser identificados.



Como ya es de conocimiento público no entraré en detalles en cuanto al descubrimiento del día 26 de julio de 2009 de las tumbas NN en el ex Campo de Concentración de presos políticos, actual Agrupación Especializada de la Policía Nacional. Queremos resaltar sí, que ello fue producto de una paciente investigación del Tribunal Ético Contra la Impunidad, que se prolongó por espacio de varios meses, con mayor intensidad luego de tener conocimiento y posibilidad de llegar a uno de los ejecutores de aquella macabra actividad del sistema represivo stronista.



En gran medida facilitó nuestra labor el Ing. Rios Tonina, quien tenía ciertos arreglos de cooperación comercial con el ex Comandante de aquel tenebroso cementerio clandestino. A pesar de haber transcurrido décadas, aquellos colaboradores del general Galo Escobar le tenían confianza a Rios y se pudo así contar con datos importantes. De esa manera también fue más fácil conseguir una vital información, el sitio exacto donde estaban los restos óseos de las víctimas.



Destaco por este medio la colaboración del Ministro del Interior Dr. Rafael Filizola, quien a nuestro pedido autorizó que me permitieran entrar con nuestro vehículo y que la identidad de mis acompañantes no sean registradas. Nuestro reconocimiento también al Comandante de la Agrupación Policial, Comisario Principal Diosnel Ferreira Mendieta y del Director de la Dirección de Apoyo Táctico, Comisario General César Carrillo Zarate. Estos dos jefes nos brindaron en todo momento su valiosa colaboración para concluir satisfactoriamente la tarea logrando así culminar exitosamente lo largamente esperado.



Al momento de iniciar la excavación le comunicamos al Ministro Filizola y luego también al encontrar las primeras evidencias, para nuestra sorpresa, no habría trascurrido diez minutos cuando ya estaba él con nosotros observando al borde de la fosa el gran descubrimiento.

Al alcanzar aproximadamente 1,5 metros de profundidad observamos que sobresalía de la tierra una mano, les dije a las pocas personas que estábamos en ese momento, si no recordaban que poco tiempo atrás Montanaro había sido ingresado en la Cárcel, a pocos metros de éste lugar, su médico había manifestado que una pesadilla no le dejó conciliar el sueño en toda la noche. El Comandante Ferreira dijo: “entonces, es posible que el alma de estas víctimas de Montanaro hayan sido los causantes de su insomnio”.



Con esto queda demostrado, sin ninguna duda, que hemos vivido en una tiranía criminal, que muchos presos políticos fueron asesinados y tirados en fosas como esas. El TECI con este trabajo no pretende promover odio y menos venganza, tan solo desnudar esa triste realidad, para que nunca más persona alguna pase por esos trágicos momentos por pensar diferente.



Agradezco a todas las personas que llamaron para felicitar la tarea del TECI, y también a las muchas denuncias que estamos recibiendo. Solo me resta decirles gracias, muchas gracias por vuestra afectuosa presencia, TODOS JUNTOS PODEMOS SI QUEREMOS CONSTRUIR UN PARAGUAY MEJOR.



http://www.larueda.com.py/api003.htm

Fecha: 04/10/2010 15:48.


Añadir un comentario



No será mostrado.