• Ing. Ramón Montanía Fernández

La empresa más importante del Paraguay la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), corre el riesgo de hundirse. El inquietante diagnóstico, que no tiene una sola nota de exageración, nos obliga a buscar el mejor tratamiento posible para salvarla y, también, a encontrar y sellar un acuerdo entre los "terapistas", sean estos técnicos de la institución o profesionales independientes, preocupados por la suerte del sector eléctrico nacional.

Antes, es necesario recordar que la caída de la ANDE comenzó bajo la administración colorada de Nicanor Duarte Frutos, un período en el que la "politiquería" se consolidó en el manejo de la empresa, copando incluso los últimos reductos de profesionalismo, de honradez y patriotismo que quedaban en la estatal.

 

En efecto, los responsables del sector eléctrico de ese momento de la historia de la ANDE- varios de ellos hoy forman parte del equipo técnico de Arnaldo Samaniego, candidato colorado a intendente de Asunción- , aunque parezca extraño, se "olvidaron" de realizar las inversiones lógicas, absolutamente previsibles, que hubieran permitido a la estatal acompañar el ritmo de crecimiento de la demanda de su mercado y, lo más importante, evitar a sus usuarios, en definitiva a la patria, caminar al borde del colapso e incluso arrojar un espeso banco de dudas sobre el futuro de la economía nacional.

 

Es cierto que muchos de sus técnicos, especialmente las instituciones que los aglutinan, optaron por un silencio cobarde y hasta cómplice a pesar de su privilegiada condición de testigos de esa verdadera conspiración contra los intereses de una empresa, que durante muchos años fue el orgullo del sector.

 

Sin embargo, a la hora de evaluar y reclutar a los "terapistas" de la ANDE, no sería justo, tampoco racional, excluir a sus instituciones debido a las conductas condenables de sus cuadros directivos de entonces. ¿Acaso pretendemos que sus nuevos conductores sigan callados? ¿Qué no tienen derecho a reivindicar sus instituciones y ponerlas hoy al servicio del país?

 

Que sus dirigentes de ayer se hayan cruzado de brazos ante los problemas de la institución es responsabilidad de esos dirigentes, no de los actuales, quienes, debe enfatizarse, en la carrera por denunciar las irregularidades en la estatal, que a todas luces continúan, hoy les llevan la delantera incluso a organizaciones cargadas de historia de lucha, inexplicablemente inmovilizadas en una peligrosa actitud dubitativa.

 

Manifestamos empero nuestro ferviente deseo de que la nueva postura, por ejemplo, de la Unión de Ingenieros de la ANDE (UIA) no se agote en una declaración meramente coyuntural y mediática, detrás de la cual se agazapen reclamos cortoplacistas y demasiado parciales como el simple relevo del presidente de turno de la estatal, que si logran su propósito no reincidan en la contraproducente indolencia para que el carnaval del derroche e ineficiencia siga su curso.

 

La ANDE necesita gremialistas con posiciones claras y transparentes, que busquen con franqueza rescatar a la empresa del estero en el se hunde con el transcurrir de los días; pero también critica y criticará en forma consecuente y coherente a las direcciones oportunistas de esos gremios, esas que apenas logran sus mediocres objetivos se reacomodan con el mandamás de turno y arrían los genuinos reclamos y denuncias, de cuya resolución depende el futuro de la institución e incluso del sector eléctrico nacional.

 

*Ingeniero electricista, director de la revista especializada Mundo de la Electricidad y del programa radial "La electricidad al servicio de la comunidad" que transmite radio caritas 680 AM - Universidad Católica

www.mundoelectricidad.com.py

 

 

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.