Guido González es ciego de nacimiento. Trabaja de telefonista en la Dirección de Recursos Humanos del Ministerio de Salud Pública desde hace ocho meses donde tiene una oportunidad de ganarse definitivamente el lugar. “Comparando con lo que ocurría 20 años atrás, la discapacidad hoy no existe. Cada uno sabemos si queremos ser o no discapacitados” nos dice seguro de sí mismo.

Acababa de hablar en representación de 150 funcionarios de más de 20 reparticiones estatales, en un acto de fin de curso de relaciones públicas organizado por la Dirección General de Capacitación de la Secretaría de la Función Pública y Guido ahora responde a nuestras preguntas.

 

A qué te referís cuando decís que la discapacidad no existe o depende de cada uno.

 

“Me refiero al querer y poder. Se trata de una decisión personal más bien. Hoy estamos más reconocidos, somos más aceptados por la sociedad comparándolo con dos décadas atrás” explica.

 

Cómo te fue en el curso de relaciones públicas para atender mejor a la ciudadanía desde una oficina pública.

 

“Interesante. Termino muy satisfecho y con algunos frutos que nos faltaban en nuestros lugares para aplicarlo. Soy telefonista en estos momentos, esa es la tarea que cumplo en el Ministerio de Salud”.

 

¿Estudiás Guido?

 

“Sigo Ciencias de la Comunicación en la Católica. Tengo 25 años, una hermana de 19 años”

 

Y qué pensás hacer cuando concluyas tus estudios de comunicación.

 

“Uno de mis propósitos sería ingresar a un medio de comunicación. Lo mío sería trabajar sobre la opinión pública”.

 

Es decir, sería proyectar la percepción de la realidad nacional desde la perspectiva de un ciego para que la opinión pública tenga un componente diferente que hoy normalmente no tiene, no capta.

 

“Estamos en eso, la idea es esa. Defender una causa para seguir avanzando. Si antes una persona con discapacidad era un objeto, hoy es uno más dentro de la sociedad, a pesar de que todavía se percibe que no es capaz de pertenecer a la sociedad. Hay que hablar de eso”.

 

No tiene complejos en exponer sus puntos de vista y ojalá tenga ante si en poco tiempo, un micrófono radial, por lo menos y se cumplan sus sueños.

 

Comentarios  Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.