• Guillermo López  Flores

Volvió a cobrar fuerza la versión que la empresa Rio Tinto Alcan podría invertir en una planta de producción de aluminio en Paraguay.

La producción del aluminio primario consta principalmente de tres diferentes etapas: el primero es la extracción del mineral bauxita (no será en Py); elsegundo paso (muy poluyente por cierto) es el refinado de alúmina (oxido de aluminio) y el tercer paso es la conversión de la alumina en lingotes de aluminio mediante el uso intensivo de energía eléctrica (la parte que se instalaría en Py). Es una industria de capital intensivo, energía eléctrica intensiva, baja utilización de mano de obra, del que carecemos la materia prima mineral, de elevado impacto ambiental, que exigirá sacrificios fiscales y subsidio electro energético por los próximos 20 años por lo menos.

Por esto, y porque posiblemente pronto substituirá a la linea de 500 kV como centro de nuestra atención y debate nacional, vale la pena analizar un poco mas en profundidad si es el tipo de inversión que mas conviene a pais

 

 

 

1. Desde hace décadas venimos diciendo que el fracaso paraguayo en las hidroeléctricas no es cuanto nos pagan (cuanto nos sobra, realmente) por compensación por la energía cedida, sino el hecho que no fuimos capaz de consumir toda o gran parte de nuestra energía. Entonces nosotros hubiéramos pagado 3 y vendido a 100 pero como valor agregado, puesto de trabajo, impuestos y nos hubiéramos ahorrado rios de tinta y plagueos.

 

2. La inversión extranjera directa (IED) aporta capital, tecnología, mercado anterior y posterior, crea empleos, etc. En general, las empresas transnacionales tienen mayor productividad, pagan mejor, comercian más y son más innovadoras que las empresas locales. Por lo tanto bienvenidas sean, siempre y cuando se encuadre en una estrategia nacional de desarrollo (que no tenemos), dentro de un plan electro energético (que no tenemos) y exista un reparto adecuado de beneficios, y se asuma la cuota parte de responsabilidad a la hora de redistribuir las cargas en la sociedad

 

3. Los paises en desarrollo como el nuestro, tienden a pensar que si materializan suficiente inversión resultará en un rápido crecimiento. Es decir, se da por descontado que el crecimiento mediante una masiva industrialización llevaría automáticamente a la reducción de la pobreza. La realidad demuestra que el derrame de riqueza no es automática ni está garantizada.

 

4. Los estudiosos de los efectos de la inversión extranjera directa (IED) sobre los países del MERCOSUR, considerando variables claves como productividad, comercio exterior, innovación y crecimiento, concluyen que los efectos macroeconómicos no fueron significativos, en tanto que los microeconómicos parecen haber sido más fuertes, aunque heterogéneos. Los efectos indirectos de la IED, en cambio, son menos nítidos. Solo en Brasil se encuentra evidencia de derrames -aunque tanto positivos como negativos- hacia las actividades de exportación e innovación de las empresas locales, así como derrames de productividad de las filiales extranjeras hacia sus proveedores nacionales.

 

5. Por otro lado, se arguye también que las exigencias ambientales crecientes y costo de la polución está empujando a las industrias sucias (dirty industry) desde los países ricos a los paises en desarrollos. Para reforzar estos argumentos, algunos ambientalistas arguyen que el libre comercio mina la legislación ambiental, acuerdos y protecciones en los paises en desarrollo.

 

6. Relacionado con esto es la noción que los paises en desarrollo tienen una alta capaicdad de asimilación, esto es, natural capacidad de absorver desechos y entregarlos sin daños. Este concepto sostiene que los países en desarrollo debe contentarse en tener bajo o cero protección ambiental porque, i) la capacidad de asimilación de su ambiente es alto (tienen un nivel de industrialización baja) ii) son pobres y por lo tanto necesitan cualquier tipo de industria, iii) tienen bajas demanda de servicios ambientales.

 

7. Los planificadores económicos a menudo aplican el supuesto de que el crecimiento económico y la liberalización del comercio son, en cierto sentido, benéficos para el ambiente. Estas aseveraciones se derivan de la idea de que las preferencias de los consumidores y la estructura de la economía cambian a medida que un país se desarrolla; que el desarrollo trae consigo tecnologías modernas y más limpias, mayor inversión en el mejoramiento ambiental, reglamentos e instituciones para la protección del medio ambiente. De acuerdo con este argumento, los países que se encuentran en etapas tempranas de desarrollo inevitablemente se concentran primero en mejorar su infraestructura física, producción básica y otras formas de riqueza material, ignorando la contaminación y aceptando cierto deterioro en la calidad del ambiente.

 

8. Se consideran industrias sucias o industrias poluidoras intensivas a aquellas cuyos costos de prevención de la polución constituyen 1.85% o mas del costo total de producción. Según este criterio, los principales candidatos para la categoría de industrias sucias son: hierro y acero, metales no ferrosos, industria química, pulpa y papel, y productos minerales no metálicos, de acuerdo la estándar de tres dígitos de la Standard Industrial Classification (SIC), elaborado por el Banco Mundial y el EPA de los EEUU.

 

 

 

Los mayores beneficios de la IED pueden ser logrados cuando existe una integración entre las políticas de atracción de IED con las políticas de desarrollo del país. Cuando ambas están coordinadas e integradas, permiten por una parte potenciar o generar las condiciones que hacen atractivo a un país para los inversionistas, y por otra, aprovechar al máximo los beneficios potenciales de la IED. En casos especiales, como los de Irlanda y Singapur, la IED se ha transformado en el eje fundamental del desarrollo del país, incluso alineando al resto de las políticas en torno a ella.

 

 

 

La transición de un crecimiento al azar, por “viento de cola internacional” como el actual, a un desarrollo sostenido puede ser lograda solamente mediante decisiones y acciones basadas en nuestro propio y mejor interés, necesidades y prioridades. Por ejemplo, Paraguay debe utilizar la ventaja comparativa de su energía y otras y orientar la instalación de empresas que prioritariamente generen puestos de empleo y utilicen insumos producidos localmente, antes que industria de capital intensivo que ocupan poca mano de obra.

 

 

 

Para crear las mejores condiciones para atraer la inversión extranjera directa necesitamos estabilidad política y económica, marcos regulatorios claros, instituciones eficientes y transparentes, recursos humanos calificados, un ambiente proclive a los negocios y abierto al comercio exterior. Por aquí es donde patinamos.

 

 

ISC Ingeniería & Consultoría

 

San Salvador 616

 

Asuncion, Paraguay

 

www.isc.com.py

 

Tel.(595 21) 293 277

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.